EL MESIAS HA NACIDO EN EL PESEBRE DE NUESTRO CORAZON

DOMINGO 22 DE DICIEMBRE 2019

 

EZEQUIEL 11:19-20

19Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne, 20para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan, y me sean por pueblo, y yo sea a ellos por Dios.

 

INTRODUCCION:

¡Porque celebramos la navidad? Porque desde el punto de vista cristiano y bíblico Navidad celebra el nacimiento del Salvador. Que no es lo mismo que decir que festejamos el cumpleaños de Jesús. Él es eterno, nunca cumple años.

Celebramos la Navidad para:

a)     recordamos la encarnación del Verbo. Celebramos el hecho, no la fecha.

b)     Para afirmar la realidad histórica del nacimiento de Cristo. Y en consecuencia de su vida y de su Obra.

c)     Para proclamar que el pueblo que habitaba en tinieblas vio gran luz.

d)     Porque este hecho, que Cristo Jesús nació, es el inicio terrenal de la historia más bella jamás contada; la historia de la Redención, coronada por la muerte y resurrección de Cristo, y su segunda venida en gloria.

e)     Para decir que Cristo ha nacido en una cuna humilde, lo mismo que en millones de corazones que ahora lo confiesan como Salvador y Rey.

Y de este nacimiento en el pesebre de nuestro corazón quiero preguntarles: ¿Para qué ha nacido Jesucristo el mesías en el pesebre de nuestro corazón?

 

    Ha nacido en el pesebre de nuestro corazón para:

1. DARNOS UN CORAZON DE CARNE.

EZEQUIEL 11:19 (BAD)  Yo les daré un corazón íntegro, y pondré en ellos un espíritu renovado. Les arrancaré el corazón de piedra que ahora tienen, y pondré en ellos un corazón de carne,

Que dice el diccionario bíblico acerca del corazón: Corazón (gr. kardía).

Generalmente designa el asiento de diversas actitudes y emociones y de la inteligencia, expresa la honestidad de intención. Se habla de la cavidad, del recinto (heb. segôr), donde está enclavado el corazón.

El endurecimiento del corazón, indica  una actitud de rebeldía contra Dios.

Un 'corazón de piedra' describe un estado de insensibilidad espiritual y de indiferencia moral. Aunque los hombres pueden ser 'hipócritas de corazón' (Job 36:13), tener corazones pervertidos, orgullosos, temerosos, malos e incrédulos, falsos y rebeldes y puedan tener 'ídolos' en su corazón, sin embargo, Dios puede dar a cada uno un 'corazón de carne', un 'corazón nuevo' (11:19; 18:31), lo que indica un cambio completo de actitudes, deseos y ambiciones.

Jesucristo mora en el corazón por medio de la fe. Expresiones como 'sabio de corazón'  y 'cavilaban en sus corazones'  muestran que se atribuía al corazón el asiento de la inteligencia.

Yo les daré un corazón íntegro El v. 19, demuestra no solamente la soberanía de Jehovah, sino su gran amor y misericordia para su pueblo. Note las 3 veces que se usa la palabra corazón.

Es Jehovah quien va a darles un corazón nuevo para que puedan conocerle de nuevo, y como resultado ellos van a volverse a él de todo corazón:  

EZEQUIEL 36:26  Os daré corazón nuevo,  y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros;  y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra,  y os daré un corazón de carne.

Hay que recordar que el corazón significaba para el hebreo lo más profundo de la persona, el centro de la mente, los sentimientos más profundos y la voluntad, o la toma de decisiones (comp. Sal. 19:14; 51:10; 119:11; 139:23; Rom. 10:8–10; Efe. 1:18).

Cuando uno tiene un nuevo corazón dado por Jehovah tiene toda una perspectiva nueva para pensar y dirigir su vida bajo las enseñanzas de Dios.

Con el nuevo corazón la gente se volverá a él con todo su corazón. Tendrán una nueva actitud,  hacia la vida y una disponibilidad para ser dirigido por el Señor. Verdaderamente darán la vuelta a sus decisiones anteriores y ser nuevas personas.[1]

El corazón de carne no debe entenderse en el sentido carnal, sino que simboliza aquí un corazón sensible y receptivo a las llamadas de Dios, mientras que el corazón de piedra, rebelde y duro, permanece sordo e indiferente. Convertir un corazón de piedra en corazón de carne es una verdadera renovación interior, profunda del ser para abrirse a la palabra divina porque un corazón endurecido y cerrado no puede estar en comunión con Dios.

Un corazón de carne quiere decir ese nuevo corazón y espíritu recto que Dios da a los regenerados. ¿En qué consiste este corazón de carne; en qué consiste su blandura?

Hay una sensibilidad de conciencia. Hombres que han perdido sus corazones de piedra tienen miedo del pecado; aun antes del pecado le tienen miedo al pecado.

Los privilegios de este corazón renovado son estos. “Es aquí que el Espíritu mora, es aquí que reposa Jesús”. El corazón blando está listo ahora para recibir toda bendición espiritual. Es apto para producir todo fruto celestial para honra y alabanza de Dios.  

Un corazón tierno es el mejor medio de vigilancia contra el mal, mientras que es también el mejor medio de prepararnos para la venida del Señor Jesucristo, que descenderá en breve del cielo.

 

    Ha nacido en el pesebre de nuestro corazón para:

2. CAMINAR SEGÚN SUS MANDAMIENTOS

EZEQUIEL 11:20 (BL95)  20Así caminarán según mis mandamientos, observarán mis leyes y las pondrán en práctica; entonces serán mi pueblo y yo seré su Dios.

                   Para caminar según sus mandamientos, necesitamos conocerlos a través de su Palabra escrita. Que quiere decir esto, que necesitamos leer la Biblia todos los días, para asegurarnos de que estamos haciendo nuestros sus mandamientos, porque una cosa es conocer el mandamiento divino y otra es conocer sus tradiciones y formas religiosas de buscar caminar en sus mandamientos.

                   Al leer la Biblia, conocemos sus mandamientos y los ponemos por práctica:

a)     La biblia te mantendrá alejado del pecado. (Salmos 119:11).

b)     La biblia quitara tus cargas. (salmos 119:28).

c)     La biblia guiara tus pasos. (Salmos 119:105).

d)     La biblia te traerá gozo. (Salmos 119:111).

e)     La biblia te guiara a la sabiduría. (Salmos 119:130).

f)      La biblia te dará paz. (Salmos 119:165).

g)     La biblia te traerá de vuelta a Dios. (Salmos 119:176)

Además tus hijos se inspiraran en ti y será la herencia más valiosa que les puedas dejar: amor por Dios y a Su palabra.

1 JUAN 2:4-6 4El que dice: Yo le conozco,  y no guarda sus mandamientos,  el tal es mentiroso,  y la verdad no está en él; 5pero el que guarda su palabra,  en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado;  por esto sabemos que estamos en él. 6El que dice que permanece en él,  debe andar como él anduvo.

La comunión con Dios y el conocimiento de Dios son dos caras de una misma moneda.

La relación que uno pueda tener con Dios puede ir desde un conocimiento casual hasta una comunión íntima. Pero Dios no está interesado en una relación que sea casual y que carezca de significado. El desea que le conozcamos íntimamente.

Conocer a Dios significa que estamos informados acerca de él, que le amamos y que también experimentamos su amor. Obtenemos nuestro conocimiento de Dios cuando nos esforzamos por cumplir su voluntad en las experiencias específicas de nuestra vida.

Conocerle significa entonces vivir en perfecta armonía con él, haciendo su voluntad.

Conocer a Dios es cumplir sus mandamientos, y cumplir sus mandamientos es conocer a Dios.

El rasgo distintivo del hijo de Dios es que obedece la voluntad de Dios. Cuando obedece estos mandamientos, demuestra que ha llegado a conocer a Dios.

Pero esto no siempre sucede, tal como lo enseña 1 Juan 2:4. Cita a la persona que ha llegado a conocer a Dios (tiempo perfecto) pero que no obedece (tiempo presente) los mandamientos de Dios.

Juan lo llama mentiroso. Es decir, esta persona es una mentira andante que dice una cosa y hace lo opuesto (compárese 4:20; Tit. 1:16).

Todo aquel que obedece la palabra de Dios experimenta el ilimitado amor de Dios. Juan probablemente escribió estas palabras para oponerse a los maestros gnósticos que alababan la acumulación de conocimientos, y lo hacían a expensas de la obediencia.

Juan, sin embargo, enseña que el amor de Dios llena completamente el corazón y la vida de la persona que obedece la palabra de Dios (compárese con 4:12, 18).[2]

 

 

 

 

 

 

    Ha nacido en el pesebre de nuestro corazón para:

3. SER PUEBLO SUYO

EZEQUIEL 11:20 (BLA)  20Así caminarán según mis mandamientos, observarán mis leyes y las pondrán en práctica; entonces serán mi pueblo y yo seré su Dios.

El pueblo de Dios está conformado por todos los individuos que habiendo tenido algún encuentro con Jesucristo, han sido apartados del sistema del mundo, han aceptado a Jesús como su salvador, se han reconocido pecadores, se han humillado y rendido enteramente al Señor y permanecen en El.
                   El pueblo de Dios es un pueblo que ha decidido por decisión propia salir de las tinieblas en donde estaba: unos oprimidos, otros cautivos (atados por el alcohol, las drogas, dependencias de todo tipo), otros presos (ciegos: del pánico, obsesiones, ansiedades, soberbia, orgullo, arrogancia, etc), otros quebrantados (heridos en el corazón y destrozados), otros enfermos y Dios lo llevó a Su luz admirable.
                   El pueblo de Dios es un pueblo que aun viviendo en un mundo terrenal se rige por principios espirituales y se encuentra dentro de otro pueblo mayor aún que es el que funciona rigiéndose por el sistema del mundo.

                   El pueblo de Dios ha decidido seguir a su Señor y salvador, Jesucristo, ya que tiene libre albedrío para hacerlo y nadie lo obliga a tal efecto.
                   El pueblo de Dios ha decidido pagar el precio de la obediencia, ha decidido esforzarse y ser valiente en sus labores ministeriales y de servicio a Dios, asignadas por su Creador y no se avergüenza del evangelio.

ROMANOS 1:16-17 16Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. 17Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá

                   El pueblo de Dios es linaje escogido por Dios, conforma una nación santa, es decir, sus integrantes son llamados hijos de Dios al haber aceptado a Jesucristo como salvador, lavados y santificados por la sangre de Jesús. Esto los diferencia del resto de los integrantes del mundo.

 

CONCLUSIÓN:

                   Todo ser humano que así lo desea, puede salir de las tinieblas (sistema del mundo) e ingresar por decisión propia al mundo espiritual y ser parte del pueblo de Dios, puesto que Dios no hace acepción de personas y anhela que todos procedan al arrepentimiento.

Si no conoces aún a Jesús, todavía estás a tiempo de ser parte del pueblo escogido de Dios!!!

 

 

 


[1]Cevallos, Juan Carlos ; Zorzoli, Rubén O.: Comentario Bíblico Mundo Hispano Tomo 11: Jeremías Y Lamentaciones. El Paso, TX : Editorial Mundo Hispano, 2010, S. 184

[2]Kistemaker, Simon J: Comentario Al Nuevo Testamento: Santiago Y 1-3 Juan. Grand Rapids, MI : Libros Desafío, 2007, S. 293

EL MESIAS ENTRE NOSOTROS

DOMINGO 15 DICIEMBRE 2019

 

MATEO 1:23 23He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel,

que traducido es: Dios con nosotros.

 

INTRODUCCIÓN.

El cumplimiento de la Escritura en todo esto. Este evangelista, al dirigirse primordialmente a los judíos, observa esta circunstancia con más frecuencia que los otros evangelistas, y muestra cómo las profecías del Antiguo Testamento tenían su cumplimiento en el Señor Jesús.

La Escritura que se cumplió en el nacimiento de Cristo era aquella promesa que, como señal, dio Dios al rey Acaz:

ISAIAS 7:14 14Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo,  y llamará su nombre Emanuel.

Allí el profeta, para animar al pueblo de Dios a esperar en la prometida liberación de la invasión de Senaquerib, hace que fijen su mirada en el Mesías venidero, que había de surgir de los judíos y de la casa de David.[1]

JUAN 4:22 (BL95)  Ustedes, los samaritanos, adoran lo que no conocen, mientras que nosotros, los judíos, adoramos lo que conocemos, porque la salvación viene de los judíos.

 

    Dios con nosotros para:

1. RECONCILIARNOS

MATEO 1:23 (LPD)  La Virgen concebirá y dará a luz un hijo a quien pondrán el nombre de Emanuel, que traducido significa: "Dios con nosotros".

La señal dada es que el Mesías había de nacer de una virgen y así, ser manifestado en carne:

1 TIMOTEO 3:16 16  E indiscutiblemente,  grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne,  Justificado en el Espíritu,  Visto de los ángeles,  Predicado a los gentiles, Creído en el mundo,

Recibido arriba en gloria.

Aunque la voz hebrea almah significa una doncella núbil (Dicho de una persona: Que está en edad de contraer matrimonio por haber empezado ya a tener aptitud para procrear.) sin más, el cumplimiento de la profecía nos demuestra que se trata de una virgen, de una doncella que no conoce varón, como María profesa ser:

LUCAS 1:34 (CST)  Pero ¿cómo podré tener un hijo, si no estoy casada ni nunca he tenido marido?

Cristo había de nacer, no de una reina o de una emperatriz, pues no apareció con pompa y esplendor exteriores, sino de una virgen para enseñarnos el valor de la pureza espiritual.[2]

a.- Reconciliarnos con el Padre.

2 CORINTIOS 5:17 17De modo que si alguno está en Cristo,  nueva criatura es;  las cosas viejas pasaron;  he aquí todas son hechas nuevas.

Estos versículos contienen el principio que encierra el oficio de Mediador, ligado con el ministerio de la reconciliación; este pasaje nos muestra el pensamiento de Dios al enviar a su Hijo a la tierra.

Dios. Mediante la encarnación, se presenta a la humanidad en forma de un Hombre, Jesucristo el hombre. Como el Mediador, Dios se acerca a la humanidad, pero no les imputa sus faltas. El tenía otra intención, El se ocupa en reconciliar al mundo con El mismo.

Dios nos declara justos, porque El nos vé sin pecado alguno, porque nos ve a través de Cristo. Esto nos lleva directo á la reconciliación; al establecerse nuevas relaciones entre nosotros y El.

El pecado nos había separado de Dios. Ahora Dios, habiéndonos justificado, nos liga á El. Nosotros éramos como un hombre que ha robado á su señor. Al revisar las cuentas, en lugar de entregarnos a la justicia, el Señor paga todo lo que su siervo le había robado.

b.- Reconciliarnos con nosotros mismos (hacer mío su perdón)

La reconciliación con Dios trae como primera consecuencia la reconciliación de la persona consigo misma.  Definitivamente habita en el corazón humano un anhelo profundo de reconciliación, una nostalgia de paz y armonía, de libertad y permanencia, de seguridad y encuentro que no llega a saciarse sino en el encuentro pleno con el Señor Jesús.

Se trata de cambiar o transformar lo que se deba ser cambiado, como los hábitos de pecado, pensamientos, sentimientos o conductas desagradables al Señor.  Se trata de ingresar de lleno en el dinamismo del “despojarse y revestirse”.

Tenemos que aceptar lo que no se pueda cambiar.  Como  los errores del pasado, mis malas decisiones, mi familia, mi color, mi estatura, color de piel, ect.

ISAÍAS 55:7  7Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.

Debemos perdonar el daño cometido a nosotros mismos o a otras personas.  Nos referimos a pecados o situaciones dolorosas en los que tenemos responsabilidad y cuyo alivio sólo puede hallarse en el perdón que se nutre de la misericordia de Dios. 

Aprender a perdonarnos a nosotros mismos es una tarea que puede tomar tiempo, pero implica un crecimiento en libertad que vale el esfuerzo.

Estos tres aspectos de la reconciliación necesitamos vivirlos de manera integral, transformando los criterios equivocados o mentiras por la verdad de Dios que nos señala el Señor Jesús, reorientando los sentimientos y afectos desordenados, y finalmente plasmando todo esto en una conducta reconciliada.

Cree en el perdón del Señor Jesucristo, no importa cual haya sido tu pecado, el ya lo perdono y lo arrojo lejos de el.

MIQUEAS 7:19 19El volverá a tener misericordia de nosotros;  sepultará nuestras iniquidades,  y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados.

ISAÍAS 43:25 25Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.

c.- Reconciliarnos con los demás.

ROMANOS 12:18  Si es posible,  en cuanto dependa de vosotros,  estad en paz con todos los hombres.

Procuremos que nuestra conducta sea tal que no ofenda a nadie. Pablo insiste en que la conducta cristiana no solo debe ser buena, sino parecerlo, el verdadero Cristianismo es algo que da gusto ver.

Hemos de vivir en paz con todo el mundo. Pero Pablo añade dos condiciones:

(a) Dice si es posible. Puede llegar el momento en que las exigencias de la cortesía tengan que ceder el paso a las del principio. El Cristianismo no es una pachorra tolerante que lo acepta todo con los ojos cerrados. Puede que haya momentos en los que hay que librar batallas, y el cristiano no debe evadirlas.

(b) Dice en lo que dependa de vosotros. Pablo sabía muy bien que a algunos les es más fácil vivir en paz que a otros. Sabía que algunos tienen que contenerse más en una hora que otros en toda la vida. Haremos bien en recordar que la bondad les es considerablemente más asequible a unos que a otros. Eso nos librará de la crítica y del desánimo.

Hemos de abstenernos hasta de pensar en vengarnos. Pablo da tres razones:

(a) La venganza no nos corresponde a nosotros, sino a Dios. En última instancia ningún ser humano tiene derecho a juzgar a otro; sólo Dios puede hacerlo.

MATEO 6:14-15 15Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; 16mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

(b) La mejor manera de ganarnos a una persona es tratarla con amabilidad en lugar de vengarnos. La venganza puede quebrantar su espíritu; pero la amabilidad quebrantará su corazón:

ROMANOS 12:20 20Así que,  si tu enemigo tuviere hambre,  dale de comer;  si tuviere sed,  dale de beber;  pues haciendo esto,  ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza.

 «Si somos amables con nuestros enemigos —dice Pablo—, eso amontonará brasas sobre su cabeza.» Eso no quiere decir que hará que le caiga encima un castigo peor, sino que les hará sentir una vergüenza que no podrán soportar, y que los obligará a cambiar.

(c) El rebajarnos a vengarnos es dejarnos vencer por el mal. El mal nunca se puede conquistar con el mal. Cuando el odio se encuentra frente al odio, se crece; pero si se encuentra con el amor, se desintegra.

Como decía Booker Washington: «No voy a permitir que ninguna persona me haga rebajarme a odiarle». La única manera de dejar de tener enemigos es hacernos sus amigos.[3]

MARCO 11:25 Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.

 

 

Dios con nosotros para:

2. SALVACION

MATEO 1:23 (BLA)  La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, que significa: Dios-con-nosotros.

 

Salvación que demanda un estilo nuevo de vida

LUCAS 2:11 11porque os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor.

La salvación es un término que generalmente se refiere a la liberación de un estado o condición indeseable.

La salvación es la liberación de la esclavitud del pecado y de la condenación, resultando en la vida eterna con Dios dentro de su Reino. El sacrificio de Cristo hace que se le denomine Salvador.

El estilo de vida cristiano es importante porque los demás están observando el modo de vivir de los miembros de la iglesia:

1PEDRO 2:12 12Pórtense bien cuando estén con gente que no cree en Dios. Así, aunque ahora hablen mal de ustedes, como si fueran unos malvados, esa gente verá el bien que ustedes hacen y alabarán a Dios el día en que él les pida cuentas a todos.

El seguidor de Cristo tiene la gran responsabilidad de vivir de modo que los demás reconozcan el radical contraste que hay entre un cristiano y un no cristiano.

Cuando la gente mira su estilo de vida, ¿qué ven? Cuando los demás observan su comportamiento, discurso, vestido y asuntos normales de negocios, ¿qué «conclusiones» sacan de su vida?

Como recién convertido, debemos llenarnos de gozo porque hemos elegido un estilo de vida piadoso que produce galardones eternos.

Una persona no puede tener mayor satisfacción que la de saber que está viviendo como Dios desea. Esta notable diferencia en vivir el estilo de vida consagrado produce gozo al cristiano

(Tito 2.11–14; 3.1–8).

                   «Que tu andar sea igual a tu hablar». Este adagio existe en numerosos idiomas y se centra en el concepto de que hablar acerca de asuntos espirituales debe estar conectado con vivir lo que dice.

Debido a que somos seguidores de Cristo e imitadores de Dios, somos diferentes en nuestro diario vivir.

En primer lugar, somos diferentes en el modo de pensar. Antes de la conversión, la forma de pensar de uno es contraria a la forma de vida que Dios manda. ¡Nuestros pensamientos, acciones y metas cristianos son valiosos porque estamos siguiendo la Biblia!

En segundo lugar, usted será diferente en la forma como entiende. El convertido a Cristo ha salido de las tinieblas del pecado hacia la luz del entendimiento de la verdad.

En tercer lugar, usted será diferente en su comunión con Dios. El recién convertido tiene el cuidado de «andar en la luz» para que su comunión con Dios jamás sea estorbada (1 Juan 1:6–10).

En cuarto lugar, somos diferentes en nuestro conocimiento. El cristiano ha llegado al conocimiento del Señor Dios (Isaías 37.20), y este nuevo conocimiento orienta su estilo de vida (Filipenses 3.10)

 

    Dios con nosotros para:

3. UNA VIDA DE COMPROMISO

MATEO 1:23 (BAD)  «La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamarán Emanuel» (que significa «Dios con nosotros»).

La aplicación constante de la verdad aprendida de la Palabra inspirada de Dios, ¡dará como resultado nuestra consagración!

Dejaremos de sentirnos cómodos con las costumbres, el modo de hablar y las relaciones que teníamos mientras estábamos en las tinieblas.

El cristiano es completamente diferente de lo que era antes de la conversión. Ya no habla mentira. La honradez debe ser una prioridad en nuestra vida.

Nuestra ira está controlada, y nos esforzamos por vivir de modo que cada palabra hablada produzca gozo y consuelo.

Debido a que estamos en Cristo, hablamos solamente la verdad y hacemos que nuestras intenciones sean claramente entendidas.

Debemos ser conocidos por la integridad de nuestra palabra. ¡No podemos decir algo y luego hacer lo contrario! No podemos usar vocabulario engañoso que tenga un significado para él y otro significado para la persona a la cual se dirige.

¡El cristiano no debe mentir! Cuando damos nuestra palabra, estamos atados a hacer lo que se ha dicho. Aquellos en quienes no se puede confiar, demuestran que no son verdaderos cristianos, y darán cuenta de ello en el Juicio:

APOCALIPSIS 21:8 8Pero los cobardes e incrédulos,  los abominables y homicidas,  los fornicarios y hechiceros,  los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre,  que es la muerte segunda.

El cristiano fiel jamás tendrá que avergonzarse porque su palabra se diera y luego se probara que era falsa, porque él siempre hace lo que dice. No encubre ni esconde nada.

 

CONCLUSIÓN:

 

EL MESIAS ENTRE NOSOTROS

 

  Dios con nosotros para:

1. RECONCILIARNOS

2. SALVACION

3. UNA VIDA DE COMPROMISO

 


[1]Henry, Matthew ; Lacueva, Francisco: Comentario Biblico De Matthew Henry. 08224 TERRASSA (Barcelona) : Editorial CLIE, 1999, S. 1068

[2]Ibid.

[3]Barclay, William: Comentario Al Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2006, S. 594

EL MESIAS PROFETIZADO

DOMINGO 8 DICIEMBRE 2019

 

ZACARIAS 9:9

9Alégrate mucho,  hija de Sion;  da voces de júbilo,  hija de Jerusalén;  he aquí tu rey vendrá a ti,  justo y salvador,  humilde,  y cabalgando sobre un asno,  sobre un pollino hijo de asna.

 

INTRODUCCION:

No sabemos a qué acontecimiento histórico específico habría asociado Zacarías esta profecía. Lo que está claro es que Mateo la vincula con la entrada triunfal de Cristo en Jerusalén.

 MATEO 21:5 5Decid a la hija de Sion:   He aquí,  tu Rey viene a ti,   Manso,  y sentado sobre una asna,   Sobre un pollino,  hijo de animal de carga.

Esta clara predicción de aquel acontecimiento fue pronunciada unos 400 años antes de que tuviera lugar.

Esta es la profecía sobre la entrada triunfal del Señor. Encontramos testimonios de su cumplimiento en los cuatro evangelios ( Mateo 21.1–11; Marcos 11.1–11; Lucas 19.28–44 y Juan 12.12–19.)  En este versículo vemos una vez más cuánto difieren los caminos de Dios y de la humanidad. Los seres humanos esperaban que un rey conquistador, de gran fama y renombre, llegara y liberara a Jerusalén al frente de un poderoso ejército. Vieron en su lugar a un pobre y humilde rabino que cabalgaba sobre un asno rodeado por una multitud de campesinos. No parecía un conquistador, pero una semana más tarde se había levantado de entre los muertos, tras haber vencido a la muerte y al infierno. [1]

 

 

    Tres características del mesías profetizado:

1. JESUS UN REY JUSTO

ZACARIAS 9:9 (LPD)  ¡Alégrate mucho, hija de Sión! ¡Grita de júbilo, hija de Jerusalén! Mira que tu Rey viene hacia ti; él es justo y victorioso, es humilde y está montado sobre un asno, sobre la cría de un asna.

Justicia es el estado de aceptación por Dios que es el resultado de una obediencia perfecta a la ley.[2]

El Señor Jesús es llamadoel Justo”. Lleva este título por dos razones: primero, él fue el único ser humano justo. Era justo en todo sentido, es decir, en todo lo que hacía, en su forma de vivir, en lo que decía y en cómo lo decía. Plenamente sumiso a Dios, manifestaba luz y amor en este mundo. Por eso fue el único que pudo morir por nosotros:

1 PEDRO 3:18 18  Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados,  el justo por los injustos,  para llevarnos a Dios,  siendo a la verdad muerto en la carne,  pero vivificado en espíritu;

Segundo, el Señor Jesús también esel justo” porque reinará con justicia. Algunas profecías en el Antiguo Testamento describen su señorío justo. Al lado de él todo gobernante humano, por más que se esfuerce por gobernar justamente, no podrá:

ISAIAS 32:1 (BL95)  Un rey hará reinar la justicia y sus ministros gobernarán según el derecho.

                   Revisemos al patriarca Abraham, como una persona justa delante de Dios, ¿Qué lo hizo justo delante de Dios?

GENESIS 15:5-6 5Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia. 6Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia.

La palabra “rectitud” tiene que ver con la ley, la moralidad y la justicia.

En términos Bíblicos, alguien que es recto no tiene culpabilidad. Es perfecto o “recto” en relación con la ley. Sin embargo, si cambia las páginas de su Biblia a:

ROMANOS 3:10 Como está escrito: No hay justo,  ni aun uno;

Abraham estaba contagiado con pecado, así como toda persona desde Adán.  Si fuéramos a examinar más de cerca la vida de Abraham, veríamos claramente que él estaba lejos de ser perfecto.

¡Sólo Dios es perfecto! ¡Sólo Él es santo y justo! Y porque Dios es santo y justo, Él no puede tolerar o ignorar el pecado.

El pecado viola el carácter de Dios y definitivamente Él debe juzgarlo. Simplemente expuesto, el pecado distancia a Dios del hombre pecador.

La palabra “considerado” (o “estimado” o “contado” como se lee en algunas traducciones) podría ser considerada como un término matemático. Si Dios fuera a hacer una auditoria de la justicia de Abraham basada en mérito, sería encontrado corto. Pero porque él creía en Jehová, Abraham fue acreditado por Dios con justicia que no era suya.

Para comprender mejor el concepto de ser “considerados justos” considere la historia de un juez que sirvió durante la gran depresión americana. Una noche un hombre fue traído ante su corte. El hombre desesperado había sido encontrado robando pan para darle de comer a su familia hambrienta. Conforme el hombre explicaba su historia, el juez sintió simpatía por él, pero la ley no le dejó al juez ninguna opción. “Tengo que castigarte. La ley no hace excepción. Diez dólares, o diez días en prisión”. Luego, movido por compasión, el juez sacó diez dólares de su propio bolsillo para pagar la multa.

El hombre que robó el pan pudo haber rechazado la bondad del juez, y haber ido a prisión. Pero no lo hizo. Él dependía en el juez para hacer algo que él no podía hacer por sí mismo. Y haciendo esto, el hombre fue considerado (estimado) “recto” en relación con la ley. Igualmente Abraham se paró como un hombre pecador (culpable) ante Dios (como todo hombre). Pero Abraham creyó a Jehová. Abraham confió que Dios haría por él lo que no podía hacer por sí mismo. Y confiando, Abraham fue considerado recto en relación con la ley.

                   Y confiamos en  Jesús que es el Hijo de Dios y el nos hace justos delante del padre.

ROMANOS 3:22-26 22la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo,  para todos los que creen en él.  Porque no hay diferencia,  23por cuanto todos pecaron,  y están destituidos de la gloria de Dios,

24siendo justificados gratuitamente por su gracia,  mediante la redención que es en Cristo Jesús,

25a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre,  para manifestar su justicia,  a causa de haber pasado por alto,  en su paciencia,  los pecados pasados, 26con la mira de manifestar en este tiempo su justicia,  a fin de que él sea el justo,  y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

    Tres características del mesías profetizado:

2. JESUS UN REY HUMILDE     

ZACARIAS 9:9 (BAD)  ¡Alégrate mucho, hija de Sión!¡Grita de alegría, hija de Jerusalén! Mira, tu rey viene hacia ti, justo, salvador y humilde. Viene montado en un asno, en un pollino, cría de asna.

En tiempos anteriores el pollino de asna no era considerado una bestia humilde, ya que varones de alta posición los montaban (Jue. 10:4; 12:14). Aun el rey de Israel cabalgó sobre una mula (1 Rey. 1:33; 2 Sam. 13:29; 18:9). Un caballo o un carro hubiera sido el transporte más normal para un rey en procesión de victoria. Aquí se enfatiza la humildad y la paz.

Estas cualidades son sorprendentes, tanto que esta profecía fue mayormente descuidada por aquellos que esperaban con anhelo la llegada del Mesías. (Véase sobre Sal. 22; 69; 110.)

Nota. Las expresiones asno y borriquillo, hijo de asna, son paralelas; son dos descripciones de un mismo animal. ¡En Mat. 21:1–7 se mencionan dos animales, y “se sentó encima de ellos” se entiende mejor “encima de los mantos”! Efraín era la más grande de las tribus del norte de Israel, y con frecuencia, como aquí, se usa para significar todo Israel.[3]

Si leemos con atención los evangelios, podemos darnos cuenta, muy claramente, que en Jesús, Dios no se define por su poder, o por su fuerza, como pensaban los israelitas y como esperaban que fuera su Enviado. En Jesús, Dios se nos ha revelado como un Dios esencialmente humilde.

La humildad es uno de sus muchos atributos.

La humildad es una virtud humana atribuida a quien ha desarrollado conciencia de sus propias limitaciones y debilidades, y obra en consecuencia. Como tal, la palabra proviene etimológicamente del latín humilĭtas, que a su vez proviene de la raíz humus, que quiere decir 'tierra'.

 En su libro Remodelación del carácter, Brazelton y Leith presentan una definición de humildad desde una perspectiva cristiana:

La humildad es consecuencia natural de tener una idea precisa de quién es Dios y una correcta perspectiva de quién eres tú en relación a Él

Las enseñanzas de Jesús sobre la humildad son concisas y poderosas. Los cuatro Evangelios, escritos, nos llevan a aquellos días en los que el Hijo de Dios caminaba entre los hombres. Su vida  demuestra una carencia total de orgullo, de arrogancia y de vanidad. De igual modo, Sus palabras reflejan un reconocimiento constante de Su dependencia del Padre.

Un elemento clave en nuestro afán de llegar a parecernos más a Cristo es imitar Su humildad. Al revestirnos de humildad y despojarnos del orgullo nos esmeramos por adquirir una mayor semejanza con Jesús.

En el mundo antiguo de los griegos y los romanos, la humildad se consideraba un rasgo negativo. Denotaba una actitud servil de parte de un individuo considerado de clase inferior.

No obstante, Jesús redefinió la humildad. Él, que era el Hijo de Dios, se humilló a Sí mismo asumiendo forma humana. Con ello enseñó que sí Él mismo, pese a lo enaltecido que era, exhibió humildad, los creyentes también debemos  exhibir esa disposición.

Sus seguidores de la iglesia primitiva, basándose en las enseñanzas y el ejemplo que Él dio, aprendieron a tratar la humildad como una virtud, una importante virtud moral, y un rasgo fundamental del carácter cristiano.

Jesús no solo predicó sino también practicó la humildad:

LUCAS 22:27 27Porque,  ¿cuál es mayor,  el que se sienta a la mesa,  o el que sirve?  ¿No es el que se sienta a la mesa?  Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve.

MATEO 23:12 12Porque el que se enaltece será humillado,  y el que se humilla será enaltecido.

MATEO 11:29 29Llevad mi yugo sobre vosotros,  y aprended de mí,  que soy manso y humilde de corazón;  y hallaréis descanso para vuestras almas;

                   La humildad fue la principal característica que marcó la vida de Jesús; de ahí que si nuestro objetivo es parecernos más a Él, la humildad debiera ser consustancial a nuestra persona.

Como dijo Rick Warren: «La humildad no es pensar menos de ti mismo; es pensar menos en ti mismo»

El autor Todd Wilson escribió:

La humildad no tiene por objeto llevarte a menospreciar tus cualidades como persona, sino habilitarte para amar a otras personas a pesar de sus deficiencias.

La humildad es el modo en que el amor se expresa con personas de distinta categoría, rango o extracción. Es la capacidad de considerar que, en última instancia, todos somos iguales. Eso no implica negar que existan diferencias entre personas. Pero sí trascender esas diferencias para hallar la igualdad subyacente a todas ellas.

Hay dos sentidos importantes en los que todos somos iguales: primero, el de criaturas hechas a imagen de Dios y segundo, el de criaturas venidas abajo que precisan la gracia de Dios. Esas dos realidades son a su vez el fundamento de la verdadera humildad, ya que nos ponen a todos radicalmente en igualdad de condiciones.

Si tenemos humildad admitiremos que somos pecadores igual que todo el mundo y por ende no nos creeremos más dignos de amor ni menos responsables de demostrar amor por los demás. La humildad nos libra de preocuparnos por el prestigio o categoría, rasgos físicos o atractivo, éxito o fracaso y muchas otras ansiedades que acarrean el orgullo y el afán por estar a la altura de los demás.

Los cristianos tenemos conciencia del valor de la humildad, toda vez que esta aparece salpicada a través de las Escrituras. Se nos llama a vivir con humildad y mansedumbre; a considerar al otro como más importante que nosotros mismos; humillarnos bajo la poderosa mano de Dios.

 

 

    Tres características del mesías profetizado:

3. JESUS UN REY SALVADOR

ZACARIAS 9:9 (LBLA) (La Biblia de Las Américas)  Regocíjate sobremanera, hija de Sion. Da voces de júbilo, hija de Jerusalén. He aquí, tu rey viene a ti, justo y dotado de salvación, humilde, montado en un asno, en un pollino, hijo de asna.

El profeta ve ahora al rey de Israel que llega (v. Mt. 21:4 y ss.; Jn. 12:14 y ss.). Esta profecía,  se cumplió enteramente en la primera venida de Cristo. Zacarías le ve venir (v. 9b) justo (para corregir los desafueros), victorioso (lit. salvado—hebr. noshá—de caer en la batalla) y humilde (hebr. aní; comp. con Mt. 11:29), cabalgando sobre un asno, para denotar, no precisamente rebajamiento (era cabalgadura apta para nobles y aun reyes), sino para dar a entender que viene con mansedumbre y en son de paz.

Lo de «cabalgando sobre un asno» (comp. con Gn. 49:10, 11) contrasta con Apocalipsis 19:11 y ss., cuando Cristo, en su segunda venida, aparecerá montado sobre un caballo blanco, lo que denotará entonces que viene en son de guerra. La repetición del animal es un paralelismo, conservado en Mateo 21:7 (no en Jn. 12:14 y ss.), donde el evangelista se ajusta estrictamente al original hebreo.[4]

 Aquí se personifica a los habitantes de Jerusalén con el apelativo hija de Sion (cf. 2:10; Is. 1:8) e hija de Jerusalén, como representantes de toda la nación. A ellos se les exhorta a que reciban al rey no con miedo, sino con júbilo.

El anuncio de que tu rey vendrá a ti se refiere al tan esperado soberano y Mesías (cf. Is. 9:5–7; Mi. 5:2–4; Lc. 1:32–33). El término justo describe tanto su carácter como su reino (cf. Sal. 45:6–7; Is. 11:1–5; 32:17; Jer. 23:5–6; 33:15–16).

La expresión salvador denota que vendrá como libertador, como el que provee redención a otros.

ISAIAS 62:11 11He aquí que Jehová hizo oír hasta lo último de la tierra: Decid a la hija de Sion: He aquí viene tu Salvador;  he aquí su recompensa con él,  y delante de él su obra.

Salvador del Mundo: ¿De qué fuimos salvados?
                   La Biblia enseña que el Salvador del Mundo salva de las consecuencias del pecado. Para los incrédulos, esas consecuencias tienen como resultado la muerte, sufrir la ira de Dios, y una eternidad en el infierno. Sí, el infierno es real:

ROMANOS 6:23 23Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
                   El pecado es cualquier cosa que se interponga entre nosotros y Dios, incluso el hacer nuestra voluntad, no la Suya. El pecado es la desobediencia o el rechazo a Dios. El pecado es quebrantar los Pactos de Dios. Todos hemos sido culpables de una manera u otra en un determinado momento, pero podemos elegir arrepentirnos y ser perdonados.

Este es el propósito de Dios al proporcionarnos el Salvador que necesitamos. A causa del pecado, cada uno de nosotros tiene una deuda con Dios—un precio que pagar por nuestro pecado. Pero Jesús se convirtió en nuestro Salvador y pagó la deuda por nosotros:

JUAN 3:36  36El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.
1 TESALONICENSES 5:9-10 9Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, 10quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él.

Jesús quiere ser nuestro Salvador del Mundo personal. Él no quiere que ninguno perezca,

Dios desea que cada persona se reconcilie con Él a través de Jesús.

JUAN 10:9  9Soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo.

HECHOS 16:31 31Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo—tú y tu casa.

El Salvador del Mundo, Jesús, quiere ser su libertador personal. Clame a Él y pídale que le perdone sus pecados. Acepte a Jesús como el Hijo de Dios que murió por usted. Tome Su mano extendida y permítale que le muestre las promesas que tiene para usted hoy y siempre.

MATEO 24:12-13 12Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. 13Más el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

 

 

CONCLUSIÓN:

APOCALIPSIS 22:17 17Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven.  Y el que oye,  diga:  Ven.  Y el que tiene sed,  venga;  y el que quiera,  tome del agua de la vida gratuitamente.

 

EL MESIAS PROFETIZADO

 

  Tres características del mesías profetizado:

1. JESUS UN REY JUSTO

2. JESUS UN REY HUMILDE     

3. JESUS UN REY SALVADOR

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


[1] Biblia Plenitud : La Biblia De Estudio Que Le Ayudara a Comprender a Aplicar La Plenitud Del Espiritu Santo En Su Diario Vivir. electronic ed. Nashville : Editorial Caribe, 2000, c1994, S. Zac 9.10

[2]Carson, D.A. ; France, R.T. ; Motyer, J.A. ; Wenham, G.J.: Nuevo Comentario Bı́blico : Siglo Veintiuno. electronic ed. Miami : Sociedades Bı́blicas Unidas, 2000, c1999, S. Gn 15.1-21

[3]Carson, D.A. ; France, R.T. ; Motyer, J.A. ; Wenham, G.J.: Nuevo Comentario Bı́blico : Siglo Veintiuno. electronic ed. Miami : Sociedades Bı́blicas Unidas, 2000, c1999, S. Zac 9.9-10

[4]Henry, Matthew ; Lacueva, Francisco: Comentario Bı́blico De Matthew Henry. 08224 TERRASSA (Barcelona) : Editorial CLIE, 1999, S. 1053

LAS PROMESAS DE DIOS EN SU TIEMPO

DOMINGO 24 NOV.  PREDICA PASTORA SANDRA HERNANDEZ

 

Jeremías 33:14-16

14 He aquí vienen días, dice Jehová, en que yo confirmaré la buena palabra que he hablado a la casa de Israel y a la casa de Judá. 15 En aquellos días y en aquel tiempo haré brotar a David un Renuevo de justicia, y hará juicio y justicia en la tierra. 16 En aquellos días Judá será salvo, y Jerusalén habitará segura, y se le llamará: Jehová, justicia nuestra.

 

INTRODUCCION:

Las promesas de Dios son el fundamento de nuestra vida diaria. Pero a pesar de que nos ha dado acceso a este maravilloso recurso, hay muchos que nunca reconocemos que la respuesta a nuestras necesidades se encuentra en la Palabra de Dios. Razón por la cual debemos acogernos a las promesas de Dios diariamente, y no considerarlas simples palabras que hallamos en la Biblia.

Por ejemplo, la promesa de darles un hijo a Abraham y Sara, a pesar de su avanzada edad, no se aplica a nosotros. Pero muchas de esas promesas nos enseñan cómo el Señor provee para nuestras necesidades y cómo obra en nuestro diario vivir.

 

¿Quién puede tener derecho a las promesas de Dios?

 

1. LAS PROMESAS DE DIOS A SU TIEMPO ES PARA QUIEN  LO RECIBE COMO PADRE

 

a) Como padre, Dios nos  demuestra su  gran amor.

En Juan 3:16 tenemos una clara idea de lo que Dios como Padre fue capaz de hacer por amor a nosotros, siempre y cuando le aceptemos como padre y salvador, y dejarnos dirigir por El.

 

b) Reconciliarnos con El Padre

Romanos 5:12 Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte,   así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.

Por nuestra naturaleza caída y sin oportunidad de salvación, lo que había para nosotros era una muerte eterna y  de condenación;  a través de las diferentes dispensaciones vemos a Dios como Padre buscando reconciliarnos nuevamente con El y regresar al plan que ya tenía establecido desde el huerto del Edén, sigue teniendo propósitos divinos.

Y vemos a Dios a dando a su único como reconciliador, a su único hijo.

Romanos 5:15 Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo.

 

c) Regresar al plan original

Génesis 1:31  Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.

No había señal de maldad, desorden o imperfección en toda la creación de Dios

En el huerto del edén el creo un estado perfecto donde no  habría, muerte, dolor, hambre, etc, pero por causa del pecado y de la desobediencia perdimos la oportunidad de seguir disfrutando de lo que Dios había creado para nosotros y poder administrarlo con sabiduría,

Dios desea que volvamos al plan original.

 

 

2. LAS PROMESAS DE DIOS A SU TIEMPO COMO SUS HIJOS

Juan 1:12 Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

Para todos aquellos a los cuales se les ha predicado el mensaje de salvación y le han aceptado como su único y suficiente salvador nos ha dado el regalo más preciado que todo padre le da a un hijo, le reconoce como su hijo con todos los beneficios pero también con todas las responsabilidades  de ser hechos hijos de Él.

 

a) Las decisiones que desatan sus promesas

Es nuestra responsabilidad como sus hijos de tomar sabias decisiones que alaben y glorifiquen su nombre, si Dios quiere  puede, sanar nuestra tierra.

 2 Crónicas 7:14 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

 

b) Dios se compromete con su palabra

 v 14 he aquí vienen días, dice Jehová.

Cuando el determina bendecirte como a hijo, no cabe en nosotros cuestionar su palabra.

Números 23:19 19 Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?

 

c) Dios sostiene su palabra

 v 14 en que yo confirmaré la buena palabra que he hablado a la casa de Israel y a la casa de Judá.

Dios le había dado una promesa a David, y David aunque ya no la vería seguía confirmándose a través del profeta Jeremías que haría brotar de David un renuevo de justicia, y hará juicio y justicia en la tierra.

El Dios de David es el mismo Dios que ustedes y yo seguimos, y sigue cumpliendo su palabra en su tiempo.

 

 

3. LAS PROMESAS DE DIOS A SU TIEMPO EN LA PERSEVERANCIA

 

a) Mantengamos  el fuego encendido

El apóstol pablo anima a Timoteo, y lo alienta a seguir con una tarea.

Pablo sabía que para Timoteo no era fácil, pues aparte de que era joven se menciona que el llora, pero lo anima, y le motiva a tener el fuego encendido y soportar las aflicciones.

2 Timoteo 1:1-8Doy gracias a Dios, al cual sirvo desde mis mayores con limpia conciencia, de que sin cesar me acuerdo de ti en mis oraciones noche y día; 4 deseando verte, al acordarme de tus lágrimas, para llenarme de gozo; 5 trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre   Eunice, y estoy seguro que en ti también. 6 Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. 7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. 8 Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios.

 

 

 

 

b) Los obstáculos son necesarios

En la medida que se presentan las pruebas, podemos pensar que de que sirve que sigamos  a Cristo si las cosas no marchan del todo bien, y pensamos ¿valdrá la pena seguir buscando de Dios aun cuando se viene prueba tras prueba?

Romanos 5:2-5 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

3 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia

 

c) La esperanza para ver los frutos

No seamos de los muchos que comenzamos algo pero no lo terminamos, sabemos que vamos a encontrar oposición, pero no tiene por qué sorprendernos, Aprendamos   a convertir cada piedra de tropiezo en los peldaños de la escalera que nos  permita crecer en  la fe.

Perseverar es continuar creyendo en las promesas de Dios aun cuando todo
parece gritarnos en la cara que las probabilidades son escasas.

El que persevera ha creído en el poder de la Palabra de Dios y permanece por su fe.

Nuestros pasos no están determinados por lo que sentimos, sino por lo
que sabemos. Creemos  con todo el corazón que Dios sigue obrando y permanece
fiel. Él es justo para recompensarnos por nuestra  perseverancia. Con nuestra tenacidad,
estaremos  abriendo camino para los que vienen detrás de nosotros.

Santiago 1:25 Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.

 

CONCLUSION:

 Ahora bien Dios no está comprometido con nosotros, sino con su palabra, para darnos sus promesas, que solo por su gracia y misericordia desea compartir con nosotros, pues para los que hemos sido llamados sus hijos, Es el padre amoroso y justo que jamás imaginamos tener.

 

 

 

NO TEMAS POR LAS COSAS QUE HAY EN LA VIDA

DOMINGO 1 DICIEMBRE 2019

 

ISAIAS 41:10

 10No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

 

INTRODUCCION:

El objeto de estos versículos es acallar los temores, y animar la fe, de los siervos de Dios en sus aflicciones. En primer lugar, lo más probable es que la porción tenga por objeto levantar los ánimos de Israel durante el cautiverio; pero todos los que sirven fielmente a Dios, abrigarán esperanza mediante la paciencia y el consuelo de esta Escritura..[1]

Dios eligió a Israel mediante Abraham porque así lo quiso, no porque el pueblo lo mereciera (Deuteronomio 7.6–8; 9.4–6). A pesar de que Él eligió a los israelitas para representarlo ante el mundo, estos fracasaron en lograrlo. Por lo tanto, Dios los castigó y los envió al cautiverio.

Ahora todos los creyentes son pueblo escogido de Dios y todos tienen la misma responsabilidad de representarlo ante el mundo. Algún día Él reunirá a todo su pueblo fiel. No debemos temer porque: (1) la presencia de Dios está con nosotros («Yo estoy contigo»), (2) Dios ha establecido una relación con nosotros («Yo soy tu Dios»), y (3) Dios nos da la seguridad de fortalecernos, ayudarnos y vencer al pecado y a la muerte. ¿Se ha dado cuenta de todas las maneras en que Dios le ha ayudado?[2]

 

Hay tres cosas en la vida que pueden destruir a una persona:
1. NO TEMAS YO ESTOY CONTIGO

ISAIAS 4:10 (DHH) No tengas miedo, pues yo estoy contigo; no temas, pues yo soy tu Dios. yo te doy fuerzas, yo te ayudo, yo te sostengo con mi mano victoriosa.

Hay tres cosas en la vida que pueden destruir a una persona, pero, Dios te dice hoy No temas YO estoy contigo

a)     El Enojo nos destruye.

SALMOS 37:8 (DHH)  Deja el enojo, abandona el furor; no te enojes, porque eso empeora las cosas.

Acostumbramos a describir a las personas iracundas como de carácter fuerte, pero esto no es así, realmente son ellas las que tienen un carácter débil al no poder someter el enojo a la paz que Dios no da, al perdón a la bondad y la paciencia.

Si nos fijamos bien, el problema no está en enojarnos, puesto que es una emoción normal y hay situaciones que nos  llevan a airarnos, lo importante es recordar que no debemos ir más allá; al punto de insultar y decir palabras hirientes y destructivas al prójimo.

La ira tiene consecuencias terribles en la vida espiritual y hace que no podamos tener la vida excelente que Dios ha planeado para nosotros. Los especialistas dicen que el enojo como una práctica habitual en tu vida, puede incrementar el riesgo de que padezcas enfermedades cardiovasculares. Veamos qué nos dice la Palabra de Dios.

SANTIAGO 1:19 BAD 19 Mis queridos hermanos, tened presente esto: Todos debéis estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojaros; 20  pues la ira humana no produce la vida justa que Dios quiere.

            Para controlar la ira consideremos dos consejos bíblicos:

a.      No echemos la culpa a las personas ni a las circunstancias. Culpar es una forma de evadir responsabilidades mientras apuntamos con el dedo a alguien o algo.

b.      No usemos las palabras como arma para controlar. Controlemos  más bien nuestras emociones y expresémoslas de forma adecuada. La Biblia dice que nuestras palabras pueden angustiar el alma de otros (Prov. 18:14), quebrantar su corazón (Prov. 15:4), y destruir la relación (Prov. 18:21).

 

Cosas en la vida que pueden destruir a una persona, pero, Dios te dice hoy No temas YO estoy contigo

b)     El Orgullo nos destruye.

El orgullo es, en primer lugar, una actitud de independencia de Dios. En la Escritura es también sinónimo de burla, arrogancia, insensatez, maldad, y crueldad. Se opone directamente a la disposición humilde, temerosa de Dios, sumisa, modesta, confiada, y llena de fe, que es agradable a Dios.

El orgullo es un estado mental, o más esencialmente, una condición del corazón en la que una persona ha suplantado el gobierno de Dios sobre su vida con el gobierno de su propia voluntad. En lugar de depender enteramente de Dios, como era el designio de Dios, un corazón orgulloso ahora se ve a sí mismo para decidir lo que es bueno y malo. Este fue exactamente el error de Adán y Eva cuando decidieron desobedecer a Dios para ser como Dios

Ejercicios para vencer el orgullo:

1. Conócete a ti mismo

2. Ejercita unos oídos que escuchen con amor

3. Reconoce el tesoro que hay en los demás

4. No se trata de cuánto tienes sino de cuánto puedes dar

5. Ten a alguien con autoridad sobre ti

6. Busca ayuda (ser cristiano no es cosa de superhéroes)

 

Cosas en la vida que pueden destruir a una persona, pero, Dios te dice hoy No temas YO estoy contigo

c)     No Perdonar nos destruye

Perdonar a alguien que ha hecho algo contra ti, ya sea relativamente pequeño o sea una acción sumamente seria, puede en ocasiones convertirse en algo insuperable. Y algunas veces es un proceso que toma realmente mucho tiempo. Sin embargo, la Biblia es muy clara diciendo que esto es sumamente necesario que perdonemos.

Si no tienes la fuerza para esto, y sabes que el perdonar no está en ti, entonces debes hallarla en Cristo.

FILIPENSES 4:12-13  12Sé vivir humildemente,  y sé tener abundancia;  en todo y por todo estoy enseñado,  así para estar saciado como para tener hambre,  así para tener abundancia como para padecer necesidad. 13Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

¿Borra el perdón el dolor que has sufrido? ¿Revierte todas las cosas que te han sucedido? ¿Significa entonces, que la persona que cometió la injusticia no necesita tomar responsabilidad de las cosas que realizó? No, pero tú te puedes hacer libre de todos esos pensamientos de odio y rencor, y así mismo de la carga que llevas.

El perdón no es solo para la persona que perdonas, sino también para ti mismo, de manera que ya no necesitas vivir con esta carga.

 

 

    Hay tres cosas en la vida que usted nunca debe perder:
2. NO TEMAS YO SOY TU DIOS.

ISAIAS 41:10 (LPD) 10 No temas, porque yo estoy contigo, no te inquietes, porque yo soy tu Dios; yo te fortalezco y te ayudo, yo te sostengo con mi mano victoriosa.

 

    Hay tres cosas en la vida que usted nunca debe perder, pero, Dios te dice no temas.

a)     La Esperanza:

ROMANOS 15:13 13  Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer,  para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.

La palabra “esperanza” en la Biblia expresa confianza y seguridad en relación con el futuro porque se basa en las promesas, el carácter y la fidelidad de Dios.

La esperanza es mirar hacia adelante a algo con un sentido de expectativa y confianza. Un cristiano siempre sabe que tiene esperanza porque tienen a Dios en su corazón y la esperanza siempre está a la vanguardia de sus pensamientos.

¿Qué abarca la esperanza para el creyente? La esperanza en Cristo no se limita a este mundo, sino para la eternidad, porque Él es nuestra esperanza:

1 TIMOTEO 1:1 1Pablo,  apóstol de Jesucristo por mandato de Dios nuestro Salvador,  y del Señor Jesucristo nuestra esperanza,

Ser discípulo de Cristo trae consigo la esperanza de participar en Su gloria (Efesios 1:18), que ya está guardada para el creyente en el cielo (Colosenses 1:5) y se llevará a cabo cuando el Señor se revela en su venida (1 Pedro 1:13).

Los creyentes pueden estar seguros de esta esperanza:

1 PEDRO 1:21 21y mediante el cual creéis en Dios,  quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria,  para que vuestra fe y esperanza sean en Dios.

También porque “esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado.” (Romanos 5:5)

Recuerde que la fe y la esperanza son inseparables. Cuando se tiene fe, se tiene esperanza, y viceversa. De hecho, están unidos con el amor que cubre todo. (1 Corintios 13:13)

La esperanza es un don de Dios para nosotros, que es: “Cristo en vosotros, la esperanza de la Gloria.” (Colosenses 1:27)

La esperanza nos da alegría y paz. La esperanza nos protege: “He aquí el ojo de Jehová está sobre los que le temen, sobre los que esperan en su misericordia” (Salmo 33:18)

 

Hay tres cosas en la vida que usted nunca debe perder, pero, Dios te dice no temas.

b)     La Paz:

JUAN 14:27  NVI La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.

La paz es el resultado del perdón de Dios (Phi 4:7) y es la relación ideal con el hermano

(2 Co 13:11; Mt 5:23-24). La paz, que es señal de serenidad (Jn 14:27), y que se debe buscar          (He 12:14), resume el mensaje del evangelio (Hch 10:36). Es una faceta del fruto del Espíritu                 (Ga 5:22), que beneficia a quienes lo practican, tanto ahora (Stg 3:18) como en la segunda venida (Ro 2:10), y es lo opuesto del desorden y la confusión (1 Co 14:33).

La paz es la presencia de Dios, no la ausencia de conflictos.

La paz verdadera no depende de las circunstancias. En ocasiones creemos que cuando “todo esté bien” o cuando tengamos todas las circunstancias a nuestro favor, entonces tendremos paz. La Biblia muestra lo contrario. La Escritura nos enseña que aún con circunstancias difíciles, podemos tener Paz.

La paz verdadera es diferente a la paz que el mundo ofrece:

JUAN 14:2 Jesús dijo a sus seguidores: “La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.”

Jesús dice que su paz es diferente. Que Él no la da como el mundo la da. Que no está basada en circunstancias externas. Su paz está basada en Dios.

La enorme bendición de la paz y bienestar que provienen de Jesús es que no están basadas en circunstancias, están basadas en DIOS, y DIOS NO CAMBIA.

Tu paz será estable y firme. Esta paz está basada en un Dios fiel, en un Dios que no cambia, en un Dios que es nuestro pastor, que es nuestro proveedor, un Dios que es amor, un Dios que es nuestro sanador.

 

Hay tres cosas en la vida que usted nunca debe perder, pero, Dios te dice no temas.

c)     La Honestidad

1 JUAN 1:6 (BLS)  Si decimos que somos amigos de Dios y, a la vez, vivimos pecando, entonces resultamos ser unos mentirosos que no obedecen a Dios.

¿Qué significa realmente ser una persona honesta?

Primero, podemos decir con certeza que una persona honesta tiene conciencia y razonamiento, que en su corazón exalta a Dios y que es capaz de corresponder al amor de Dios.

Segundo, una persona honesta habla de una manera práctica y realista. No distorsiona los hechos, habla con imparcialidad y trata a las personas justamente.

Tercero, una persona honesta reverencia a Dios, pone en práctica la verdad y obedece a Dios.

Cuarto, una persona honesta desempeña sus deberes fielmente. Es leal a Dios en todo lo que hace. Quinto, una persona honesta ama a Dios en su corazón. Es capaz de considerar la voluntad de Dios en todas las cosas.

Sexto, una persona honesta vive por la palabra de Dios. Es capaz de adorar realmente a Dios. Alguien que posee estas características anteriores es una persona honesta.

Dios está contento con tener a estas personas viviendo en Su presencia. Esta es exactamente la clase de persona que Dios quiere hacer completa y exactamente la clase de persona que Dios quiere obtener. Esta clase de persona es una persona honesta.

¿Por qué a Dios le gustan las personas honestas?

Primero, las personas honestas pueden convivir con los demás en armonía; pueden ser amigos íntimos de los demás. No te engañan, sino que hablan con la verdad; cuando tratas con este tipo de personas, tu mente está despejada, tranquila y en paz.

Segundo, las personas honestas son dignas de confianza y son confiables; cuando les pides que hagan algo o cuando te hacen un favor, puedes confiar en ellas. Es por eso que, cuando tratas con una persona honesta, te sientes relajado, a gusto, libre de preocupaciones y en paz; te sientes reconfortado y lo disfrutas.

Sólo quienes son honestos pueden convertirse en amigos íntimos de los demás y ganarse su confianza.

 

 

    Hay tres cosas en la  vida que forman una persona:
3. NO TEMAS YO TE SOSTENGO.

ISAIAS 41:10 (BAD)  Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa.

    Hay tres cosas en la  vida que forman una persona, pero,  no temas yo te sostengo.

a)     El Compromiso

b)     La Sinceridad

c)     El Trabajo Duro

 

 

CONCLUSIÓN:

NO TEMAS POR LAS COSAS QUE HAY EN LA VIDA

Hay tres cosas en la vida que pueden destruir a una persona, pero, Dios te dice hoy No temas YO estoy contigo

a)        El Enojo nos destruye.

b)        El Orgullo nos destruye.

c)        No Perdonar nos destruye

Hay tres cosas en la vida que usted nunca debe perder, pero, Dios te dice no temas.

a)        La Esperanza:

b)        La Paz:

c)        La Honestidad

    Hay tres cosas en la  vida que forman una persona, pero,  no temas yo te sostengo.

a)        El Compromiso

b)        La Sinceridad

c)        El Trabajo Duro


[1]Henry, Matthew ; Lacueva, Francisco: Comentario Bı́blico De Matthew Henry. 08224 TERRASSA (Barcelona) : Editorial CLIE, 1999, S. 779

[2] Biblia Del Diario Vivir. electronic ed. Nashville : Editorial Caribe, 2000, c1996, S. Is 41.8

 

LANZA FLECHAS HACIA EL MUNDO

DOMINGO 17 DE NOVIEMBRE 2019

 

HECHOS 13:47  Porque así nos ha mandado el Señor,  diciendo: Te he puesto para luz de los gentiles,  A fin de que seas para salvación hasta lo último de la tierra.

 

INTRODUCCION:

Antioquía de Pisidia, era una población muy diversa. La habían fundado los sucesores de Alejandro Magno hacia el año 300 a.C. Los judíos solían darse prisa en acudir a las nuevas ciudades para ocupar los primeros puestos. Como Antioquía estaba en un nudo de comunicaciones, llegó a ser colonia romana en el año 6 a.C. Formaban la población griegos, judíos, romanos y no pocos de los nativos frigios, que eran muy emotivos e inestables. Era la clase de población en la que cualquier chispa podía provocar un gran conflicto.

La única cosa que sacaba de quicio a los judíos era la posibilidad de que alguno de los privilegios del pueblo de Dios fuera a parar a los gentiles incircuncisos; así es que se movilizaron.

En aquellos tiempos la religión judía ejercía una considerable atracción entre las mujeres. La vida familiar se estaba desintegrando, y las víctimas eran las mujeres.

En torno a la sinagoga se reunían muchas mujeres, con frecuencia de alta posición social, que encontraban en su enseñanza precisamente lo que estaban buscando. Muchas de estas mujeres se hicieron prosélitas (Persona que se ha adherido recientemente a una causa, una ideología, una colectividad, un partido político), y aún más temerosas de Dios.

Los judíos las convencieron para que incitaran a sus maridos, que eran en muchos casos hombres de posición, para que tomaran medidas contra los predicadores cristianos, y el resultado inevitable fue la persecución. Antioquía se llenó de peligros para Pablo y Bernabé, que tuvieron que marcharse.

Los judíos estaban empeñados en mantener sus privilegios para ellos solos. Sin embargo los cristianos consideraban que tenían que compartir sus privilegios. Como se ha dicho: «Los judíos veían a los paganos como paja que se podía quemar, y Jesús los veía como una cosecha que había que recoger para Dios». Y la Iglesia Cristiana debe tener esa misma visión de un mundo para Cristo.[1]

 

    Lanza flechas hacia el mundo de:

1. OBEDIENCIA AL MANDATO DEL SEÑOR

HECHOS 13:47 (CST)  Porque nosotros hemos de cumplir lo que el Señor nos ha mandado, diciendo: "Te he puesto como luz que ilumine a los gentiles, para que lleves la salvación hasta el último rincón de la tierra".

Pablo basa su enseñanza en el Antiguo Testamento y de esta manera sigue el ejemplo de Jesús. Los judíos pueden ver por sí mismos que siglos antes Dios había planeado conceder la salvación a los gentiles. En otras palabras, las Escrituras prueban que los misioneros están en lo cierto y los judíos equivocados.

En la respuesta de Pablo, la Escritura tiene la última palabra. Pablo dice, “Esto es lo que el Señor nos mandó”. Las palabras originalmente dichas por Dios a través del profeta Isaías, más que siete siglos antes del nacimiento de Cristo, son traídas ahora a colación por Pablo. Es interesante que Pablo lee el Antiguo Testamento a la luz del llamado que le hiciera Jesús de ser apóstol a los gentiles.

Las palabras de Isaías, entonces, se cumplen en Pablo, cuando éste se vuelve de los judíos para trabajar entre los gentiles.

Pablo y Bernabé no se intimidaban fácilmente. Explicaron que estaban bajo la obligación de declarar el mensaje primero a los judíos. Sin embargo, por cuanto habían rechazado el mensaje y con ello se condenaban como no dignos de la vida eterna, los predicadores anunciaron que se volvían a los gentiles con el evangelio.

El Espíritu de Dios permite a los siervos del Mesías que se apliquen estas palabras, por cuanto ellos eran Sus instrumentos para llevar la luz y la salvación a las naciones gentiles.[2]

La tarea del Mesías es restaurar las tribus de Jacob y hacer retornar a un remanente fiel de Israel (Is. 49:6a). Pero la tarea adicional del Mesías es ser luz de los gentiles y así extender la salvación hasta los confines de la tierra (Is. 49:6b).

Esta profecía mesiánica era bien conocida por los contemporáneos judíos de Pablo. Al citar este pasaje, el apóstol señala que cuando el Mesías hace la salvación accesible a los gentiles, Pablo, como su siervo, no puede hacer sino lo mismo.

Este pasaje es a menudo llamado “la gran comisión del Antiguo Testamento”.  Cuando Simeón tomó al niño Jesús en sus brazos en el templo, él fue lleno del Espíritu Santo y habló proféticamente. Dijo:

LUCAS 2:30-32 30  Porque han visto mis ojos tu salvación, 31 La cual has preparado en presencia de todos los pueblos; 32 Luz para revelación a los gentiles,  Y gloria de tu pueblo Israel.

Sabiamente, Pablo escoge un pasaje del Antiguo Testamento que en forma clara habla de la misión del Mesías de traer salvación a los gentiles. Nadie de los oponentes de Pablo puede contradecir esta enseñanza explícita de las Escrituras. Aunque los judíos guardan silencio después de lo dicho por Pablo, los gentiles se llenan de gozo. Ellos saben que la profecía citada por Pablo tiene que ver con ellos.[3]

 

 

    Lanza flechas hacia el mundo de:

2. ILUMINACION A LOS GENTILES.

HECHOS 13:47 (DHH)  Porque así nos mandó el Señor, diciendo: 'Te he puesto como luz de las naciones, para que lleves mi salvación hasta las partes más lejanas de la tierra.

El Señor aparecerá con poder y gloria. Gritará al predicar su palabra. Él clamará con fuerza en los ayes del evangelio, que deben ser predicados con las bendiciones del evangelio, para despertar a un mundo dormido.

Vencerá por el poder de su Espíritu. Silenciará y avergonzará a los que contradigan y blasfemen su evangelio, y será quitado del camino lo que estorbe su progreso. —A los que por naturaleza estaban ciegos, Dios les muestra el camino a la vida y la felicidad por Jesucristo. Ellos son débiles de conocimiento, pero Él convierte en luz las tinieblas. Son débiles en el deber, pero el camino de ellos será simple. A los que introduce en el camino recto, Dios los guía en él. Este pasaje es una profecía y también es aplicable a todo creyente; porque el Señor nunca los dejará ni los abandonará.[4]

Los gentiles mostraban entusiasmo. Se alegraban por la oportunidad que se les había concedido. Glorificaban la Palabra de Dios de modo que el mensaje se difundió grandemente.

La impresión que se nos da es de que muchos respondieron poniendo su confianza en el Señor.

Sin embargo, el autor deja claro que fue Dios quien preparó el camino para este movimiento. Los que creyeron en Cristo fueron los que El había designado para recibir vida eterna HECHOS 13:48–49 48Los gentiles,  oyendo esto,  se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor,  y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna. 49Y la palabra del Señor se difundía por toda aquella provincia.

A pesar del apoyo de parte del pueblo gentil, los judíos hicieron tal escándalo, que lograron hostilizar (Acosar con insistencia a una persona) a Pablo y sus compañeros.

Principalmente se aprovecharon de algunas mujeres fanáticas, que tenían fuerte influencia en la comunidad. Con su ayuda, persiguieron a los mensajeros de Dios hasta expulsarlos de la ciudad.

Se puede observar que cuando los judíos querían inutilizar a los enviados de Dios, no se apegaban a sus principios. Aunque por convicción no podían acercarse a los gentiles, esto no les impedía hacer alianzas con ellos cuando se trataba de frenar a Pablo y Bernabé:

HECHOS 13:50 50  Pero los judíos instigaron a mujeres piadosas y distinguidas,  y a los principales de la ciudad,  y levantaron persecución contra Pablo y Bernabé,  y los expulsaron de sus límites.

Al salir de la ciudad, los voceros de Dios sacudieron el polvo de sus pies siguiendo las instrucciones que el Señor había dado a Sus seguidores (Lucas 9:5; 10:11).

Este acto era un testimonio contra ellos para indicar que no querían volver a ese pueblo. Sin embargo, no se sintieron desanimados por el rechazo. Al contrario, estaban gozosos porque habían sido considerados dignos de sufrir por causa del nombre del Señor:[5]

HECHOS 13:51-52 51Ellos entonces,  sacudiendo contra ellos el polvo de sus pies,  llegaron a Iconio.

52Y los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo.

 

    Lanza flechas hacia el mundo de:

3. MEDIOS DE SALVACION

HECHOS 13:47 (NVI)  Así nos lo ha mandado el Señor: "'Te he puesto por luz para las naciones, a fin de que seas medio de salvación hasta los confines de la tierra.

Parte de la misión de Cristo en la tierra era demostrar la justicia de Dios y ser luz para los gentiles (todas las naciones).

A través de Cristo, toda la gente tiene la oportunidad de abrazar su misión. Dios nos llama a ser siervos de su Hijo, demostrando la justicia de Dios y llevando su luz. ¡Qué privilegio tan extraordinario ayudar al Mesías a cumplir su misión! Sin embargo, debemos buscar su justicia:

MATEO 6:33 33Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia,  y todas estas cosas os serán añadidas.

Antes de demostrar su justicia a los demás y permitir que su luz brille en nosotros antes de que podamos ser luz busquemos la justicia de Dios:[6]

MATEO 5:16 16Así alumbre vuestra luz delante de los hombres,  para que vean vuestras buenas obras,  y glorifiquen a vuestro Padre que están los cielos.

Pablo defiende su decisión de ir a los gentiles citando una profecía del libro de Isaías.

Jehová prometió ayudar a su siervo durante su misión. Dios puede hacer lo que quiera, pues él es el Creador.

Al hablar con su siervo, Dios le asegura que ha sido llamado para realizar su voluntad.

ISAIAS 42:6-7 6Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones, 7para que abras los ojos de los ciegos,  para que saques de la cárcel a los presos,  y de casas de prisión a los que moran en tinieblas.

Ser llamado en justicia, quiere decir que sería responsable de llevar a cabo la voluntad justa de Dios. Es evidente que el Mesías, a diferencia de Ciro, vivió una vida justa (puesto que él es Dios mismo).

Jehová dijo que sostendría la mano de su Siervo, por tanto, el Mesías tendría el poder para realizar la voluntad de su Padre.

También el Siervo recibió la certeza de que sería por pacto al pueblo (cf. 49:8).

ISAÍAS 49:8 8Así dijo Jehová:  En tiempo aceptable te oí,  y en el día de salvación te ayudé;  y te guardaré,  y te daré por pacto al pueblo,  para que restaures la tierra,  para que heredes asoladas heredades;

Él cumpliría las promesas del pacto de Dios con Israel, y sería luz (cf. 42:16; Lc. 1:79) a las naciones (cf. Is. 49:6).

El pueblo de Israel no redimido espiritualmente y los gentiles son ciegos, y están presos … en tinieblas.

Aunque Ciro sería el siervo que daría libertad a los judíos cautivos del exilio, el Mesías les concedería la libertad espiritual (cf. 61:1; Jn. 8:32; Col. 1:13), les devolvería la vista (cf. Jn. 9:39–41) y sería luz (cf. Jn. 8:12) para aquellos que confiaran en él. (Acerca de abrir los ojos; cf. Is. 32:3; 35:5).

Esta salvación espiritual tanto para los judíos como para los gentiles se realizará completamente en el reinado glorioso del Mesías.[7]

La obra de la redención hace volver al hombre a la obediencia que debe a Dios como su Hacedor. Cristo es la luz del mundo. Por su gracia abre el entendimiento que Satanás ha cegado, y lo pone en libertad de la esclavitud del pecado.

El Señor ha sostenido su Iglesia. Ahora hace nuevas promesas que ciertamente serán cumplidas como lo fueron las antiguas. Cuando los gentiles entran a la Iglesia, Él es glorificado en ellos y por ellos. Demos a Dios lo que es suyo, cuidando de no servir a la criatura más que al Hacedor.

 

CONCLUSIÓN:          Lanza flechas hacia el mundo de:

1. OBEDIENCIA AL MANDATO DEL SEÑOR     2. ILUMINACION A LOS GENTILES.    3. MEDIOS DE SALVACION.


[1]Barclay, William: Comentario Al Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2006, S. 527

[2]MacDonald, William: Comentario Bíblico De William MacDonald: Antiguo Testamento Y Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2004, S. 730

[3]Kistemaker, Simon J.: Comentario Al Nuevo Testamento: Hechos. Grand Rapids, MI : Libros Desafío, 2007, S. 528

[4]Henry, Matthew: Comentario De La Biblia Matthew Henry En Un Tomo. Miami : Editorial Unilit, 2003, S. 559

[5]Porter, Rafael: Estudios Bíblicos ELA: Un Pueblo Nuevo (Hechos). Puebla, Pue., México: Ediciones Las Américas, A. C.

[6] Biblia Del Diario Vivir. electronic ed. Nashville : Editorial Caribe, 2000, c1996, S. Is 42.7

[7]Walvoord, John F. ; Zuck, Roy B.: El Conocimiento Bíblico, Un Comentario Expositivo: Antiguo Testamento, Tomo 5:

Las características del Misionero

SEMANA DE LAS MISIONES HNA. ANA KAREN LOPEZ ZAPATA

 

Romanos 5:2-5 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

3 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia;

4 y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza;

5 y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

 

INTRODUCCION:

¿Cuáles son las características del misionero?

Cuando vamos a ejecutar una tarea en específico por ejemplo ser doctores estudiamos una carrera, nos preparamos para ejecutar esta profesión estudiamos, realizamos prácticas, hacemos un servicio social pero que pasa cuando estudiamos medicina y no nos gusta la sangre, cualquier cosa nos da asco, odiamos ver cadáveres, ¿Dónde se nos capacita para forjar un buen carácter? Y para poseer características y crear un perfil que me haga capaz de poder llevar la carrera que elegí… En la vida del cristiano pasa algo muy similar y a la vez no, porque nosotros no elegimos la carrera/ministerio que queremos, porque es Dios quien deposita su sueño, su tarea en el corazón de cada uno de nosotros, Él es quien pone en nuestra vida el propósito por el cual estamos en esta tierra y da y reparte dones (1Corintios 12:7 Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.)  es decir que no sabemos a qué nos dedicaremos en nuestra vida cristiana, pero si sabemos que Dios tiene un propósito especial para cada uno de nosotros, si aún así sabiendo batallamos para reunir el perfil, cuanto más batallaremos para tener el perfil que Dios desea en nosotros, sin duda alguna somos vasijas de barro para que la excelencia del poder de Dios sea manifestado (Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, 2Corintios 4:7) entonces si queremos ser parte del propósito eterno de Dios tenemos que dejarnos moldear por el alfarero, aquel que en sus manos hace lo imperfecto perfecto, porque quizá en nuestra mente viene el típico pero si yo soy lo peor del mundo, pero si yo te he fallado, he hecho lo malo delante de tus ojos pues déjeme decirle que es el parte aguas para el propósito glorioso que Dios tiene con usted y conmigo, hace mucho tiempo en los tiempos de la iglesia primitiva hubo un hombre que no decidió que quería ser, peleo muchas veces consigo mismo porque creía que estaba en lo correcto sin embargo Él no tenía idea del propósito glorioso que Dios tenía con él, él estaba haciendo cosas desagradables ante los ojos de Dios nada más mataba cristianos, con eso tenemos para decir que esta persona estaba haciendo lo malo sin embargo El Señor dijo… A mí me sirve y tuvo un encuentro especial con el Señor porque instrumento útil en sus manos iba a ser, este hombre fue Saulo y digo fue porque Dios en su operación preciosa no solo moldeo su carácter y su actitud, sino que también cambio su nombre y de ahora en adelante lo conocemos como Pablo, un muy buen ejemplo de lo que es ser un misionero una persona que incluso discutió con Pedro porque anhelaba que fuera de sus fronteras conocieran a Jesucristo, un misionero por excelencia y una persona de la cual podemos obtener el perfil del puesto para ser misionero, nosotros en RH cuando tenemos una vacante buscamos que la persona que estemos entrevistando tenga un perfil adecuado para el puesto que se está ofreciendo y buscamos que tenga las características que el puesto requiere, por ejemplo que un contador tenga las características de un contador, que un coordinador tenga las características de un coordinador, y estas se determinan en base a sus estudios, a lo solicitado por el jefe de la vacante y esto es por poner un ejemplo muy banal, ahora bien… si esas son las características de un profesionista… ¿Cuáles son las características de un misionero?

     Una de las características del misionero es:

1.    Firmeza

Estad por Cristo firmes como dice el himno, en Romanos 5:2 dice la palabra “Por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firme y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios” la firmeza que Pablo tuvo en su ministerio es un muy buen ejemplo de cómo debe ser el misionero y aquellos que tenemos por gloria de Dios ese ardor por las misiones; cuantas veces Pablo no fue encarcelado y aun así nunca desistió, cuantas veces no sufrió penalidades, sufrimientos incluso en su carta a los corintios él menciona; Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

Él sabía que el trabajo que estaba realizando era para el Rey de reyes y Señor de Señores y que lo que estaba sufriendo no era en vano por lo tanto el permaneció firme porque Él sabía “Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida” esto lo menciona en su carta a Timoteo, sabía que si permanecía firme sufriendo penalidades sería un buen soldado de Jesucristo,

En el mundo hay mucho sufrimiento pero creemos en aquel que ha vencido el mundo y que nos ha dado este llamado para que su gloria sea manifestada, así que permanezcamos firmes en la esperanza de nuestra fe, permanezcamos firmes no decaigamos y si creemos que estamos firmes afirmemos aún más nuestros pasos porque fiel es el que prometió, y esto Pablo también lo sabía por lo tanto afirmemos nuestro ministerio y nuestro llamado y no decaigamos ya que Dios tiene planes de bien y no de mal para nuestra vida.

Firmeza es una de las cualidades que un misionero debe tener, pero ¿Que otras cualidades tiene el misionero?

 

     Una de las características del misionero es:

2.    Paciencia

3 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; 4 y la paciencia, prueba;

Había muchas penalidades en la vida de Pablo pero también esas mismas tribulaciones producían paciencia y Pablo lo sabía y era muy claro mencionando que esas mismas pruebas iban a producir paciencia y vaya que la produjeron en su vida, los misioneros de hoy en día tienen miles de pruebas y no te lo digo para asustarte te lo digo porque es la realidad pero cada vez que vemos sus testimonios sus historias vemos como Dios los ha respaldado y déjame decirte que Dios sigue respaldando si vamos a la historia de Pablo él declaraba que sabía vivir con abundancia y con escasez esto significa que no siempre había carne para comer, tal vez en ocasiones había muy poco para comer y eso ah como nos impacienta a nosotros los cristianos, podrá faltar todo pero que no falte de comer carnita porque ya andamos como ogros imagínense un día solo comer unas dos tortillas porque es todo, es por ello que necesitamos paciencia cuando leo esto de la paciencia y como Pablo vivió en escasez yo le puedo decir que limitar tu alimentación es horrible pero que sin duda alguna produce paciencia cuando yo enferme y me quitaron todo lo rico y delicioso de este mundo y vaya que mi paciencia se desarrolló ahora imagine todas las pruebas que el Apóstol Pablo tuvo que pasar cuantos rechazos no le dieron, si nosotros cuando nos cierran la puerta ya estamos llorando imagínese el apóstol Pablo, cuantas veces le hablo con amor a la iglesia de Corinto a pesar de todos los problemas que esta padecía, sin duda alguna la paciencia es una cualidad que el misionero debe tener.

La vida no será sencilla, pero creemos en aquel que ha vencido el mundo y que nos ha dado este llamado Dios es fiel hermanos, y aunque seamos infieles Él permanece fiel, creemos en aquel que ha vencido el mundo y que nos ha dado este llamado para que la excelencia de Dios sea manifestada y que en nuestros sufrimientos/penalidades podamos producir paciencia.

Paciencia es una de las cualidades que un misionero debe tener, pero ¿Que otras cualidades tiene el misionero?

 

     Una de las características del misionero es:

3.    Amor.

y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado. V5

La prueba produce paciencia y la paciencia esperanza y la esperanza no avergüenza y viene lo más hermoso el amor de Dios que se nos dio, sin duda para un misionero es muy importante el amor por las almas, el amor por las vidas y lo más importante el amor por la obra y la visión de Dios porque incluso el apóstol Pablo lo menciono en su carta a los corintios que sin amor no somos nada que si “Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Corintios 13:1” es decir que si no hacemos las cosas con amor de que nos aprovecha, es por eso y muy importante contar con el amor de Dios en nuestros corazones para realizar la labor misionera incluso en todas las áreas de nuestra vida si las cosas no las hacemos con amor de nada nos vale,

Dios envió a su hijo por amor a morir un madero y fue por amor a nosotros y Él envía obreros a su mies para hablarle a aquellos que no le conocen y a esos también Dios los ama, y si Dios los ama porque no hemos de amarles nosotros, es por ello que Dios deposita el amor por medio de su Santo Espíritu en nuestros corazones para amar a aquellos que no conocen el acto más grande de amor.

Una vez una hermana de una iglesia me pregunto ¿Por qué fuiste a Conquextla? Porque caminaste 2 horas soportaste diferentes condiciones y se quedó pensando y antes de yo responder menciono si, quienes hacen eso es porque realmente aman a Dios y aman su obra y la misión porque la misión es id y predicar el evangelio a toda criatura no importa de qué raza, sexo, color sea la biblia es tajante y clara al decir a toda criatura, pero para hacer esto necesitamos ser llenos del amor de Dios

Sin amor cualquier cosa que hagamos no tiene valor, es por ello que para ser un buen misionero necesitamos ser llenos del amor de Dios

Amor es una de las cualidades que un misionero debe tener, pero ¿Que otras cualidades tiene el misionero?

 

     Una de las características del misionero es:

4.    Ser lleno del Espíritu Santo

Porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado. (v5 NVI)

Si bien es cierto las otras cualidades son importantes, pero está en especial es fundamental no podemos ir a la guerra sin armas, y bien dice su palabra no es con espada sino con su Santo Espíritu, es con su Santo Espíritu que venceremos cualquier adversidad, es con su Santo Espíritu que podremos hablar su nombre, es su Santo Espíritu quien nos aparta para esta especial tarea, así hizo con Pablo el Espíritu dijo apartadme a Pablo y Bernabé (Esto lo dice en el libro de los Hechos) que precioso que Dios ponga sus ojos en nosotros y que nos apartadme de una forma muy especial ah no tú no te contaminas porque eres elegido para una tarea muy especial y no importa si has fallado sigues en mi plan y yo te voy a dar de mi Santo Espíritu para que te renueves porque eso hizo con Pablo la persona que menos elegible era para realizar esta especial misión lo hizo elegible porque lo doto con diferentes cualidades, diferentes capacidades y diferentes características para cumplir el plan perfecto,

En hechos 1:8 marca el parte aguas de la misión, Jesucristo fue muy claro diciendo que fuera a Jerusalén y allí esperaran la promesa del Espíritu Santo porque con llenos de ese poder que el Espíritu Santo les daría ellos podrían hablar en su nombre, echar fuera demonios y hacer proezas, sin duda ellos no estarían solo El Espíritu Santo estaría en ellos y los haría hacer todo esto, por ello Pablo reconoce que es necesario que el Espíritu nos sea dado para poder ejercer esta tarea, porque sin su santa unción no podemos llevar a cabo esta tarea,

Es importante para un misionero ser lleno del Espíritu Santo para poder realizar esta tarea y es importante para nosotros prepararnos porque nunca sabemos el día en el que Dios nos llame a esta importante misión.

Conclusión

La vida de Pablo es el perfecto ejemplo de como Dios opera en perfiles no aptos para este puesto, pero como realiza transformaciones gloriosas creando características y cualidades en el ser imperfecto humano llevándolo a medida y estatura del varón perfecto y capacitándolo para ejecutar la especial tarea.

Dios es muy bueno alabemos su nombre porque Él está a punto de capacitarnos para ir y compartir su palabra, es por ello que es importante tener las siguientes características/cualidades.

1.    Firmeza

2.    Paciencia

3.    Amor

4.    Llenura del Espíritu Santo

 

¿QUÉ OFRECE EL EVANGELIO?

DOMINGO 10 NOVIEMBRE 2019

 

HECHOS 2:38-47  Leeremos versos 41-42

41Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. 42Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.

 

INTRODUCCION:

El término utilizado en el Nuevo Testamento para evangelio es evangelion. Se compone de un prefijo que significa bueno o alegre y la raíz que quiere decir mensaje o noticia. La palabra aparece con frecuencia en el Nuevo Testamento para comunicar "mensajes relativos a victorias, así como mensajes políticos y privados portadores de buenas nuevas"[1]

La buena nueva no es que no exista el dolor, la muerte, el pecado o el infierno. Sí existen. La buena nueva es que el Rey mismo ha venido y los enemigos han sido derrotados y si confiamos en lo que Él ha hecho y ha prometido, nos libraremos de la sentencia de muerte y veremos la gloria

de nuestro Libertador y viviremos junto a Él por siempre.

La noticia nos llena de esperanza y gozo (Ro. 15:13) y nos libera de la autocompasión y nos da fuerzas para amar a los que sufren. Con ese amor que se sustenta en la esperanza, Él nos ayudará a perseverar hasta que la trompeta final de la liberación suene y el campo de prisioneros se convierta en una ¡nueva tierra! (2 P. 3:13).

¿Cómo define la Biblia el evangelio? Curiosamente, la Biblia (incluyendo el Antiguo Testamento griego y el Nuevo Testamento) emplea el sustantivo "evangelio" setenta y siete veces y el verbo que significa "anunciar el evangelio"  setenta y siete veces. En su vasta mayoría, el significado se asume por el contexto, más que por definición. [2]

El diccionario Biblico describe el evangelio:

El Evangelio o “buena nueva o alegre mensaje” es que Dios nos salva en Jesucristo.

El término griego euanghélion era conocido ya por los autores clásicos (Homero) y aparece también en los documentos más cercanos a los escritos del NT.

Su significado -como ya hemos dicho-, fundamental es el de buena nueva o alegre mensaje,  preferentemente de carácter público —victoria militar o deportiva—, pero también privado, como el éxito o la curación.

El Evangelio de Jesús. La palabra «evangelio», buena nueva, se decía también en el Antiguo Testamento de una victoria o de una liberación (ls 40,9; 52,7), Y en particular para el regreso de los exiliados: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque el Señor me ha ungido. Me ha enviado para dar la buena nueva a los pobres» (ls 61,1-2). Jesús lleva a cumplimiento esta profecía (Lc 4,18.21); su Buena Nueva es la proclamación del Reinado o Reino de Dios: «El plazo se ha cumplido. El Reino de Dios está llegando. Convertíos y creed en el Evangelio» (Marcos 1:15).

    ¿Qué ofrece el evangelio?

1. UN LUGAR AL CUAL PERTENER

HECHOS 2:38-40  38Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. 39Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare. 40Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, diciendo: Sed salvos de esta perversa generación.

¿Qué quiere decir arrepentirse? La palabra original quería decir en un principio cambiar de pensamiento; y cuando se cambia de pensamiento es porque el que se tenía antes era equivocado; de ahí que la palabra pasó a significar un cambio de mentalidad, o de actitud; y si la persona es honrada, el cambio de mentalidad requiere un cambio de acción, o de vida.

Así que el arrepentimiento supone un cambio de mentalidad y un cambio de vida.

Cuando llega el arrepentimiento, algo pasa con el pasado. Hay perdón de pecados.

El perdón de Dios cubre el pasado; pero tenemos que comprender que esto no quiere decir que se anulan las consecuencias del pecado. El perdón no elimina las consecuencias de lo malo que hayamos hecho, pero nos pone otra vez en la debida relación con Dios. El alejamiento y el temor desaparecen, y nos encontramos otra vez en paz con Dios.

Cuando llega el arrepentimiento pasa algo con el futuro. Recibimos el don del Espíritu Santo. Aunque nos hayamos arrepentido, ¿cómo vamos a evitar cometer los mismos errores una y otra vez? Viene a nuestra vida un poder que no teníamos antes, que es del Espíritu Santo; y con él podemos ganar las batallas que siempre perdíamos antes, y resistir todo lo que por nosotros mismos seríamos incapaces de resistir.

En el momento en que nos arrepentimos de veras somos liberados del alejamiento y del temor del pasado, y equipados para enfrentarnos con las responsabilidades y las batallas del futuro.[3]

El evangelio no es solo noticias. Es primero noticia y después doctrina.

Doctrina significa enseñanza, explicación, aclaración. La doctrina es parte del evangelio porque las buenas nuevas no se pueden pronunciar solo de la boca de un heraldo, la mente del que escucha tiene que entenderlas.

La doctrina del evangelio es de gran importancia porque las buenas nuevas son tan plenas, ricas y maravillosas que deben abrirse como si fueran un cofre de un tesoro y todo el tesoro debe sacarse para disfrute del mundo.

La doctrina es la descripción de dicho tesoro. La doctrina describe su verdadero valor y explica por qué es invaluable. La doctrina evita que los diamantes del evangelio se descarten como meros cristales. La doctrina protege el tesoro del evangelio de los piratas, a quienes no les gustan los diamantes pero que viven de cambiarlos por otras piedras. La doctrina pule las gemas viejas que se encuentran enterradas en el fondo del cofre, pone las joyas de la verdad del evangelio en orden sobre el tapiz escarlata de la historia para que se les pueda ver en el lugar más hermoso.[4]

 

 

    ¿Qué ofrece el evangelio?

2. UN LUGAR PARA APRENDER

HECHOS 2:41-43 41Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. 42Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. 43Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles.

La iglesia es un lugar para aprender.  La palabra doctrina en la versión Reina-Valera no es pasiva, sino activa. La frase quiere decir que dedicaban tiempo y prestaban atención a lo que los apóstoles enseñaban.

Uno de los grandes peligros de la Iglesia es caer en una religiosidad estática que mira hacia atrás en lugar de adelante. Precisamente porque las riquezas de Cristo son inescrutables e inagotables debemos ir siempre hacia adelante.

El cristiano se dirige, como la luz de la aurora, hacia una plenitud que no se alcanza en esta vida:

PROVERBIOS 4:18 (BL95)  El camino de los justos es como la luz de la aurora: su resplandor va aumentando hasta el mediodía.

Debemos considerar que hemos perdido el día si no hemos aprendido en él nada nuevo ni hemos profundizado en la sabiduría y en la gracia de Dios.

La iglesia un lugar para aprender la  comunión. La iglesia es solo lo que debe ser cuando es una compañía de hermanos unidos en el amor de nuestro Padre Dios.

La iglesia un lugar para aprender a orar.  Los primeros cristianos sabían que no podían, ni tenían por qué enfrentarse con la vida dependiendo exclusivamente de sus propias fuerzas. Siempre hablaban con Dios antes de hablar con los hombres; siempre buscaban a Dios antes de salir al mundo; podían hacer frente a los problemas de la vida porque habían estado en la presencia de Dios.

La iglesia un lugar para aprender reverencia.  En el versículo 43, la palabra que la versión Reina-Valera traduce correctamente temor encierra la idea de respeto y reverencia. El cristiano vive reverentemente porque sabe que siempre está en la presencia de Dios, y que cualquier lugar es «casa de Dios y puerta del Cielo» (Génesis 28:17).

La iglesia un lugar donde hay señales y maravillas (versículo 43). Si esperamos grandes cosas de Dios y emprendemos grandes cosas por Dios, sucederán cosas. Cuando muere la fe mueren también los resultados. Sucederían más cosas en la iglesia si creyéramos que Dios puede y quiere hacer con nosotros que sucedan.[5]

El evangelio incluye la buena nueva de que hay un Dios vivo que creó los cielos y la tierra.

Sencillamente, no puede haber buenas nuevas sin un Dios vivo que haya creado el universo. Ninguno de los preciados aspectos del evangelio cristiano tendría carácter redentor si no existiera un Dios vivo que hubiera creado los cielos y la tierra.

Por eso Lucas, el escritor del libro Hechos, dice que Pablo comenzó a predicar el evangelio con las buenas nuevas de que existía algo mucho más vasto y grande que lo que habían imaginado los

habitantes de Listra en su religión: Hay un Dios que vive y creó todo lo demás. He ahí una piedra angular en la estructura del evangelio cristiano.

HECHOS 14.15 (BLA)  Amigos, ¿qué hacen? Nosotros somos humanos y mortales como ustedes, y acabamos de decirles que deben abandonar estas cosas que no sirven y volverse al Dios vivo, que hizo el cielo, la tierra, el mar y cuanto hay en ellos.

El evangelio incluye no solo la verdad de que Dios es el Creador que hoy vive, incluye también la verdad de que Él es el Rey del universo que ahora, en Jesucristo, ejerce su autoridad imperial en el mundo por el bien de su pueblo.

ROMANOS 10:15 15  ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados?  Como está escrito:  ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz,  de los que anuncian buenas nuevas!

En Romanos 10:15, el apóstol Pablo cita a Isaías 52:7 para demostrar que Dios había anunciado el evangelio. Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas. Esas últimas palabras definen una parte fundamental de las buenas nuevas que Isaías predijo.

La promesa de salvación es parte del evangelio, pero la experiencia de salvación de una persona en particular no forma parte del evangelio, sino que es resultado del evangelio.

ROMANOS 1:16 16  Porque no me avergüenzo del evangelio,  porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree;  al judío primeramente,  y también al griego.

Es que para "todo aquel que cree", la promesa de salvación viene a ser personalmente una verdad para ellos. Así que, sí, el evangelio es la buena nueva que, gracias a la muerte y resurrección de

Jesús, la salvación vendrá a los creyentes. Por consiguiente, es el poder de Dios para salvación de todo el que cree.

Esa palabra que todo lo abarca, salvación, comprende todas las promesas del evangelio como son las promesas de curación, de ayuda para el pobre, de libertad para los cautivos, de paz, de vida eterna, de expansión mundial y de la visión de la gloria de Dios, que nos llena de satisfacción.

El resultado de la paz con Dios es la vida eterna y es lo que hace del evangelio de Cristo una buena nueva.

2 TIMOTEO 1:10 10 pero que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Jesucristo,  el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio,

 

 

    ¿Qué ofrece el evangelio?

3. UN LUGAR PARA INVERTIR

HECHOS 2:44-47 44Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas;  45y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno.  46Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, 47alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos

Esta es la primera vez en Hechos que Lucas llama a los miembros de la iglesia “los creyentes”. Debido a la falta de un término definido (por ejemplo, cristianos [véase 11:26]), él escribe: “todos los que habían creído”. Los incrédulos que rechazan aceptar a Jesús por fe son excluidos y no tienen parte ninguna en la comunidad cristiana. Fe en Jesús es el requisito principal para pertenecer a la iglesia cristiana. Sólo la gente que cree en él puede compartir en la unidad que se hace visible en la adoración y en la vida en comunidad.

“Tenían en común todas las cosas”. Cuando los israelitas viajaron a través del desierto por cuarenta años, Dios les proveyó día tras día de lo que necesitaban para subsistir. Todos estaban en el mismo nivel económico; ni uno era más rico, ni uno era más pobre. Cuando llegaron a la Tierra Prometida, cada uno recibió su herencia. Con el correr del tiempo, empezaron a observar y experimentar riqueza y pobreza en sus comunidades. Esta diferencia se hizo más y más evidente a lo largo de los siglos, porque el pueblo judío rechazó observar las estipulaciones de Dios respecto a cuidar de los pobres y ser generoso con ellos (Dt. 15:1–11; Mi. 2:1–2). [6]

Jesús predicó el evangelio y dijo:

LUCAS 6:20 20Y alzando los ojos hacia sus discípulos,  decía: Bienaventurados vosotros los pobres,  porque vuestro es el reino de Dios.

Entre los que habían creído se manifestaba una unidad de corazón e interés, en lo que el egoísmo natural de la condición caída quedaba absorbido en la plenitud de amor que había engendrado el sentimiento del amor divino. Estaban unidos de forma tal que todo lo que tenían lo tenían en común; no por ninguna ley ni obligación externa, que habría malogrado todo aquello, sino en la conciencia de lo que ellos eran íntegramente para Cristo, y lo que Cristo era para todos y cada uno de ellos. Enriquecidos por Él con una bendición que nada podría disminuir, pero cuanto más la ministraban más la tenían, «vendían sus propiedades y sus bienes, y los distribuían a todos según la necesidad de cada uno».[7]

 

 

CONCLUSION:

 

    ¿Qué ofrece el evangelio?

1. UN LUGAR AL CUAL PERTENER

2. UN LUGAR PARA APRENDER

3. UN LUGAR PARA INVERTIR

 

 

 

 


[1] Ulrich Becker, "Gospel, Evangelize, Evangelist" [Evangelio, evangelizar, evangelista] en The New lnternational Dictionary of New Testament Theology, 3 tomos., ed. Colin Brown (Grand Rapids, Mich.: Zondervan, 1986),2:107.

[2] Dios es el evangelio. John Piper

 

[3]Barclay, William: Comentario Al Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2006, S. 508

[4] Dios es el evangelio. John Piper.

[5]Barclay, William: Comentario Al Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2006, S. 508

[6]Kistemaker, Simon J.: Comentario Al Nuevo Testamento: Hechos. Grand Rapids, MI : Libros Desafío, 2007, S. 119

[7]MacDonald, William: Comentario Bíblico De William MacDonald: Antiguo Testamento Y Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2004, S. 714

LA OBRA DEL PARAKLETOS EN EL CREYENTE

DOMINGO 3 DE NOVIEMBRE DEL 2019

 

JUAN 14:16-17  16Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: 17el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

 

 

INTRODUCCION:

Parakletos es una de las grandes palabras características de los escritos juaninos.

En el Cuarto Evangelio aparece en 14:16, 26; 15:26; 16:7 como título del Espíritu Santo, y en la primera epístola de Juan se aplica a Jesús para presentarlo como el abogado que defiende nuestra causa ante el Padre (1 Jn. 2:1).

a.      La Versión Reina Valera Antigua traduce consolador;

b.      la Versión Popular necesita usar más de una palabra: "Pero cuando venga el que ayuda y anima que yo voy a mandar de parte del Padre.

c.      Reina Valera, revisión de 1960, tiene consolador.

d.      La Biblia de Jerusalén traduce: "Cuando venga el Paráclito, mientras que

e.      Besson lo traduce así: "el abogado".

Más bien el término bíblico tiene que ver con el significado de la raíz latina de la palabra confortador. Esa raíz es fortis que significa fuerte, valiente, vigoroso. Así que cuando así se traduce: confortador no se está diciendo que la única función o la principal del Espíritu Santo sea la de consolar o confortar en el sentido que esos vocablos tienen para nosotros; lo que el término significa es que la tarea del Espíritu Santo consiste en llenar al hombre del poder y denuedo del Espíritu que le capacitarán para enfrentar la vida.

Parakletos es, en sí, una palabra en forma pasiva. Literalmente, significa el que es mandado llamar. Pero, aunque esté en forma pasiva, casi siempre es activa en significado, pues lo que le da su significado es el propósito y motivo por el cual la persona es mandada llamar, esto es, para hacer algo, para que preste algún servicio.

Por tanto, un parakletos es, en su sentido más amplio, una persona que ha sido mandada llamar para ayudar a un hombre en una situación de la que no puede salir airoso por sí solo.[1]

 

 

     El Espíritu Santo esta en nosotros para:

1. ACOMPAÑARNOS.

JUAN 14:16 (LPD) 16Y yo rogaré al Padre, y él les dará otro Paráclito para que esté siempre con ustedes:[2]

                    La palabra original (Parákletos) significa literalmente «uno que es llamado para que venga al lado»; se supone que es llamado para que ayude en una situación de aprieto, ya sea para instruir, consolar, amonestar, traer a la memoria, iluminando los ojos y el corazón, ayudándonos en nuestros sufrimientos, testimonios, oraciones, etc.

                    El vocablo griego ocurre sólo cinco veces en todo el Nuevo Testamento; todas ellas, de la pluma de Juan, cuatro se hallan en estos capítulos (14:16, 26; 15:26; 16:7); la otra, en 1 Juan 2:1, donde se aplica a Jesucristo con el sentido de «abogado junto al Padre».

                    Por donde vemos que el creyente tiene a su disposición dos abogados: uno junto al Padre para defendernos de nuestro gran acusador (v. Ap. 12:10 y comp. con Zac. 3:1); el otro, a nuestro lado, para defendernos de todo mal que nos asedie o nos estorbe (v. 1 Jn. 3:24b; 4:4b; con la mayor probabilidad, tanto por la preposición «en», comp. Jn. 14:18, como por la contraposición al «que está en el mundo», comp. con 12:31).

1 JUAN 3:24 (BLS)  24Si obedecemos a Dios, viviremos unidos a Dios y él vivirá unido a nosotros. Eso lo sabemos por el Espíritu Santo que nos ha dado.

                    Cuando Cristo estaba en la tierra, Él hablaba a favor de ellos al Padre, pero, al marcharse Cristo, este otro Consolador que es el Espíritu, no sólo hablará a favor de ellos (Ro. 8:27), sino también en ellos (Mr. 13:11).

MARCOS 13:11 (BLA)  Cuando sean arrestados y los entreguen a los tribunales, no se preocupen por lo que van a decir, sino digan lo que se les inspire en ese momento; porque no serán ustedes los que hablarán, sino el Espíritu Santo.

                    Una causa que se defiende con tal Abogado no puede quedar fallida. Al decir «otro» Jesús da a entender que Él mismo lo había sido hasta ahora y que de ahora en adelante, lo sería el Espíritu Santo único que merece el nombre de «Vicario de Cristo en la tierra», puesto que Él es ahora el que «hace las veces» de Cristo.

                    El Dador de tal bendición es el Padre: «Yo rogaré al Padre y os dará otro Consolador». El mismo que nos dio como Salvador al Hijo (3:16; Ro. 8:32; Gá. 4:4–6), nos dio por Consolador al Espíritu Santo.

                    Cómo nos proveyó el Padre de esta bendición: por intercesión del Señor Jesucristo: «Yo rogaré al Padre». Como hace notar Hendriksen, el verbo «rogar» en el original griego nunca es aiteo = pedir en forma de súplica en boca de Jesús sino erotao = pedir como quien demanda con autoridad. Sólo una vez se usa en el Nuevo Testamento el verbo erotao en conexión con las peticiones que los creyentes elevan a Dios (1 Jn. 5:16); el contexto explica bien el porqué de esta excepción. Cuando Jesús dice: «Yo rogaré al Padre» no quiere dar a entender que el Padre no esté inclinado a concedernos ese Don, sino sólo que la concesión del Espíritu Santo a los creyentes es fruto de la función mediatorial de Cristo.

                    La permanencia de tal bendición: «para que esté con vosotros para siempre» (v. 16b). Con los discípulos a quienes se dirigía entonces el Maestro, y con todos cuantos habían de compartir con ellos, a lo largo de los siglos, el derramamiento del Espíritu el día de Pentecostés. Este gran regalo del Espíritu es «para siempre»; es decir, nunca le faltará a ningún creyente durante toda su vida, y nunca le faltará a la Iglesia durante la presente dispensación.

                    Aunque estén dispersos en el tiempo y en el espacio, el Espíritu Santo, que es Dios como el Padre y el Hijo, es inmenso (con lo que puede hallarse en todos y cada uno de los creyentes a la vez) y es eterno (con lo que nunca habrá un tiempo en el que haya cesado su permanencia en ellos). ¡Demos gracias a Dios por los perpetuos consuelos de los que nos ha proveído! ¡Nunca tendremos que echar en falta a nuestro Divino Consolador! Por medio de Él y con Él, Jesús permanecerá con nosotros hasta la consumación de los siglos (Mt. 28:20).[3]

 

 

     El Espíritu Santo esta en nosotros para:

2. SALVARNOS DEL MUNDO.

JUAN 14:17 (BL95)  17el Espíritu de Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes lo conocen, porque está con ustedes y permanecerá en ustedes.[4]

                    Que el mundo, es decir, los amadores del mundo:

1 JUAN 2:15–17 15  No améis al mundo,  ni las cosas que están en el mundo.  Si alguno ama al mundo,  el amor del Padre no está en él. 16Porque todo lo que hay en el mundo,  los deseos de la carne,  los deseos de los ojos,  y la vanagloria de la vida,  no proviene del Padre,  sino del mundo. 17Y el mundo pasa,  y sus deseos;  pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

                    Los seguidores del mundo pertenecen a un reino distinto, al reino de Satanás, opuesto al reino de Cristo; son los que prefieren las tinieblas a la luz (3:17–21) y, al ser secuaces del error y de la mentira, no están en condiciones de recibir al Espíritu de la verdad (comp. con 1 R. 22:22; 2 Cr. 18:21), mientras no salgan de las tinieblas a la luz (v. 1 P. 2:9).

                    Es una terrible desgracia para los amadores del mundo el que, por no poder recibir al Espíritu de la verdad se vean en tinieblas acerca de todo lo que más importa para el destino de todo ser humano.

                    Donde impera el espíritu del mundo, queda excluido el Espíritu de Dios. Y, al quedar fuera, los secuaces del mundo no le pueden ver ni conocer, no pueden tener relación con Él.

                    Los consuelos del Espíritu Santo les son tanta locura como la Cruz de Jesucristo:

1 CORINTIOS 1:18, 24 18Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden;  pero a los que se salvan,  esto es,  a nosotros,  es poder de Dios.

24mas para los llamados,  así judíos como griegos,  Cristo poder de Dios,  y sabiduría de Dios.

                    Habladles a los del mundo de estas cosas: de la inhabitación y de las operaciones del Espíritu Santo en el creyente y en la iglesia, y pensarán que estáis locos o que habéis venido de otro planeta.[5]

                    El Espíritu Santo es llamado el Espíritu de la verdad porque Su enseñanza es verdadera y glorifica a Cristo, que es la verdad. El mundo no puede recibir al Espíritu Santo porque no le puede ver.

                    Los incrédulos quieren ver antes de creer —aunque creen en el viento y la electricidad, a pesar de que no pueden verlos—. Los inconversos no conocen ni comprenden al Espíritu Santo. Puede que los convenza de pecado, y sin embargo no conocen que es Él. Los discípulos conocían al Espíritu Santo. Habían conocido Su obra en sus propias vidas y le habían visto obrar por medio del Señor Jesús.[6]

JUAN 16:8 (BLS) 8 "Cuando él [ekeinos] Espíritu venga, les hará ver a los de este mundo que no creer en mí es pecado. También les hará ver que yo no he hecho nada malo, y que soy inocente. Finalmente, el [ekeinos]Espíritu mostrará que Dios ya ha juzgado al que gobierna este mundo, y lo castigará. Yo, por mi parte, regreso a mi Padre, y ustedes ya no me verán.[7]

                    Ekeinos traducido literalmente quiere decir «ese uno», pero a menudo aparece en lugar del pronombre personal masculino autós, «él». Se usan pronombres masculinos para el Espíritu Santo. Parece que en unos pocos pasajes Jesús deliberadamente recalcó que el Espíritu Santo es persona al usar la forma masculina del pronombre demostrativo

                    a) El Espíritu convence a los pecadores de su necesidad espiritual; la mera lógica o retórica no puede persuadirlos.

                    El pecado básico de la humanidad es el rechazo de Jesucristo (Jn 16:9); este rechazo se debe a no querer admitir su estado de pecado y creer que él es el único que puede efectuar los cambios necesarios.

                    b) El Espíritu convence además de justicia (Jn 16:10). Esto tiene que ver con la resurrección de Jesús y su ascensión al Padre; eventos que demostraron que él era en verdad el Hijo de Dios y que lo que decía era cierto o justo (Ro 1:4; 1 Tim 3:16).

Este concepto de justicia también incluye la idea de la «rectitud» de Dios al castigar a los pecadores no arrepentidos:

ROMANOS 1:18 18Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad;

                    c) Pero también incluye la justificación de los pecadores, su «posición justa» ante Dios cuando se arrepienten y creen:

ROMANOS 4:25 25el cual fue entregado por nuestras transgresiones,  y resucitado para nuestra justificación.

                    d) Finalmente, el Espíritu convence de juicio (Jn 16:11). El príncipe de este mundo, Satanás, sufrió una serie de derrotas aplastantes a manos de Jesús, que culminaron en la resurrección de Jesús de entre los muertos. Jesús derrotó a Satanás en el desierto (Mt 4:1-11; Mr 1:12-13; Lc 4:1-13). Lo derrotó además al expulsar demonios y al sanar enfermos (Hch 10:38). Satanás ya ha sido juzgado,

y todo pecador que verdaderamente cree en Jesucristo sirve como evidencia continua de esta derrota de Satanás.

                    Solo el Espíritu Santo puede convencer a las personas de su necesidad de salvación. La responsabilidad del creyente es declarar y proclamar el mensaje de salvación, y dejar los resultados

en manos del Señor, que habla a los corazones por medio de su Espíritu. [8]

                   

     El Espíritu Santo esta en nosotros para:

3. QUE LO CONOZCAMOS.

JUAN 14:17 (BLA)  17el Espíritu de Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes lo conocen, porque está con ustedes y permanecerá en ustedes.

                    Vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. Nótese la diferencia en los verbos y preposiciones (según lo que probablemente sea la mejor versión):

14:16. “para que esté con o en medio de vosotros (μεθʼ ὑμῶν)”.

14:17. “porque mora con vosotros a vuestro lado (παρʼ ὑμῖν)”.

14:17. “estará en (dentro de) vosotros (ἐν ὑμῖν)”.

                     “Ahora mismo el Espíritu Santo ya mora en el corazón del Salvador lleno del Espíritu, y por ello en (al lado de) ellos. Como resultado de esto, incluso ahora por lo menos en principio y en momentos de claridad espiritual, reconocen al Paracleto. Pero más tarde el Espíritu establecerá una relación aún más íntima.

                    En el día de Pentecostés, el Espíritu Santo vendría a morar en medio de, con, y en los discípulos. Entraría personalmente en la iglesia, que se convertiría en su templo, su morada permanente (véase sobre 7:39; cf. 1 Co. 3:16; 2 Co. 6:16; Ef. 2:21). Como resultado, la iglesia descartaría las ropas infantiles y se volvería espiritualmente adulta.[9]

                    (I) Parakletos siempre significa alguien mandado llamar para ayudar en algo y prestar

determinado servicio; por tanto, esencialmente, el Espíritu Santo es el ayudador de los hombres.

                    (II) En la Septuaginta, parakletos tiene un gran trasfondo de esa clase de confortación

y consolación que, a pesar del infortunio, mantiene a un hombre a pie firme, pero que, por sí solo, se hubiera derrumbado. Es la confortación que habilita a un hombre para pasar el punto de quebrantamiento ... sin desplomarse.

                    (Ill) Parakletos cuenta con un amplio trasfondo en la ley griega. El parakletos era el

amigo del reo, el abogado defensor, el hombre que daba testimonio del carácter de su amigo cuando éste lo necesitaba más y cuando otros querían condenarlo. Por tanto, cuando describimos al Cristo glorificado como nuestro parakletos, queremos decir que él es quien habla a favor nuestro delante de Dios.

                    (IV) Parakalein es la palabra para exhortar a los hombres a que realicen obras nobles y a que cultiven pensamientos elevados; especialmente, es la palabra para infundir coraje ante la batalla. La vida nos está llamando continuamente a la lucha, y el único que nos capacita para hacer frente a las fuerzas enemigas, para competir con la vida y conquistarla, es el Parakletos el Espíritu Santo, que no es sino la presencia y el poder del Cristo resucitado.[10]

                    El Espíritu Santo viene a morar en todo creyente. «Si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo» (Ro 8:9; vea también 1 Co 6:19).

                    El Espíritu de Dios entra en el corazón de la persona en el momento del arrepentimiento y la fe, produciendo la regeneración.

                    El Espíritu se queda con los hijos de Dios siempre y cuando estos anden en obediencia a

su voluntad. Está siempre presente para guiar y ayudar a los que se han entregado al Señor.

                    La morada del Espíritu es necesaria para la comunión con Dios y la adoración (Jn 4:23-24; Fil 3:3). Además, es el Espíritu quien sostiene diariamente al creyente, porque él es la fuente de nuestra vida espiritual.

                    Esta morada del Espíritu fue predicha por el profeta Ezequiel (Ez 36:25-27).

Hay otra indicación de esta maravillosa verdad en la imagen del templo. Todo creyente es templo del Espíritu (1 Co 6:19); como consecuencia, los creyentes deben glorificar a Dios en sus cuerpos, puesto que en ellos mora el Espíritu.

                    Dios ha ofrecido una provisión adicional. «El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios» (Ro 8:16; vea también 1 Jn 3:24).

                    Todo creyente tiene a su disposición un testigo interno que le asegura que verdaderamente es hijo de Dios. De algún modo tranquilo e inexplicable, el Espíritu de Dios le comunica a nuestro espíritu que no hay barrera entre Dios y nosotros, porque por el Espíritu tenemos acceso al Padre (Ef 2:18).

                    La santificación es una de las obras más importantes del Espíritu Santo (Ro 15:16; 1 Co 6:11-12; 2 Ts 2:13-14; 1P 1:2). Esta es la voluntad de Dios para todo creyente (1 Ts 4:3).

                    La palabra «santificación» (gr. jagiasmós, o jagiosune) procede de la misma raíz que la palabra griega para «santo» (jagios). En el Nuevo Testamento las palabras «santificación» y «santidad» traducen la misma palabra griega y se usan indistintamente.

                    La idea básica de la palabra griega es separación. Cuando los creyentes son llamados a ser santos (o santificados), se les están diciendo que se separen de todo lo que no es santo y que se dediquen a Dios. Las palabras «dedicación» y «consagración» también se pueden usar para traducir la palabra griega.[11]

 

CONCLUSIÓN:

 

     El Espíritu Santo esta en nosotros para:

 

1. ACOMPAÑARNOS

2. SALVARNOS DEL MUNDO.

3. QUE LO CONOZCAMOS.


[1] William Barclay. Palabras griegas del Nuevo Testamento su uso y su significado.

[2] Libro del Pueblo de Dios.

[3]Henry, Matthew; Lacueva, Francisco: Comentario Biblico De Matthew Henry. TERRASSA (Barcelona) : Editorial CLIE, 1999, S. 1443

[4] Biblia Latinoamericana (1995).

[5]Henry, Matthew; Lacueva, Francisco: Comentario Biblico De Matthew Henry. S. 1444

[6]MacDonald, William: Comentario Biblico De William MacDonald: Antiguo Testamento Y Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2004, S. 693

[7] Biblia del Lenguaje Sencillo.

[8] Anthony D. Palma, el Espíritu Santo una perspectiva pentecostal.  © 2005 Editorial Vida. Miami, Florida

 

[9]Hendriksen, William: Comentario Al Nuevo Testamento: El Evangelio Según San Juan. Grand Rapids, MI : Libros Desafío, 1981, S. 549

[10] William Barclay. Palabras griegas del nuevo testamento, su uso y su significado.

 

[11] William Barclay. Palabras griegas del nuevo testamento, su uso y su significado

LA PROVIDENCIA DIVINA EN MEDIO DE LAS INJUSTICIAS

DOMINGO 27 OCTUBRE 2019

 

NEHEMIAS 9:6 6Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran.

 

INTRODUCCION:

¿Qué es la providencia?

La palabra "providencia" no se encuentra en la Biblia aunque el concepto de ella siempre brilla en sus páginas. Se deriva del verbo latino providiere: videre significa "ver" y pro "antes".

De modo que quiere decir "ver por adelantado" o "a una distancia", "prever". Dios prevé, y con ello también prepara los pasos necesarios para realizar sus sublimes designios a pesar de todos los obstáculos.

Cuidar es otro significado del término "providencia", y se refiere a la preservación, la protección y el sustento o el mantenimiento divino de la creación. Es la consecuencia y continuación lógica de la actividad creativa.[1]

La idea de la providencia incluye el concepto del gobierno de Dios. Un dogma cristiano afirma acertadamente que "todo lo que Dios creó, con su providencia lo conserva y gobierna, alcanzando de un confín a otro poderosamente, y disponiéndolo todo suavemente. Porque todo está desnudo y patente ante sus ojos, aun lo que ha de acontecer por la libre acción de las criaturas[2]

 

 

    La providencia como:

1. PRESERVACIÓN O SUSTENTO

NEHEMIAS 9:6 (LPD)  Y Esdras dijo: "¡Tú eres el Señor, sólo tú! Tú hiciste los cielos, lo más alto del cielo y todo su ejército, la tierra y todo lo que hay en ella, los mares y todo lo que contienen. A todo eso le das vida. y el ejército del cielo se postra ante ti.[3]

La preservación se refiere a la actividad divina por la cual Dios mantiene su creación, la protege contra lo dañino y destructivo, y provee todo lo que necesita los miembros de su hechura.

William Dyrness  explica: Dios, después de terminar su obra original, siguió cuidando todo lo creado en y por medio de los procesos vitales que incluyó en la creación misma. Estos, aunque funcionan por sí solos, siguen dependiendo del cuidado sostenedor de Dios».[4]

La providencia, como sustento abarca toda la creación, las cosas animadas e inanimadas, las grandes y pequeñas.

a) La providencia divina en El cosmos, la naturaleza y la humanidad.

Si Dios no ejerciera su voluntad preservativa, en la fracción de un momento el mundo dejaría de existir.[5]

Las Escrituras mencionan cosas específicas que el Señor sostiene:

SALMO 36:6 Tu justicia es como los montes de Dios, Tus juicios, abismo grande. Oh Jehová, al hombre y al animal conservas

SALMO 147:8-9 8El es quien cubre de nubes los cielos, El que prepara la lluvia para la tierra, El que hace a los montes producir hierba. 9El da a la bestia su mantenimiento, Y a los hijos de los cuervos que claman.   (Sal. 147:8,9,16,17; 104:27).

Nehemías 9:6 habla de la preservación divina en una manera comprensiva:

NEHEMIAS 9:6 6Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran.

El Nuevo Testamento enseña específicamente que Cristo es tanto el agente en la preservación del universo, como su creador:

HEBREOS 1:33el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,

b) La providencia divina en El pueblo de Dios.

Aunque Dios cuida de toda la humanidad, «hace salir su sol sobre malos y buenos y llover sobre justos e injustos» (Mt. 5:45), la providencia divina se destaca especialmente en la historia de Israel.

Dios está con su pueblo guiándolo, protegiéndolo y proveyéndolo de todo lo que les falta.

En ningún relato de la Biblia brilla más la providencia divina que en la historia de José. Dios emplea los designios tergiversados de los hombres y los convierte en medios para efectuar su plan para salvar a su pueblo en un período de hambre (Gn. 50:20).

GENESIS 50:2020Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo.

Tanto Jesús como Pablo señalan que: nada en este mundo puede separar al creyente "del amor de Dios¡ que es en Cristo Jesús» (Ro. 8:35-38).

El Señor nos compara con ovejas que reconocen la voz del Pastor y le siguen:

JUAN 10:27-28 27Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, 28y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

Así que el cristiano no tiene que temer que la adversidad, las pruebas y la persecución puedan destruir su fe.

La provisión, protección y liberación divinas aún le capacitan para soportar la peor tentación:

1 CORINTIOS 10:13 13No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

                   c) La providencia divina nos guardará en paz durante las pruebas, y así nos hará vencedores.

                   La providencia de Dios no siempre le exime al creyente del peligro, las pruebas, los accidentes y la tragedia.

El apóstol Pedro fue librado de una muerte decretada por Herodes, pero Jacobo, el hermano de Juan, fue ejecutado por el mismo rey (Hch. 12).

Hasta el Hijo de Dios sufrió la muerte a manos de hombres malvados.

¿Cómo se puede explicar este aparentemente "contradictorio concepto de la providencia?

En la carta a la iglesia de Filadelfia, el Señor promete:

APOCALIPSIS 3.10 (BAD)  Ya que has guardado mi mandato de ser constante, yo por mi parte te guardaré de la hora de tentación, que vendrá sobre el mundo entero para poner a prueba a los que viven en la tierra.[6]

Si varios de los creyentes de esta iglesia fueron martirizados por los romanos, ¿en qué manera fueron guardados por el Hijo de Dios? La respuesta se encuentra en las palabras del

Señor a los discípulos la noche de su entrega por Judas:

JUAN 16:31-33 31Jesús les respondió: ¿Ahora creéis? 32He aquí la hora viene, y ha venido ya, en que seréis esparcidos cada uno por su lado, y me dejaréis solo; mas no estoy solo, porque el Padre está conmigo. 33Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

La promesa en ambas ocasiones no es que jamás habrá persecución y padecimiento para los creyentes sino que el Señor les guardará en paz durante las pruebas, y así les hará vencedores.

Santiago señala que los padecimientos pueden resultar en formar buen carácter en los cristianos, si los aceptan con fe y serenidad:

SANTIAGO 1:2-4 2Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, 3sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. 4Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.

Por otra parte, Pedro nos advierte “que no se extrañen del fuego de la prueba que están soportando, como si fuera algo insólito. Más bien deben regocijarse porque así en esta vida se identifican con los padecimientos de Cristo, y los que sufran serán glorificados juntamente con él cuando él venga” (1 P. 1:6-8; 4:12-13).

 

    La providencia como:

2. EL GOBIERNO UNIVERSAL DE DIOS

SALMO 135:5-7 5Porque yo sé que Jehová es grande, Y el Señor nuestro, mayor que todos los dioses.

6Todo lo que Jehová quiere, lo hace, En los cielos y en la tierra, en los mares y en todos los abismos.

7Hace subir las nubes de los extremos de la tierra; Hace los relámpagos para la lluvia; Saca de sus depósitos los vientos.

Dios no es solamente el Creador y Sustentador del mundo, sino también su Señor soberano; el principado del universo está sobre su hombro; la naturaleza y la historia están bajo su dominio.

Se entiende su gobierno como la actividad divina que controla todos los eventos a fin de que ellos sean medios para llevar a cabo su plan eterno.

El cristiano basa su confianza de que la justicia finalmente prevalezca, en su concepto de la naturaleza de Dios.[7]

a) Dios es soberano sobre la creación.

La Biblia enseña que él reina sobre el universo físico. Job describe este control absoluto:

JOB 9:5-7 BLA 5El traslada los montes sin que se den cuenta y los sacude en su furor. 6El remueve la tierra de su sitio y sus columnas se bambolean. 7Si él no quiere, no aparece el sol, y si él las tapa, no lucen las estrellas. [8]

b) Dios es soberano sobre los animales.

Las escrituras afirman que Dios alimenta y dirige los animales: «Los leoncillos ruegan tras la presa y reclaman de Dios su comida ... He allí el grande y ancho mar, en donde se mueven seres innumerables ... todos ellos esperan en ti, para que les des su comida a tiempo. Tú les das y ellos recogen ... Escondes tu rostro, se turban¡ les quita el hálito, dejan de ser." (Sal. 104:21-29).

Erickson observa que "los animales, incapaces de elegir conscientemente, obedecen instintivamente el mandato de Dios”[9]

c) Dios es soberano sobre todo lo que existe.

DANIEL 4:35 35Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?

Erickson comenta: La idea misma del Remo de Dios, la cual juega un rol tan prominente, tanto en el Antiguo Testamento como en las enseñanzas de Jesús, sugiere el poder reinante universal de Dios. Su gobierno es universal tanto en cuanto a tiempo (es eterno), como a extensión, y todos los objetos son totalmente sujetos a ello.[10]

Algunos pasajes enseñan simultáneamente el dominio divino sobre todos los eventos y a la vez la completa responsabilidad del hombre por sus acciones. (Hechos 2:23; Juan 6:37).

Si Dios hubiera predestinado arbitrariamente todo lo que acontece, incluyendo los hechos malos de los hombres, él sería un ser inmoral y los hombres seres amorales y sin responsabilidad.

Por otra parte, si el hombre tuviera completa libertad de hacer todo lo que quisiera, parecería que Dios no fuera soberano.

Dios realiza su propósito en la relación del pacto con su pueblo. El nos guía a un nuevo orden de existencia más bien que imponer sobre nosotros un orden ajeno a su ser. Su omnipotencia no amenaza ni destruye la independencia de sus criaturas. Al contrario, su omnipotencia se manifiesta vivamente en la libertad de sus criaturas.[11]

La providencia de Dios es el cuidado misterioso de su creación en la que él realiza su propósito a través, por medio o en contra de sus súbditos humanos.

Dios no es el único actor en el drama de la historia; él permite que el hombre tenga cierta autonomía. Dios es la última causa del orden mundial y redención, pero obra por medio del instrumento humano.[12]

 

    La providencia como:

3. LA RELACIÓN DEL GOBIERNO DIVINO CON LOS INDIVIDUOS

GALATAS 1:15 15Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia,

Dios obra en la historia principalmente por medio de su control sobre las circunstancias de la vida humana y del medio ambiente.

                   a) Dios elige a ciertos hombres para un ministerio o papel para desempeñar.

A veces en la Biblia, Dios aparta personas para un ministerio especial antes de que naciesen.

Al informar a Jeremías que sería profeta, el Señor le reveló que le había dado la vida con la expresa finalidad de hacer de él su portavoz:

JEREMIAS 1:5 5Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones

 El apóstol Pablo también fue elegido por Dios y puesto aparte para el cumplimiento de una misión, y esto desde el vientre de su madre (Gá. 1: 15).

Dios es soberano referente a elegir a sus siervos y ponerlos en el ministerio: "No me elegisteis a mí, sino que yo os elegí a vosotros" (Jn. 15:16).

                   b) Dios dirige a menudo a través de cosas que aparentemente son accidentales e insignificantes.

Cuando José fue enviado a Siquem para estar con sus hermanos, no los encontró en aquel lugar. Sin embargo, un hombre los había oído decir que iban a Dotán y se lo informó al joven. No fue por accidente que los hermanos de José se trasladaron allí¡ Dotán estaba en la ruta de Egipto, un factor clave para que José fuera a aquel país. Esto fue un paso necesario para poner en marcha el plan divino de salvar el pueblo escogido en un período de hambre (Gn. 37).

c) Muchas veces los actos libres de los hombres son guiados por Dios.

Cuando los israelitas pidieron a los egipcios alhajas de plata y de oro y vestidos "Jehová hizo que el pueblo se ganara el favor de los egipcios y estos les dieron cuanto podían" (Éx. 12:35-36).

Esdras reconoció que Dios había influenciado la actitud de Artajeres:

ESDRAS 7:27 27Bendito Jehová Dios de nuestros padres, que puso tal cosa en el corazón del rey, para honrar la casa de Jehová que está en Jerusalén,

Referente a los creyentes, el apóstol Pablo asevera:

FILIPENSES 2:13 (NVI)  pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad.[13]

Sin tal control providencial no tendría sentido el orar por los gobernadores y los que juzgan con autoridad, ni tampoco por la salvación de los inconversos[14]

    La providencia como:

4. La relación del gobierno de Dios con el pecado y los pecadores

SANTIAGO 1:13-14 (CST) 13Pero si alguien se siente tentado a hacer algo malo, no diga que es Dios quien le tienta, porque Dios no tienta a nadie, ni por nadie puede ser tentado. 14  La tentación es la seductora atracción que ejercen sobre el hombre sus propios malos deseos. [15]

a) Dios permite que el hombre peque.

Hemos observado que Dios es soberano sobre la naturaleza y la historia. Sin embargo no debemos interpretar la providencia como predestinación absoluta. La Biblia enseña claramente

que el hombre tiene albedrío y es responsable por sus actos.

La providencia, en efecto, lo gobierna todo "con poder y con suavidad». Señal de soberano poder y de suave delicadeza es respetarle al hombre su albedrío, lo cual implica tolerar el evento de su ejercicio para el mal. Aunque Dios otorga al hombre la libertad, ni el acto malo ni sus consecuencias pueden ser atribuidos a él.

1 JUAN 2:16 (DHH)  porque nada de lo que el mundo ofrece viene del Padre, sino del mundo mismo. Y esto es lo que el mundo ofrece: los malos deseos de la naturaleza humana, el deseo de poseer lo que agrada a los ojos y el orgullo de las riquezas.

Por otra parte, las malas decisiones y acciones, el error y el pecado que son obra de una libertad desorientada, no escapan a la providencia de Dios ni alternan sus planes. Se llevan a cabo misteriosamente los propósitos de Dios en coyuntura con o a través de las acciones humanas, tanto buenas como malas.

b) Dios puede prevenir que los hombres pequen.    

A veces el Señor actúa para impedir que el hombre haga mal. Advirtió en sueños a Abimelec cuando este pensaba añadir a Sara a su harén:

GENESIS 20:3 3Pero Dios vino a Abimelec en sueños de noche, y le dijo: He aquí, muerto eres, a causa de la mujer que has tomado, la cual es casada con marido.

De igual manera habló a Labán el sirio aconsejándole:

GENESIS 31:24 (DHH)  Pero aquella noche Dios se le apareció a Labán el arameo en un sueño, y le dijo: "Escucha, no le hables a Jacob en forma brusca.”

c) Dios no siempre previene el pecado, sino que a veces permite que la maldad llegue a su colmo.

Las Escrituras indican que, en algunas ocasiones y por ciertos fines, Dios aleja su mano que impide el desarrollo del pecado.

Refiriéndose a Ezequías cuando este recibió amistosamente a los mensajeros de los príncipes de Babilonia, el escritor inspirado dice:

2 CRÓNICAS 32:31 31Mas en lo referente a los mensajeros de los príncipes de Babilonia, que enviaron a él para saber del prodigio que había acontecido en el país, Dios lo dejó, para probarle, para hacer conocer todo lo que estaba en su corazón.

El Señor abandona a veces a su pueblo rebelde o entrega pecadores a su inmundicia como un castigo:

SALMOS 81:11-12 11Pero mi pueblo no oyó mi voz, E Israel no me quiso a mí. 12Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón; Caminaron en sus propios consejos.

Los gentiles detenían "con injusticia" la revelación divina en la naturaleza y se daban gustosamente a pecados abominables! por lo tanto, Dios "los entregó a pasiones vergonzosas"

(Ro. 1:18-32).

d) Dios puede determinar los límites del mal y sus efectos.

En la prueba de Job! Jehová dijo a Satanás:

JOB 1:12 12Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová.

Esto indica que el maligno "no dispone de poder autónomo, sino que actúa dentro de los límites fijados por el Señor»[16]

El salmista testifica:

SALMOS 124:2-32A no haber estado Jehová por nosotros, Cuando se levantaron contra nosotros los hombres, 3Vivos nos habrían tragado entonces, Cuando se encendió su furor contra nosotros.

Nos animan las palabras de Pablo:

1 CORINTIOS 10:13 13No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

Aunque el enemigo nos ataque, Dios le pone límites.

e) Dios puede cambiar la dirección del pecado.

No obstante que el Señor permite que algunos pecados sean cometidos, a veces los encamina para que sirvan a sus propósitos.

Un ejemplo destacado se ve en la maldad de los hermanos de José. Ellos querían matarle, una maldad terrible a la vista de Dios. Sin embargo, Jehová les permitió llevar a cabo su plan excepto por un detalle. Rubén convenció a sus hermanos que les convenía venderlo como esclavo. Al transcurrir muchos años, los hermanos de José llegan a él preocupados de que cobrara venganza, José los tranquiliza diciendo: "No temáis, pues ¿acaso estoy yo en lugar de DIOS? Vosotros pensasteis

hacerme mal, pero Dios lo encaminó a bien ... para mantener con vida a mucha gente" (Gn. 50:19-20).

 

    La providencia y:

5. Los fines del gobierno divino

HECHOS 14:17 (BLA)  pero no por eso dejó de manifestarse, pues continuamente derrama sus beneficios. El es quien desde el cielo les da las lluvias, y los frutos a su tiempo, dando el alimento y llenando los corazones de alegría."

¿Cuáles son los fines específicos de su providencia?

a) Dios gobierna el mundo para el bien y la felicidad de sus criaturas. En la tentación de Eva, Satanás insinúa que Dios quiere privar a la primera pareja de algo bueno (Gn. 3:4-5), y el adversario sigue tratando de convencer a los hombres con esta mentira.

Jesús dice que el Padre celestial "hace salir su sol sobre malos y buenos y llover sobre justos e injustos» (Mt.5:45).

Más particularmente, Dios desea el bien de sus hijos. Por esto, el salmista afirma:

SALMOS 84:1111Porque sol y escudo es Jehová Dios; Gracia y gloria dará Jehová. No quitará el bien a los que andan en integridad.

Sin embargo, la declaración más inclusiva sale de la pluma del apóstol Pablo:

ROMANOS 8:28 (NVI) "Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito».

b) Dios gobierna el mundo pensando en la salvación y preparación de un pueblo para su nombre. Eligió a Israel a fin de que fuera su exclusiva posesión (Éx. 19:5-6), y ha llamado a la iglesia para el mismo propósito (Tit. 2:14; 1 P. 2:9).

La encarnación, la muerte expiatoria de Cristo, la venida del Espíritu Santo, la producción y preservación de las Escrituras y el establecimiento de la Iglesia y su ministerio, todo esto tiene el propósito de preparar un pueblo para Dios (Ef. 3:9-10; 5:25-27).

 

CONCLUSION:

La Providencia tiene mucho que ver con la vida cristiana pues podemos confiar que nuestros tiempos están en la mano de Dios, y él cuida de nosotros.

No tenernos que preocuparnos innecesariamente sobre el futuro y sus amenazas. Podemos orar y saber que Dios nos escucha, no estamos solos, siempre tenemos al Ayudador divino a nuestro lado.

La providencia, así entendida, es quizás el terna más frecuente y hermoso en las Sagradas Escrituras. Suministra además la clave para comprender la historia de la salvación, y es la roca del fundamento del edificio de nuestra fe en el Padre Celestial.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


[1] Pablo Hoff.  TEOLOGíA EVANGÉLICA Edición en español publicada por Editorial Vida – 2005, Miami, Florida

[2] Providencia, Concilio Vaticano 1, 1870.

[3] Libro Del pueblo de Dios.

[4] William Dyrness, Temas de la Teología del Antiguo Testamento, Editorial Vida, Miami, FL, 1989, p. 58.

[5] Emil Brunner, The Christian Doctrine o { Creation and Redemption, Westminster, Philadelphia, PA, 1952, p. 152.

 

[6] Biblia Al Día.

[7] Henry C. Thiessen, Introductory Lectures in Systematic Theology, MI, 1952, pp. 177-178.

 

[8] La Biblia Latinoamericana.

[9] Erickson, op. cit., p. 395

[10] Erickson, op. cit., p. 397.

[11] Donald Bloesch, God theAlmighty, Intervarsity Press, Downers Grave,IL, 1995, p. 115.

[12] Ibid.

[13] Nueva Version Internacional.

[14] Thiessen, op. cit., p. 181.

[15] Castellano Antiguo.

[16] Nota en Santa Biblia Reina Va1era 1995, Edición de estudio, Sociedades Bíblicas Unidas, 1995, p. 622.

 

¿QUÉ PIDE JEHOVÁ DE SU PUEBLO?

DOMINGO 20 OCTUBRE 2019


 

DEUTERONOMIO 10:12-13

12Ahora, pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma; 13que guardes los mandamientos de Jehová y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que tengas prosperidad?

 

INTRODUCCION:

En respuesta a la pregunta retórica, ¿qué exige Jehovah de Israel?  Moisés presenta cinco requisitos necesarios para una relación íntima y personal con Dios. 

Estos requisitos aparecen varias veces en los sermones de Moisés y en contextos diferentes en las exhortaciones a Israel. Estas cinco demandas inculcan en la mente y en el corazón de cada israelita la importancia de la completa fidelidad al Dios del pacto.  Cada demanda es un aspecto diferente de la actitud de amor y reverencia hacia Dios; cada demanda representa lo que significa tener sólo a Jehovah como el Dios de Israel.

 

  1. JEHOVÁ PIDE QUE LO HONREN

 DEUTERONOMIO 10:12 (DHH)  "Y ahora, israelitas, ¿qué pide de ustedes el Señor su Dios? Solamente que lo honren y sigan todos sus caminos; que lo amen y lo adoren con todo su corazón y con toda su alma,

El temor de Dios es una actitud de reverencia y respeto hacia Dios, que pasa progresivamente por las siguientes etapas: Una conciencia de que Dios es el dueño de nuestras almas, y tiene el poder de otorgarnos la salvación eterna o condenarnos a la destrucción.

Se describen dos clases de temor de Dios: el temor filial y el servil.

El temor de Dios filial es aquel por el que se detesta el pecado o se aparta de él, no por las penas con que son castigados los pecadores, sino porque aquello es una ofensa a Dios, algo que le desagrada a Él.

Por otra parte, temor servil es el que evita el pecado por la pena que lleva consigo.

Es decir, como dice San Basilio: "hay tres estados en los que se puede agradar a Dios.

A.- Hacemos lo que agrada a Dios por temor al castigo y entonces estamos en la condición de esclavos; B.- Buscando la ventaja de un salario cumplimos las órdenes recibidas en vista de nuestro propio  

      provecho, asemejándonos así a los mercenarios;

C.- Hacemos el bien por el bien mismo y estamos así en la condición de hijos.

El temor del Señor, que surge del conocimiento de la dureza nuestra ante la presencia del Dios santo, debe formar la emoción principal en el corazón que motive al hombre a caminar en todos los caminos del Señor, y a mantener una conducta moral en su forma más estricta.

Este temor, que antes de nada nos capacita para comprender la misericordia de Dios, despierta el amor, cuyo fruto se manifiesta en servir a Dios con todo el corazón y con toda el alma

           

 

 

2. JEHOVÁ PIDE ANDAR EN TODOS SUS CAMINOS

 DEUTERONOMIO 10:12   (BAD) (Biblia al Día) 12Y ahora, Israel, ¿qué te pide el Señor tu Dios? Simplemente que le temas y andes en todos sus caminos, que lo ames y le sirvas con todo tu corazón y con toda tu alma,

“Camino” en la Biblia se presenta también como una ruta de viaje en la conducta humana, la manera de vida en la cual la persona vive.

A través del ejemplo y doctrina de Cristo, Él nos enseña nuestros deberes, y del mismo modo Él es el Camino. En Cristo, Dios y el hombre se encuentran y son traídos a una unión.

Cristo se convierte en el Camino o la Ruta para llegar al cielo.

En el Libro de los Hechos, “el Camino” fue uno de los primeros nombres que se le dio al Cristianismo.

HECHOS 9:2 2y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén.

Saulo (Pablo) fue enviado a perseguir a todas las personas que pertenecieran al Camino.

Apolos fue instruido en el camino del Señor.

HECHOS 18:25 25Este había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor, aunque solamente conocía el bautismo de Juan.

Aun así, la Biblia hablaría de un profundizar en el Camino, tal como en:

HECHOS 18:26 26Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios.

Cuando Aquila y Priscila “le expusieron más exactamente (a Apolos) el camino de Dios”, o más completo o totalmente.

Apolos era un hombre salvo, pero vino predicando únicamente el mensaje de Juan el Bautista. Pablo deja en claro en:

HECHOS 19:4 4Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo

Este mensaje del Bautismo era el Nuevo Nacimiento. Aun así, Apolos no conocía las verdades más profundas acerca del “Camino”. Estos esposos llevaron a Apolos a un entendimiento más profundo acerca “del Camino”.

Isaías nos habla de un camino dentro del camino, o un camino “más elevado”, este camino elevado es el Camino de Santidad. ¡Si, un camino en medio del camino!

ISAÍAS 35:8 8Y habrá allí calzada y camino, y será llamado Camino de Santidad; no pasará inmundo por él, sino que él mismo estará con ellos; el que anduviere en este camino, por torpe que sea, no se extraviará.

Cuando el sumo sacerdote Josué recibe una advertencia. Habiendo sido limpiado, Josué es apto para estar en la presencia de Dios. Recibe el encargo de andar en los caminos de Dios y guardar su ordenanza. Ambas expresiones significan el vivir y el actuar según lo que Dios quiere.

ZACARIAS 3:7 7Así dice Jehová de los ejércitos: Si anduvieres por mis caminos, y si guardares mi ordenanza, también tú gobernarás mi casa, también guardarás mis atrios, y entre éstos que aquí están te daré lugar.

  

3. JEHOVÁ PIDE QUE LO AMES CON TODO EL CORAZON

DEUTERONOMIO 10:12  (LBLA) (La Biblia de Las Américas) 12Y ahora, Israel, ¿qué requiere de ti el SEÑOR tu Dios, sino que temas al SEÑOR tu Dios, que andes en todos sus caminos, que le ames y que sirvas al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma,

 Amar a Dios y guardar Sus mandamientos esto es la Palabra de Dios, los cuales son cosas inseparables una de la otra. Jesús lo puso absolutamente claro. ¡El que lo ama guarda la Palabra de Dios y aquel que no guarda la Palabra de Dios no le ama!

Entonces amar a Dios, el principal mandamiento

MATEO 22:36-40 36Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? 37Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38Este es el primero y grande mandamiento. 39Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.  40De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.

No significa que siento bonito sentado en la banca de la iglesia el domingo en la mañana. Más bien lo que significa es que trato de hacer lo que complace a Dios, lo que hace feliz a Dios. Y eso es una cuestión diaria.

JUAN 14:15 15Si me amáis, guardad mis mandamientos.

JUAN 14:21-24 21El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. 22Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo? 23Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. 24El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.

El amor de Dios en Cristo, en los corazones de los cristianos por el Espíritu de adopción, es la prueba grande de la conversión. Esta debe ser probada por sus efectos en sus temperamentos, y en sus conductas para con sus hermanos.

1 JUAN 4:19-21 19Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero. 20Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? 21Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano.

 

 

    4. JEHOVÁ PIDE QUE LE SIRVAS CON TODA EL ALMA

DEUTERONOMIO 10:12   (NBLH) (Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy)  12"Y ahora, Israel, ¿qué requiere de ti el SEÑOR tu Dios, sino que temas (reverencies) al SEÑOR tu Dios, que andes en todos Sus caminos, que Lo ames y que sirvas al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma,

Hoy también Dios nos pide a Sus hijos, salvados por la obra perfecta de Cristo, que lo sirvamos con todo nuestro corazón y con toda nuestra alma.

Esto nos habla de una vida completamente entregada a Él porque Dios actúa a través de nosotros. Él quiere utilizar nuestros labios, nuestras manos, nuestros pies, todo nuestro ser, para servir a las personas que nos rodean.

Pero siempre debemos estar en plena dependencia de Él; porque como dijo Jesús:

JUAN 15:5 5Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

Servir de buena gana. David le pide a su hijo Salomón:

1CRONICAS 28:9 9Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario; porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos. Si tú le buscares, lo hallarás; más si lo dejares, él te desechará para siempre.

Dios escudriña nuestro corazón y nuestros pensamientos. A Él no lo podemos engañar, por tanto no debemos servir al Señor por obligación ni tampoco como una carga. Si así lo hacemos, no sirve. Debemos hacerlo de todo corazón y con nuestra voluntad rendida en obediencia, buscando complacer a Dios en todo.

Buscando Su gloria. Pablo nos recomienda:

1 CORINTIOS 10:31 31Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.

Todo lo que hagamos debe ser hecho buscando Su gloria.

Jesús nunca utilizó Su poder en beneficio propio sino que siempre lo hizo buscando la gloria del Padre. Nosotros también, siguiendo Su ejemplo, debemos buscar la gloria de Dios, el beneficio y la salvación de todos los que nos rodean.

Con amor. Pablo recomienda:

GALATAS 5:13 13Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.

Necesitamos olvidarnos de nosotros mismos y pensar en los demás.

Debemos hacerlo con el mismo amor con que el Señor Jesús nos amó a nosotros.

 

5. JEHOVÁ QUE GUARDES SUS MANDAMIENTOS

DEUTERONOMIO 10:13 13que guardes los mandamientos de Jehová y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que tengas prosperidad.

Moisés llamó a Israel a ejercitar la única opción que tenía para sobrevivir: hacer un compromiso total con el Señor. Tal compromiso era para que el pueblo tuviera prosperidad,  “para que te vaya bien”, dice Moisés en:

DEUTERONOMIO 4:40 (LPD) (Libro del Pueblo)  - Observa los preceptos y los mandamientos que hoy te prescribo. Así serás feliz, tú y tus hijos después de ti, y vivirás mucho tiempo en la tierra que el Señor, tu Dios, te da para siempre.

¿Tenía Israel la garantía de prosperidad si obedecía las leyes de Dios? Sí, pero tenemos que ver cuidadosamente qué significaba eso.

Las leyes de Dios se diseñaron para hacer de esa nación escogida una nación saludable, justa y misericordiosa.

Cuando el pueblo seguía esas leyes, prosperaba.

Sin embargo, esto no quiere decir que no había enfermedades, ni tristezas ni incomprensiones entre ellos. En lugar de eso, significa que prosperaron como nación, y que los problemas individuales los manejaron de la manera más justa posible.

Actualmente la promesa de Dios de prosperidad —su presencia constante, su consuelo y los recursos para vivir como debemos— se extiende a todos los creyentes.

Enfrentaremos pruebas, Jesús nos lo aseguró. Pero evadiremos la calamidad que es resultado directo del pecado intencional y sabremos que en el cielo nos espera un gran tesoro.

 

 

CONCLUSION:

 

                            ¿QUÉ PIDE JEHOVÁ DE SU PUEBLO?

 

1.      QUE LO HONREMOS

2.      ANDAR EN TODOS SUS CAMINOS

3.      AMARLE CON TODO EL CORAZON

4.      SERVIRLE CON TODA EL ALMA

5.      GUARDAR SUS MANDAMIENTOS

 

LOS ATRIBUTOS COMUNICABLES DE DIOS

DOMINGO 13 DE OCTUBRE 2019

 

1 PEDRO 2:9

 9Más vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

 

INTRODUCCION:

Definición: La expresión "atributo” no es muy afortunada. Da la impresión que algo es añadido al ser de Dios. Mejor sería hablar de sus "excelencias” o de sus "virtudes”. Esto también se ve reflejado en el uso bíblico. Como dice 1 Pedro 2:9

¿Cómo es Dios semejante a nosotros en su ser y en sus atributos mentales y morales?

Consideraremos los atributos de Dios que son «comunicables», o de los que nosotros participamos.

 

    Los atributos comunicables de Dios son su:

1. SANTIDAD

ÉXODO 15:11 11¿Quién como tú, oh Jehová, entre los dioses? ¿Quién como tú, magnífico en santidad,

La palabra hebrea para "santo” es qadash que viene de la palabra qad que significa "cortar” o "separar”. La misma idea está detrás de la palabra griega hagiazo o hágios.

Incluso del significado lingüístico se puede ya desprender que el significado de esta palabra no es en primer lugar una virtud moral o una cualidad religiosa.

Su significado principal se refiere a una relación o posición: el ser totalmente distinto.

En cuanto al atributo de Dios de ser totalmente distinto y separado de nosotros, hay numerosos pasajes que lo demuestran:

1 SAMUEL 2:2  2No hay santo como Jehová; Porque no hay ninguno fuera de ti, Y no hay refugio como el Dios nuestro.

ISAÍAS 57:15 15Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados.

Viendo a Dios como un ser absolutamente perfecto y diferente en todos los sentidos evoca en el ser humano un sentido total de dependencia y de pequeñez delante de este gran y temible Dios.

Pero la santidad de Dios contiene otro elemento que no enfatiza tanto su "posición” como ser distinto que el aspecto ético de la santidad.

En realidad los dos aspectos están relacionados. La santidad de Dios en el sentido ético significa sencillamente que Dios está separado de todo pecado y de todo mal.

Dios no puede tener comunión con el pecado y tampoco con el pecador.

JOB 34:10 10 Por tanto, varones de inteligencia, oídme: Lejos esté de Dios la impiedad,

Y del Omnipotente la iniquidad.

La palabra "santo” aquí es usado en el sentido de "pureza”.

Pero la santidad en el sentido ético no es solamente negativo: "separación de” sino también positivo, enfatizado excelencia o perfección moral.

La reacción del hombre ante esa perfección de Dios es un sentido de impureza, como lo vemos reflejado en:

ISAÍAS 6:5 5Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.

La santidad de Dios es revelada en la ley dada a Israel.

La ley tenía la gran tarea (entre otras) de fomentar en el pueblo de Israel una conciencia de la santidad de Dios.

La palabra "santo” es aplicada a su tierra, a una parte de su tabernáculo, a sus sacerdotes, a ciertos utensilios, etc.

 

 

     Los atributos comunicables de Dios son su:

2. JUSTICIA

ESDRAS 9:15 15Oh Jehová Dios de Israel, tú eres justo, puesto que hemos quedado un remanente que ha escapado, como en este día. Henos aquí delante de ti en nuestros delitos; porque no es posible estar en tu presencia a causa de esto.

Este atributo de Dios está estrechamente conectado con su santidad.

El concepto bíblico de la justicia de Dios tiene sus raíces en la palabra tsaddiq cuyo significado básico es "recto”.

Ser justo sencillamente significa: "hacer lo que es correcto”.

En cuanto al hombre, lo que es correcto se define por la ley de Dios. Pero, ¿cómo podemos definir la justicia de Dios mismo, puesto que El no está sometido a una ley superior?
            La justicia de Dios se expresa en la "rectitud” y la coherencia de todas sus acciones con sus atributos y su carácter. Dios no hace ni tolera ninguna cosa que vaya en contra de sus atributos.

La ley es la expresión del carácter mismo de Dios. Por lo tanto, Dios no puede mentir, actuar parcialmente, engañar, etc.
            La justicia de Dios se manifiesta en el hecho de que Dios actúa con el hombre de una forma absolutamente imparcial y justa en el pleno sentido de la palabra.

Dios ha dado al hombre sus leyes como expresión de su carácter y como guía para llevar una vida de acuerdo con su carácter.

Al mismo tiempo cada hombre recibirá o el castigo debido según las leyes o la recompensa correspondiente según sus promesas.

NEHEMÍAS 9:8 8y hallaste fiel su corazón delante de ti, e hiciste pacto con él para darle la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del jebuseo y del gergeseo,  para darla a su descendencia; y cumpliste tu palabra, porque eres justo.

SALMO 119:137 137 Justo eres tú, oh Jehová, Y rectos tus juicios.

           Lamentaciones 1:18 Y 2 Timoteo 4:8

Entonces, ¿cómo es posible que Dios justifique al pecador y sin embargo siga siendo un Dios justo? La respuesta encontramos en La carta a los romanos:

 

 

ROMANOS 3:21-26 21Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; 22la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, 23por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, 24siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, 25a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, 26con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

Jesucristo pagó el precio que un Dios justo demandó. El precio fue pagado.

Así Dios sigue siendo justo (de acuerdo con su santidad) y al mismo tiempo puede declarar justo al que cree en Jesucristo.

 

     Los atributos comunicables de Dios son su:

3. AMOR

1 JUAN 4:8 8El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.

La palabra "amor” es una palabra muy usada, pero poca definida.

La palabra del NT que contiene ese concepto de amor es ágape. 

El amor no tiene que ver en primer lugar con emociones y sentimientos. Si queremos acercarnos al significado de esta palabra tenemos que dejar al lado por un momento todas nuestras ideas de amor influenciadas por conceptos no- bíblicos.

Vamos a definir el amor de Dios de forma siguiente: El amor de Dios es el atributo de su carácter que busca el cumplimiento de su voluntad en el objeto de su consideración. Saliendo de esta definición podemos afirmar lo siguiente:

  • En cuanto a Dios mismo: "Dios es amor" quiere decir: Dios busca su propia gloria y el cumplimiento de su propia voluntad.
  • En cuanto a los hombres: "Dios ama al mundo." quiere decir: El quiere que su voluntad sea cumplida en la tierra.

Esa definición también se aplica al amor que los hombres tienen unos con otros: "Amar a nuestro prójimo" significa: estamos intentando que la voluntad de Dios se cumpla en la vida de nuestros familiares, amigos, vecinos, compañeros, etc.

El amor de Dios tiene su raíz en su deseo de comunicarse, de tener un "objeto" para poder mostrar su amor.

Dios se está comunicando eternamente entre las personas de la Trinidad. Por eso, el concepto de un Dios de amor requiere la existencia eterna de más que una persona divina.

La creación del hombre y de los ángeles también es resultado del deseo del amor divino de comunicarse también con un ser creado.

Aunque no hubo necesidad para la creación, de su libre voluntad y movido por su deseo de comunicarse, Dios hizo al hombre.

El amor humano también se refleja en el deseo de comunicarse. Dónde no hay amor, no hay comunicación.

EFESIOS 2:4-5 4Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, 5aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),

ISAÍAS 43:4 4Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida.

JEREMÍAS 31:3 3Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.

Hay quien dice: Dios ama a todos los hombres y por lo tanto finalmente, todo el mundo será salvo. Este concepto se llama universalismo".

El problema con esta postura está en el hecho de que el amor de Dios no actúa de forma independiente de su justicia. La base de esta postura equivocada es el concepto de amor humano que muchas veces actúa de forma irracional y arbitraria a base de sentimientos de simpatía o antipatía. El amor de Dios siempre está en plena y perfecta armonía con los demás atributos suyos.

Además el amor bien entendido incluye también el concepto de un castigo justo.

 

    Los atributos comunicables de Dios son su:

4. VERDAD

SALMO 19:9 9El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre; Los juicios de Jehová son verdad, todos justos.

Para definir lo que es la verdad, vamos a acercarnos a una definición a través de cuatro afirmaciones:

  • La idea bíblica de lo que es la verdad o lo verdadero contrasta con lo que es una ficción o imaginario. Yawé es el Dios verdadero porque El realmente es Dios.
  • Algo que es verdadero es algo que cumple todos lo requisitos de su propia definición. Por ejemplo: "Dios verdadero” significa que Yawé es el único que cumple con todas las perfecciones que Dios tiene que tener para ser Dios.
  • Lo verdadero es algo en que la apariencia o la manifestación concuerda totalmente con la esencia o el carácter. Dios es verdad o verdadero porque el es exactamente lo que pretende ser.
  • Uno se puede fiar totalmente en la verdad porque no falla ni engaña. Porque Dios no cambia y es fiel y justo, también El es verdad.

Ese atributo es esencial para poder poner nuestra confianza en su Palabra y también es el fundamento de todo conocimiento.

Nos garantiza de que nuestros sentidos no nos engañan y que la realidad tal como la percibimos realmente es así (la vida no es un sueño).

JUAN 19:35 35Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis.

            Entonces usted talvez dirá: ¿Aprobó Dios la mentira de Rahab en Josué 2:4-5?
No. En ninguna parte de la historia leemos que Dios aprobó la mentira como tal.
Sin embargo su afirmación falsa dio evidencia de su fe en la veracidad de las promesas dadas al pueblo de Israel.

JOSUE 2:4-5 4Pero la mujer había tomado a los dos hombres y los había escondido; y dijo: Es verdad que unos hombres vinieron a mí, pero no supe de dónde eran. 5Y cuando se iba a cerrar la puerta, siendo ya oscuro, esos hombres se salieron, y no sé a dónde han ido; seguidlos aprisa, y los alcanzaréis

Ella se salva no por haber mentido, sino por haber tenido fe en las promesas de Dios:

HEBREOS 11:31 31Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes,  habiendo recibido a los espías en paz.

     Los atributos comunicables de Dios son su:

5. SOBERANÍA

2 CRONICAS 20:6 6y dijo: Jehová Dios de nuestros padres, ¿no eres tú Dios en los cielos, y tienes dominio sobre todos los reinos de las naciones? ¿No está en tu mano tal fuerza y poder, que no hay quien te resista?

Dios es el creador de todo el universo su voluntad es la causa de todas las cosas y El ejerce el gobierno ilimitado sobre el universo.

Por ser el creador del mundo, todo el universo le pertenece a Él.

Él tiene la autoridad absoluta sobre los ángeles (incluidos los ángeles caídos) y los hombres.

El mantiene todas las cosas con su poder ilimitado y determina los fines y el propósito de todas las cosas. El gobierna como rey en el universo.

b. Referencias bíblicas

NEHEMÍAS 9:6 6Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran.

En este contexto cabe también tocar el asunto de la "voluntad" de Dios.

Básicamente se puede hacer una distinción entre la voluntad decretada (o secreta) y la voluntad revelada de Dios. Esta diferencia tiene su base en:

DEUTERONOMIO 29:29 29Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley.

La voluntad decretada de Dios está básicamente escondida en Dios y por lo tanto desconocida.

ROMANOS 9:18 18De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece.

ROMANOS 11:33-34 33¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! 34Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?

Su voluntad revelada fue dada a conocer a través de la Palabra de Dios, la Biblia.

MATEO 7:21 21No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

MIQUEAS 6:8 8Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.

En el ejercicio de su voluntad, Dios está absolutamente libre. El ejerce su voluntad siempre de acuerdo con sus atributos y esto es a la vez la expresión máxima de libertad. Dios, sin embargo, no tiene que obedecer a ninguna ley superior ni a ninguna causalidad.

 

 

    Los atributos comunicables de Dios son su:

6. BONDAD

MATEO 5:45 45para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.

 

Algo es bueno si en todos los aspectos es idéntico con lo que es ideal. Si hablamos de la bondad de Dios, hablamos del hecho de que Él es como deberla ser, siendo Dios, en todos los aspectos.

Él es por lo tanto también la fuente de todo lo que es bueno en cuanto a sus criaturas.

La consecuencia en cuanto a nosotros es que Dios quiere que alcancemos la meta por la cual Él nos ha creado. Todas sus acciones en nuestra vida son caracterizadas por su bondad:

En cuanto al creyente significa esto: la bondad de Dios nos gula hacia la salvación y una vez salvado, nos transforma cada vez más en la imagen suya.

Su bondad es la causa por la cual Dios esté derramando bendiciones divinas sobre nuestras vidas. Dios constantemente tiene en mente lo que es lo mejor para una persona. Lo mejor para una persona es lo que más glorifica al nombre de Dios.

HECHOS 14:17 17si bien no se dejó a sí mismo sin testimonio, haciendo bien, dándonos lluvias del cielo y tiempos fructíferos, llenando de sustento y de alegría nuestros corazones.

Salmo 145: 9.15.16

¿Es Dios entonces el autor del pecado? No. Dios permitió el pecado. Pero no es el autor responsable del pecado. Algunos versículos bastan para descartar esta idea por completo:

SANTIAGO 1:13 13Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie;

  • Job 34:10  Y  Deuteronomio 32:4

Más allá de estas afirmaciones no podemos ir: Dios no es autor material del pecado, pero permite su existencia para dar a conocer sus atributos

 

 

     Los atributos comunicables de Dios son su:

7. GRACIA

HEBREOS 4:16 16Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

La palabra "gracia” es una traducción de las palabras (hanan) y (cháris).

La gracia es un favor inmerecido. Por lo tanto podemos decir que la gracia de Dios es la expresión de su bondad y amor hacia los que no tienen ningún derecho a recibirla y que están en un estado de condenación justa.
            La gracia de Dios es la fuente de toda bendición espiritual.

Por gracia tenemos acceso a la salvación

ROMANOS 3:24 24siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,

Por gracia salió el mensaje de la salvación al mundo

HECHOS 14:3 3Por tanto, se detuvieron allí mucho tiempo, hablando con denuedo, confiados en el Señor, el cual daba testimonio a la palabra de su gracia, concediendo que se hiciesen por las manos de ellos señales y prodigios.

Por gracia pecadores reciben la salvación en Jesucristo

Efesios 2:8 8Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;

Por gracia somos justificados

ROMANOS 4:16 16Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros

Por gracia somos ricos de bendiciones espirituales

JUAN 1:16 16Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia.

 

 

    Los atributos comunicables de Dios son su:

8. MISERICORDIA

DEUTERONOMIO 5:10 10y que hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

La palabra "gracia” tiene que ver con el hecho de que el hombre esté culpable delante de Dios y por lo tanto necesita perdón.

La palabra "misericordia” enfoca las consecuencias del pecado y el estado lamentable del hombre como consecuencia de ello.

LUCAS 6:36 36Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.

La misericordia de Dios es la base de la ayuda que Dios da al hombre para salir de su estado lamentable.

La misericordia de Dios es su atributo a base del cual Dios ayuda y salva a los que están perdidos en las consecuencias de sus pecados.

SALMO 57:10 10 Porque grande es hasta los cielos tu misericordia, Y hasta las nubes tu verdad.

Su misericordia se muestra en la gracia común que Dios muestra a todos los hombres y en la gracia particular que a los que creen en El.

DEUTERONOMIO 7:9 9Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones;

 

    Los atributos comunicables de Dios son su:

9. PACIENCIA

SALMO 86:15 15 Mas tú, Señor, Dios misericordioso y clemente, Lento para la ira, y grande en misericordia y verdad,

Este atributo de Dios está relacionado con el amor y la bondad de Dios.

Dios no castiga nuestros pecados inmediatamente. El juicio sobre el pecador se retrasa mientras que durante este tiempo los unos se salvan y los otros insisten en su rebelión contra Dios.

2 PEDRO 3:15 15Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito,

  • Éxodo 34:6;  Romanos 2:4;  1 Pedro 3:20

 

CONCLUSION:

Los atributos comunicables de Dios son su:

1. SANTIDAD

2. JUSTICIA

3. AMOR

4. VERDAD

5. SOBERANÍA

6. BONDAD

7. GRACIA

8. MISERICORDIA

9. PACIENCIA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 .

LOS ATRIBUTOS INCOMUNICABLES DE DIOS

DOMINGO 6 DE OCTUBRE 2019

 

1 PEDRO 2:9  9Más vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

 

INTRODUCCION:

Definición: La expresión "atributo” no es muy afortunada. Da la impresión que algo es añadido al ser de Dios. Mejor sería hablar de sus "excelencias” o de sus "virtudes”. Esto también se ve reflejado en el uso bíblico.

1 Pedro 2:9 habla de las "virtudes” de Dios y usa la palabra griega areté que comunica precisamente esta idea. La esencia o el ser de Dios consiste en la totalidad de sus virtudes.

Tomando esto en cuenta intentamos definir lo que es un atributo (virtud, excelencia) de Dios, siguiendo básicamente la definición de Berkhof:

Los atributos de Dios son las perfecciones que son reveladas del ser divino en las Escrituras o que son visiblemente puestos de manifiesto por Dios en las obras de su creación, providencia y redención.

Seguiremos, sin embargo, usando la palabra "atributo” por conveniencia.

 

     Los atributos incomunicables son:

1. LA AUTO-EXISTENCIA DE DIOS

JUAN 5:26 26Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo;

Dios tiene la base de su existencia en si mismo. El término técnico para esta palabra es la expresión latina "aseitas” (“él que tiene su origen en sí mismo”).

Este atributo se expresa en su nombre Yawé (relacionado con el verbo hebreo hayah = ser.)

Dios es independiente en sus pensamientos:

ROMANOS 11:33-34 33¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! 34Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?

Dios es independiente en su voluntad:

DANIEL 4:35 35Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?

Dios es independiente en su poder:

SALMO 115:3 3 Nuestro Dios está en los cielos; Todo lo que quiso ha hecho.

 

 

Los atributos incomunicables son:

2. LA UNICIDAD DE DIOS

1 REYES 8:60 60a fin de que todos los pueblos de la tierra sepan que Jehová es Dios, y que no hay otro.

 

1. Lo que se nos enseña aquí a creer acerca de Dios:

(A) Que Jehová es nuestro Dios. El Dios a quien amamos y servimos, por el que somos protegidos y cuidados, es Jehová (o Yahweh), es decir, el Ser infinita y eternamente perfecto, autoexistente y todosuficiente.

(B) Que Él es el único Dios vivo y verdadero. Nadie ni nada puede arrogarse la Deidad, sino sólo Él, en exclusiva. La fe firme en esta verdad debía ser suficiente para mantenerlos libres de toda idolatría, y debería ser suficiente para mantenernos a los creyentes libres del apego idolátrico a las cosas de este mundo. ¡Dichosos los que tienen a Éste por su único Dios, a Él aman por encima de todo, y a Él sirven con todo su ser; porque tienen al único amo que ni cambia ni se les puede morir, y al único bienhechor de quien asirse y en quien refugiarse (Stg. 1–17).

(C) Deuteronomio 6:4 no es contrario a la Trina Deidad:

(a) Porque el desdoblamiento de Jehová en dos personas es patente en el Antiguo Testamento, no sólo en las varias menciones del divino Ángel de Jehová, sino en lugares como Zacarías 3:2, donde el desdoblamiento es evidente;

ZACARÍAS 3:1-2 1Me mostró al sumo sacerdote Josué,  el cual estaba delante del ángel de Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle.  2Y dijo Jehová a Satanás: Jehová te reprenda,  oh Satanás; Jehová que ha escogido a Jerusalén te reprenda. ¿No es éste un tizón arrebatado del incendio?

 (b) porque la palabra uno expresa la unidad de naturaleza individual (Jn. 10:30); «somos UNO…».

JUAN 10:30 30Yo y el Padre uno somos.

El mismo uno de: Dt. 6:4;

JUAN 17:3 3Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

Compatible con una misteriosa pluralidad de personas, bien atestiguada en el Nuevo Testamento  

MATEO 28:19  19Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones,  bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

(c) porque el término hebreo ejad = uno, proviene del verbo ajad = unir; de donde se deduce que el concepto es de unidad compacta, que puede darse en una unidad compuesta.

(d) Que este Dios único en las personas del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, es la única fuente de aguas vivas (Jer. 2:13); el único Hacedor y Salvador necesario y suficiente de cada ser humano. Por ser el único necesario, todos los demás son insuficientes; por ser el único suficiente, todos los demás son innecesarios.[1]

Dios es el único de su "género”. Solamente hay un Dios, y por lo tanto Dios es único.

Todas las demás cosas existen por medio de este Dios.

1 CORINTIOS 8:6 6para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.

            Revisemos lo que dice Moisés en este versículo:

DEUTERONOMIO 6:4 4Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.

Este versículo contiene dos afirmaciones: Yawé es nuestro Dios (unicidad) y Yawé es uno (unidad).

La palabra hebrea "ejad (" uno”) puede ser traducida también "un único”.

Este versículo no enseña tanto la unidad de Dios, sino su unicidad: El Dios de Israel es el único que tiene derecho a ese título.

            El profeta Zacarías también lo menciona así:

ZACARÍAS 14:9: 9Y Jehová será rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre.

 

   Los atributos incomunicables son:

3. LA UNIDAD DE DIOS

DEUTERONOMIO 6:4 4Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.

Este atributo tiene que ver con la unidad del ser de Dios.

Las tres personas no forman un Dios que tiene una triple esencia.

Dios forma un todo que es indivisible. Por eso la Biblia incluso puede identificar a Dios con sus atributos: "Dios es amor”, "Dios es justicia".

Esto no contradice la doctrina de la Trinidad. La unidad tiene que ver con la esencia o el ser de Dios, la Trinidad con su subsistencia.

Incluso la palabra hebrea ejad da lugar para la doctrina de la Trinidad.

En hebreo existe otra palabra que significa "uno” o "unido” y es la palabra yajid. Esta palabra significa unidad total en todos los sentidos, a diferencia de la palabra "ejad” que deja lugar para una unidad esencial y pluralidad personal.

Por ejemplo, cuando en Génesis 2:24, cuando habla de la unidad matrimonial, la palabra es ejad y no yajid

 

     Los atributos incomunicables son:

4. LA INFINIDAD DE DIOS

JEREMIAS 23:23-24 23¿Soy yo Dios de cerca solamente, dice Jehová, y no Dios desde muy lejos? 24¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos que yo no lo vea? ¿No lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra?

A pesar del hecho que nuestro Dios es un Dios personal con el cual podemos entrar en comunión, también es verdad que este Dios es un ser infinito.

El llena el universo y no tiene límite ni en el espacio ni en el tiempo. El ser de Dios no está condicionado por ningún límite.
La infinidad de Dios define y condiciona algunos de sus atributos:

  • La infinidad de Dios en el espacio se expresa en su omni-presencia.
  • La infinidad de Dios en el tiempo se expresa en su eternidad.
  • La infinidad de Dios en sus atributos comunicables se expresa en su perfección, (p.ej. el amor de Dios es perfecto, sin ningún defecto o limitación).

La infinidad de Dios significa que el ser de Dios no tiene final ni limites

1 Reyes 8:27 27Pero ¿es verdad que Dios morará sobre la tierra? He aquí que los cielos, los cielos de los cielos, no te pueden contener; ¿cuánto menos esta casa que yo he edificado?

 

    Los atributos incomunicables son:

5. LA ETERNIDAD DE DIOS

2 PEDRO 3:8  8Más, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día.

Definición: Dios no está sujeto al tiempo.

La infinidad de Dios en relación al espacio es su omnipresencia, como acabamos de ver. La infinidad de Dios en relación con el tiempo es su eternidad. Dios no está sujeto a las limitaciones del espacio y tampoco a las del tiempo.

El tiempo para Dios toma dimensión nueva que escapa a la fácil comprensión humana: ¡Mil años ante la eternidad divina son como un día! Con esa imagen se subraya la fragilidad humana ante la fortaleza divina, se destaca la pequeñez de las personas ante la grandeza de Dios, se enfatiza la eternidad del Señor frente a la temporalidad de la gente.

Para Dios no hay pasado, presente o futuro, sino todos los acontecimientos y cosas están delante de El con la misma realidad.

Dios no tiene principio ni fin en el tiempo. Siempre ha existido y siempre existirá.

SALMO 90:2 2Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.

 

        Los atributos incomunicables son:

6. LA INMUTABILIDAD DE DIOS

SANTIAGO 1:17  17Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

Dios no crece, ni disminuye, ni cambia. Su conocimiento, sus planes y sus principios morales siguen siendo los mismos. Como ser absolutamente perfecto, la posibilidad de un cambio queda totalmente excluido.

Dios no está sujeto a ningún cambio, ni de su ser, ni de sus atributos, ni de sus planes, ni de sus promesas.

NÚMEROS 23:19 19 Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta.

El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?

Ahora talvez usted está pensando pero, que pasó en Génesis, Éxodo, Nínive con los comentarios de Dios:  NO tiene proyección

GÉNESIS 6:6: Dios se arrepiente de haber creado a los hombres.

ÉXODO 32:10-14: Dios quiere destruir al pueblo de Israel, pero luego se deja "convencer” por Moisés para perdonarles
JONÁS 3:10: Dios se arrepiente de sus planes de destruir Nínive.

En estos casos hablamos de un antropomorfismo. Es un modo de expresión que hace concesiones a las limitaciones humanas.

Del punto de vista del hombre parece que Dios ha cambiado de planes. Pero del punto de vista de Dios este cambio no existe.

Por ejemplo, Dios siempre quería seguir con el pueblo de Israel en el desierto y El desde la eternidad había planeado usar a Moisés como instrumento para conseguirlo.

Las decisiones de Dios no dependen de la reacción del hombre. Si esto fuera así, Dios aprendería cosas a base de nuevos datos y esto es imposible en un ser perfecto.

Hay que cuidarse también de otro error: El hecho de que Dios es inmutable no significa que Él es inactivo. Dios es constantemente activo. No hay contradicción entre sus actividades y su inmutabilidad

 

 

    Los atributos incomunicables son:

7. LA OMNIPRESENCIA DE DIOS

HECHOS 17:27-28 27para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros. 28Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos.

La omnipresencia de Dios o su inmensidad tiene que ver con su infinidad en relación con el espacio.

Las dos palabras - omnipresencia e inmensidad - son sinónimos con una notable excepción: inmensidad pone el énfasis sobre el hecho de que Dios no está limitado por el espacio mientras que su omnipresencia resalta el hecho de que Él está presente en cualquier lugar con la total plenitud de su ser divino.

Dios no está limitado por el especio y al mismo tiempo está presente en cualquier lugar con la totalidad de su ser.

SALMOS 139:7-10 7 ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? 8 Si subiere a los cielos, allí estás tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás. 9 Si tomare las alas del alba Y habitare en el extremo del mar, 10 Aun allí me guiará tu mano, Y me asirá tu diestra.

Usted podría estar pensando y que pasó con:

**Génesis 11:5, Dios tiene que bajar de cielo para ver la torre.

Aquí tenemos una de las frecuentes teofanías del AT. Es Dios en la segunda persona de la Trinidad que baja a la tierra.   El enfoque aquí es poner en ridículo el proyecto de los hombres de construir una torre que llegue hasta el cielo. Como respuesta Dios tiene que "bajar” para verlo.

**Génesis 18:21, (el anuncio a Abraham de la destrucción de Sodoma) Es un texto parecido: La segundo persona de la Trinidad baja para judicialmente inspeccionar el lugar y pronunciar la sentencia.

En el AT tenemos ciertos lugares en los cuales Dios "habita” de una manera especial (templo, tabernáculo, etc.) Esto significa que el hombre vive o experimenta la presencia de Dios en aquellos lugares de una manera especial, pero no que Dios esté allí de una forma más real presente que en otros lugares.

 

 

   Los atributos incomunicables son:

8. LA OMNISCIENCIA DE DIOS

ISAIAS 40:27-28 27¿Por qué dices, oh Jacob, y hablas tú, Israel: Mi camino está escondido de Jehová, y de mí Dios pasó mi juicio? 28¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance.

Dios ha conocido cada detalle de sí mismo y de la creación desde el principio.

Él nunca tiene la necesidad de aprender nada (esto incluye el número exacto de las personas que se salvan o se pierden).

Este conocimiento de Dios es perfecto en su cualidad y también en su extensión.

Dios conoce todas las cosas y sabe exactamente como realmente están ocurriendo.

El conoce la esencia de todas las cosas.

El no observa -como el hombre - las cosas solamente por su apariencia.

Dios sabe todo lo que es posible y lo que realmente ocurre.
Dios conoce todas las cosas posibles y reales.

1 Samuel 2:3 3 No multipliquéis palabras de grandeza y altanería; Cesen las palabras arrogantes de vuestra boca; Porque el Dios de todo saber es Jehová, Y a él toca el pesar las acciones.

 

    Los atributos incomunicables son:

9. LA OMNIPOTENCIA DE DIOS

JEREMIAS 32:17 17¡Oh Señor Jehová! he aquí que tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo extendido, ni hay nada que sea difícil para ti;

El poder de Dios no está limitado de ningún modo.

Dios potencialmente puede hacer todo lo que quiera:

SALMO 115:3 3 Nuestro Dios está en los cielos; Todo lo que quiso ha hecho.

Y por lo tanto hace todo lo que se ha propuesto hacer.

Pero El no hace todo lo que puede. La idea de la omnipotencia de Dios se expresa en el nombre "EI- Shaddai", que significa "El Todopoderoso”.

LUCAS 1:37 37porque nada hay imposible para Dios

Sin embargo hay cosas que Dios no puede hacer, porque estarían en contradicción con sus atributos y su ser:

Dios no puede mentir:

1 SAMUEL 15:29 29Además, el que es la Gloria de Israel no mentirá, ni se arrepentirá, porque no es hombre para que se arrepienta.

Dios no puede pecar:

SANTIAGO 1:13  13Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie;

Dios no puede cambiar:

SANTIAGO 1:17  17Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

Dios no puede negarse a sí mismo:

2 Timoteo 2:13 13 Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo.

 

 

CONCLUSION:

Los atributos incomunicables de Dios son:

1. LA AUTO-EXISTENCIA DE DIOS

2. LA UNICIDAD DE DIOS

3. LA UNIDAD DE DIOS

4. LA INFINIDAD DE DIOS

5. LA ETERNIDAD DE DIOS

6. LA INMUTABILIDAD DA DIOS

7. LA OMNIPRESENCIA DE DIOS

8. LA OMNISCIENCIA DE DIOS

9. LA OMNIPOTENCIA DE DIOS

 

Próxima semana veremos los atributos comunicables de Dios:

1. Santidad

2. Justicia

3. Amor

4. Verdad

5. Soberanía

6. Bondad

7. Gracia

8. Misericordia

9. Paciencia

 


[1]Henry, Matthew ; Lacueva, Francisco: Comentario Bı́blico De Matthew Henry. 08224 TERRASSA (Barcelona) : Editorial CLIE, 1999, S. 181

ERES UN MAYORDOMO DE DIOS

DOMINGO 29 DE SEPT 2019

 

1 CORINTIOS 4:2 2Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.

 

INTRODUCCION:

La Biblia contiene 2,350 versículos que hablan sobre el dinero y la forma en que debemos manejar nuestras posesiones; lo anterior enseña la unión intrínseca que existe entre la fe y las finanzas; a esto, el Dr. Larry Burkett, añade: la forma en que manejamos nuestro dinero, es una expresión externa de una condición espiritual interna.[1]

El diccionario bíblico dice del Diezmo (heb. ma'asLr, 'décima parte'; gr. dekát', 'décimo', 'diezmo'). Décima parte de las ganancias que Dios reclama como suya.

El diezmo, de una u otra forma, era practicado entre diversos pueblos de la antigüedad, tanto para propósitos religiosos como seculares, y por los adoradores del verdadero Dios en una época muy temprana.

Una vez que el hombre pecó, fue sentenciado a ganar su sustento mediante el sudor de su frente:

GENESIS 3:19 (DHH)  Te ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la misma tierra de la cual fuiste formado, pues tierra eres y en tierra te convertirás.

Con el peligro de que dijera en su corazón: 'Mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza', cuando en realidad era Dios quien se los daba para conseguirlos. De acuerdo con ello, cuando los israelitas estaban por entrar en Canaán, Dios les advirtió que al obtener cierto grado de prosperidad debían ser cuidadosos en no olvidarlo.

Devolviendo el diezmo, el hombre reconoce que es un mayordomo de Dios, el dueño de todo. El Señor no necesita el apoyo financiero del hombre, porque de él es el mundo y su plenitud. Pero el hombre, particularmente en su estado pecaminoso, tiene una necesidad urgente y constante de recordar que Dios es la fuente de 'toda buena dádiva y todo don perfecto'.

Aun antes de la entrada del pecado, el peligro del olvido estaba latente en el carácter del hombre, y Dios le prohibió comer del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal como una prueba para él; lo reclamó como suyo.

Porque con la obediencia este mandato, Adán y Eva reconocían que Dios era el dueño del hermoso hogar confiado a su cuidado. Dios le dio a Adán el dominio sobre todo el mundo y sobre todas las formas de vida sobre él, pero retuvo para sí este solo árbol como señal de que era el Señor de todo. Así, el separar la 10a parte de las ganancias es un reconocimiento de la misma verdad eterna.[2]

 

 

1. ¿CUÁL ES EL CONCEPTO DE LA MAYORDOMIA?

1 CORINTIOS 4:2 (CST)  Pero consideremos que lo más importante en un administrador es la fidelidad en el cumplimiento de sus obligaciones.[3]

El concepto de mayordomía se encuentra por primera vez en

GÉNESIS 2:15. (LPD)  El Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el jardín de Edén, para que lo cultivara y lo cuidara.[4]

Este pasaje bíblico señala que Dios puso la creación en las manos del hombre para

administrarla y trabajarla.

No le transfirió el derecho de propiedad, sino que lo puso como administrador o “mayordomo”. Dios sigue siendo el propietario absoluto y final.

Ser mayordomo significa que sólo administramos las cosas para Dios y que esa

administración debe ser para el mayor bien de la humanidad.

El usar las propiedades para exclusivo beneficio personal y acumularlas con ese mismo fin no va de acuerdo con el plan de Dios.

Dios no está en contra de la riqueza personal, pero sí de la riqueza egoísta y explotadora.

Cada hijo de Dios se convierte en su administrador, su mayordomo. Por lo tanto, como creyentes somos eres mayordomos de Dios.

 

 

2. ¿CUÁL ES, NUESTRA RESPONSABILIDAD COMO MAYORDOMOS?

MATEO 24:41-41 42Y dijo el Señor: ¿Quién es el mayordomo fiel y prudente al cual su señor pondrá sobre su casa, para que a tiempo les dé su ración? 43Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así.

¿Qué quiere decir esto? Significa que todo lo que eres y todo lo que tienes pertenece al Señor y debe ser administrado de acuerdo con su voluntad.

No podemos fraccionar nuestra vida en “secciones sagradas” y “secciones seculares”.

Toda la vida es sagrada. Si dedicamos parte de nuestro tiempo a servir a Dios, esto no quiere decir que quedamos en libertad después para hacer lo que queramos con el tiempo que nos resta.

Si contribuimos con parte de nuestro dinero para la obra de Dios, no tenemos el derecho de gastar después todo lo demás sin tomar en cuenta la voluntad del Señor.

Como símbolo y recuerdo de que nuestra vida entera le pertenece, Dios nos pide que le

dediquemos un día de cada siete, y diez centavos de cada cien: (Éxodo 20:8-11; Malaquías 3:10).

MALAQUIAS 3:10 10Traed todos los diezmos al alfolíc y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

Cuando consagramos el Día de Reposo a la adoración a Dios, y cuando entregamos el diezmo a la obra de Dios estamos dando un testimonio doble.

Por un lado, damos testimonio de gratitud por bendiciones pasadas. Estamos diciendo, como el sabio Salomón:

1ª CRÓNICAS 29:14  14Porque ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que pudiésemos ofrecer voluntariamente cosas semejantes? Pues todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos.

Por otro lado, damos testimonio de nuestra fe en los futuros cuidados del Señor.

Nos basamos en la promesa de Jesús:

MATEO 6:33  33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

 

 

3. ¿CÓMO ADORO CON MIS BIENES?

PROVERBIOS 3:9 (BAD)  Honra al Señor con tus riquezas y con los primeros frutos de tus cosechas.[5]

Honrar: Dar reconocimiento a alguien o a algo, manifestar respeto, buena opinión por alguien que lo merece.

Honrar a Dios con mis bienes significa: Reconocer que todo es y proviene de Dios. El rey David nos lo enseña de una manera magistral:

1 CRÓNICAS 29: 11-12 11Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos. 12Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tú dominas sobre todo; en tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el hacer grande y el dar poder a todos.

En la práctica yo adoro y le demuestro a Dios mi honra de diferentes maneras, una de ellas es dándole el diezmo, la ofrenda,  las primicias y la limosna. Definamos brevemente estos cuatro conceptos bíblicos establecidos por Dios que incluyen grandes promesas y bendiciones financieras:

El Diezmo: Es dar y devolverle a Dios la décima parte (10%) de todos nuestros ingresos. (Malaquías 3: 10-12; Deuteronomio 14: 22-23; Mateo 23:23)

DEUTERONOMIO 14:22-23 22Indefectiblemente diezmarás todo el producto del grano que rindiere tu campo cada año. 23Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para poner allí su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de tus manadas y de tus ganados, para que aprendas a temer a Jehová tu Dios todos los días.

La Ofrenda: Es la dádiva o servicio a Dios en muestra de gratitud y adoración hacia Él. La ofrenda debe ser voluntaria y de todo corazón, sacada de lo que nos queda después de diezmar, es decir, de lo que es nuestro, porque el diezmo es de Dios.

Reflexionemos en el ejemplo de los cristianos de Macedonia, para ellos, ofrendar era un privilegio. (Marcos 12:41-44, 2 Corintios 8 y 9).

2 CORINTIOS 9:6-7 6Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. 7Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

Las Primicias: Es el entregarle al Señor, nuestro Dios, el primer fruto recibido de algo, por ejemplo: El primer sueldo de un trabajo o actividad laboral, la primera utilidad de una empresa, el primer fruto de la tierra o del ganado, el primer hijo de una pareja.

Recordemos su mención en la promesa de:

Proverbios 3: 9-10: 9 Honra a Jehová con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos;

10 Y serán llenos tus graneros con abundancia, Y tus lagares rebosarán de mosto.

La Limosna: Es lo que se da a una persona necesitada, gratuitamente y por caridad. Hablando de la limosna, el Señor Jesús nos enseña:

MATEO 6:3-4 3Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, 4para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

MATEO 6:3-4 (DHH) 3Cuando tú ayudes a los necesitados, no se lo cuentes ni siquiera a tu amigo más íntimo; 4hazlo en secreto. Y tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te dará tu premio.

Evaluemos nuestra actitud respecto al honrar a Dios, ¿Consideramos el dinero, una forma de honrar a Dios? ¿Qué es lo que más nos cuesta entender?

Recordemos que al Señor le importa la actitud de nuestro corazón:

MARCOS 12:41-44 (DHH) 41Jesús estaba una vez sentado frente a los cofres de las ofrendas, mirando cómo la gente echaba dinero en ellos. Muchos ricos echaban mucho dinero. 42En esto llegó una viuda pobre, y echó en uno de los cofres dos moneditas de cobre, de muy poco valor. 43Entonces Jesús llamó a sus discípulos, y les dijo: Les aseguro que esta viuda pobre ha dado más que todos los otros que echan dinero en los cofres; 44pues todos dan de lo que les sobra, pero ella, en su pobreza, ha dado todo lo que tenía para vivir.

 

 

4. ¿QUÉ ESPERA DIOS DE NUESTRA MAYORDOMIA?

MATEO 25:23  23Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

MATEO 25:23 (BLS)  23"El hombre le contestó: "¡Excelente! Eres un empleado bueno y se puede confiar en ti. Ya que cuidaste bien lo poco que te di, ahora voy a encargarte cosas más importantes. Vamos a celebrarlo".

Cuando comprendemos qué significa ser mayordomo, nos damos cuenta de que nuestra

responsabilidad ante el Señor abarca mucho más que nuestro dinero.

En realidad abarca todo: nuestra personalidad, nuestros talentos y dones, nuestros bienes, nuestro tiempo, nuestra familia, etc.

Es decir, Dios espera de nosotros una mayordomía total. Dios ha entregado muchas riquezas

en nuestras manos y él quiere que seamos buenos administradores de todas.

Nuestro deseo al partir con Dios es que un día escuchemos a nuestro Salvador diciéndonos:

MATEO 25:23  23Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

El Padre Abrahán, como algo normal, diezmo siglos antes de la formación del código levítico, y su principio estaba implícito aun antes que el hombre pecara, es evidente que el deber y la práctica del diezmo existía mucho antes del sistema levítico, y no era exclusivo de él.

Por lo tanto, la obligación de diezmar no fue puesta a un lado con la dispensación de la gracia.

La amonestación de nuestro Señor en:

MATEO 23:23 23¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.

Constituye una aprobación tácita (Que no se expresa o no se dice pero se supone o se sobreentiende).

Ni Cristo ni ningún escritor del NT disminuyeron en lo más mínimo la obligación de Diezmar.

Jesús claramente no estaba en contra de su práctica, sino contra el espíritu hipócrita de los escribas y los fariseos, cuya religión consistía principalmente en la observancia escrupulosa de las formas exteriores de la ley; en este caso, de la ley del diezmo.

El principio de Diezmar también está aprobado por el autor de hebreos:

HEBREOS 7:8 (BAD)  En el caso de los levitas, los diezmos los reciben hombres mortales; en el otro caso, los recibe Melquisedec, de quien se da testimonio de que vive.

Sugerencias para una mayordomía feliz

1. No se aísle de los programas de la iglesia.

2. Asóciese con gente comprometida con la mayordomía fiel.

3. Practique la generosidad, animar a otros no ayuda lo suficiente.

4. Despida cualquier pensamiento negativo en contra de la generosidad.

5. Confíe en las promesas de la Escritura.

6. Busque el consejo de su pastor.

7. Ejerza la alabanza y acción de gracias en verdad.

8. Ayude a otros, siempre que pueda.

9. Recuerde que sus necesidades le avisan que Dios quiere bendecirle.

10. Produzca el fruto del Espíritu siempre.

Las marcas de un verdadero mayordomo cristiano son:

1. Estabilidad y firmeza bíblica en su teología. Dogmas de fe.

2. Pulcritud en todo lo que le rodea. Limpieza.

3. Adorador juicioso en espíritu. Culto racional.

4. Respetuoso y transparente en las finanzas. Mayordomo.[6]

 

CONCLUSIÓN:

1. ¿CUÁL ES EL CONCEPTO DE LA MAYORDOMIA?

2. ¿CUÁL ES, NUESTRA RESPONSABILIDAD COMO MAYORDOMOS?

3. ¿CÓMO ADORO CON MIS BIENES?

4. ¿QUÉ ESPERA DIOS DE NUESTRA MAYORDOMIA?

 


[1] Pbro. francisco Couoh Balam. abril 2012, Aviva jornadas asambleístas

[2] Diccionario Biblico Mundo Hispano.

[3] Castellano Antiguo.

[4] Libro del Pueblo de Dios (1981).

[5] Biblia Al Día.

[6] Pbro. daniel de los reyes Villarreal. abril 2012, Aviva jornadas asambleístas

TU DON ESPIRITUAL

SERMON DOMINGO 22 SEPTIEMBRE 2019

 

1 CORINTIOS 12: 1-11

1No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales. 2Sabéis que cuando erais gentiles, se os extraviaba llevándoos, como se os llevaba, a los ídolos mudos. 3Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo.

4Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. 5Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. 6Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo. 7Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. 8Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; 9a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. 10A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. 11Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.

 

INTRODUCCION:

Los dones del Espíritu Santo deben distinguirse del don del Espíritu Santo. Aquéllos describen las habilidades sobrenaturales impartidas por el Espíritu para ministerios especiales; éste se refiere al derramamiento del Espíritu sobre el creyente, efectuado por el Cristo ascendido:

HECHOS 2:33 33Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís

Hay dos palabras en el Nuevo Testamento que enfocan la obra del Espíritu Santo en los creyentes. Son “fruto” y “dones”.

Tu testimonio cristiano depende de quién eres y de lo que haces.

El fruto del Espíritu te ayuda a ser quien Dios quiere que seas.

El don (o los dones) del Espíritu te capacita para servirlo.

En Gálatas 5:22, 23 puedes encontrar una lista de virtudes que el Espíritu Santo te ha dado.

GALATAS 5:22-23 22Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

Este fruto del Espíritu ha de ser evidente en cada creyente. La virtud que sobresale de esta lista es el amor. Las demás virtudes mencionadas en este pasaje pueden considerarse como “el amor en acción”.

El fruto del Espíritu ha de ser igual en cada cristiano.

En cambio el don espiritual que cada creyente tiene es muy particular. Cada cristiano ha recibido por lo menos un don que le capacita para poder llevar a cabo un ministerio espiritual.

Tu don es: una habilidad impartida por el Espíritu Santo que te capacita para desempeñar

un servicio particular que Dios te pide.

¿Qué es lo que tú debes hacer respecto a los dones espirituales? Tres cosas. Ante todo .

   

 

 

    Respecto a los dones espirituales debemos:

1. DESCUBRIR NUESTRO DON.

1 CORINTIOS 12: 1-4 1No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales.

4Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo.

El Nuevo Testamento enseña claramente que cada creyente ha recibido de Dios algún don espiritual.

1CORINTIOS 7:7 7Quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo; pero cada uno tiene su propio don de Dios, uno a la verdad de un modo, y otro de otro.

Leemos que "cada uno tiene su propio don de Dios . . .

1 CORINTIOS 12:7 7Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.

EFESIOS4:7 7Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo.

1 PEDRO 4:10 10Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.

ROMANOS 12:6 6De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe;

 ¿Qué es un don espiritual? Un don espiritual es una capacidad para trabajo espiritual. Es una

aptitud impartida por el Espíritu Santo que te capacita para desempeñar el servicio particular que Dios te pide.

Además, te capacita para servir de tal manera que la gente que sirves recibe beneficio espiritual y Dios es glorificado.

1 PEDRO 4:10-11 10Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. 11Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.

En otras palabras, nuestro don espiritual es la herramienta que Dios nos da para que hagamos el trabajo que él  nos asigna.

Un don espiritual no es lo mismo que un talento natural. Todo el mundo tirnr talentos, pero sólo los que han nacido de nuevo tienen dones espirituales.

Los talentos, por supuesto, son de Dios. Y después de que una después que una persona se haya convertid, es muy posible que Dios le dé el don espiritual que le permita emplear su talento para bendecir a otros y para glorificar al Señor. Pero los talentos naturales por sí solos no producen tales efectos.

Ya dijimos que cada creyente tiene algún don espiritual. Hay que agregar que ningún creyente tiene todos los dones. Esta importante verdad se enseña en:

 1 CORINTIOS 12:29-30  29¿Son todos apóstoles? ¿son todos profetas? ¿todos maestros? ¿hacen todos milagros? 30¿Tienen todos dones de sanidad? ¿hablan todos lenguas? ¿interpretan todos? 31Procurad, pues, los dones mejores. Mas yo os muestro un camino aun más excelente.

Nos hace comprender que ningún creyente es autosuficiente. Nuestro desarrollo cristiano

depende, cuando menos en parte, de la ayuda espiritual que podemos recibir de nuestros hermanos.

Por tanto, debemos estar dispuestos a aceptar de nuestros hermanos la ayuda que sus dones les permitan impartir. A la vez, debemos ser fieles en impartir a ellos el beneficio espiritual que nuestros dones pueden producir.

    Respecto a los dones espirituales debemos:

2. DEDICAR NUESTRO DON AL SEÑOR.

1 CORINTIOS 12: 7 7Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.

Pablo compara la iglesia con el cuerpo humano. En un cuerpo hay muchos miembros.

Cada miembro desempeña una función distinta. Por tanto, la salud y el crecimiento del cuerpo dependen de la contribución de todos los miembros.

Lo mismo sucede en la iglesia como cuerpo de Cristo. Todos los creyentes somos miembros de este cuerpo. Y todos debemos contribuir a su salud y crecimiento según nos lo permitan nuestros respectivos dones.

Es indispensable, por tanto que los dones sean repartidos adecuadamente. Si cada creyente tuviera el derecho de escoger su propio don lo más seguro es que habría una mala distribución.

Para evitar eso el Espíritu Santo se encarga de repartir los dones cómo él quiere hacerlo.

1CORINTIOS 12:1111Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere

Cada miembro del cuerpo es de mucha importancia. Ninguno es inferior ni superior al otro. Nosotros, como todos los cristianos, tenemos un profundo deseo de servir a Dios y de ayudar a

otros a conocer a Jesús.

El ministerio que hemos de llevar a cabo depende del don (o dones) que el Espíritu Santo te ha dado. Tenemos que descubrir nuestro don, dedicarlo al Señor y desarrollarlo al máximo en el trabajo de la iglesia.

Pablo habla de los dones del Espíritu ("espirituales" en el idioma griego), en su aspecto triple. Cada uno de estos aspectos es el siguiente: IMÁGENES EN PROYECCION

 "Carismata," o la variedad de dones impartidos por el Espíritu, (1Co.12:4, 1Co.12:7);

 "diakonai," o las variedades de servicios efectuados en la causa del señor, y

"energemata," o las variedades de poder de un Dios que opera en todas las cosas y por medio de ellas. Todos estos aspectos se califican con el nombre de "manifestaciones del Espíritu.

" El espíritu es dado al hombre para provecho de todos.

¿Cómo vamos a descubrir nuestro don? Revise los siguientes pasajes bíblicos y escriba los dones que hay son más de 20.

Romanos 12:6-8;   1Corintios 7:1-9;   1Corintios 12:8-10;   1Corintios 12:28-30    y  Efesios 4:11

PROFESÍA

SERVICIO

ENSEÑANZA

EXHORTACIÓN

REPARTIR

PRECIDIR

MISERICORDIA

 

 

DON DE CONTINENCIA

SABIDURIA

CIENCIA

FE

SANIDAD

MILAGRO

PROFESÍA

DISCERNIMIENTO

DE ESPIRITU

GENERO DE

LENGUAS

INTERPRETACIÓN

DE LENGUAS

APOSTOLES

PROFETAS

MAESTROS

MILAGROS

SANIDAD

AYUDA

MINISTRAN

LENGUAS

APOSTOLES

PROFETAS

EVANGELISTASPASTORES

MAESTROS

 

 

Dios te puede hablar a través de la lista que hiciste. Puedes orar pidiendo a Dios que te guíe a encontrar tu don espiritual.

Debes hablar con los hermanos mayores de la iglesia cuyas vidas reflejan el gozo de servir a Dios. Pídeles que te compartan cómo encontraron ellos sus dones.

No tengas miedo de experimentar en los múltiples ministerios de la iglesia.

Desarrolla tu don en la obra de tu iglesia. Practica la recomendación del apóstol Pablo:

1 TIMOTEO 4:14  14No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio.

¿Cuál es el propósito principal de los dones del Espíritu? Son capacitaciones de carácter espiritual para el fin de edificar la iglesia de Dios por medio de la instrucción de los creyentes y la salvación de los inconversos. Ef.4:7-13.

EFESIOS 4:7 7Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo.

 

 

    Respecto a los dones espirituales debemos:

3. DESARROLLAR NUESTRO DON EN EL TRABAJO DE LA IGLESIA.

1 CORINTIOS 12:11  11Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.

¿Qué se requiere de aquéllos que recibirán los dones?

a. Sometimiento a la voluntad de Dios. La actitud que debe aparecer es la siguiente: No lo que yo quiero, sino lo que él quiere. Quizá nosotros deseamos algún don espectacular. Es posible que el Señor decida otra cosa.

b. Ambición santa. "Procurad pues, los dones mejores." 1Co.12:31; 1Co.14:1. A menudo la ambición ha sido dirigida hacia fines equivocados y dañinos, pero ello no impide que nosotros la consagremos al servicio de Dios.

c. Deseo profundo. El deseo profundo de recibir los dones conducirá naturalmente a la oración, pero siempre en sumisión a Dios.  1Re.3:5-10; 2Re.2:9-10.

d. Fe. Una buena manera de recibir los dones es desempeñando nuestras tareas para Dios en vez de sentarnos con los brazos cruzados esperando que el don descienda del cielo.

e. Rendición. El fuego de la inspiración puede ser Apagado, (1Ts.5:19), por la negligencia. De ahí la necesidad de despertar (Avivar) el don que está en nosotros. 2Ti.1:6; 1Ti.4:14.

Con los dones espirituales  se propone:

1) Manifestar la gracia, el poder y el amor del Espíritu entre el pueblo en sus reuniones públicas, hogares, familia y vidas particulares.

2) Contribuir para que sea eficaz la predicación del evangelio al confirmar de manera sobre natural el mensaje.

3) Satisfacer las necesidades humanas y fortalecer y edificar espiritualmente a la iglesia y a los creyentes en particular es decir, perfeccionar a los creyentes en el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, de fe no fingida.

4) Librar la batalla espiritual eficaz contra satanás y las fuerzas del mal.

 

CONCLUSIÓN:

    Respecto a los dones espirituales debemos:

1. DESCUBRIR NUESTRO DON.

2. DEDICAR NUESTRO DON AL SEÑOR.

3. DESARROLLAR NUESTRO DON EN EL TRABAJO DE LA IGLESIA.

 

 

 

 

 

 

EL TESTIMONIO DE TU BAUTISMO

DOMINGO 15 DE SEPTIEMBRE 2019

MATEO 28:19

19Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo."

 

INTRODUCCION:

El bautismo cristiano es una ordenanza establecida por el Señor Jesucristo para todos los creyentes. Por lo tanto, siendo un mandato divino, no es una "opción" personal.
                   El significado de la palabra "bautismo": En el original griego significa: sumergir o hundir. Un estudio del uso de esta palabra en la literatura griega a lo largo de un período de 2000 años permite comprobar que siempre conservó su significado básico sin cambios. [1]

Es decir que cada vez que se usa la palabra bautismo invariablemente tiene relación con una acción de inmersión. (Colocar algo dentro del agua, sumergiéndolo completamente).
                   En cuanto a la práctica de ciertas iglesias de bautizar por aspersión, es preciso advertir que no tiene ninguna base escritural, y que se originó en la creencia errónea de algunos grupos religiosos que le asignaron al bautismo un carácter imprescindible para alcanzar la salvación.

De acuerdo con esa falsa interpretación, (que la salvación depende del bautismo) si una persona muriera sin ser bautizada estaría perdida. Por ello, cuando alguien tenía un impedimento (enfermedad, etc.) que le dificultaba bautizarse por inmersión, se lo bautizaba por aspersión a fin de "asegurar" su salvación.

El primer registro del uso de la aspersión fue alrededor del año 250 d.C, cuando Novaciano (disidente del papado romano) yacía enfermo y pensó que iba a morir. Se hizo verter agua encima de la cama como un acto de bautismo.
                   En 1311 d.C la iglesia Católica, por el Concilio de Ravena, resolvió permitir la aspersión como modo aceptable de bautismo.

Asimismo la iglesia Anglicana implantó el bautismo por aspersión en el año 1644, por voto del Parlamento.
                   Observamos así que la práctica de aspersión fue adoptada por esas iglesias y por otras muchas, sin ningún sustento bíblico, y por admitir doctrinas erróneas.

 

1. ¿PARA QUIÉN ES EL BAUTISMO CRISTIANO?

MATEO 28:19-20 19 Por tanto,  id,  y haced discípulos a todas las naciones,  bautizándolos en el nombre del Padre,  y del Hijo,  y del Espíritu Santo; 20  enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado;  y he aquí yo estoy con vosotros todos los días,  hasta el fin del mundo.  Amén.

El Nuevo Testamento enseña repetidas veces que deben ser bautizadas solamente aquellas personas que ya son creyentes en el Señor Jesús.

El orden aquí es importante. El Señor mandó que las personas fuesen hechas discípulos de él antes de ser bautizadas.

El término “discípulos” se emplea en las Escrituras Griegas con referencia a los seguidores de Jesús, de Juan el Bautista, de los fariseos y de Moisés. (Mt 9:14; Lu 5:33; Jn 9:28.)

Los primeros discípulos de Jesús procedían del grupo de seguidores de Juan el Bautista. (Jn 1:35-42.)

El término se usó también en Mateo 10:1 y 11:1 con referencia a los doce hombres que Jesús escogió para que fuesen sus apóstoles, y en un sentido más amplio, para referirse a todos los que creyeron en la enseñanza de Jesús, pues hasta se habló de por lo menos uno que fue su discípulo en secreto:

JUAN 19:38 38 Después de todo esto,  José de Arimatea,  que era discípulo de Jesús,  pero secretamente por miedo de los judíos,  rogó a Pilato que le permitiese llevarse el cuerpo de Jesús;  y Pilato se lo concedió.  Entonces vino,  y se llevó el cuerpo de Jesús.

Sin embargo, en los evangelios por lo general se usa en relación con el grupo de seguidores más íntimos de Jesús, los que le acompañaron en sus viajes evangelizadores y a quienes enseñó e instruyó.

Por lo tanto, la palabra aplica principalmente a todos aquellos que no solo creen, sino que siguen con atención la enseñanza de Cristo. A estos se les debe enseñar a “observar todas las cosas” que Jesús ha mandado.

Jesús enseñaba a sus discípulos con el propósito de que llegasen a ser como él, predicadores y maestros de las buenas nuevas del Reino.

Es decir, una persona antes de poder ser bautizada, debe arrepentirse de sus pecados, debe creer en el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, debe dar frutos dignos de arrepentimiento, debe ser doctrinado propiamente, debe tener una experiencia clara de su salvación.

 

2. ¿CUÁLES SON LAS INTERPRETACIONES FALSAS DEL BAUTISMO?
2 PEDRO 2:1 (BLS)  En el pueblo de Israel hubo también algunos que decían ser enviados por Dios, pero no lo eran. Así también, entre ustedes, habrá quienes se crean maestros enviados por Dios, sin serlo. Ellos les darán enseñanzas falsas y peligrosas sin que ustedes se den cuenta, y hasta dirán que Jesucristo no es capaz de salvar. Por eso, cuando menos lo esperen, serán destruidos por completo.[2]

                   Las falsas doctrinas dicen:

1) Que es necesario para la Salvación: Se trata de un serio error doctrinal, porque únicamente obtenemos salvación por la fe en Cristo como Salvador personal, sin que el bautismo sea un requisito para ser salvos.  (Efesios 2:8-9) (Hechos 3:19)

EFESIOS 2:8-9 8Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9no por obras, para que nadie se gloríe.

2) Que es necesario bautizar a los infantes: Los grupos religiosos que admiten la práctica errónea de bautizar a los niños pequeños, justifican ese proceder con alguno de los siguientes argumentos:

 


                   a) Que el bautismo es imprescindible para la salvación, y que al bautizarse cualquier persona es introducida en la grey cristiana. Entre ellos los bebés.
Ello carece de fundamento bíblico. Lo imprescindible para la salvación es la fe personal en Cristo.

Un bebé no es responsable de pecado ni de sus propios actos. Aún no tiene la comprensión necesaria para tomar decisiones cabales. Por lo tanto, el bautismo no tiene valor ni significado cuando se lo administra a un bebé.
                   El bautismo no produce regeneración, ni introduce a nadie en la Iglesia de Cristo, ni lo coloca en la esfera cristiana. Es el Señor el que añade a la Iglesia a los que son salvos por la fe en Él. (Hch. 2:47). Lo que sí debe hacerse es instruir a los niños en la Palabra de Dios. (2ª Tim. 3:15)
                   b) Que el bautismo reemplaza a la circuncisión. Esto no es verdad por los siguientes motivos:
1º- La circuncisión se les practicaba a los bebés varones judíos, pero el Nuevo Testamento registra el bautismo de mujeres. (Hechos 8:12) (Ver también el relato del bautismo de Lidia en Hechos 16:14/15).

(Si el bautismo reemplazara a la circuncisión, sólo podrían bautizarse los varones)
2º- La circuncisión era obligatoria para los judíos y no tenía relación con la fe del bebé. Se le practicaba para vincularlo con el pacto de la circuncisión. (Hechos 7:8)
3º-El bautismo no vincula al creyente con ningún pacto, ni guarda relación con su nacionalidad. Un creyente se bautiza porque ya fue salvo por fe.
                   Los sabelianistas modernos, los unitarios, los "Solo Jesús", contienden que hay que bautizarse en el nombre de Jesús solamente. Tuercen las Escrituras al decir que los Apóstoles bautizaban en el nombre de Jesús, y citan varios versículos en el libro de los Hechos. Tales textos no se refieren a la fórmula del bautismo, sino a la autoridad del bautismo cristiano, que emanaba del Señor Jesucristo, quien lo ordenó.
                   Así que está claro que hay que bautizar como Cristo lo ordenó: "En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo", porque:

1 JUAN 5:7  7Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno.

Otra pregunta que necesitamos considerar es ésta:

 

 

3. ¿CÓMO DEBE SER PRACTICADO EL BAUTISMO DE LOS CREYENTES?

MATEO 28:19-20 (DHH) 19  Vayan, pues, a las gentes de todas las naciones, y háganlas mis discípulos; bautícenlas en el nombre del Padre, del Hijo y del espíritu Santo, 20  y enséñenles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Por mi parte, yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.

La palabra "bautizar" es transliteración de la palabra Griega "baptizo". Esta palabra Griega significa "meter, sumergir o hundir". El Dr. Albert Garner (Teólogo bautista) dice:

Los griegos tenían palabras originales que significaban "rociar", y "derramar", y nuestro Señor y sus apóstoles usaron las palabras originales; pero nunca las usaron refiriéndose al bautismo. Primero, las dos palabras Griegas "rhantizo" y "proschusis" significan rociar o derramar sobre [algo/alguien]. Sin embargo nuestro Señor y Sus apóstoles jamás usaron estas palabras al hablar sobre el bautismo.

Segundo, los griegos tenían dos palabras que significaban solamente derramar fuera de o sobre [algo]. Esas palabras son "ekcheo" y "epicheo". De más de cincuenta veces que nuestro Señor y Sus apóstoles usaron la palabra "bautizar" en referencia a una persona individual, ni una tan sola vez usaron alguna palabra Griega que significara rociar o derramar.

Más de cincuenta veces usaron la palabra "baptizo" la cual para nuestro Señor y Sus apóstoles significaba solamente inmersión bajo el agua.[3]

Cada persona que fue bautizada en el Nuevo Testamento lo fue por inmersión bajo el agua. Cuando Jesús mismo fue bautizado, fue puesto bajo de agua, y "subió luego del agua":

MATEO 3:16 16Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.

 Cuando Felipe bautizó al eunuco:

"Y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. Cuando subieron del agua..." (Hechos 8:38-39).

Aquí también la respuesta bíblica es clara. Debe ser por la total inmersión en agua. ·

El Nuevo Testamento es claro también respecto a la manera en que el agua del bautismo debe ser empleada. Se emplea para cubrir totalmente el cuerpo de la persona que se bautiza.

Los pasajes más claros a este respecto son Romanos 6:3-5 y

COLOSENSES 2:12 12sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.

En este pasaje el apóstol Pablo dijo: Fuisteis "sepultados juntamente con él (con Cristo)en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él".

El bautismo es una sepultura y una resurrección. Por tanto, el creyente tiene que ser puesto totalmente debajo del agua para ser levantado inmediatamente después.

Pretender bautizar de otra manera es apartarse de la enseñanza bíblica y destruir el significado del acto.

 

 

4.  ¿PARA QUÉ SE BAUTIZA UN CREYENTE?

MATEO 28:19 (LPD)  Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,[4]

Lo hace por varios  propósitos.

a) Es el de obedecer a su Señor. Antes dar la orden de hacer discípulos y de bautizarlos. Cristo dijo:

MATEO 28:18 (BL9518Jesús se acercó y les habló así: "Me ha sido dada toda autoridad en el Cielo y en la tierra.[5]

La autoridad con que Cristo ordenó que sus discípulos fuesen bautizados es completa.

Completa también debe ser la obediencia de cada creyente.

b)  El creyente se bautiza también para dar un testimonio simbólico de las realidades de su salvación. Aquí es donde la forma del acto cobra su mayor importancia.

El bautismo cristiano es un símbolo de muerte y de resurrección. Así es que al ser puesto debajo del agua y al ser levantado otra vez, el creyente está testificando que la base de su salvación es la muerte y resurrección de Cristo (Romanos 4 : 25).

ROMANOS 4:25 25el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación.

Está testificando también que el significado moral de su salvación es que ha muerto a su pasada vida de pecado y que ha resucitado espiritualmente con Cristo para llevar una vida nueva

ROMANOS 6:3-6 3¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? 4Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. 5Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; 6sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado.

Esta testificando que la esperanza de su salvación es la de resucitar de la tumba. y ser transformado en la semejanza de su Salvador cuando éste venga por segunda vez (1 Corintios 15:50-52; Filipenses 3 :20, 21).

c) Obedecer el mandato del Señor: El bautismo no otorga la salvación, pero cada creyente recibe la aprobación del Señor cuando le obedece en su mandato, con el gozo resultante.
d) Dar testimonio de la identificación del creyente con Cristo, según lo examinado anteriormente.
e) Dar testimonio de la identificación del creyente con la Iglesia. La identificación con Cristo es al mismo tiempo la identificación con su cuerpo, la Iglesia.
La muerte y resurrección con Cristo no sólo se refieren a la unión personal con Cristo, sino también a la unidad con su cuerpo, compuesto por muchos miembros.

1ª CORINTIOS 12:12-13 12Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo.  13Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.
f) Ser reconocido como miembro de una iglesia local, en función de lo anterior.
HECHOS 2:41-42
41Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. 42Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.

Luego de convertirse a Cristo, los creyentes fueron bautizados y se añadieron a la iglesia local para "perseverar" en todas las actividades de la misma, incluyendo la participación en la Cena del Señor.

CONCLUSIÓN:

En el bautismo en agua es bueno considerar estas preguntas:

 

1. ¿PARA QUIÉN ES EL BAUTISMO CRISTIANO?

2. ¿CUÁLES SON LAS INTERPRETACIONES FALSAS DEL BAUTISMO?
3. ¿CÓMO DEBE SER PRACTICADO EL BAUTISMO DE LOS CREYENTES?

4.  ¿PARA QUÉ SE BAUTIZA UN CREYENTE?

 


[1] Por Santiago Crane W. y Jorge Enrique Díaz F.  LECCIONES PARA NUEVOS CREYENTES. Lección 11

 

[2] Biblia del Lenguaje Sencillo.

[3] Dr. Albert Garner, Defense of the Faith, Bogard Press, 1997, paginas 139-140.

[4] Libro del Pueblo de Dios (1981).

[5] Biblia latinoamericana (19 95).

EL TESTIMONIO DE TU PALABRA

DOMINGO 8 DE SEPTIEMBRE 2019

 

2 TIMOTEO 1:7-8

 7Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

8Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios,

 

INTRODUCCION:

La Biblia insiste en la necesidad de hablar de nuestra fe. A un hombre de quien había sacado muchos demonios. Cristo dijo:

MARCOS 5:19 19Mas Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti.

Cuando el apóstol Pablo estaba luchando para introducir el evangelio en la pagana ciudad de Corinto, el mismo Señor Jesús se le apareció en visión de noche y le dijo:

HECHOS 18:9 9Entonces el Señor dijo a Pablo en visión de noche: No temas, sino habla, y no calles;

Pero hay un pasaje todavía más llamativo. En la ciudad de Cesárea el capitán romano Cornelio buscaba el camino de Dios. Un día mientras oraba, un ángel entró donde estaba y le dio instrucciones de mandar traer a Simón Pedro. ¿Para qué tenía que traer a Pedro? He aquí la respuesta:

HECHOS 11:14 14él te hablará palabras por las cuales serás salvo tú, y toda tu casa.

¿Nos damoss cuenta de lo que esto significa? Quiere decir que el mensaje de salvación tiene que ser comunicado por medio de palabras humanas.

El ángel no pudo explicarle a Cornelio la manera de salvarse. Esto sólo pudo hacerlo otro hombre de carne y hueso. Usted y yo,  tenemos la solemne obligación de hablar de nuestro Salvador.

Esto provoca una lucha. El diablo no quiere que testifiques con tus palabras. Sus armas

principales para impedírtelo son la vergüenza y el temor. Pero Dios está contigo, y él es más fuerte que el diablo.

Pero cuando hablas, ¿qué vas a decir?

a)     Para empezar, puedes invitar a tus amigos a acompañarte a escuchar a alguien que sepa explicar el evangelio.

b)     Puedes contar a tus amigos lo que Cristo ha hecho en tu vida.

c)     Debes aprender a hacer una presentación bíblica del evangelio. Este método de las cinco verdades que componen el evangelio te pueden ayudar a presentar a Cristo en el testimonio de tu Palabra.[1]

 

    El evangelio se compone de cinco verdades vitales

1. LA VERDAD DEL AMOR

2 TIMOTEO 1:7 (BLS)  Porque el Espíritu de Dios no nos hace cobardes. Al contrario, nos da poder para amar a los demás y nos fortalece para que podamos vivir una buena vida cristiana.[2]

Afrontando él mismo el martirio, Pablo se toma tiempo para recordar a Timoteo que no nos ha dado Dios espíritu de cobardía. No hay tiempo para timidez o cobardía.

Sino que Dios nos ha dado espíritu de poder. Tenemos a nuestra disposición un poder sin límites. Por medio de la capacitación del Espíritu Santo, el creyente puede servir con valor, soportar con paciencia, sufrir con triunfo y, si fuere necesario, morir con gloria.

Dios nos ha dado también espíritu de amor. Es nuestro amor para con Dios lo que echa fuera el temor y nos hace dispuestos a darnos por Cristo, sea cual sea el coste.

Es nuestro amor para con nuestros semejantes lo que nos hace dispuestos a soportar toda clase de persecuciones y a pagar el mal con bien.[3]

EFESIOS 5:2(NVI) Y lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios.[4]

Dios no ama los pecados de los hombres ni el malvado sistema mundano, pero sí ama a la gente, y no quiere que nadie se pierda.

La enormidad de Su amor se muestra en el hecho de que ha dado a su Hijo unigénito.

Fue una expresión de Su amor infinito que estuviese dispuesto a dar a Su único Hijo por una raza de pecadores rebeldes.[5]

JUAN 3:16 Porque Dios amó al mundo hasta tal punto que dio a Su Hijo único para que todos los que crean en Él no se pierdan, sino tengan la vida eterna.

Este versículo nos dice que la iniciativa de la Salvación pertenece a Dios.

Fue Dios el Que envió a Su Hijo porque amaba hasta tal punto a la humanidad entera. No habría Evangelio ni Salvación si no fuera por el Amor de Dios.

Este versículo nos dice que el manantial de la vida de Dios es el Amor. Lo tremendo de este versículo es que nos presenta a Dios actuando, no en provecho propio, sino nuestro; no para satisfacer Su deseo de poder ni para avasallar al universo, sino movido por Su amor.

Dios no azota a la humanidad para que se le someta, sino la anhela y soporta para ganar su amor.

Este versículo nos habla de la amplitud del amor de Dios. Todos estamos incluidos en el amor universal de Dios. Como dijo Agustín de Hipona, «Dios nos ama a cada uno de nosotros como si no hubiera más que uno a quien amar. Y así, a todos».[6]

Nuestra Salvación tiene su origen y realización en el amor de Dios. Jesús no vino a cambiar Su actitud hacia los hombres, sino a mostrarles a éstos cómo es y ha sido siempre Dios.

Vino para demostrar, sin lugar a dudas, que Dios es amor.[7]

 

    El evangelio se compone de cinco verdades vitales

2. LA VERDAD DEL PECADO.

ROMANOS 3:23 23por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,

El pecado es cualquier pensamiento, palabra o acción que quedan cortos de la norma de santidad y perfección de Dios.

El pecado es ausencia de ley (1 Jn. 3:4), la rebelión de la voluntad de la criatura contra la voluntad de Dios.

El pecado no es sólo hacer lo malo, sino también dejar de hacer lo que uno sabe que está bien

SANTIAGO 4:7 (BLS)  Por eso, obedezcan a Dios. Háganle frente al diablo, y él huirá de ustedes.

Todo lo que no es de fe es pecado:

ROMANOS 14:23 23Pero el que duda sobre lo que come,  es condenado,  porque no lo hace con fe;  y todo lo que no proviene de fe,  es pecado.

Esto significa que está mal para el hombre hacer aquello que tenga dudas razonables. Si no tiene una clara conciencia acerca de ello pero sigue adelante y lo hace, está pecando.

«Toda injusticia es pecado» (1 Jn. 5:17). Y el pensamiento del necio es pecado (Pr. 24:9).

El pecado comienza en la mente. Cuando es alentado y abrigado, se materializa en forma de acción, y la acción lleva a la muerte.

El pecado es a menudo atractivo cuando es contemplado por vez primera, pero repulsivo cuando se mira retrospectivamente.

A veces, Pablo distingue entre pecado y pecados.

a)     Pecados son las acciones malas que hemos cometido.

b)     Pecado tiene referencia a nuestra mala naturaleza —es decir, designa lo que somos—. Lo que somos es mucho peor que lo que jamás hemos hecho.

Pero Cristo murió por nuestra malvada naturaleza así como por nuestros malvados hechos. Dios perdona nuestros pecados, pero la Biblia nunca habla de que Él perdona nuestro pecado. En lugar de ello, lo que hace es condenar o juzgar el pecado en la carne:

ROMANOS 8:3 (BLS)  Dios ha hecho lo que la ley de Moisés no era capaz de hacer, ni podría haber hecho, porque nadie puede controlar sus deseos de hacer lo malo. Dios envió a su propio Hijo, y lo envió tan débil como nosotros, los pecadores. Lo envió para que muriera por nuestros pecados. Así, por medio de él, Dios destruyó al pecado.

                   Dios no quita mi naturaleza pecaminosa, es mi deber someterme a la voluntad de Dios por medio del espíritu Santo para dominar mi naturaleza caída.[8]

 

    El evangelio se compone de cinco verdades vitales

3. LA VERDAD DEL SUBSTITUTO.

ROMANOS 5:8 8Mas Dios muestra su amor para con nosotros,  en que siendo aún pecadores,  Cristo murió por nosotros.

El hecho de que Jesucristo muriera por nosotros es la prueba definitiva del amor de Dios. Ya sería bastante difícil encontrar a alguien que estuviera dispuesto a morir por un justo; sería remotamente posible convencer a alguien para que muriera por alguna idea grande y buena; y alguien podría tener el amor necesario para dar su vida por un amigo.

Pero lo inmensamente maravilloso del amor de Jesucristo es que murió por nosotros cuando no éramos más que pecadores enemistados con Dios. Ningún amor puede llegar más lejos.

No fue por buenas personas por las que murió Cristo, sino por pecadores; no eran amigos de Dios, sino gente que estaba enemistada con Él.

Gracias a Jesús ha cambiado nuestro status con Dios. Aunque éramos pecadores, Jesús nos puso en la debida relación con Dios. Pero eso no es todo. No solo había que cambiar nuestro status; también había que cambiar nuestro estado.

Un pecador salvado no puede seguir siendo pecador; tiene que hacerse bueno. La muerte de Cristo cambió nuestro status; su vida de Resurrección cambia nuestro estado.

Jesús no está muerto, sino vivo; está siempre con nosotros para ayudarnos y guiarnos, para llenarnos de Su fuerza para que venzamos la tentación, para vestirnos con algo de su gloria.

Jesús empieza por poner a los pecadores en la debida relación con Dios aun cuando son pecadores; y continúa, por su Gracia, capacitándolos para que abandonen el pecado y sean personas nuevas y buenas.

El cambio de nuestro status es la justificación; ahí es donde empieza todo el proceso de la Salvación.

El cambio de nuestro estado es la santificación; así prosigue el proceso de nuestra Salvación, que no termina hasta que Le veamos cara a cara y seamos como Él:[9]

1 JUAN 3:2 2Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.

 

 

    El evangelio se compone de cinco verdades vitales

4. LA VERDAD DEL ARREPENTIMIENTO.

HECHOS 3:19 19Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio

La obligación que este conocimiento conlleva es la de arrepentirse y convertirse. Las dos cosas van juntas. Arrepentirse podría querer decir simplemente cambiar de idea, y es más fácil cambiar de idea que cambiar de vida. Pero este cambio de idea debe conducir a dejar el camino viejo y emprender uno nuevo, que es lo que quiere decir la conversión.

Este arrepentimiento tendrá ciertas consecuencias.

a)     Afectará al pasado; los pecados serán borrados. Esta es una palabra muy expresiva. Antiguamente se escribía en papiro, y la tinta no contenía ácidos; así es que no afectaba al papiro como la tinta moderna, sino se secaba encima simplemente. Para borrar la escritura no había más que limpiarlo con una esponja húmeda: así es como borra Dios el pecado de una persona.

b)     Afectará también al futuro; traerá tiempos de consuelo. Vendrá algo a la vida que aportará fuerza en la debilidad y descanso en la fatiga.[10]

 

 

    El evangelio se compone de cinco verdades vitales

5. LA VERDAD DE LA FE.

JUAN 1:12 12Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

Cuando el diablo te quiere callar, resístelo en la firmeza de fe que estas palabras inspiran.

Cuando las autoridades de Jerusalén ordenaron a los apóstoles Pedro y Juan que dejasen de hablar de Jesucristo, ellos reunieron a la iglesia para orar. En su oración hicieron la siguiente petición:

HECHOS 4:29 29Y ahora,  Señor,  mira sus amenazas,  y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra,

Luego leemos que:

HECHOS 4:31 31 “cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios”.

Dios llena de valor a sus hijos cuando están resueltos a hablar por él.

Juan proclama que solo podemos entrar en esa relación real y verdadera de hijos con Dios por medio de Jesucristo.

Como lo aceptamos es creyendo en el nombre de Jesucristo. ¿Qué quiere decir eso? El pensamiento y el lenguaje hebreos usaban el nombre de un modo que nos resulta extraña.

Con esa expresión los judíos no se referían tanto al nombre propio de una persona como a su naturaleza en tanto en cuanto era revelada o conocida.

Por ejemplo, en:

 SALMOS 9:10 10el salmista dice así: «En Ti confiarán los que conocen Tu nombre».

Está claro que eso no quiere decir «los que saben que Te llamas Jehová», sino los que conocen el carácter de Dios, Su naturaleza, cómo es Dios; ésos son los que están dispuestos a poner su confianza en Dios para todo.

EN SALMOS 20:7, dice el salmista: «Algunos presumen de carros, y otros de caballos; mas nosotros nos gloriamos en el nombre del Señor nuestro Dios».

Está claro que esto no quiere decir que hacemos alarde de que Dios se llama Jehová. Quiere decir que algunos ponen su confianza en medios materiales, pero nosotros la ponemos en Dios porque sabemos cómo es.

Confiar en el nombre de Jesús, por tanto, quiere decir poner nuestra confianza en lo que Él es. Él era la encarnación de la amabilidad y del amor y de la ternura y del servicio.

La gran doctrina central de Juan es que en Jesús vemos la misma Mente de Dios, Su actitud para con los hombres. Si de veras creemos eso, entonces también creemos que Dios es como Le vemos en Jesús: tan amable y amoroso como era Jesús.

Creer en el nombre de Jesús es creer que Dios es como Él; y es solo cuando creemos eso cuando podemos someternos a Dios y llegar a ser Sus hijos.

A menos que hayamos visto en Jesús cómo es Dios, nunca nos atreveríamos a creer que podemos llegar a ser Sus hijos.

Es lo que es Jesús lo que nos abre la posibilidad de llegar a ser hijos de Dios.[11]

 

CONCLUSIÓN:

No estamos diciendo que esta es la única manera de hacer una presentación bíblica del

evangelio. Pero es una buena manera de hacerlo.

Aconsejamos que nos aprendamos estas cinco verdades vitales y que en nuetra Biblia o Nuevo

Testamento marquemos los diez textos que se relacionan con ellas. Y cuando Dios nos dé la

oportunidad, usemos este sencillo plan para enseñar las buenas nuevas de salvación.

    El evangelio se compone de cinco verdades vitales

1. LA VERDAD DEL AMOR

2. LA VERDAD DEL PECADO.

3. LA VERDAD DEL SUBSTITUTO.

4. LA VERDAD DEL ARREPENTIMIENTO.

5. LA VERDAD DE LA FE.

 


[1] Por Santiago Crane W. y Jorge Enrique Díaz F.  LECCIONES PARA NUEVOS CREYENTES. Lección 10

[2] Biblia del Lenguaje Sencillo.

[3]MacDonald, William: Comentario Bíblico De William MacDonald: Antiguo Testamento Y Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2004, S. 964

[4] Nueva Versión Internacional.

[5]Bis. MacDonald, William, S. 663

[6]Barclay, William: Comentario Al Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2006, S. 400

[7]Bis. Barclay, William, S. 573

[8]MacDonald, William: Comentario Bíblico De William MacDonald: Antiguo Testamento Y Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2004, S. 760

[9]Bis. Barclay, William. 573

[10]Bis. Barclay, William. 510

[11]Bis. Barclay, William. 383

Reflexiones en Juan 21:1-19
La manifestación de Cristo en el contexto del desánimo
Del Hno. Pbro. Pepe Saucedo
Pesaba mucho la falla a los discípulos que abandonaron al Señor en el período de la pasión y la muerte.
No lograban ver claro el futuro por causa de los vacíos que les provocaba la partida de Cristo.
Sufrían muchos ataques de su conciencia y el desaliento apareció.
La manifestación del Señor en este proceso de prueba combatió el desaliento y les confirmó su llamado divino.
Veamos los detalles de la manifestación divina en el contexto del desaliento.
1. La reincidencia de los apóstoles.
-Simón decide ir a pescar, que era su oficio anterior a su llamado.
-Todos deciden ir a pescar con Pedro.
-Se van de noche en una barca mar adentro, y no pescaron nada.
-Estaban desvelados, cansados y frustrados.
El Señor los deja llegar al punto exacto en el que se ejecutaría la intervención divina para tratar el desaliento.
2. La manifestación milagrosa de Jesús
-Jesús se presentó en la playa de incógnito. Los discípulos no sabían que era Jesús.
-Jesús les pidió de comer, refiriéndose a ellos con cariño: Hijitos.
-Jesús les dice que echen la red a la derecha, ya casi en la orilla (como 80 a 90 metros de la playa), y les asegura que ahí hallarán peces.
-Cuando ellos obedecieron a Jesús, recibieron el milagro de la pesca, al grado que ya no podían sacar la red, por la gran cantidad de peces.
-El milagro hace que Juan identifique al Señor.
-El discípulo amado le dice a Pedro que es el Señor.
-Simón se ciñó la ropa y se echó al mar, por la vergüenza de estar desnudo ante el Señor.
-Los otros discípulos se dedicaron a arrastrar la red con los peces hacia la playa.
El Señor manifiesta su poder, y a través de la repetición del milagro inicial (Lucas 5) les recuerda su llamado.
3. La manifestación íntima de Jesús
-El Señor había encendido un fuego y las brasas estaban listas, con un pez encima de ellas y pan.
-El Señor había preparado la comida para ellos de antemano.
-Los invitó a comer. Venid, comed. 12
-Les sirvió. …tomó el pan y les dio, y asimismo del pescado. 13
El evangelista apunta que esta era la tercera vez que Jesús se manifestaba a sus discípulos, después de haber resucitado de los muertos.
-Habla de la manifestación reiterativa, del trato continuo, del seguimiento que el Señor nos da hasta asegurar el resultado que se persigue.
-No todos reaccionamos a la primera o a la segunda intervención del Señor. Algunos necesitamos, de acuerdo al nivel de desaliento, tratos extras de parte de Dios.
-Tenemos la evidencia de la paciencia de Cristo. Él no nos abandona ni se desespera con nosotros.
El Señor les revela su amor, y a través de atenciones especiales, les confirma su llamado.
4. La manifestación especial del Señor
Después de la comida el Señor trata individualmente a Pedro.
-Lo llama por su nombre original hebreo: Simón, hijo de Jonás.
-Le pregunta si lo ama más que los otros discípulos. Lo hace por tres ocasiones.
-Las primeras dos respuestas de Pedro son con seguridad y firmeza. Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le quita el más que éstos. 15, 16
-La tercera vez, se entristece Pedro por que interpreta que es una reiteración producto de la duda. Su respuesta es distinta: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. 17
-En las tres ocasiones, después de que Pedro expresa su amor, el Señor le encarga el cuidado de su rebaño:
-Apacienta mis corderos.
-Pastorea mis ovejas.
-Apacienta mis ovejas.
El Señor confirma el liderazgo de Simón. Le dice que su error no le quitó el llamado ni lo removió de su posición. Al contrario, las experiencias negativas lo prepararon para lo que venía.
-El Señor le confirma el llamado. 15-17
-El Señor le dice que viene un cambio radical en su vida ministerial que lo llevará a una madurez en su entrega a Dios, hasta la muerte de cruz. La voluntad propia se cambiará por la voluntad de Dios. 18
-El Señor le confirma su llamado a través de la misma palabra del inicio: Sígueme. 19
Conclusión
Todos somos susceptibles de sufrir desaliento.
El desaliento nos puede conducir a una reincidencia.
El Señor tiene preparada una manifestación especial para combatir el desaliento:
Manifestación de poder y milagros
Manifestación de gracia y amor
Manifestación especial e individual.

Qué lujo tener un Salvador tan amable, paciente y cariñoso. Que nos trata con suma nobleza, con tacto prudencial, pero con la firmeza suficiente para sacarnos de la frustración y alentarnos para cumplir el llamamiento. De veras, qué lujo de Maestro tenemos..

EL TESTIMONIO DE TU VIDA

DOMINGO 1 DE SEPTIEMBRE 2019

 

1 CORINTIOS 10:31-32

31Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. 32No seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles, ni a la iglesia de Dios;

 

INTRODUCCION:

Con esta frase (v. 31) Pablo va terminando sus consejos respecto a la cuestión de los alimentos que figuraba tan prominentemente en la comunidad cristiana primitiva.

Aunque puede parecernos un poco raro que se le diera tanto énfasis, sí se puede notar que el tema se prestaba para que el Apóstol cimentara algunos principios muy importantes.

La gloria de Dios debe ser el interés primordial en la mente del creyente. No se le puede glorificar si uno participa en fiestas idolátricas; tampoco recibe Dios la gloria si se ofende al hermano más débil.

La libertad cristiana es don de Dios y se debe defender su ejercicio no permitiendo que los caprichos de otros la coarten. Sólo el amor para con la conciencia del más débil en la fe debe ocasionar la limitación de la libertad cristiana.

El Apóstol apela a los corintios para que usen un tacto cauteloso que permita las buenas relaciones con todos. Especialmente se interesa en que los creyentes no hagan nada que venga a desprestigiar a la congregación local.

De suma importancia es que la iglesia local mantenga intacto su testimonio ante la comunidad. Sin un testimonio intachable la iglesia de Dios perderá la posibilidad de llamar a otros al evangelio, y su propia madurez cristiana se verá debilitada. [1]

Ser testigo no es algo opcional para el cristiano. Ya eres testigo por el simple hecho de que la gente te está observando. Lo que Dios pide es que seas un testigo fiel. Y que todo lo que hagamos glorifique a Dios. (“Glorificar” a Dios es manifestar al mundo las excelencias de su ser.)

 

 

    Para testificar positivamente con tu vida a favor del evangelio es necesario que:

1. CONOZCAMOS LAS ESCRITURAS.

1 PEDRO 1:24-25 24Porque: Toda carne es como hierba, Y toda la gloria del hombre como flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae; 25Mas la palabra del Señor permanece para siempre. Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada.

El autor sagrado supone que los lectores, aun siendo de extracción pagana, están familiarizados con el texto de Isaías, pues no usa las usuales expresiones: «Dice (Dios)» o «Dice la Escritura», etc.

Por otra parte, se ve que cita de memoria, como se nota por las variantes que se señalan, tanto con respecto al texto hebreo como al de los LXX. La lectura en Isaías dice:

ISAIAS 40:6-9 6Voz que decía: Da voces. Y yo respondí: ¿Qué tengo que decir a voces? Que toda carne es hierba, y toda su gloria como flor del campo. 7La hierba se seca, y la flor se marchita, porque el viento de Jehová sopló en ella; ciertamente como hierba es el pueblo. 8Sécase la hierba, marchítase la flor; más la palabra del Dios nuestro permanece para siempre. 9Súbete sobre un monte alto, anunciadora de Sion; levanta fuertemente tu voz, anunciadora de Jerusalén; levántala, no temas; di a las ciudades de Judá: ¡Ved aquí al Dios vuestro!

Para que no quede ningún resquicio (abertura) de duda sobre la identidad de la Palabra de Dios en la cita misma de Isaías, Pedro termina diciendo (v. 25b): «Y ésta es la palabra que os ha sido anunciada como Buena Noticia» (NVI).

El texto dice literalmente: «… que ha sido evangelizada a (gr. eis, en dirección a) vosotros». Esta frase resulta tanto más interesante cuanto que en el contexto de Isaías 40:6–8 (v. el v. 9 de dicha porción) se habla de anunciar las buenas nuevas a Sion, esto es, de evangelizar.[2]

Las Escrituras subrayan la importancia del testimonio vivido tanto negativa como positivamente.

Ejemplo del impacto negativo de un testimonio infiel tenemos en la vida de David. Por descuidar su obligación de salir al frente de los ejércitos del Señor, David se expuso a la tentación. En consecuencia cayó en el doble pecado de adulterio y homicidio. Cuando se arrepintió por fin. Dios tuvo misericordia de él y le perdonó.

Pero una secuela de desgracias le sobrevino como consecuencia inevitable de su pecado. Y toda aquella cadena de calamidades comenzó con esta advertencia del profeta Natán:

2ª SAMUEL 12:13-14 13Entonces dijo David a Natán: Pequé contra Jehová. Y Natán dijo a David: También Jehová ha remitido tu pecado; no morirás. 14Mas por cuanto con este asunto hiciste blasfemar a los enemigos de Jehová, el hijo que te ha nacido ciertamente morirá.

En contraste, la bondad de un testimonio positivo está recalcada en:

1ª PEDRO 3:1-2 1Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos;  para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, 2considerando vuestra conducta casta y respetuosa.

Hablaba el Apóstol a mujeres cristianas cuyos maridos no eran creyentes.

 

     Para testificar positivamente con tu vida a favor del evangelio es necesario que

2. CRISTO MISMO VIVA SU PROPIA VIDA EN TI.

EFESIOS 1:13-14 13En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, 14que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.

Aprendemos aquí que la conducta diaria del creyente puede ser el factor decisivo en la evangelización.

Esto quiere decir es que hay personas que no estarán dispuestas a escuchar el evangelio hasta que no conozcan de cerca a alguien cuya conducta habitual sea auténticamente cristiana.

En otras palabras, el testimonio cristiano vivido prepara el camino para el testimonio cristiano hablado.

El Espíritu Santo mora en ti con el propósito de glorificar a Cristo (Juan 16:14), es decir: con el propósito de usarte como instrumento para manifestar al mundo las excelencias de Jesús.

Y lo hace de dos maneras:

a) reproduciendo en nosotros el carácter de Cristo y

b) librándonos del dominio del pecado.

GÁLATAS 5:22-23 22Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

Estas nueve virtudes no son otra cosa que una descripción del carácter de Jesucristo.

Cuando permitimos que el Espíritu nos controle por completo (que nos “llene”), él reproduce en nosotros su “fruto”.

Es decir, por medio de nuestras vidas diarias el Espíritu manifiesta al mundo el carácter de Cristo mismo.

Y en estas mismas condiciones el Espíritu también nos libera del dominio de nuestra naturaleza pecaminosa carnal. Como dice:

ROMANOS 8:2 2Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

 

 

     Para testificar positivamente con tu vida a favor del evangelio es necesario que

3. SEAS LLENO DEL ESPIRITU

HECHOS 4:31 31Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios.

Para testificar positivamente a favor del evangelio por medio de tu vida, necesitas ser lleno del Espíritu (Efesios 5:18).

Para ser lleno del Espíritu, tenemos que hacer cuatro cosas.

a)     Tenemos que desear que el Espíritu nos haga más semejantes a Cristo en nuestro carácter y conducta.

b)     Tenemos que confesar a Dios y abandonar cualquier pecado que esté interrumpiendo nuestra íntima comunión con él.

c)     Tenemos que someternos por completo a la voluntad divina.

d)     Tenemos que rechazar toda confianza en nosotros mismos para depender únicamente del poder y la dirección del Señor.

Cuando cumplimos estas cuatro condiciones el Espíritu Santo nos llenará. Nos llenará de su glorioso fruto; reproducirá en nosotros el carácter de Jesucristo.

También nos llenará de su poder, librándonos del dominio de nuestra naturaleza pecaminosa carnal.

Entonces la gente observará en nosotros un carácter y una conducta auténticamente cristianos.

¡Habremos testificado fielmente con nuestra vida! Tal testimonio será un instrumento del Espíritu para convencer a otras personas de su necesidad espiritual y para disponerlas a escuchar favorablemente el mensaje de salvación.

CONCLUSIÓN:

De esta manera tu testimonio cristiano vivido habrá preparado el camino para un testimonio cristiano hablado.[3]

 

    Para testificar positivamente con tu vida a favor del evangelio es necesario que:

1. CONOZCAMOS LAS ESCRITURAS.

2. CRISTO MISMO VIVA SU PROPIA VIDA EN TI.

3. SEAS LLENO DEL ESPIRITU

 


[1]Fricke, Roberto ; Sánchez, Gustavo ; Caruachı́n, César ; Hill, Thomas W. ; Baldeón, Edgar ; Editorial Mundo Hispano (El Paso, Tex.): Comentario Bı́blico Mundo Hispano 1 Y 2 Corintios. 1. ed. El Paso, TX : Editorial Mundo Hispano, 2003, S. 130

[2]Henry, Matthew ; Lacueva, Francisco: Comentario Bı́blico De Matthew Henry. 08224 TERRASSA (Barcelona) : Editorial CLIE, 1999, S. 1846

[3] Lecciones Para Nuevos creyentes . Santiago Crane w. Jorge enrique Díaz f. Alicia s. De Zorzoli

 

LA COMUNION FRATERNAL CRISTIANA

DOMINGO 25 AGOSTO 2019

HEBREOS 10:24-25

24Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; 25no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

 

INTRODUCCION:

Había algunos entre los destinatarios de la Carta a los Hebreos que habían abandonado el hábito de reunirse con los hermanos. Es posible que alguien se considere cristiano y, sin embargo, deje de reunirse con el pueblo de Dios para dar culto a Dios en la casa de Dios en el día de Dios.[1]

El hombre es un ser social. En el principio, antes de que Adán hubiera pecado, Dios dijo: No es

bueno que el hombre esté solo ... " (Génesis 2: 18).

Y esto sigue siendo verdad aún después de la conversión a Cristo. Por lo tanto, si quieres continuar creciendo en tu nueva vida  además de leer tu Biblia y orar tendrás que practicar la disciplina de la comunión cristiana, (el congregarte)

La vida espiritual se parece en algunos aspectos a la vida física. Ambas vidas empiezan con un nacimiento, y las dos exigen crecimiento. Cuando un niñito nace necesita de mil cuidados, si se le abandona, de seguro morirá. Para evitar semejante tragedia, Dios creó la familia.

La divina voluntad es que cada criatura nazca en el seno de una familia responsable. Allí podrá recibir el amor, la protección, el alimento y Ia instrucción que su pleno desarrollo demanda.

Y no debemos pensar que el Señor tenga menos cuidado de sus hijos espirituales. También ha provisto una familia para nosotros.

Cuando nacimos de nuevo, ingresamos en la familia de Dios:

EFESIOS 2:19 19Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios,

Él es ahora nuestro Padre

2 CORINTIOS 6: 18 18Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.

Cristo Jesús es nuestro hermano mayor:

ROMANOS 8:2929Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.

y todo verdadero creyente es nuestro hermano:

MATEO 23:8 8Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos

 

    La comunión fraternal cristiana es:

1. LA FAMILIA DE DIOS

ROMANOS 15:6-7 6para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo. 7Por tanto, recibíos los unos a los otros, como también Cristo nos recibió, para gloria de Dios.

En el sentido más amplio la familia de Dios abarca a todos los creyentes del mundo. Cristo destruye las Barreras que separan a la humanidad. Como Pablo dijo en:

EFESIOS 2:14 14Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación,

Por tal motivo vaya donde vaya cuando un creyente se encuentra con otro descubre que hay un

lazo que los une. Este lazo es el amor fraternal cristiano. Su existencia es evidencia de salvación:

1 JUAN 3:1414Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida,  en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte.

Es importante el hecho de que la familia de Dios abarca a todos los creyentes del mundo.

Hay solo dos caminos para entrar a una familia: Puedes nacer dentro de ella, o puedes ser adoptado por ella. ¡Dios hace ambas cosas por ti! Se le llama nacer de nuevo, y se le llama ser adoptado en la familia de Dios. Dios lo hace completo.

En la ley Romana, durante los tiempos del nuevo testamento, podías repudiar a un hijo tuyo. Pero si adoptabas a uno, estaba prohibido repudiarlo.

Dios dice que no solo has nacido nuevamente en su familia, sino que también te ha adoptado, y no hay ninguna forma que Él te vaya a repudiar. ¡Esas son buenas noticias![2]

Pero en lo que respecta a tu crecimiento espiritual lo que importa mucho más es que esta familia tiene una manifestación local: la iglesia.

 

    La comunión fraternal cristiana es:

2. LA IGLESIA

HEBREOS 10:24-25 (CST) 24Tengámonos siempre presentes los unos a los otros, procurando estimularnos al amor y las buenas obras. 25No dejemos de congregarnos (como algunos tienen por costumbre), para animarnos y exhortarnos los hermanos mutuamente, en especial ahora, cuando ya podéis ver que se acerca el día del regreso del Señor. [3]

La palabra "iglesia" Del gr. ekklesia aparece más de cien veces en el Nuevo Testamento. Algunas veces se emplea para designar a todo el pueblo de Dios. Pero en la gran mayoría de los pasajes se refiere claramente a una asamblea o congregación local de creyentes.

La iglesia es un grupo de personas que sostienen mutuamente relaciones trascendentales y están organizados para un gran fin y misión.

La iglesia está en el corazón mismo del propósito cósmico de Dios y es el instrumento que él ha diseñado para la difusión del evangelio.

La iglesia es el cuerpo de Cristo, a través del cual Dios penetra en el mundo con su mensaje de conversión y santificación por el Espíritu Santo.

La iglesia es la comunidad de los que creen en Jesucristo y proclaman su soberanía sobre la totalidad de la vida.[4]

Sólo dentro del compañerismo de la iglesia  podrás recibir la ayuda que tu desarrollo cristiano exige. Como dice el autor de:

HEBREOS 10:24- 25 (DHH) 24Busquemos la manera de ayudarnos unos a otros a tener más amor y a hacer el bien. 25No dejemos de asistir a nuestras reuniones, como hacen algunos, sino animémonos unos a otros; y tanto más cuanto que vemos que el día del Señor se acerca.

Si te congregas fielmente con tus hermanos para adorar a Dios dos cosas resultarán:

Recibirás bendiciones  y serás hecho portador de bendiciones para otros.

 

 

    En la comunión fraternal cristiana:

3. RECIBES BENDICION

MATEO 18:2020Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

            De manera que al reunirnos con nuestros hermanos en la iglesia local debes confiar en que el Señor está presente y debemos esperar su bendición.

Esta bendición podrá ser impartida de distintas maneras:

A veces serás ayudado por la explicación bíblica.

A veces será un canto lo que toca tu corazón.

A veces te sentirás inspirado por el testimonio de algún hermano que cuenta una reciente obra de Dios  

    en su vida.

A veces durante el período de oración te sentirás redargüido de algún pecado que debes confesar a Dios

    y abandonar.

Recibirás Fortaleza espiritual y protección: En el Salmo 27, el salmista hace un recuento de algunos beneficios de estar en la casa de Dios como es la fortaleza espiritual, la protección y la misericordia de Dios.

SALMO 27:4  4Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo.

Recibirás Provisión: Cuando vamos a la casa de Dios, Él da provisión; ilumina nuestro entendimiento y nos muestra qué hacer y cómo hacerlo de tal manera que su fin sea el darnos la provisión que necesitamos, sea espiritual, emocional o física.

SALMO 36:7-9 7¡Cuán preciosa, oh Dios, es tu misericordia! Por eso los hijos de los hombres se amparan bajo la sombra de tus alas. 8Serán completamente saciados de la grosura de tu casa, Y tú los abrevarás del torrente de tus delicias. 9Porque contigo está el manantial de la vida; En tu luz veremos la luz.

Recibirás Entendimiento y sabiduría: Los hace hombres y mujeres extraordinarios, visionarios y prudentes; planeadores y ejecutores de los planes.

El salmista amplia un poco más sobre aquello que encontramos en una congregación de sana doctrina, lo que Dios tiene para cada uno de nosotros, experimentando que Él es nuestra provisión

SALMOS 111:1,10 1Alabaré a Jehová con todo el corazón En la compañía y congregación de los rectos. 10El principio de la sabiduría es el temor de Jehová;Buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos; Su loor permanece para siempre.

 

Desarrollamos dones, talentos y habilidades: Cuando buscamos el bien para la casa de nuestro Dios, cuando amamos su morada y nos disponemos a servir en su obra, comenzamos a desarrollar dones, talentos y habilidades que Él ha puesto en nosotros y que lo descubrimos solo cuando nos disponemos a servir. Éxodo 35:30-35.

En cada uno, Dios ha colocado dones y habilidades que está dispuesto a potencializar en nosotros, cuando nos disponemos mediante la congregación, a servir en su obra y a los demás.

Pero sea como sea, si nos congregamos con nuestros hermanos con el fin de adorar, de alguna manera nos bendecirá el Señor.

 

    La comunión fraternal cristiana te hace:

4. PORTADOR DE BENDICION

HECHOS 1:8 8pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Las bendiciones de Dios, sin embargo, no son fines en sí mismas. Somos bendecidos para que seamos bendición.

En los cultos de la iglesia somos estimulados al amor y a las buenas obras.

Efesios 2:10 10Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

            Con este eterno propósito de Dios concuerda la doctrina de los dones espirituales.

Cuando el Señor te salvó, te concedió un talento espiritual. Este talento te hace apto para algún servicio, o ministerio.

1 CORINTIOS 12: 7 7Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.

En otras palabras, el don espiritual que Dios te ha dado te capacita para hacer las buenas obras que Él espera de nosotros.

Ahora bien en todo esto la iglesia local juega un papel importante.

Tus hermanos pueden ayudarte a descubrir tu don . Y una vez que lo hayas descubierto, pueden inspirarte a dedicar tu don al servicio del Señor.

Y finalmente tus hermanos te pueden hacer el gran favor de darte oportunidades para desarrollar tu don en el trabajo de la iglesia.

Sí hermanos necesitamos a la iglesia. Allí está nuestra familia espiritual. Sólo en el seno de esa familia podremos encontrar la protección el estímulo, la alimentación y el amor que nuestro crecimiento cristiano exige.

Además, sólo allí podremos encontrar la inspiración y la capacitación que nos hacen falta para desarrollarnos en el servicio que Dios espera de nosotros.

 

CONCLUSIÓN:

¡Seamos fieles, en la práctica de la disciplina de la comunión fraternal cristiana!

Asistiendo con regularidad a los cultos públicos de adoración y a las reuniones de estudio bíblico de los martes y Escuela Dominical. Y cultivemos el compañerismo con nuestros hermanos en la fe. Una brasa sacada del fogón no tarda en apagarse.

Y un creyente que se separe de la compañía de sus hermanos se resfría en su vida espiritual y se debilita en su capacidad para resistir la tentación.

ECLESIASTÉS 4:12 Pero "cordón de tres dobleces no se rompe pronto".

    La comunión fraternal cristiana es:

1. LA FAMILIA DE DIOS

2. LA IGLESIA

3. RECIBES BENDICION

4. PORTADOR DE BENDICION

 


[1]Barclay, William: Comentario Al Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2006, S. 910

[2] Rick Warren. Esperanza diaria, porpuse Driver.

[3] Castellano Antiguo.

[4] Diccionario Hispano-Americano de la Misión.

 

TU VIDA DE ORACION

DOMINGO 18 DE AGOSTO 2019

2 CRONICAS 7:14

14si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

 

INTRODUCCIÓN:

Este versículo bien puede ser el texto dorado de todo el libro. Aunque originalmente fue dirigido a la nación escogida de Israel, se aplica correctamente a las naciones que han tenido una herencia bíblica. Es el camino seguro a la restauración y avivamiento de todas las edades. Si cumplimos las condiciones, las promesas tienen seguridad de cumplimiento.[1]

J. Barton Payne comenta:

«Este gran versículo, el más conocido de Crónicas, expresa como ninguna otra Escritura lo que Dios requiere para la bendición nacional, ya fuese en la tierra de Salomón, de Esdras, o en la nuestra. Aquellos que creen deben abandonar sus pecados, volverse de una vida centrada en uno mismo, y rendirse a la palabra y voluntad de Dios. Entonces, y no antes, el cielo enviará el avivamiento».[2]

En el sentido más profundo la vida cristiana no puede vivirse sin orar.

El supremo ejemplo de la oración es el Señor Jesús. Por tal motivo significa mucho el hecho de que los 4 evangelios señalan veintidós ocasiones distintas en que él oraba.

Si el mismo Hijo de Dios no pudo vivir en este mundo sin orar, menos lo podremos hacer nosotros. La Biblia habla mucho de la oración. Repetidas veces nos exhorta a orar Nos enseña cómo orar correctamente. Nos promete grandes bendiciones cuando así oramos. Y nos presenta inspiradores ejemplos de la oración eficaz.

En esta ocasión vamos a pensar en tres elementos que deben formar parte de tu vida de oración. Estos elementos son: adoración, confesión y petición.

 

    Elementos que deben formar parte de nuestra vida de oración:

1. LA ADORACIÓN

2 CRONICAS 7:14 (LPD)  si mi pueblo, el que es llamado con mi Nombre, se humilla y suplica, si busca mi rostro y se convierte de sus malos caminos, yo escucharé desde el cielo, perdonaré su pecado y haré que su país se restablezca.

¿Qué es la adoración?  

La adoración es el acto de expresar reverencia y respeto a Dios. Comprende la actitud del

corazón como también prácticas rituales privadas y públicas, individuales y corporativas. No se

limita a ciertos componentes de una reunión religiosa, como oraciones, cantos, números especiales, predicación, y otros. Tampoco se limita a las reuniones religiosas.

Términos para “adoración” en el Antiguo Testamento

Aunque en el Antiguo Testamento hay varias palabras hebreas para “adoración”, tres son

particularmente significativas.

Hawâ. El más significativo es el verbo hawâ, que aparece 173 veces y que principalmente

significa “inclinarse” voluntariamente ante seres humanos, ídolos, o Dios. En la descripción de

un acto religioso específico, el término aparece 110 veces. Por ejemplo, cuando Abraham corrió

al encuentro de los visitantes en Génesis 18:2, “se postró en tierra”

Yare’. El verbo yare’, que aparece 317 veces, puede denotar terror hacia los humanos o los

dioses pero también respeto reverencial y adoración del Dios de Israel. Por consiguiente, Jehová

dice a Moisés que no tenga “temor (yare’)” de Og, rey de Basán (Deuteronomio 3:2). Sin

embargo, a Israel se le ordena: “A Jehová tu Dios temerás (yare’), y a él solo servirás” (Deut 6:13).

‘Abad. El verbo ‘abad, que aparece 290 veces, significa esencialmente “servir” y se usa en la

vida pública y religiosa. El concepto de servir a Dios y de adorarlo tiende a tener el mismo

significado. Por consiguiente, en Éxodo 3:12, Dios dice: “Ve, porque yo estaré contigo; y esto te

será por señal de que yo te he enviado: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis

(‘abad) a Dios sobre este monte.” En Malaquías 3:18 dice: “Entonces os volveréis, y discerniréis

la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve (‘abad) a Dios y el que no le sirve.”

Términos para “adoración” en el Nuevo Testamento

El Nuevo Testamento en griego cuenta con una palabra básica para “adoración” pero hay varias

otras que se usan de vez en cuando.

Proskyneo. Usado 60 veces, proskyneo es el verbo clave en griego para “adorar”. Significa

“postrarse en adoración de alguien o algo” y parece que originalmente significaba “besar” a una

deidad (lo cual requeriría postrarse o inclinarse ante el ídolo). Tal adoración propiamente debe

ser dirigida solo a Dios o Jesús.

Latreuo. El verbo latreuo se usa 21 veces para denotar servicio orientado a lo religioso, sea a

Dios o a ídolos. En el sermón de Esteban, Dios dice de la cautiva nación de Israel: “Después de

esto saldrán [de Egipto] y me servirán (latreuo) en este lugar [Sinaí]” (Hechos 7:7; véase

también Hebreos 9:14; 12:22-28). Más tarde, debido a la desobediencia de ellos, Dios “los

entregó a que rindiesen culto (latreuo) al ejército del cielo” (Hechos 7:42).

Sebó. El verbo sebo, que también significa “adorar”, se halla 10 veces en el Nuevo Testamento;

incluye los conceptos de reverencia y respeto. Un ejemplo es Mateo 15:9: “Pues en vano me

honran (sebo), enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.” La observación de Pablo

en Romanos 1:25 utiliza éste y el término anterior: “Cambiaron la verdad de Dios por la mentira,

honrando (sebo) y dando culto (latreuo) a las criaturas antes que al Creador.”

La naturaleza de la adoración tal vez mejor se describe en las palabras de Jesús dirigidas a la mujer samaritana:

JUAN 4:23-24 23 “Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán

(proskyneo) al Padre en espíritu y en verdad (en pneumati kai aletheia); porque también el Padre

tales adoradores busca que le adoren. 24Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en

verdad (en pneumati kai aletheia) es necesario que adoren”

Los traductores frecuentemente han traducido “espíritu” con una “e” minúscula. Esta interpretación identifica al “espíritu” como espíritu humano y por tanto hace un llamado a los adoradores humanos a adorar con sinceridad y una debida actitud.[3]

Sin embargo, parece que Juan deliberadamente unió los términos “espíritu” y “verdad” para que signifiquen, en efecto, “Espíritu de verdad”.

Por consiguiente, Jesús dice que los creyentes pueden de veras adorar solo con la ayuda del Espíritu de verdad que los santifica e ilumina por medio de la verdad de la Palabra de Dios; la verdad acerca de Dios y la verdad acerca del hombre, su pecado y salvación.

“En la verdadera adoración hay un encuentro con Dios para el cual Dios por medio de su gracia tiene que capacitar al hombre.”[4]

Elementos en los cultos de adoración de la iglesia primitiva

El estudio del Nuevo Testamento fácilmente entrega por los menos los siguientes elementos que hubo en los cultos de los primeros cristianos:

1)     La Palabra de Dios. La lectura de las Escrituras era el elemento básico de los servicios de

adoración en la sinagoga (véanse Nehemías 8:8,18; 13:1; Lucas 4:16; Hechos 13:27; 15:21). Esta

práctica también fue adoptada por las iglesias del Nuevo Testamento en sus cultos de adoración.

2)     Predicación y enseñanza. No sólo se leía la Palabra de Dios, sino que era regularmente

3)     predicada y enseñada.

4)     Llamados al arrepentimiento.

5)     El bautismo en el Espíritu.

6)     Credos y declaraciones de fe. Muchos de los pasajes concisos y rítmicos del Nuevo Testamento

parecen ser declaraciones de fe que se usaban en las primeras iglesias para instrucción y

adoración. Uno de los “credos” más conocidos es Filipenses 2:6-11, que comienza así: “El cual,

siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se

despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres.” Otros pasajes a

menudo incluidos son: Lucas 1:46-55; Juan 1:1-18; Romans 10:9; 1 Corintios 15:3-5; Efesios

5:14; Colosenses 1:15-20; 1 Timoteo 3:16; 1 Pedro 3:18-22; Apocalipsis 4:8; 5:12.

7)     Himnos. Jesús y sus discípulos cantaron himnos (Marcos 14:26, par. Mateo 26:30), como también Pablo y Silas cuando estuvieron encarcelados en Filipos (Hechos 16:25). Pablo escribió a “sus iglesias” se edifiquen y exhorten con “salmos, himnos, y cánticos espirituales” (1 Corintios 14:26; Efesios 5:19; Colosenses 3:16; cf. Romanos 15:9).

8)     Oración. Hay cerca de 175 referencias a la oración en el Nuevo Testamento.

9)     Dones espirituales.

10)Sanidad.

11)Ofrendas.

12)La Santa Cena.[5]

Una manera de ser un adorador es iniciar tu tiempo diario de oración con alabanzas y acciones de gracias. Debes alabar a Dios por lo que él es, y debes darle gracias por lo que hace.

Siempre resultan dos cosas cuando practicas la alabanza. Una es que agradas a Dios.

SALMO 50:23 23El que sacrifica alabanza me honrará; Y al que ordenare su camino, Le mostraré la salvación de Dios.

El otro resultado es que aumentas tu propia fe.

SALMO 9:10 10En ti confiarán los que conocen tu nombre, Por cuanto tú, oh Jehová, no desamparaste a los que te buscaron.

Mientras alabas a Dios por su fidelidad en cumplir sus promesas, por su conocimiento cabal de todas las cosas, por la grandeza infinita de su amor, de su sabiduría y de su poder; mientras piensas en éstas u otras de las perfecciones divinas, tus problemas tienden a hacerse progresivamente más insignificantes, y resulta más fácil dejarlos en las manos del Señor.

Pero tu alabanza debe ir acompañada de acciones de gracias.

En relación con esto, Pablo dice:

1 Tesalonicenses 5:18 18Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

Efesios 5:20 20dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo

El primero de estos pasajes te ordena dar gracias “en todo”, es decir, en toda circunstancia de la vida.

El segundo te manda dar gracias a Dios “siempre” y “por todo”.

 

 

    Elementos que deben formar parte de nuestra vida de oración:

2. EL CONFESAR

2 CRONICAS 7:14 (DHH)  y si mi pueblo, el pueblo que lleva mi nombre, se humilla, ora, me busca y deja su mala conducta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré sus pecados y devolveré la prosperidad a su país.

La confesión por sí sola del pecado no es todo lo que Dios requiere. Él pide que nos arrepintamos, que dejemos nuestras actividades pecaminosas y en su lugar lo sigamos a Él.

El arrepentimiento puede ser definido como: "Un apartarse del pecado, desobediencia, o rebelión y un regreso a Dios.

En un sentido más general, el arrepentimiento significa un cambio de opinión o sentimiento de remordimiento o pesar por una conducta pasada.

El verdadero arrepentimiento es un 'pesar proveniente de Dios' por el pecado, el acto de darse vuelta y caminar en la dirección opuesta. Este tipo de arrepentimiento conduce a un cambio fundamental en la relación de una persona con Dios[6]

La confesión es otro elemento que debemos formar parte de nuestra oración diaria.

Cualquier pecado rompe nuestra íntima comunión con Dios. Después de haber adorado al Señor, debemos detenernos para hacer un examen de nuestra vida.

SALMO 139:23-24 23Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; 24 Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno.

Si en respuesta a esta suplica el Señor nos recuerda algún pecado que no hemos confesado y

abandonado ya, confesémoslo de una vez.

Confesemos ese pecado particular a Dios y aceptemos por fe el perdón y la limpieza prometidos:

1 JUAN 1:9 9Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

Al mismo tiempo, si nuestro pecado ha dañado a otra persona, dispongámonos a buscar la reconciliación. Y si otra persona te ha ofendido a ti, perdónale sin demora. No es posible estar en comunión con Dios si estamos en pugna con un prójimo.

 

 

    Elementos que deben formar parte de nuestra vida de oración:

3. EL PEDIR

2 CRONICAS 7:14 (PDT)  y si mi pueblo que se identifica usando mi nombre se humilla, ora, me busca y abandona su mala conducta, entonces yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré sus pecados y restauraré el bienestar del país.

Por último, nuestra oración diaria debe contener un elemento de petición.

Debemos pedir primero por el avance del reino de Dios y por las necesidades de otras personas antes de pedir por nosotros mismos.

Este orden está sugerido por la Oración Modelo que Cristo nos dio en:

MATEO 6:9-13 9Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. 10Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. 11El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. 12Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. 13Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino,