EN JEHOVA TENDRAS NUEVAS FUERZAS

 

ISAIAS  40:27-31

27¿Por qué dices, oh Jacob, y hablas tú, Israel: Mi camino está escondido de Jehová, y de mí Dios pasó mi juicio? 28¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance. 29El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. 30Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; 31pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

 

Declaración de fe de la Biblia:

La Palabra de Dios contenida en la Biblia, es nuestra única regla, toda suficiente de fe y conducta, superior a la razón y a la conciencia; inspirada de Dios y una revelación de Dios al hombre.

                   Es la enseñanza que me comprometo a seguir y es la esperanza que me atrevo a confesar, nada me impide recibirla, nadie me evitara que la haga parte de mi vida y por ningún motivo dejare de proclamarla.  Estoy aquí para leerla, oírla, y vivirla diariamente amén.

 

 

INTRODUCCION:

Cuando asumimos por primera vez un riesgo, y de pronto nos encontramos con que el proyecto  que empezamos no te está dando lo que esperábamos, nos daba más ganancia el empleo que teníamos y estábamos más seguros, puede que a medio camino nos entre el temor.

Fuimos creados por Dios y debemos trabajar para salir adelante. Dios nos dio un cerebro, pero no estudia por nosotros. Tú no tienes un almuerzo enfrente y dices: “Que el Señor se lo coma por mí”. Tampoco dices: “Que el Señor se bañe por mí”, cuando tienes una regadera en tu casa, pero sí quieres que Él sea el que consiga las cosas por ti.

El pueblo de Dios es reprobado por no creer y desconfiar en Dios. Recuerden que tomaron los nombres de Jacob e Israel de uno que Dios halló fiel a Él en todas sus aflicciones. Llevan ese nombre como su pueblo del pacto.

Malo es tener malos pensamientos que surgen en nuestra mente, pero peor es convertirlos en palabras malas. Lo que ellos conocieron y oyeron era suficiente para silenciar todos sus temores y desconfianzas. —Donde Dios ha empezado la obra de gracia, la perfeccionará. Él ayuda a los que, en humilde dependencia de Él, se ayudan a sí mismos. Su fuerza será según el día.

En el poder de la gracia divina nuestras almas ascenderán por sobre el mundo. Correrán alegremente por el camino de los mandamientos de Dios.

Velemos contra la incredulidad, el orgullo y la confianza en uno mismo. Si vamos adelante por nuestra propia fuerza, desmayaremos y caeremos totalmente; pero teniendo nuestros corazones y esperanzas en el cielo, seremos llevados por sobre todas las dificultades y seremos dotados para echar mano del premio de nuestra alta vocación en Cristo Jesús.

 

 

 

    Jehová te da nuevas fuerzas para:

1. LEVANTAR LAS ALAS.

ISAIAS 40:31  (BL95)  31los que en El confían recuperan fuerzas, y les crecen alas como de águilas. Correrán sin fatigarse y andarán sin cansarse.

La Biblia tiene mucho que decir acerca de las águilas.

DEUTERONOMIO 32:11 (DHH)  11Como águila que revolotea sobre el nido y anima a sus polluelos a volar, así el Señor extendió sus alas y, tomándolos, los llevó a cuestas.

Estos versículos hablan de una familia de águilas. El papá águila está allí, junto con la madre. Ellos han construido su nido muy alto sobre el filo de un precipicio, los pequeños aguiluchos han nacido y están creciendo, pero hasta ahora nunca han volado, el padre lo pone en su espalda y lo eleva para soltarlo de esa manera el aguilucho por instinto natural mueve sus alas para aprender a volar.

Ahora ¿por qué hace eso? Para que el pequeño aguilucho aprenda a volar por sí mismo. Cada vez que el padre águila lo deja caer, ese pequeño polluelo vuela un poquito más y mejor.

Cuando estás cansado, Dios te dice: “Levántate y esfuérzate”. Sólo el esfuerzo trae más fuerzas.

ISAIAS 40:29 29El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.

Muchas veces tú no avanzas porque pones los ojos en lo que no tienes. Dices que no tienes nada, pero el problema no es lo que no tienes, sino lo que no sueltas. Toma ese nada y entrégaselo a Dios. El Señor es el único que multiplica por cero y no le da cero.

La incertidumbre se lleva las fuerzas, pero más que la incertidumbre, es lo que piensas en medio de ella. La Palabra nos dice:

ISAIAS 40:30 30Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen;

Muchas personas están mal, porque así está su ánimo, y su ánimo está así no por las cosas que está viendo, sino por las cosas que está pensando.

Somos propensos a ver el dolor y el sufrimiento como destructivo y no podemos verlo como un proceso de fortalecimiento.  Satanás quiere que suframos y su objetivo es destructivo. 

En cambio, Dios, al esperarlo a Él, hace que la prueba se transforme en nuestro rejuvenecimiento. 

Nuevas fuerzas vendrán a los que esperan a Jehová “levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.”

                   El dolor, la soledad, el hambre, el despropósito son reales… pero… el rejuvenecimiento es el objetivo divino.  Dios siempre gana y aunque el Diablo quiera destruirte, Dios quiere que levantes alas como el águila y vueles aún más alto.  Quiere que andes en las alturas que Él diseño para nosotros.

 

 

    Jehová te da nuevas fuerzas para:

2. CORRER.

ISAIAS 40:31 (DHH) 31pero los que confían en el Señor tendrán siempre nuevas fuerzas y podrán volar como las águilas; podrán correr sin cansarse y caminar sin fatigarse.

     Aquí Dios le estaba hablando a Jacob y le dice: “Tú estás diciendo que estás cansado, y por eso también crees que yo lo estoy”.

De la misma manera, muchas veces estamos cansados o nos sentimos mal, y creemos que Dios también se siente mal, y en ese momento empezamos a decir: “Dios se olvidó de mí”.

ISAIAS 40:27 27¿Por qué dices, oh Jacob, y hablas tú, Israel: Mi camino está escondido de Jehová, y de mí Dios pasó mi juicio?  

¿Por qué concluyes por tu estado de ánimo que Dios hizo algo? El problema no es físico, es de actitud.

Si aún los muchachos se cansan, ¿cómo no me voy a cansar yo? Uno se cansa y se fatiga.

Los que no se cansan corriendo y caminando en esta vida son lo que creen que sólo pueden volar.

Si tú te sientes cansado y fatigado es porque sólo piensas en caminar y correr.

Si estás atribulado por una deuda es porque sólo has pensado en pagarla.

1 CORINTIOS 9:24 (BLS) 24Ustedes saben que, en una carrera, no todos ganan el premio sino uno solo. Y nuestra vida como seguidores de Cristo es como una carrera, así que vivamos bien para llevarnos el premio.

Pablo en esta analogía, les insiste a los cristianos corintios que querían tomárselo con calma en que nadie llega nunca a nada sin una seria autodisciplina.

A Pablo le fascinaba siempre la figura de los atletas. Un atleta tiene que entrenarse intensamente si quiere ganar una competición; y los corintios sabían de esas cosas, porque los famosos juegos ístmicos que solo eran menos importantes que los olímpicos se celebraban en Corinto.

Además, el atleta se somete a la autodisciplina y al entrenamiento para ganar una corona que en los juegos ístmicos (atletismo, box y lucha atlética), ni siquiera era una corona de laurel, sino de ramas de pino que quedaba reducida a polvo en breve tiempo; ¡cuánto más tendría que disciplinarse un cristiano para ganar la corona de la vida eterna!.

Hemos de someter a disciplina nuestras mentes; una de las tragedias de la vida es que la gente se niega a pensar hasta llegar a una condición en que ya le resulta imposible. No podemos resolver los problemas escondiéndonos o huyendo de ellos. Tenemos que someter a disciplina nuestra alma; podemos hacerlo enfrentándonos con los dolores de la vida con serena entereza; con sus tentaciones, con la fuerza que Dios da; con sus desilusiones, con valor.

 

 

    Jehová te da nuevas fuerzas para:

3. CAMINAR.

ISAIAS 40:31 31pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

Caminar en la voluntad de Dios nos trae bendiciones a nivel personal. Caminar en la voluntad de Dios nos permite alcanzar paz y armonía interior. Dios nos obliga a seguirle cada uno de nosotros decidimos si seguirle o no al Señor

Caminar en el temor de Dios no es otra cosa que alinear nuestros caminos con Su voluntad.

Es hora de evaluar cómo anda nuestra relación con Dios.

Caminar en la voluntad de Dios trae bendiciones a nuestro trabajo. Caminar en la voluntad de Dios lleva a que prospere todo cuando emprendemos. Caminar en la voluntad de Dios es someterle todos nuestros planes y proyectos:

SALMO 37:5 Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará.

El éxito no es otra cosa que llevar a feliz término lo que nos proponemos, y con ayuda de Dios podemos lograrlo.

Caminar en la voluntad de Dios bendice a nuestra familia. Caminar en la voluntad de Dios trae bendiciones a nuestro cónyuge. Habrá bendición en nuestra relación familiar, nuestros hijos serán guardados por Dios Las bendiciones nos acompañarán siempre.

LEVITICO 26:12 (DHH) 12constantemente andaré entre ustedes, y seré su Dios, y ustedes serán mi pueblo.

El andar en medio de Israel denota el caminar de Dios en medio de su pueblo en la misma tierra de Canaán; de ese modo se manifestaría a la nación como su Dios y los haría un pueblo de su posesión, acercándolos más y más hacia sí, y dándoles todas las bendiciones salvadoras de su misericordioso pacto.

Caminar en la voluntad de Dios bendice a nuestras generaciones.

 

 

CONCLUSION: 

 

Jehová te da nuevas fuerzas para:

 

1. LEVANTAR LAS ALAS.

2. CORRER.

3. CAMINAR.

 

LA DADIVA DE LA VIUDA DE SAREPTA

DOMINGO 24 DE MAYO 2020

 

1 REYES 17:8-11

8Vino luego a él palabra de Jehová, diciendo:  9Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente. 10Entonces él se levantó y se fue a Sarepta. Y cuando llegó a la puerta de la ciudad, he aquí una mujer viuda que estaba allí recogiendo leña; y él la llamó, y le dijo: Te ruego que me traigas un poco de agua en un vaso, para que beba. 11Y yendo ella para traérsela, él la volvió a llamar, y le dijo: Te ruego que me traigas también un bocado de pan en tu mano.

 

 

INTRODUCCION:

El encuentro entre el profeta y la viuda fue en la puerta de la ciudad. Ella recogía algunos troncos. Esto indica la soledad que padecía. No contaba con un esposo que le hiciera  compañía y le evitara la fatiga de Proveer leña  para cocinar. La mujer era atenta y educada. Cuando el  profeta la llamó y le pidió agua, ella se dispuso a servirle.

Una vez más, el siervo de Dios  la volvió a llamar para pedirle un bocado de  pan y fue entonces que la viuda habló de su  condición  de pobreza extrema; sólo contaba con un puño de harina, un poco de aceite para preparar una torta para sí y su hijo y luego dejarse morir. Y ella respondió: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido; solamente un puñado de harina tengo  en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija…(1 Reyes 17:12).

Mientras en su propio pensamiento la viuda tenía un puñado de harina,  escaso aceite y un futuro de muerte,  Dios planeó años de vida para ella y su hijo. Entre tanto la mujer observaba su miseria, Jehová estaba a punto de ejecutar un tremendo milagro.

Dios permitió que todo escaseara para glorificarse poderosamente; dejó que viniera la necesidad para poder suplirla.

Es en los momentos de crisis cuando podemos experimentar la fidelidad del Señor.

Sus ojos ven con toda claridad cada tinaja y vasija en el hogar de quienes le sirven.

Él sabe cuánto aceite nos queda y los puños de harina que hay en la alacena; conoce a la perfección a los habitantes de la casa y el número de huéspedes a los que se debe atender.   

La viuda calculó que podía preparar alimentos para ella y su hijo,  pero el recién llegado no estaba contemplado en el presupuesto.

¿Con qué mirada habrá observado la viuda al profeta? Imaginemos el momento en el que el varón de Dios le   solicitó un bocado de pan. Es difícil dar, mayormente si lo que se tiene es casi nada.

Pero cuando se debe elegir  entre un hijo y un visitante extraño ¿a quién debemos servir primero? La mujer se encontraba a punto de tomar una difícil decisión.

Cualquiera de nosotros pensaría: ¿Qué le pasa a Elías? ¿Por qué es tan desconsiderado y egoísta? Lo prudente sería que comprendiera las limitaciones, los escasos recursos y soportara el hambre, o se fuera siguiendo su camino. Pero el profeta estaba en lo correcto. Llegó a Sarepta de Sidón por orden divina, y si ahora pedía pan para comer era porque confiaba en Jehová como proveedor para sí mismo y para el hogar donde lo atenderían.

1.- LA DÁDIVA DE LA VIUDA FUE SIN TEMOR

1REYES 17:13 13Elías le dijo: No tengas temor; ve, haz como has dicho; pero hazme a mí primero de ello una pequeña torta cocida debajo de la ceniza, y tráemela; y después harás para ti y para tu hijo.

El varón de Dios instó a la viuda a desechar todo temor. El miedo es capaz de paralizar a cualquier persona; la acobarda y la conduce a la inseguridad. Ahora entendemos por qué Jehová ordenó al profeta hospedarse en casa de la mujer pobre. El siervo del Señor fue enviado para bendecir ese hogar y provocar un Milagro para beneficiar a una familia en crisis.

En su demanda, Elías enseñó a la mujer el principio de dar al Creador la debida prioridad que debe ocupar el lugar principal en la vida; merece lo primero y lo mejor.

Recordemos que el profeta era el portavoz del Altísimo en el Antiguo Testamento. De esta manera, comprendemos que darle al  siervo  era como darle al Señor, ya que era el medio por el cual Jehová revelaba Su Palabra y manifestaba  sus propósitos. Elías pide primero para él y luego da palabras de fe: …y después harás para ti y para tu hijo.

La viuda pudo haber pensado que el profeta no era un hombre de Dios, sino un hambriento desesperado con palabras persuasivas. Quizá imaginó que al hacer una torta y entregarla al caminante no quedaría más harina para el alimento propio y el de su hijo.

Pero el varón le inyectó una dosis de convicción al decirle: Porque Jehová  Dios de Israel ha dicho así:

1 Reyes 17:14 La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová  haga llover Sobre la faz de la tierra.

Al escuchar las palabras proféticas de bendición, la viuda se sobrepuso al temor y a todo pensamiento pesimista.  Dejó que la fe se fortaleciera y se aferró a la promesa. De inmediato pasó a  la cocina y preparó el alimento que compartió con el hombre de Dios. Así mostró su creencia a través de la obediencia.

 

2.- LA DADIVA DE LA VIUDA FUE EN TIEMPOS DE CRISIS.

1 REYES 17:14 14Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra.

Muchos creyentes se justifican con las circunstancias difíciles que prevalecen en su vida para no dar. Hay quienes han vivido siempre negándose en compartir. Por su parte la Biblia señala:

PROVERBIOS 11:24 Hay quienes reparten, y les es añadido más; y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza.

Ninguna crisis es capaz de poner freno al corazón generoso. Cuando realmente se tiene la voluntad para bendecir a otros, no existe pretexto que limite al creyente. El placer de dar se disfruta más en momentos críticos que en tiempos de abundancia. El Señor Jesucristo garantiza que la bendición será mayor para el que reparte que para el que recibe.

HECHOS 20:35  En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.

La viuda de Sarepta vivía los momentos más trágicos de su vida. Su nación sufría una profunda pobreza debido  a la sequía prolongada que estaba acabando con la agricultura, la ganadería y toda la economía del país. Sin  embargo, ella abrió su corazón y su mano para dar de su harina y aceite al varón de Dios.

Muchos creyentes se niegan a apoyar la obra de Dios escudándose en sus múltiples compromisos financieros.

A menudo olvidamos que el Señor nos ha  dado más de lo suficiente en toda nuestra vida. Él nos ha  sostenido y nos ha dado privilegios que no merecemos ¿Será justo cerrar nuestra mano para impulsar el reino de los cielos?

 

3.- LA DÁDIVA DE LA VIUDA FUE DE ACUERDO A SU CAPACIDAD

1 REYES 17:12 12Y ella respondió: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido; solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija; y ahora recogía dos leños, para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, para que lo comamos, y nos dejemos morir.

La mujer compartió de lo que tenía. Dios nunca nos pedirá más de lo que podamos dar. Lo lamentable será cuando alguien tenga suficiente para ayudar y se  niegue a hacerlo.  La viuda de Sarepta no contaba con más artículos comestibles. Ella sólo tenía para una  torta y dejarse morir luego.

El Señor espera que accionemos conforme a la prosperidad de la cual gozamos. El apóstol Pablo dice:     1 CORINTIOS 16:2 2Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas.

¿Cómo mide usted la prosperidad? Reducirla a cuestiones financieras es una forma muy pobre de concebirla. Hay factores de Mayor valor que el dinero que también están incluidos en la prosperidad: la salud, los hijos, la armonía en el hogar, la  paz, la dicha de contar con un cónyuge…

Algunos creyentes caen en el error de querer tener más para poder colaborar. Muchos hermanos sólo viven con buenas intenciones. Pero si éstas no se transforman en hechos, no suplirán necesidades reales. Nadie debe esperar a poseer mayores recursos para dar. Hay que compartir de lo que ya tenemos. Demos de lo que poseemos y la obra de Dios caminará con más prontitud.

 

 

4.- LA DÁDIVA DE LA VIUDA FUE SUSTENTADA EN LA FE

1 REYES 17:14 14Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra.

La fe de esta mujer fue tan sólida  que no dudó en compartir su pan con el hambriento.  Había llegado a  creer en el Dios de Israel por medio del profeta y depender únicamente de la promesa que escuchó de labios de aquel varón. La convicción y la obediencia caminan de la mano. Esta mujer creyó y entonces accionó. 

La fe conduce al ser humano a ver las cosas que no existen como si fueran reales; entonces se da por hecho lo que Dios dice que hará. No sabemos cuántos dioses había en Sidón, lo que no admite duda es que la viuda creyó a la promesa pronunciada por el profeta.

Es admirable el comportamiento de la viuda. Ella creyó y aceptó la bendición por la fe. Ofrendó sabiendo que la harina no se terminaría ni el aceite se agotaría. Las promesas de provisión divina no han terminado.

El abastecimiento y la abundancia no tienen límites en las manos del Creador.

LUCAS 6:38 Dad, y se  os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida  con que medís, os volverán a medir.

 

5.- LA DÁDIVA DE LA VIUDA FUE RECOMPENSADA.

1 REYES 17:15-16  15Entonces ella fue e hizo como le dijo Elías; y comió él, y ella, y su casa, muchos días. 16Y la harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la vasija menguó, conforme a la palabra que Jehová había dicho por Elías.

Lo que parecía ser la última comida fue el inicio de una época de bendición. Cuando todo indicaba que la muerte llegaría a casa de la viuda, el Autor de la vida proveyó años de estabilidad y sustento.

La generosidad nunca pasa inadvertida ante los ojos del Todopoderoso. El Señor que conoce los corazones y ve las dádivas siempre recompensa conforme a su Palabra.

PROVERBIOS 11:25 El alma generosa será prosperada; y el que saciare, él también será saciado.

Las recompensas que el Señor da pueden tomar formas muy variadas y la durabilidad de ellas es sorprendente.  La harina y el aceite no se multiplicaron, simplemente no se acabaron. Siempre había lo suficiente. No parecieron costales ni galones nuevos del producto.  Lo glorioso es que nunca se agotó  el alimento. El insuperable Creador hace posible lo imposible.  Él decide las formas de premiar a quienes saben dar.

Durante  tres años y medio, mientras la sequía azotaba la tierra, Dios fue  amparo y sustentador para aquella viuda generosa y obediente.

Mientras en otras regiones de Sidón había hambre, la viuda, su hijo y el profeta eran testigos del amor de Dios y experimentaban cada día la fidelidad del Todopoderoso.

 

CONCLUSION:

 

LA DADIVA DE LA VIUDA FUE:

 

1.- SIN TEMOR

2.- EN TIEMPOS DE CRISIS.

3.- DE ACUERDO A SU CAPACIDAD

4.- SUSTENTADA EN LA FE

5.- RECOMPENSADA.

 

 

MUJER ¿POR QUÉ LLORAS?

DOMINGO 17 DE MAYO 2020

1 SAMUEL 1.8

8Y Elcana su marido le dijo:  Ana,  ¿por qué lloras?  ¿por qué no comes?  ¿y por qué está afligido tu corazón?  ¿No te soy yo mejor que diez hijos?

 

INTRODUCCIÓN:

Se trata de una familia piadosa. Todas las familias de Israel debían serlo, pero, en especial, las de los levitas. Los ministros de Dios deberían ser promotores de piedad en sus familias. Elcaná subía en las fiestas solemnes al tabernáculo de Siló para adorar y ofrecer sacrificios a Jehová de los ejércitos.

Sin embargo, era una familia dividida, y esta división llevaba consigo pecados y pesares.

La causa original de esta división era el haberse casado Elcaná con dos mujeres, lo cual iba contra la institución original del matrimonio, como lo declaró nuestro Salvador (Mt. 19:5, 8—«no fue así desde el principio»), aunque la poligamia estaba tolerada en la ley de Moisés.

 

 

    Mujer ¿Por qué lloras?

1. PARA LOGRAR QUE LA PAREJA ENTIENDA LOS SENTIMIENTOS

1 PEDRO 3:7 (DHH)  7En cuanto a ustedes, los esposos, sean comprensivos con sus esposas. Denles el honor que les corresponde, teniendo en cuenta que ellas son más delicadas y están llamadas a compartir con ustedes la vida que Dios les dará como herencia. Háganlo así para no poner estorbo a sus propias oraciones.

A pesar de estas desventuradas diferencias dentro de la familia, Elcaná continuó asistiendo al altar de Dios, y llevaba consigo a sus esposas e hijos para que, ya que no podían estar de acuerdo en otras cosas, al menos lo estuvieran en el culto al Señor, yendo juntas al santuario. Si las devociones de una familia no tienen fuerza bastante para poner fin a las divisiones, que, al menos, las divisiones no tengan vía libre para impedir las devociones.

Hizo también cuanto estuvo en su mano para animar a Ana y procurar que no se desalentase bajo su aflicción:

1 SAMUEL 1:4-5 4Y cuando llegaba el día en que Elcana ofrecía sacrificio, daba a Penina su mujer, a todos sus hijos y a todas sus hijas, a cada uno su parte. 5Pero a Ana daba una parte escogida; porque amaba a Ana, aunque Jehová no le había concedido tener hijos.  

Durante la festividad ofrecía sacrificios de paz, y pedía a Dios paz para su familia.

La mayoría de las mujeres lloran como una manera de comunicar y expresar sus sentimientos, así lograr que la pareja o personas que están alrededor les brinden ayuda, apoyo y escuchen. Es una manera sutil de conmover a cualquiera, proyectando sensibilidad y necesidad de ser escuchadas, confortadas y apapachadas.

Su esposo mostraba hacia Ana tanto mayor amor cuanto más afligida, insultada y desanimada la veía. Le manifestaba su gran amor dándole la porción más escogida de sus sacrificios de paz.

Así habríamos de mostrar nosotros nuestro afecto a nuestros familiares y amigos, recordándoles siempre en nuestras oraciones y haciéndoles todo el bien que esté en nuestras manos.

 

 

    Mujer ¿Por qué lloras?

2. PARA LIMPIAR EL ALMA

1 SAMUEL 1:15 15Y Ana le respondió diciendo: No, señor mío; yo soy una mujer atribulada de espíritu; no he bebido vino ni sidra, sino que he derramado mi alma delante de Jehová.

Los que por el matrimonio llegan a ser una sola carne deben ser también de un solo espíritu y ánimo, a fin de compartir las aflicciones y los problemas del cónyuge, de forma que el uno no se encuentre a sus anchas mientras el otro se halla en apuros.

El llanto es algo natural y poderoso para limpiar el alma, desahogarse y purificarse. Es una acción que hacen todas las personas, sin embargo, la mujer conoce que es la manera adecuada para reflexionar, pensar y deshacerse de las cosas que le lastiman. Es un proceso de curación que calma el dolor, mejorando el ánimo y fortaleciendo las fuerzas internas.

Esta mala impresión que le causó Anna a Eli fue quitada inmediatamente; las palabras “Dios te otorgue la petición”, fueron seguidas de una invocación, la cual, como Anna la consideró una profecía de que su ardiente deseo sería cumplido, disipó su tristeza y se llenó de una esperanza segura.

Las primeras palabras que pronunció el Señor después de su resurrección fueron, según

parece: «Mujer, ¿por qué lloras?» Es una buena pregunta después de la resurrección de Cristo.

¿Qué es lo que nos hace llorar ahora que Cristo ha resucitado? Nuestros pecados son perdonados

porque El, que es nuestra cabeza y el secreto de nuestra seguridad, ha sufrido la muerte por

nosotros. Entonces, si Cristo ha resucitado, ¿por qué lloramos? Si tenemos nuestro corazón

quebrantado como humildes pecadores interesados en su muerte y resurrección no tenemos razón

ninguna para lamentarnos. — Ricardo Sibbes.

 

 

    Mujer ¿Por qué lloras?

3. POR NO SER VALORADAS

1 SAMUEL 1:12-13 12Mientras ella oraba largamente delante de Jehová, Elí estaba observando la boca de ella. 13Pero Ana hablaba en su corazón, y solamente se movían sus labios, y su voz no se oía; y Elí la tuvo por ebria.

Dado que la posteridad de un hebreo dependía de tener hijos que perpetuaran su nombre, la incapacidad de Ana para concebir se consideraba una maldición de parte de Dios. (De acuerdo con Dt. 7:13–14 tener hijos era una señal de bendición divina. Por ello, los israelitas consideraban la esterilidad como maldición.) Pero la esterilidad de Ana no hizo que disminuyera el amor de Elcana por ella. De hecho, le daba el doble de la porción que daba a Penina, su segunda esposa, cuando llevaban sus ofrendas a Jehová en Silo.  

Es importante para todo ser humano que los esfuerzos que se realizan constantemente sean valorados por las personas que nos rodean, puede ser por la pareja, por los hijos, los amigos, incluso por los jefes en el trabajo. Las mujeres lloran cuando ven que no son valoradas ni reconocidas. Es un sentimiento de frustración, tristeza y enojo.

En tiempos bíblicos se valoraba más a los hijos varones. El propio Talmud decía: “Dichoso del que tiene hijos varones, y desdichado del que tiene mujeres”. Una hija era una pesada carga para algunos padres: tenían que encontrarle cónyuge y pagar la dote, y no podían contar con que los cuidara en su vejez.

En cambio, Jesús valoraba tanto la vida de una niña como la de un niño. Tal como resucitó al hijo de la viuda de Naín, resucitó a la hija de Jairo (Marcos 5:35, 41, 42; Lucas 7:11-15).

En otra ocasión curó a una mujer que sufría debido a “un espíritu de debilidad desde hacía dieciocho años”. Hasta la llamó “hija de Abrahán”, una expresión casi desconocida en los escritos judaicos (Lucas 13:10-16). Con este apelativo digno y cariñoso demostró que, además de reconocer a las mujeres como miembros plenos de la sociedad, respetaba su profunda fe.

 

    Mujer ¿Por qué lloras?

4. DE FELICIDAD

1 SAMUEL 1:17-18 17Elí respondió y dijo: Ve en paz, y el Dios de Israel te otorgue la petición que le has hecho. 18Y ella dijo: Halle tu sierva gracia delante de tus ojos. Y se fue la mujer por su camino, y comió, y no estuvo más triste.

La ferviente y viva devoción que aparece en ella: Como el justo medio de desahogar la aflicción de su espíritu y de avivar sus piadosos afectos: con amargura de alma oró … (v. 10). De este medio deberíamos echar mano en nuestras aflicciones, con lo que nos servirían para sacudir nuestra apatía y nuestra rutina cuando nos dirigimos a Dios. (Lc. 22:44).

Ana mezcló con lágrimas sus oraciones. No fue una oración seca: lloró abundantemente.

Su petición fue muy especial sin dejar de ser modesta. Pidió al Señor un hijo varón para dedicarlo al servicio del santuario. Hizo un voto solemne de que, si Dios le concedía un hijo, lo dedicaría a Jehová (v. 11). Ya por nacimiento iba a ser levita, pero por el voto de su madre sería nazareo, con lo que su infancia misma sería sagrada.

Nótese que está muy puesto en razón, cuando esperamos de Dios alguna merced, que nos comprometamos con una promesa, no porque podamos pretender con ella merecer el don, sino por estar así mejor preparados para recibirlo y disfrutar de su bendición. Al esperar favor, he de sentirme deudor y prometer obligación en lo que parece únicamente devoción.

Las mujeres, lloran por el amor tan grande que tienen en sus corazones. Por sentirse felices de ser amadas, deseadas y respetadas. Es un sentimiento de conexión espiritual y de unión con la pareja.

SALMOS 30:5 (DHH)  Porque su enojo dura un momento, pero su buena voluntad, toda la vida. Si lloramos por la noche, por la mañana tendremos alegría.

 

CONCLUSIÓN:

«Los hombres buenos lloran fácilmente —dijo un poeta griego—, y cuanto más buenos

son más inclinados están a llorar, especialmente bajo aflicción.» Así puedes ver a David, cuyas

lágrimas fueron perlas que adornaron su cama; así vemos a Jonatán, a Job, a Esdras, a Daniel, entre otros. Alguien dijo: «¿Cómo podría Dios enjugar mis lágrimas en el cielo si no las he derramado

nunca en la tierra? Y ¿cómo cosecharé con gozo si no he sembrado con lágrimas? Yo nací

llorando y moriré con lágrimas; ¿cómo podría vivir sin ellas en este valle de lágrimas?» Tomás Brooks

Mujer ¿Por qué lloras?

1. PARA SER COMPRENDIDA

2. PARA LIMPIAR EL ALMA

3. POR NO SER VALORADAS

4. DE FELICIDAD

LA MUJER SABIA ALEGRA EL CORAZÓN DE DIOS

DOMINGO 10 DE MAYO 2020

 

Declaración de fe:

La Palabra de Dios contenida en la Biblia, es nuestra única regla, toda suficiente de fe y conducta, superior a la razón y a la conciencia; inspirada de Dios y una revelación de Dios al hombre.

                   Es la enseñanza que me comprometo a seguir y es la esperanza que me atrevo a confesar, nada me impide recibirla, nadie me evitara que la haga parte de mi vida y por ningún motivo dejare de proclamarla.  Estoy aquí para leerla, oírla, y vivirla diariamente amén.

 

PROVERBIOS 14:1

1La mujer sabia edifica su casa;  Mas la necia con sus manos la derriba.

 

INTRODUCCIÓN:

¡La esposa y madre admirable! Así describe la biblia a la mujer cristiana. Es la alegría del esposo y el orgullo de los hijos. Como un buen olor, se esparce por doquier su bondad y buen ejemplo. Como un roble, es fortaleza de la familia y mantiene su hogar imperturbable. Según el último versículo del libro de Proverbios, una mujer así debe ser alabada por el pueblo y debe dársele crédito por todo lo que ha hecho.
                   ¿Ha conocido una de esas mujeres que parecen brillar con una luz especial? ¿Que cuando llegan a un lugar imparten paz, gozo y optimismo? No hablamos de belleza exterior, maquillaje o ropa lujosa. Tampoco hablamos de sonrisas forzadas y practicadas. Se trata de esa belleza que refleja la paz de un corazón perdonado y enamorado del Padre celestial.

Este es el retrato de la mujer ideal. No vayan a pensar que ella se convirtió en esta mujer modelo de la noche a la mañana. Fue todo un proceso…. Y es un proceso para todos nosotros también.

La Biblia nos anima a que, reflejemos el carácter de Cristo. Esto trae alegría al corazón de nuestro Padre celestial. ¿Cómo lo hacemos? ¿Qué distingue a una mujer que ama a Dios? Veamos algunas de las características esenciales y esforcémonos en ser una iglesia que reflejemos el corazón de Dios.

 

    La mujer sabia alegra el corazón de Dios cuando:

1. BUSCA LA PRESENCIA DE DIOS CADA DÍA

SALMO 63:1 1Dios,  Dios mío eres tú;  De madrugada te buscaré;  Mi alma tiene sed de ti,  mi carne te anhela,  En tierra seca y árida donde no hay aguas,

                   La mujer que alegra el corazón de Dios es una que reconoce su necesidad y dependencia de él. Para ella es prioritario pasar tiempo delante de la presencia del Señor cada día. Ella le entrega sus cargas al Señor totalmente confiada en que él obrará y permanece atenta en espera de su respuesta.

Es humilde ante él y recibe las fuerzas necesarias para enfrentar lo que traiga el día.

Dios ha prometido estar siempre con nosotros, pero a menudo no somos conscientes de su presencia constante en nuestras vidas. Es fácil involucrarse tanto en las exigencias de la vida diaria que no nos damos cuenta de Dios. Nos preguntamos cuándo -si es que alguna vez- podemos experimentar la emoción de encontrarnos con él de nuevo.

La buena noticia es que Dios ama estar cerca de nosotros y quiere que lo conozcamos mejor. Si anhelas experimentar más de su presencia, puedes dar pasos que te lleven más cerca de Él, Invitándolo a dar a conocer su presencia más fuertemente en tu vida. Aquí está cómo:

a)     Seamos sinceros con Él. A veces no podemos sentir la presencia de Dios porque hay algo que bloquea la comunicación entre él y nosotros. Él no se ha ido, pero nuestra sensibilidad a su presencia podría ser afectada por el pecado no confesado en nuestra vida.

Si siente que Dios no está con usted porque no hemos hablado en un tiempo, o porque hemos evitado pensar en Él por tanto tiempo, confesémosle a Dios lo que hay en nuestro corazón y mente; pídale que abra nuestros oídos espirituales para escuchar su voz.

1 JUAN 1:9 9Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad. 

Cuando nuestra relación con Él sea restaurada, la comunicación puede fluir de nuevo. Así que limpiémonos (a través del perdón de Cristo) y déjalo fluir.

b)     Lea las Escrituras en voz alta. Cuando leemos en voz alta la Palabra inspirada de Dios, sentiremos su poder y su presencia. La Biblia dice que la Palabra de Dios es:

HEBREOS 4:12  12Porque la palabra de Dios es viva y eficaz,  y más cortante que toda espada de dos filos;  y penetra hasta partir el alma y el espíritu,  las coyunturas y los tuétanos,  y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

Esa espada afilada nos exhortara el corazón con convicción, inspiración o determinación.

c)     Adorarle con amor. Dios habita en las alabanzas de su pueblo. Cuando comiences a alabarlo, sin importar dónde estés, sentirás su presencia, probablemente porque ya no estás enfocado en ti mismo, sino en Él. Cuando abrimos la puerta de nuestros corazones para amarlo, Él nos encontrará allí.

 

 

    La mujer sabia alegra el corazón de Dios cuando:

2. SU IDENTIDAD VIENE DEL SEÑOR

JUAN 1:12 (CST)  Pero a todos los que la recibieron, a los que creen en su nombre, les concedió el privilegio de poder ser hechos hijos de Dios.

Ella sabe que ha sido perdonada, no vive atada a su pasado. Vive con el gozo que trae el perdón y el saberse amada, escogida por su Padre. Reconoce que aunque en términos humanos no parezca muy especial, ella es valiosa y preciosa para Dios. Tanto, que él envió a su Hijo, Jesús, a dar su vida en la cruz por amor a ella para que recibiera la salvación y el perdón de sus pecados.

No todos son hijos de Dios; sólo los que recibieron a Cristo en su corazón. A los tales Dios les dio el poder de ser sus hijos. Hay una marcada diferencia entre la posición de los cristianos, que son hijos de Dios, y la posición de la humanidad toda, que son criaturas de Dios. Todos pueden ser hechos hijos de Dios siempre y cuando cumplan con las condiciones impuestas por él.

Es un bello misterio que debemos aceptar por fe. Es una transformación espiritual que se logra a través de Jesucristo. Por eso decimos que somos hijos sobrenaturales.

 Sólo somos engendrados espiritualmente por voluntad divina, y no se trata de un proceso físico sino espiritual. Nacemos por voluntad de Dios y ésta es una obra sobrenatural. Por eso los hijos de Dios nos comportamos de una forma diferente. Disfrutamos la vida de un modo distinto, y triunfamos sobre las tentaciones de una manera real. Somos hijos sobrenaturales de Dios desde el momento en que Cristo entra en nuestro corazón y para toda la eternidad.

GÁLATAS 2:20 (DHH)  20y ya no soy yo quien vive, sino que es Cristo quien vive en mí. Y la vida que ahora vivo en el cuerpo, la vivo por mi fe en el hijo de Dios, que me amó y se entregó a la muerte por mí.

 

    La mujer sabia alegra el corazón de Dios cuando:

3. OBEDECE LA PALABRA DE DIOS 

JUAN 14:21 21El que tiene mis mandamientos,  y los guarda,  ése es el que me ama;  y el que me ama,  será amado por mi Padre,  y yo le amaré,  y me manifestaré a él.

Es una mujer que ama a Dios y busca su aprobación antes que la de los hombres. Ante cada situación o decisión ella le pregunta al Señor qué debe hacer y obedece sus mandatos aunque vayan en contra de lo que le dicte la sociedad.

Su anhelo es reflejar el corazón de Dios y vivir una vida de obediencia que lo glorifique a él. Vive en constante servicio a Dios y a los demás.

Obedecemos los mandatos de Jesús por puro amor. La obediencia puede producir soledad, pero tenemos un divino Consolador por acompañante quien no permitirá que nos sintamos abandonados. ¿Cuál es el resultado de tal obediencia? a. El amor del Padre y del Hijo se hacen reales para nosotros (21b). b. Nos transformamos en moradas de Dios (23).

Teniendo los mandamientos de Cristo debemos obedecerlos. Y al tenerlos sobre nuestra cabeza, debemos guardarlos en nuestro corazón y en nuestra vida.

La prueba más segura de nuestro amor a Cristo es la obediencia a las leyes de Cristo. Hay señales espirituales de Cristo y su amor dadas a todos los creyentes. Cuando el amor sincero a Cristo está en el corazón, habrá obediencia.

El amor será un principio que manda y constriñe; y donde hay amor, el deber se desprende de un principio de gratitud. Dios no sólo amará a los creyentes obedientes, pero se complacerá en amarlos, reposará en amor a ellos.

Estará con ellas y ellos como en su casa. Estos privilegios están limitados a los que tienen la fe que obra por amor, y cuyo amor a Jesús los lleva a obedecer sus mandamientos. Los tales son partícipes de la gracia del Espíritu Santo que los crea de nuevo.

 

    La mujer sabia alegra el corazón de Dios cuando:

4. LLEVA EL GOZO Y LA PAZ DEL SEÑOR

ROMANOS 15:13 (BLA)  13Que el Dios de toda esperanza los colme de gozo y paz en el camino de la fe y haga crecer en ustedes la esperanza por el poder del Espíritu Santo.

La mujer sabia está llena del Espíritu Santo y busca la dirección de Dios para actuar y hablar de acuerdo con lo que él le muestra. Es una mujer que refleja el gozo y la paz del Señor. Sus palabras son bálsamo y están llenas de bondad. Su hablar trae sanidad y paz a los que la escuchan. Ella infunde ánimo y optimismo a todos los que la conocen.

Como si dijese: “El Dios, pues, en quienes todos esperamos unánimemente os llene de gozo, es decir, de entusiasmo consciente y también de paz, creyendo”.

Para que nuestra paz sea agradable a Dios y aprobada por El, es menester que estemos unidos por una fe verdadera y no fingida.

Nos hallamos preparados para la fe cuando siendo pacíficos y estando unidos fraternalmente nos sometemos al Señor para obedecer su Palabra.

El Apóstol une la fe a la paz y al gozo, porque ella es la base de todo santo y razonable acuerdo, y el fundamento de todo santo gozo.

 

    La mujer sabia alegra el corazón de Dios cuando:

5. NO SE DEJA VENCER POR LOS PROBLEMAS 

FILIPENSES 4:6 (CST)  No os preocupéis por nada, pero orad sin cesar, suplicando a Dios por vuestras necesidades y no olvidando darle gracias por todo.

Es una mujer con una fe inquebrantable y un optimismo basado en su fe en Jesús. Ella confía en el poder de Dios y ante los problemas de la vida, sabe a quién acudir: a su Padre celestial.

No deja que el estrés le robe la paz sino que lleva sus preocupaciones a Dios en oración y le agradece su intervención de antemano. Tiene la seguridad de que él no la dejará sola. Espera en el Señor para que le muestre cuándo moverse y qué hacer en cada situación.

A lo largo de nuestra vida encontramos retos que pueden parecer muy difíciles de superar. Problemas financieros, la muerte de alguien que amamos, enfermedades... son muchas las dificultades que enfrentamos a través de los años. ¡Qué bueno saber que Dios nos acompaña y nos ayuda siempre!

En la Biblia encontramos palabras de aliento y ánimo que nos confortan en esas situaciones. Por medio de ellas recibimos el consuelo que necesitamos para el momento preciso. Son palabras que nos ayudan a seguir adelante confiando en aquel que envió a su Hijo amado a morir en la cruz por amor a nosotros. Recuerde que:

a)     Dios está con nosotros

ISAIAS 41:10 10No temas,  porque yo estoy contigo;  no desmayes,  porque yo soy tu Dios que te esfuerzo;  siempre te ayudaré,  siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

No debemos temer ni angustiarnos porque contamos con la presencia de nuestro Dios. Él no nos deja solos, y él es más grande y más poderoso que cualquier problema. Debemos guardar nuestra mente, enfocarnos en la grandeza y el poder de Dios y en que su mano victoriosa nos sostiene en todo momento.

b)     Dios nos da su paz.

JUAN 14:27 27La paz os dejo,  mi paz os doy;  yo no os la doy como el mundo la da.  No se turbe vuestro corazón,  ni tenga miedo.

La paz que Dios nos da abarca mucho más que la paz tal como la entendemos. Normalmente si hablamos de paz nos referimos a ausencia de guerra o de conflictos. Pero el concepto de "shalom", la paz que menciona la Biblia, es mucho más que eso. Significa totalidad, bienestar, seguridad y alcanza todas las áreas de nuestra vida.

Cuando estamos en medio de problemas y dificultades, puede que nos angustiemos y los sentimientos nos abrumen de forma tal que olvidemos las promesas de Dios. Aprendamos a descansar en sus promesas, descansemos en los brazos de paz y amor de nuestro Salvador Jesucristo.

 

c)     Dios nos equipa para vencer

2 TIMOTEO 1:7 7Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía,  sino de poder,  de amor y de dominio propio.

Dios nos llena de su Espíritu Santo y nos capacita para enfrentar las situaciones de la vida. No debemos ser tímidos sino valientes, echar mano de las herramientas que él nos da y usarlas. Podemos ser asertivos y firmes, dar pasos que glorifican a Dios y muestran que estamos llenos de su poder y su amor.

En medio de las dificultades debemos usar el dominio propio que Dios nos da. Las emociones no deben reinar y guiar nuestras acciones. Podemos mantener la calma y serenidad porque confiamos en nuestro Padre y él nunca nos fallará.

d)     Dios nos escucha y actúa: Hay veces en las que nos olvidamos de clamar a Dios en medio de nuestras dificultades. Nos dejamos cegar por las amenazas que nos rodean y el tamaño de los problemas. Sin embargo, siempre que clamamos a Dios él nos escucha y pasa a la acción. Puede que no nos libre al instante de la enfermedad o de la batalla que nos acecha, pero sí nos concede la paz que necesitamos y nos da una nueva perspectiva. Nos recuerda que nuestra vida está en sus manos y en él tenemos salvación.

e)     Dios es grande y poderoso

2 TIMOTEO 1:7 7Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía,  sino de poder,  de amor y de dominio propio.

Por más grandes y difíciles que sean nuestras circunstancias podemos estar seguros de que Dios es mucho más grande y poderoso. Él es el creador del universo, nos creó a nosotros, conoce todo lo que acontece. Al enfocarnos en su grandeza no permitimos que nos abrumen las circunstancias y fortalecemos nuestra confianza en él, en su amor y en su cuidado.

 

 

CONCLUSIÓN:

 

    La mujer sabia alegra el corazón de Dios cuando:

 

1. BUSCA LA PRESENCIA DE DIOS CADA DÍA

2. SU IDENTIDAD VIENE DEL SEÑOR

3. OBEDECE LA PALABRA DE DIOS 

4. LLEVA EL GOZO Y LA PAZ DEL SEÑOR

5. NO SE DEJA VENCER POR LOS PROBLEMAS 

 

 

 

 

 

 

 

LAS MARCAS DE LA ESPOSA DE JESUCRISTO

DOMINGO 3 DE MAYO 2020

 

1 JUAN 5:1-5

1Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él. 2En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. 3Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos;  y sus mandamientos no son gravosos. 4Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 5¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?


INTRODUCCIÓN:

El amor de Cristo por la iglesia se muestra en Su obra de santificación: para santificarla, habiéndola purificado con el lavamiento del agua por la palabra.

Santificar significa poner aparte. La iglesia está siendo santificada de día en día. Va a través de un proceso de preparación moral y espiritual, similar al curso de belleza de un año que Ester tomó antes de ser presentada ante el Rey Asuero (Est. 2:12–16).

El proceso de santificación es llevado a cabo por el lavamiento del agua por la palabra. En términos sencillos, esto significa que las vidas de los creyentes son purificadas al oír las palabras de Cristo y obedecerlas:

JUAN 15:3 3Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.

Y vinculó la santificación con la palabra en Su oración de intercesión sumo sacerdotal:

JUAN 17:17 17 Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.

Así como la sangre de Cristo nos purifica de una vez por todas de la culpa y pena del pecado, así la palabra de Dios purifica continuamente de la contaminación e impureza del pecado.

Pablo le da un contenido radicalmente nuevo por medio de la analogía Cristo-iglesia. Cristo se dio a sí mismo por la iglesia en amor, y en amor la perfecciona (habiéndola purificado … con la palabra) para el día en que se unirá más plenamente con ella.

Es por medio de su Palabra escrita que podemos conocer las marcas necesarias en el creyente para saber con seguridad que somos la esposa por la cual vendrá el Esposo para las bodas del cordero:

APOCALIPSIS 19:7-9 7Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria;  porque han llegado las bodas del Cordero,  y su esposa se ha preparado. 8Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino,  limpio y resplandeciente;  porque el lino fino es las acciones justas de los santos. 9Y el ángel me dijo:  Escribe:  Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero.  Y me dijo:  Estas son palabras verdaderas de Dios.

 

   Una de las marcas de la esposa de Cristo es que:

1. CREE QUE JESÚS ES EL CRISTO

1 JUAN 5:1 1Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo,  es nacido de Dios;  y todo aquel que ama al que engendró,  ama también al que ha sido engendrado por él.

Esta declaración presenta a Jesucristo como una sola persona, siendo a la vez Dios y hombre en forma inseparable. Todo aquel que cree esto, es nacido de Dios. El que no lo cree, pero dice que es nacido de Dios, se engaña a sí mismo. No basta creer que Jesús fue sólo un buen hombre, un buen maestro o un buen ejemplo. La fe en estos conceptos no produce regeneración. Para nacer de nuevo, es necesario creer que Jesús es el Cristo.

Vino en la encarnación a revelar a Dios (Juan 1:14, 18), para redimir a la gente de sus pecados

(Marcos 10:45) y a relacionarse con simpatía con sus necesidades (Hebreos 2:17, 18).

Hoy el Dios-hombre está en el cielo, representando a los santos ante el trono de Dios (Hebreos 7:25; 1Juan 2:1). Por la consumación triunfante de su obra sobre la tierra, está exaltado y es la cabeza de la iglesia (Efesios 1:22; 4:15) y mediante el Espíritu dirige la vida y servicio de sus santos sobre la tierra (Mateo 28:20).

El Cristo largamente anunciado vino en la plenitud del tiempo (Gálatas 4:4).

Dios providencialmente proporcionó el trasfondo adecuado para su aparición y misión. El nacimiento del Salvador fue natural, pero su concepción fue sobrenatural por el poder del Espíritu Santo (Mateo 1:18; Lucas 1:35).

                   Cristo no fue simplemente un mensajero de Dios, como los antiguos profetas, sino el Hijo eterno de Dios ahora vestido con naturaleza humana, pero libre de cualquier mancha de pecado.

                   Jesucristo mismo les pregunto a sus discípulos:

MATEO 16:13-16 13Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? 14Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas.  15El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? 16Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.

Por eso es conveniente que cada uno de nosotros se haga a sí mismo, y con frecuencia, la misma pregunta: ¿Quién digo yo que es Jesús, y cómo lo confirmo con mi conducta? El estado espiritual de una persona depende de sus convicciones acerca de la persona y de la obra de nuestro Señor Jesucristo.

Cuando Pedro declara que Jesús es “el Cristo” él quiere decir el Ungido largamente esperado, Aquel que como Mediador fue apartado u ordenado por el Padre y ungido con el Espíritu Santo, para ser el Profeta principal de su pueblo (Dt. 18:15, 18; Is. 55:4; Lc. 24:19; Hch. 3:22; 7:37); único Sumo sacerdote (Sal. 110:4; Ro. 8:34; Heb. 6:20; 7:24; 9:24); y Rey eterno (Sal. 2:6; Zac. 9:9; Mt. 21:5; 28:18; Lc. 1:33; Jn. 10:28; Ef. 1:20–23; Ap. 11:15; 12:10, 11; 17:14; 19:6).

La declaración de Pedro que Jesús es “el Hijo del Dios vivo” no puede significar otra cosa sino que en un sentido único, en un sentido no aplicable a mortal alguno, Jesús es, era y siempre será el Hijo de ese Dios que no solamente es El mismo el único Dios vivo, en contraste con todos los falsos dioses de los paganos (Is. 40:18–31), sino también es la única fuente de vida para todo aquel que vive.

 

   Una de las marcas de la esposa de Cristo es que:

2. HACE JUSTICIA

1 JUAN 2:29 29Si sabéis que él es justo,  sabed también que todo el que hace justicia es nacido de él.

Juan dice a sus lectores que si ellos saben en sus corazones que “él es justo”, también llegarán a saber que los cristianos justos nacen de él. ¿Estará Juan recordándoles a los creyentes que Jesús es “el Justo”?

1 JUAN 2:1 (BL95) 1 Hijitos míos, les he escrito esto para que no pequen; pero si uno peca, tenemos un defensor ante el Padre, Jesucristo, el Justo.

 

El Teólogo Bengel señala que “el justo produce lo justo”. Dios, que es justo, produce hijos e hijas que reflejan esta justicia en su vida diaria. Ser justo es el equivalente de ser santo.

Presupone cumplir la voluntad de Dios, obedecer sus mandamientos y amarle a él y al prójimo. En suma, “justo” es un término que quiere decir libre de pecado.

Por consiguiente, la oración “todo aquel que hace lo que es justo es nacido de Dios” no describe a aquellos que efectúan alguna buena obra ocasionalmente. Esta oración revela más bien el estilo de vida de la persona que ha nacido de Dios. Los hijos de Dios tratan de hacer lo que es bueno y agradable ante los ojos de éste. Su conducta es justa porque los creyentes son hijos de Dios.

 

   Una de las marcas de la esposa de Cristo es que:

3. GUARDA SUS MANDAMIENTOS

1 JUAN 2:3 3Y en esto sabemos que nosotros le conocemos,  si guardamos sus mandamientos.

La comunión con Dios y el conocimiento de Dios son dos caras de una misma moneda.

La relación que uno pueda tener con Dios puede ir desde un conocimiento casual hasta una comunión íntima. Pero Dios no está interesado en una relación que sea casual y que carezca de significado. El desea que le conozcamos íntimamente.

Conocer a Dios significa que estamos informados acerca de él, que le amamos y que también experimentamos su amor.

Obtenemos nuestro conocimiento de Dios cuando nos esforzamos por cumplir su voluntad en las experiencias específicas de nuestra vida. Conocerle significa entonces vivir en perfecta armonía con él, haciendo su voluntad.

Conocer a Dios es cumplir sus mandamientos, y cumplir sus mandamientos es conocer a Dios. Juan repite este pensamiento con palabras ligeramente diferentes en otro pasaje de su epístola:

1 JUAN 5:2 2En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios,  cuando amamos a Dios,  y guardamos sus mandamientos.

El rasgo distintivo del hijo de Dios es que obedece la voluntad de Dios. Cuando obedece estos mandamientos, demuestra que ha llegado a conocer a Dios.

 

 

   Una de las marcas de la esposa de Cristo es que:

4. NO PRACTICA PECADO

1 JUAN 3:9 9Todo aquel que es nacido de Dios,  no practica el pecado,  porque la simiente de Dios permanece en él;  y no puede pecar,  porque es nacido de Dios.

El creyente no tiene el pecado como hábito. No persiste en el pecado de manera desafiante.

La razón es que la simiente de Dios permanece en él.

Los cristianos debemos con la ayuda de Cristo luchar para evitar actos individuales de pecado.

De hecho todos tenemos recaídas, y cuando nos sucede esto debemos humildemente confesárselo a Dios, Que siempre perdonará al corazón contrito y humillado.

A pesar de eso, ningún cristiano debe ser un pecador deliberado y constante. Ningún cristiano debe vivir una vida en la que el pecado domine sus acciones.

Juan no está colocando delante de nosotros un perfeccionismo aterrador; pero está demandando una vida que esté siempre vigilante contra el pecado, una vida en la que el pecado no sea normalmente aceptado, sino que se produce a veces en un momento anormal de debilidad.

Juan no está diciendo que el que mora en Dios no pueda pecar; pero está diciendo que el que habita en Dios no puede seguir siendo un pecador consciente y voluntario.

 

 

   Una de las marcas de la esposa de Cristo es que:

5. ES ABORRECIDO DEL MUNDO

1 JUAN 3:13 13Hermanos míos,  no os extrañéis si el mundo os aborrece.

Esto nos habla también de nuestra unión con Él: así como las personas traten a Cristo y reaccionen ante su Palabra, lo harán también con nosotros. Estamos unidos a Él en sus aflicciones, pues tal como Él fue aborrecido y maltratado por los impíos, nosotros también lo seremos, pero de la misma forma, participamos también de su victoria, ya que Él vencerá sobre los impíos y establecerá su reino, y nos hará parte de ese triunfo universal.

Y si hay algo que ha quedado claro desde un comienzo en este Evangelio según Juan, es que el mundo, la humanidad bajo el pecado y las tinieblas, rechazó a Cristo:

JUAN 3:19 (CST)  Pues esto significa que, habiendo bajado al mundo la luz del cielo, ellos amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.

Entonces, si enfrentamos oposición y hostilidad por servir a Cristo, no es porque nos odien primeramente a nosotros, sino porque ante todo no conocen al Padre y odian a Cristo, a quien Él envió; y como Cristo nos ha elegido de entre el mundo, ese mundo del cual salimos por la gracia de Dios, nos aborrece.

Si nuestro Señor fue coronado de espinas, azotado, escupido, abofeteado, maltratado, insultado y crucificado, nosotros no podemos esperar que nos coronen de laureles y nos aplaudan con entusiasmo. Nosotros los siervos no somos mayores que nuestro Señor, si Él bebió esta copa, nosotros también la beberemos de una u otra forma.

 

 

   Una de las marcas de la esposa de Cristo es que:

6. AMA A LOS HERMANOS

1 JUAN 3:14 14Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida,  en que amamos a los hermanos.  El que no ama a su hermano,  permanece en muerte.

Aquí el término “hermanos” se refiere claramente a todos los demás seres humanos que han pasado de muerte a vida.

Sólo Dios puede producir esta clase de amor. Para el creyente, el amor hacia los hermanos es algo muy especial. ¡Es un milagro!

Antes de nacer de nuevo, uno tiende a mirar a “los hermanos” con desprecio y considerarlos hipócritas. Posiblemente aún observe fallas en ellos. La nueva vida no ciega los ojos a las debilidades ajenas, pero llena el corazón de un amor semejante al amor de nuestro Señor Jesucristo.

 “El amor por nuestros hermanos es la evidencia, no el fundamento, de la vida espiritual”.

El amor por los hermanos es realmente una expresión de agradecimiento a Dios por el don de la vida.

El hijo de Dios pasa de la muerte a la vida pero la persona que pertenece al maligno permanece en la muerte. ¿Por qué? Porque no ama. La señal de la vida espiritual es el amor. Y cuando el amor se manifiesta, la vida florece.

Si el amor está ausente de la vida de una persona, el odio con todas sus temibles consecuencias llena el vacío.

Todo aquel que carece de amor tiene un corazón lleno de odio. No hay término medio. Y el odio a la larga culmina en homicidio, como lo comprobó Caín.

El amor, por nuestra parte, es la evidencia de nuestra justificación y regeneración, no la causa de ellas. “Que cada uno vaya a su propio corazón; si encuentra amor para los hermanos, que se sienta seguro de que ha pasado de la muerte a la vida.

 

 

   Una de las marcas de la esposa de Cristo es que:

7. VENCE AL MUNDO

1 JUAN 5:4 4Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo;  y esta es la victoria que ha vencido al mundo,  nuestra fe.

Todos los que han nacido de Dios han vencido al mundo y por consiguiente ya pueden proclamar su victoria. Saben que Jesús ha dicho:

JUAN 16:33 (DHH)  33Les digo todo esto para que encuentren paz en su unión conmigo. En el mundo, ustedes habrán de sufrir; pero tengan valor: yo he vencido al mundo.

Porque Jesús ha sido victorioso, también nosotros somos victoriosos junto con él. Jesús ha vencido al maligno en este mundo y ha librado a su pueblo del poder de Satanás. “Es así que la batalla ya ha sido decidida aunque no haya terminado todavía”.

Nótese que Juan no dice: “Este es el vencedor”. El escribe “la victoria” para mostrar que el concepto mismo es significativo.

La victoria y la fe son sinónimos. Juan le dice a sus lectores que su fe ha vencido al mundo. Su fe, por supuesto, está puesta en Jesucristo, el Hijo de Dios.

Cuando los creyentes ponen su fe en Jesús entonces nada puede separarlas del amor de Dios en Cristo Jesús (Ro. 8:37–39; 1 Co. 15:57). Ninguna de las fuerzas del mal de este mundo puede vencer a la persona que confía en Jesús. En cambio, es victorioso sobre el mundo a causa de su fe en el Hijo de Dios.

Al recorrer la galería donde están los retratos de los héroes de la fe, el escritor de Hebreos señala a numerosa gente (Heb. 11:4–32). Cuando miramos a estos héroes, tenemos una tendencia a considerarlos como si fueran superhombres. Pero estos hombres y mujeres eran personas comunes que tenían que enfrentar pruebas y tentaciones como las que todos nosotros encontramos. Qué es entonces lo que los hace grandes? Su fe en Dios es lo que hizo que ellos triunfasen, y su perdurable fidelidad a la verdad de la Palabra de Dios es lo que hizo que fueran victoriosos.

¿Podemos nosotros, gente común, adjudicarnos la victoria? Sí, y aquí va la razón: la palabra vencer es significativa en las siete cartas que Jesús le ordenó a Juan que escribiera a las siete iglesias del Asia Menor. Nótese que a la conclusión de cada carta Jesús se dirige específicamente a “Aquel que venciere” (Ap. 2:7, 11, 17, 26; 3:5, 12, 21). Jesús dirige sus palabras a la gente común que es miembro de congregaciones locales. Cuando ellos son fieles hasta el fin, sin duda son héroes de la fe.

CONCLUSIÓN:

 

   Una de las marcas de la esposa de Cristo es que:

1. CREE QUE JESÚS ES EL CRISTO

2. HACE JUSTICIA

3. GUARDA SUS MANDAMIENTOS

4. NO PRACTICA PECADO

5. ES ABORRECIDO DEL MUNDO

6. AMA A LOS HERMANOS

7. VENCE AL MUNDO

 

LOS REQUISITOS PARA PARTICIPAR EN LA PARUSÍA

DOMINGO 26 DE ABRIL 2020

 

2 TESALONICENSES 1:3-5

3Debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es digno, por cuanto vuestra fe va creciendo, y el amor de todos y cada uno de vosotros abunda para con los demás; 4tanto, que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las iglesias de Dios, por vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis. 5Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis.

 

INTRODUCCION:

Parusía. Esta palabra se deriva del griego parousia que significa estar presente o llegar.

Griego: παρουσια [parousia] (Sustantivo femenino). Presencia, venida, advenimiento. Aparece 24 veces en el NT: Advenimiento 2;  Presencia 3  y  Venida 19

En el Nuevo Testamento, especialmente del advenimiento, es decir, el futuro, visible, el regreso del cielo de Jesús, el Mesías, para resucitar a los muertos, sostener el juicio final y establecer formalmente y gloriosamente el reino de Dios.

1 TESALONICENSES 4:15 (BLS) 15Por eso, de acuerdo con lo que el Señor nos enseñó, les decimos que los que aún vivamos cuando él venga, (παρουσια) [parousia] nos reuniremos con él después de que se hayan reunido con él los que estaban muertos.

La confirmación de esta declaración está dada por la referencia a la palabra del Señor, la cual se entiende mejor como la enseñanza de Jesús semejante a:

MATEO 24:30-31 30Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo;  y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra,  y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo,  con poder y gran gloria. 31Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta,  y juntarán a sus escogidos,  de los cuatro vientos,  desde un extremo del cielo hasta el otro.

El mandato, la voz angélica y la trompeta se interpretan como el medio de despertar a aquellos que habían muerto y levantarlos para estar con el Señor:

JUAN 5:25-29(BLS) 25Una cosa es cierta, ahora es cuando los que viven alejados de Dios me oirán a mí, que soy su Hijo. Si obedecen todo lo que digo, tendrán vida eterna. 26Porque Dios, mi Padre, tiene el poder para dar la vida, y me ha dado a mí ese poder. 27También me ha dado autoridad para juzgar, pues yo soy el Hijo del hombre. 28"No se sorprendan de lo que les digo, porque va a llegar el momento en que los muertos oirán mi voz 29y saldrán de sus tumbas. Entonces los que hicieron lo bueno volverán a vivir, y estarán con Dios para siempre; pero los que hicieron lo malo volverán a vivir para ser castigados.

Declaración de fe: Creemos que la salvación se obtiene cuando el hombre se arrepiente de sus pecados y acepta por la fe el perdón de Dios ofrecido a través del sacrificio y la resurrección de Jesucristo. Además, el Espíritu Santo le da seguridad interna de que ha sido hecho hijo de Dios. A partir de este momento el hombre salvo debe vivir una nueva vida, recta y santa.

Es este estilo de vida nuevo el que asegura que participemos de la Parusia.

 

 

 

    Uno de los requisitos para participar en la parusía es:

1. MANTENER LA FE

1 TESALONICENSES 5:2 y 8. 2Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; 8Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo.

Las condiciones que Dios establece para ser salvos son:

a)     el arrepentimiento de los pecados y la fe en Cristo. Marcos 1:15; Romanos 10:9.

b)     La evidencia interna de la salvación es el testimonio directo del Espíritu Santo. Romanos 8:16.

c)     La evidencia externa es una vida transformada y verdaderamente santa. 2 Corintios 5:17; Gálatas 5:16-25; Efesios 4:22-24; Tito 2:12; 1 Pedro 1:16.

d)     Es deber y responsabilidad del creyente conservar su salvación. Filipenses 2:12; Hebreos 2:1-3.

                   Todo comienza con la Fe en el Hijo de Dios.

En el momento del nuevo nacimiento del creyente, designado teológicamente como «regeneración», el Espíritu Santo entra a él, llevándole la seguridad del perdón de sus pecados, la renovación espiritual y una relación personal con Dios.

ROMANOS 8:16 16El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu,  de que somos hijos de Dios.

Esta relación dinámica con Dios a través de su Espíritu, iniciada y sostenida por medio de la fe, afianza la seguridad del creyente.

Dios quiere que todos los seres humanos sean salvos, verdad que la Biblia presenta repetidas veces (Lucas 19:10; Juan 3:16; Romanos 10:11–13; Hebreos 2:9; 2 Pedro 3:9; Apocalipsis 22:17).

De igual manera, las epístolas paulinas insisten en el plan de Dios para una redención universal:

TITO 2:11 11Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres,

Esta gracia es la llamada preventiva, la gracia que nos proporciona Dios antes de la salvación, atrayendo a todos los seres humanos a la salvación y capacitándolos para aceptar o rechazar su ofrecimiento.

Ciertamente, ser cristiano no es cuestión de buenas obras. La salvación se logra solamente por gracia por medio de la fe:

EFESIOS 2:8-9 8Porque por gracia sois salvos por medio de la fe;  y esto no de vosotros,  pues es don de Dios; 9no por obras,  para que nadie se gloríe.

La fe acepta el hecho de que Cristo murió en lugar de la humanidad pecadora para que estuviera disponible el perdón de sus pecados.

Por fe, los humanos solo pueden confiar en la misericordia de Dios y aceptar a Cristo como Salvador.

La fe capta la maravillosa realidad de que ahora los humanos que crean y se arrepientan son los que reciben la justicia de Cristo, acreditada a ellos sin mérito alguno de su parte:

FILIPENSES 3:9 9y ser hallado en él,  no teniendo mi propia justicia,  que es por la ley,  sino la que es por la fe de Cristo,  la justicia que es de Dios por la fe;

ROMANOS 3:22 22la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo,  para todos los que creen en él.  Porque no hay diferencia,

Aunque «todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, [son] justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús» (Romanos 3:23–24; 5:1).

Aunque justificados y con la justicia de Cristo acreditada a nuestro favor, los creyentes también somos «creados en Cristo Jesús para buenas obras» (Efesios 2:10).

Se nos encomienda en nuestra vida diaria que seamos «llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo» (Filipenses 1:11).

De manera que la ejercitación real de la justicia de Cristo en el creyente es un proceso continuo. Comprende una formación espiritual deliberada y progresiva (2 Pedro 1:5–8)

Nuestro crecimiento espiritual individual varía en calidad y madurez a medida que aprendemos a obedecer la Palabra de Dios y confiar en la dirección y la capacitación del Espíritu Santo que habita en nosotros.

Aunque nos hallemos aún en el proceso de formación, y por imperfectos que seamos, seguimos estando justificados por medio de la fe en Cristo, y nunca por nuestras buenas obras. ROMANOS 8:1 1Ahora,  pues,  ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús,  los que no andan conforme a la carne,  sino conforme al Espíritu.

 

 

    Uno de los requisitos para participar en la parusía es:

2. MANTENER EL AMOR

2 TESALONICENSES 1:3-4 3Debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es digno, por cuanto vuestra fe va creciendo, y el amor de todos y cada uno de vosotros abunda para con los demás; 4tanto, que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las iglesias de Dios, por vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis.

Para Pablo, la acción de gracias es un deber continuo ante Dios, y también un deber apropiado a la vista de la fe y del amor de los cristianos.

La fe de ellos aumentaba en proporciones sorprendentes, y cada uno de ellos, sin excepción, mostraba más y más amor para con los demás. Era una respuesta a la oración del apóstol:

1 TESALONICENSES 3:10, 12 10orando de noche y de día con gran insistencia,  para que veamos vuestro rostro,  y completemos lo que falte a vuestra fe?

12Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos,  como también lo hacemos nosotros para con vosotros,

Observemos el orden: primero la fe, luego el amor. «La fe nos pone en contacto con el eterno manantial de amor en el mismo Dios».

La exhortación de abundar en amor unos para con otros y para con todos se ve reforzada por la afirmación de que el amor es de Dios.

El amor del cual escribe Pablo no es un logro humano; es de origen divino. Si alguien ama en este sentido, demuestra que es nacido de Dios, y conoce a Dios.

La razón por la cual ocurre esto de amar constituye una de las grandes afirmaciones de la Biblia: Dios es amor. Esto tiene una significación más profunda que el decir que “Dios es amante” o que Dios a veces ama. Dios ama, no porque encuentra objetos merecedores de su amor, sino porque el amar es su naturaleza.

Su amor por nosotros no depende de lo que somos sino de lo que es él. Nos ama porque es esa clase de Dios, porque él es amor.

El verdadero significado del amor y la verdadera fuente de la vida se descubren únicamente en la cruz.

Los cristianos debemos amar, no porque aquellos a quienes encontremos sean personas atractivas, sino debido a que el amor de Dios nos ha transformado y nos ha convertido en gente amante.

Debemos amar no porque lo atractivo de otras personas nos impulse a amar, sino porque, como cristianos, nuestra naturaleza es amor.

La importancia del amor de los unos para con los otros es para demostrar que Dios permanece en nosotros.

1 JUAN 4:12-13 12Nadie ha visto jamás a Dios.  Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros. 13En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu.

                   Es en Cristo que vemos a Dios. Y cuando amamos, Dios mora en nosotros. En realidad, su amor se ha perfeccionado, es decir, alcanza su clímax en nosotros.

Es la gente de fe, y solamente la gente de fe, la que lo discierne este gran amor.

Dios es amor, el permanecer en el amor es permanecer en Dios.

 

 

Uno de los requisitos para participar en la parusía es:

3. MANTENER LA OBEDIENCIA

2 TESALONICENSES 1:10-12  10cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros). 11Por lo cual asimismo oramos siempre por vosotros, para que nuestro Dios os tenga por dignos de su llamamiento, y cumpla todo propósito de bondad y toda obra de fe con su poder, 12para que el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en vosotros, y vosotros en él, por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo.

El crecimiento espiritual también tiene previsto que el creyente se comprometerá a seguir a Cristo en una obediencia de toda la vida a sus enseñanzas.

El Nuevo Testamento le da gran importancia a un fiel atravesar las pruebas de la vida y perseverar en la fe hasta su final.

La seguridad de los creyentes les viene por medio de la fe, tanto cuando reciben la salvación, como cuando continúan en comunión con Cristo por medio de su Espíritu.

La tentación y el pecado son realidades de la vida en un mundo caído. Aunque los creyentes confiamos fielmente en Cristo y lo seguimos, no obstante, seguimos sujetos a la fragilidad humana.

Las Escrituras insisten en que debemos vivir la vida cristiana sobre una trayectoria positiva de transformación espiritual.

Los creyentes no debemos seguir pecando de la forma en que lo hacen los no creyentes.

La continuación en las prácticas de pecado afecta de manera directa a nuestra fe y, si no nos arrepentimos de estas prácticas pecaminosas, terminaremos destruyendo nuestra fe.
       Cuando confesamos que hemos pecado y acudimos  a Cristo arrepentidos, lo hacemos

con la seguridad de que, como hijos de Dios, «abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo» (1 Juan 2:1). Además, «Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad» (1 Juan 1:9).

De esta manera tenemos la seguridad de que Dios ha provisto lo necesario para fortalecernos y perdonarnos mientras  luchamos con las tentaciones y los pecados, sin tener necesidad alguna de dudar con respecto a nuestra salvación, que se basa en la justicia de Cristo que hemos aceptado por fe.
                   La Biblia  enseña que los creyentes que hemos aceptado a Cristo como Salvador podemos perdernos si ignoramos repetidas veces las enseñanzas de las Escrituras.

Jesús habla de esta situación en la Parábola del Sembrador, en la cual, hablando de algunos que se han hecho creyentes, dice:

LUCAS 8:13 13Los de sobre la piedra son los que habiendo oído,  reciben la palabra con gozo;  pero éstos no tienen raíces;  creen por algún tiempo,  y en el tiempo de la prueba se apartan.

La Biblia advierte contra la posibilidad de perder, o abandonar la salvación, pero

nunca cesa de ofrecerles esperanzas a todos los que estén dispuestos a responder al llamado del Espíritu. La invitación de Jesús no hace distinción alguna.

MATEO 11:28 28Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

Por esta razón, los cristianos nunca debemos apresurarnos a llegar a la conclusión de que un hermano o hermana que batalla en su vida espiritual no alcanzara perdón. Si el Padre no se dio por vencido con el hijo que estaba perdido (Parábola del hijo prodigo, Lucas 15:11–31), tampoco lo debe hacer la Iglesia de Jesucristo.

La fe cristiana es una fe llena de una vida gozosa y victoriosa en Cristo, en la cual los creyentes, espiritualmente transformados, son moldeados por la Palabra de Dios y reciben su energía del Espíritu Santo.

La fe cristiana exige obediencia a los mandatos de Cristo y una participación responsable en la vida de su Iglesia y de la comunidad en general.

La perseverancia obediente de los creyentes en la fe es segura mientras permanezcan en una relación con su Señor.

Las palabras de Pablo, llenas de una gran seguridad, nos recuerdan el incansable compromiso del Señor:

FILIPENSES 1:6  6estando persuadido de esto,  que el que comenzó en vosotros la buena obra,  la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;

 

 

CONCLUSIÓN

    Uno de los requisitos para participar en la parusía es:

1. MANTENER LA FE

2. MANTENER EL AMOR

3. MANTENER LA OBEDIENCIA

 

EN EL APOSENTO ALTO

DOMINGO 19 ABRIL 2020

LUCAS 24:36-49

36Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros. 37Entonces, espantados y atemorizados, pensaban que veían espíritu. 38Pero él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos? 39Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. 40Y diciendo esto, les mostró las manos y los pies. 41Y como todavía ellos, de gozo, no lo creían, y estaban maravillados, les dijo: ¿Tenéis aquí algo de comer? 42Entonces le dieron parte de un pez asado, y un panal de miel. 43Y él lo tomó, y comió delante de ellos.

44Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. 45Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras; 46y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; 47y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. 48Y vosotros sois testigos de estas cosas. 49He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.

 

INTRODUCCIÓN:

«Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros». La primera vez, dicho saludo tenía por objeto acallar el tumulto de los temores de ellos, a fin de que con toda calma, pudieran comprobar la realidad de su resurrección; esta segunda vez, tenía por objeto reducir los transportes de júbilo de ellos a fin de que, también con toda calma, pudiesen escuchar la comisión que les iba a dar. Y, para animarles a aceptar el encargo que les encomendaba, les imparte de nuevo su paz. Cristo estaba ahora para enviar a sus discípulos a proclamar paz por todo el mundo y, por eso, no sólo la imparte a ellos, sino que los hace depositarios de ella, a fin de que la confieran también a otros.

Les encargó que continuaran en el mundo la obra de Él, autorizándoles con una garantía divina, armados de un poder divino (comp. con Hch. 1:5, 8). Por eso fueron llamados Apóstoles, que quiere decir enviados.

Pero ¿cómo les envió Cristo? Les reunió en el aposento alto y les mostro lo que debían saber para enseñar al mundo, ahora a través de usted y de mí.

 

    Y reunidos en el Aposento Alto se les mostro:

1. LA REALIDAD DE LA RESURRECCIÓN.

LUCAS 24:36-43 (PDT) (Palabra de Dios para Todos) 36Mientras los seguidores estaban hablando de todo esto, Jesús se les apareció, y les dijo: -Que la paz esté con ustedes. 37Esto asustó a los seguidores. Se aterrorizaron pensando que estaban viendo a un fantasma. 38Pero Jesús les dijo: -¿Por qué están tan asustados? ¿Por qué dudan de lo que ven?  39Miren mis pies y mis manos. ¡Soy yo! Tóquenme y vean que mi cuerpo está con vida. Los fantasmas no tienen cuerpo. 40Diciendo esto, les mostró los huecos de sus manos y pies. 41Los seguidores seguían tan asombrados y felices que no podían creerlo. Jesús les preguntó: ¿Tienen comida aquí? 42Le dieron un pedazo de pescado asado. 43Jesús tomó el pescado y lo comió delante de ellos.

Diez de los apóstoles, los hombres de Emaús y tal vez otros, están reunidos en una casa en algún lugar en Jerusalén. Por temor de los judíos las puertas están cerradas:

JUAN 20:19 19Cuando llegó la noche de aquel mismo día,  el primero de la semana,  estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos,  vino Jesús,  y puesto en medio,  les dijo:  Paz a vosotros.

De repente Jesús aparece en medio de ellos. No sabemos cómo haya entrado. Todo lo que sabemos es que el cuerpo de resurrección debe tener ciertas propiedades que no pertenecen al “cuerpo de humillación”.  

1 CORINTIOS 15:35-38 35Tal vez alguien pregunte: “¿Cómo resucitarán los muertos?  ¿Con qué clase de cuerpo vendrán?" 36 ¡Qué tontería!  Lo que tú siembras no cobra vida a menos que muera.

37No plantas el cuerpo que luego ha de nacer sino que siembras una simple semilla de trigo o de otro grano. 38Pero Dios le da el cuerpo que quiso darle,  y a cada clase de semilla le da un cuerpo propio.

39No todos los cuerpos son iguales:  hay cuerpos humanos;  también los hay de animales terrestres,  de aves y de peces.

El Señor resucitado no sólo está aquí parado entre ellos sino que también para aliviar su inquietud, dice: “Paz a vosotros”. Al aflorar de sus labios estas palabras, no deben entenderse como un simple “¿Cómo están?” La referencia es a la paz que Jesús había obtenido para todo su pueblo por medio de su muerte en la cruz.

Uno podría preguntarse. “¿Pero cómo se explica que los hombres de Emaús estuvieran tan espantados y aterrados, si sólo unas pocas horas antes habían estado conversando con Jesús? ¿Y cómo era posible que Pedro, a quien el Señor había también ya aparecido aquel mismo día, estuviera tan sorprendido y lleno de temor?”

El carácter repentino de la aparición y el hecho de que nadie haya visto a Jesús entrar al cuarto—apareció de repente, como si se hubiera materializado del aire mismo—pueden bien explicar estas reacciones de parte de los discípulos.

Cuando Jesús observa que estos hombres están aún llenos de temor y dudas, dirige la atención de ellos a sus manos y pies.  Juan dice: “sus manos y su costado”. Lo que Jesús quería que ellos vieran es sin duda los estigmas, las marcas de su crucifixión.

Por supuesto, para nosotros que aún no poseemos el cuerpo de la resurrección, es imposible entender cómo era posible que el cuerpo de Jesús fuera, por una parte, tan distinto a nuestros actuales cuerpos que podía entrar en una habitación sin abrir puerta o ventana, y al mismo tiempo tan similar a los nuestros que incluso las marcas mismas de su crucifixión todavía se veían.

Recibimos consuelo del hecho que el Cristo resucitado es tan compasivo y amoroso como lo era este mismo Salvador antes de su crucifixión. Con maravillosa condescendencia “les mostró sus manos y sus pies” probablemente con el doble propósito de comprobarles que: (a) No soy un espíritu, y (b) soy realmente su Señor y Salvador”.

Los discípulos no podían creer a causa del gozo y continuaban por un tiempo en este estado. Sicológicamente hablando esto es comprensible. Debemos tener presente que sólo (lo que diríamos) “anteayer” sus corazones habían sido atravesados por un sentimiento de completa desesperación.

Cuando Jesús expiró la situación parecía irremediablemente perdida. Era el fin. Jesús ya no estaba. Había muerto. Creer ahora que él de veras estaba parado en medio de ellos vivo y sano era casi imposible. ¿Era un espíritu lo que estaban viendo? Un momento se decían, “Debe ser Jesús. ¡Qué maravilla!” Y en el momento siguiente “es demasiado bueno para ser verdad. Debe ser un espíritu”.

Fue por esta razón que el Señor, paciente como siempre, comió delante de ellos un trozo de pez asado para convencerlos que no estaban viendo un espíritu sino a su propio Salvador y Señor Jesucristo.

 

 

    Y reunidos en el Aposento Alto se les mostro:

2. LA NECESIDAD DE LA CRUZ.

LUCAS 24:44-45 (BLS) (Biblia del Lenguaje Sencillo) 44Después les dijo: "Recuerden lo que les dije cuando estuve con ustedes: "Tenía que cumplirse todo lo que dicen acerca de mí los libros de la Ley de Moisés, los libros de los profetas y los Salmos"".  45Entonces les explicó la Biblia con palabras fáciles, para que pudieran entenderla:

Era a la Cruz a lo que apuntaban todas las Escrituras. La Cruz no fue una emergencia que Dios se vio obligado a aceptar porque otras medidas le habían fallado y su plan había fracasado.

Era una parte esencial del plan de Dios, porque es el único lugar en todo el universo en el que podemos ver, en un instante, el amor eterno de Dios.

Jesucristo se dirige al auditorio quiere que todos sepan que lo que le había sucedido era el necesario cumplimiento del plan de Dios tal como se había revelado previamente en los escritos sagrados.

El Señor se refiere a continuación al testimonio de las Escrituras que debían cumplirse con respecto a Él: «que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos» (v. 44b).

Alude así a las tres secciones en que los judíos dividían las Escrituras del Antiguo Testamento, para dar a entender que toda la Escritura apuntaba a las cosas que se habían de cumplir en Jesús, aun las más duras y penosas.

Igualmente se han de cumplir las que se refieren a su Segunda Venida en gloria.

Después, les ilumina el entendimiento: «Entonces les abrió la mente para que comprendiesen las Escrituras» (v. 45). En su conversación con los dos discípulos de Emaús, Jesús les retiró el velo que ocultaba la inteligencia de los textos sagrados, abriéndoles la mente.

Jesús, por medio de su Espíritu actúa directamente en la mente y el corazón de los hombres, pues tiene acceso inmediato a nuestro interior y puede iluminarnos y calentarnos desde dentro. No es que de luz a la Palabra, pues ésta tiene luz propia, sino que ilumina nuestros ojos para verla y nuestra mente para entenderla:

EFESIOS 1:18 18alumbrando los ojos de vuestro entendimiento,  para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado,  y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos,

El método con que Cristo actúa para llevarnos a la fe salvífica es mediante la apertura de nuestra mente, pues la vida divina comienza por luz

JUAN 1:4 4En él estaba la vida,  y la vida era la luz de los hombres.

«Les abrió la mente», a fin de que con la puerta abierta, pudiese entrar la luz de la Palabra.

El objetivo, pues, de esta apertura de la mente es que podamos entender las Escrituras, «las cuales nos pueden hacer sabios para salvación» (2 Ti. 3:15), ya que ésta es la verdadera sabiduría, sin la cual de poco nos puede servir todo lo que sepamos acerca de las cosas de este mundo.

No es para que seamos sabios carnalmente, para «propasarnos de lo que está escrito» (1 Co. 4:6), sino para ser más sabios en lo que está escrito. Los alumnos de Cristo nunca sabemos más que la Biblia en este mundo, sino que siempre hemos de estar aprendiendo más y más de la Biblia.

 

 

    Y reunidos en el Aposento Alto se les mostro:

3. LA URGENCIA DE LA MISIÓN.

LUCAS 24:46-48 (BAD) (Biblia al Día) 46Esto es lo que está escrito —les explicó—: que el Cristo padecerá y resucitará al tercer día, 47y en su nombre se predicarán el arrepentimiento y el perdón de pecados a todas las naciones, comenzando por Jerusalén.

Tiene que llegar a todos los hombres la llamada al arrepentimiento y la oferta del perdón. La Iglesia no se podía quedar indefinidamente en el aposento alto; tenía que ir a todo el mundo.

Después del aposento alto vino la misión universal de la Iglesia. Habían pasado los días de aflicción, y había que llevar la Nueva de gran gozo a todos los hombres. Observemos lo siguiente:

Jesús hace ahora con todo el grupo con que está hablando lo que ya había hecho con los hombres de Emaús: les da la llave de las Escrituras. El ilumina sus mentes para que en todas las Escrituras vean a Cristo: su sufrimiento (Sal. 22, 69; Is. 53) y su resurrección (Sal. 118; Is. 53).

Les hace ver que él tenía que sufrir y resucitar al tercer día, para que las buenas nuevas de la salvación por medio de la conversión y el perdón de pecados pudieran proclamarse a todas las naciones.

“En su nombre”, es decir, sobre la base de su autorrevelación.

Esta proclamación, si bien comenzaría en Jerusalén, debía esparcirse desde allí hacia “todas las naciones”.

El hecho de que la proclamación del evangelio debe alcanzar a todas las naciones demuestra que el Antiguo y el Nuevo Testamento son en realidad un solo libro, se ve claramente que la proclamación universal del evangelio es uno de los principales temas del Nuevo Testamento.

El Antiguo y Nuevo Testamento proclaman un Cristo para todas las naciones.

Puesto que los discípulos de Cristo así como también nosotros en la actualidad—en primer lugar los del círculo íntimo, pero en cierto grado también el círculo más amplio de creyentes—han visto las obras del Señor, han escuchado sus palabras y han experimentado en sus corazones el significado y el valor de las buenas nuevas, ellos deben dar testimonio respecto de ello. Ellos son y deben ser testigos de Cristo.

Ellos y nosotros debemos predicar en todas partes el Evangelio del que somos testigos:

                   Y que debemos predicar: Hemos de predicar el Evangelio; debemos tomar con nosotros nuestra Biblia y mostrar al pueblo lo que está escrito allí acerca del Mesías, de sus sufrimientos, de sus glorias y de sus gracias, así como del reino venidero, y demostrarles que todo eso tiene su cumplimiento en el Señor Jesucristo. Que Cristo padeció, como estaba escrito de Él. Id y predicad a Cristo crucificado, no os avergoncéis de la Cruz; no os avergoncéis de un Jesús sufriente. Decidles que era necesario que Él padeciera, que eso era menester para quitar el pecado del mundo. Decid también que resucitó al tercer día de entre los muertos; que también en esto se cumplieron las Escrituras. Id y decidles que el que estuvo muerto está vivo y vive para siempre, y tiene las llaves del sepulcro y del Hades». Predique en su nombre el arrepentimiento y el perdón de los pecados» (v. 47). Que  es preciso que cambien de mentalidad, que su corazón y su vida experimenten un cambio radical mediante el nacimiento de arriba de Dios en Cristo, a cuyo servicio hemos de dedicarnos por completo en sacrificio vivo, santo y agradable a Dios».

El gran privilegio del perdón de los pecados es ofrecido por el Evangelio a todos cuantos se arrepientan y den crédito a la buena noticia del amor misericordioso de Dios: «Id y decidles a todos los hombres, miserables pecadores, que hay para ellos esperanza segura de salvación al alcance de la mano» (v. Mr. 1:15).

 

 

    Y reunidos en el Aposento Alto se les mostro:

4. EL SECRETO DEL PODER.

LUCAS 24:49 (BLA) (Biblia Latinoamericana) 49Ahora yo voy a enviar sobre ustedes lo que mi Padre prometió. Permanezcan, pues, en la ciudad hasta que sean revestidos de la fuerza que viene de arriba."

Jesús está informando a los apóstoles que está por enviar sobre ellos lo que el Padre prometió, a saber, el Espíritu Santo.

JUAN 14:16-17 16Y yo rogaré al Padre,  y os dará otro Consolador,  para que esté con vosotros para siempre: 17 el Espíritu de verdad,  al cual el mundo no puede recibir,  porque no le ve,  ni le conoce;  pero vosotros le conocéis,  porque mora con vosotros,  y estará en vosotros.

El Espíritu Santo los capacitará para ser testigos verdaderos y eficaces. Ellos deben permanecer en Jerusalén hasta que reciban este gran don, Cf. Hch. 1:4.

Esta promesa se cumplió en el día de Pentecostés; es decir, a los 50 días después de la resurrección de Cristo, a los diez días después de su ascensión.

Se aprecia claramente en el libro de Hechos que por medio de las palabras de Jesús al abrir sus mentes y por medio del derramamiento del Espíritu Santo sobre ellos, estos hombres llegaron a ser verdaderamente testigos eficaces. Sin duda, el discurso de Pedro el día de Pentecostés es una muestra de este incrementado poder y eficacia (Hch. 2:14–36).

                   Y, por este medio, serán equipados de todos los dones y gracias que son necesarios para el desempeño de tan Gran Comisión.

Todos los que reciben el Espíritu Santo son revestidos de poder desde lo alto. Los apóstoles de Cristo no habrían podido jamás plantar el Evangelio y establecer el reino espiritual de Dios en la tierra, como lo hicieron, si no hubiesen sido revestidos de un poder tal.

Este poder era una promesa del Padre y, por tanto, podemos estar seguros de que la promesa es inviolable, y de que lo prometido es inestimable (no tiene precio. Comp. con Hch. 8:20).

Notemos que los embajadores de Cristo han de permanecer quietos hasta que reciban sus poderes.

2 CORINTIOS 5:20 20Así que,  somos embajadores en nombre de Cristo,  como si Dios rogase por medio de nosotros;  os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.

 

Aunque podría pensarse que nunca hubo cosa que demandase tanta prisa como la predicación del Evangelio, lo cierto es que los predicadores del Evangelio han de esperar hasta que sean revestidos de poder desde lo alto. En vano tratará un predicador o misionero de hacer impresión con sus mensajes y sus campañas evangelísticas, si antes no ha sido revestido de este poder del Espíritu.

 

CONCLUSIÓN:

EN EL APOSENTO ALTO

Y reunidos en el Aposento Alto se les mostro:

1. LA REALIDAD DE LA RESURRECCIÓN.

2. LA NECESIDAD DE LA CRUZ.

3. LA URGENCIA DE LA MISIÓN.

4. EL SECRETO DEL PODER.

 

 

 

 

 

 .

LA ENTRADA TRIUNFAL DEL REY EN JERUSALEM

DOMINGO 5 DE ABRIL 2020

 

MATEO 21:1-11

1Cuando se acercaron a Jerusalén, y vinieron a Betfagé, al monte de los Olivos, Jesús envió dos discípulos, 2diciéndoles: Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos. 3Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará. 4Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo: 5 Decid a la hija de Sion: He aquí, tu Rey viene a ti, Manso, y sentado sobre una asna, Sobre un pollino, hijo de animal de carga.

 6Y los discípulos fueron, e hicieron como Jesús les mandó; 7y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y él se sentó encima. 8Y la multitud, que era muy numerosa, tendía sus mantos en el camino; y otros cortaban ramas de los árboles, y las tendían en el camino. 9Y la gente que iba delante y la que iba detrás aclamaba, diciendo: ¡Hosanna  al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!  ¡Hosanna en las alturas! 10Cuando entró él en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió, diciendo: ¿Quién es éste? 11Y la gente decía: Este es Jesús el profeta, de Nazaret de Galilea.

 

INTRODUCCION:

Era el tiempo de la Pascua, y Jerusalén y todo el país de alrededor estaba abarrotado de peregrinos. Treinta años después, un gobernador tuvo que hacer el censo de los corderos que se mataron en Jerusalén para la Pascua, y descubrió que su número se aproximaba al cuarto de millón. La norma de la Pascua era que tenían que reunirse por lo menos diez personas para cada cordero, lo que quiere decir que en esa Pascua hubo en Jerusalén más de dos millones y medio de personas. La ley era que todos los varones judíos que vivieran en un radio de cuarenta kilómetros de Jerusalén tenían que venir a la Pascua; pero no solo venían judíos de Palestina, sino de todos los rincones del mundo para estar presentes en la mayor de sus fiestas nacionales. Jesús no podía haber escogido un momento más dramático. Se dirigió a una ciudad abarrotada de gente y cargada de expectaciones religiosas.

Los cuatro evangelistas refieren este episodio de la entrada de Jesús, montado sobre un pollino, pero en forma triunfal, en Jerusalén. Esto ocurrió cinco días antes de su muerte. Había estado el día anterior en Betania, donde le habían ofrecido una cena, y María la hermana de Lázaro, le había ungido los pies.

Quiero llevarlo a través de estos versículos de la entrada triunfal de Jesucristo a tres principios necesarios que nos identifican como portadores de la entrada triunfal del Señor Jesús en nuestra vida “OBEDECER, ADORACIÓN E IDENTIDAD”.

 

 

    La entrada triunfal de Cristo en mi vida provoca:

1. OBEDIENCIA A SU PALABRA

MATEO 21:1- 7 (LPD) (Libro del Pueblo de Dios) 1Cuando se acercaron a Jerusalén y llegaron a Betfagé, al monte de los Olivos, Jesús envió a dos discípulos, 2 diciéndoles: "Vayan al pueblo que está enfrente, e inmediatamente encontrarán un asna atada, junto con su cría. Desátenla y tráiganmelos.

3Y si alguien les dice algo, respondan: 'El Señor los necesita y los va a devolver en seguida'. 4Esto sucedió para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta: 5Digan a la hija de Sión: Mira que tu rey viene hacia ti, humilde y montado sobre un asna, sobre la cría de un animal de carga. 6Los discípulos fueron e hicieron lo que Jesús les había mandado; 7trajeron el asna y su cría, pusieron sus mantos sobre ellos y Jesús se montó.

¿Qué es la obediencia? El diccionario bíblico dice: En hebreo, la obediencia, hace referencia a: oír, escuchar y ser sumiso a las órdenes de un superior. Se considera una virtud y un deber que toda persona creyente debe de tener. La obediencia es algo que tiene que estar dentro de nuestro ser, sentirla como nuestro y por tanto, tener una relación de compromiso. En ningún caso se debe de entender como una sumisión despectiva, sino como una virtud que realizamos.

El término obediencia desde el punto de vista bíblico debe de sentirse de corazón, dando un paso de fe, y sentirlo como tal.

Jesucristo es el ejemplo de obediencia, como lo menciona el apóstol Pablo:

FILIPENSES 2:8 8y estando en la condición de hombre,  se humilló a sí mismo,  haciéndose obediente hasta la muerte,  y muerte de cruz.

Pablo dice de Jesús que Se humilló a Sí mismo y Se hizo obediente hasta la muerte, muerte de cruz. La gran característica de la vida de Jesús fue la humildad, la obediencia y la renuncia a Sí mismo. No deseaba dominar a los hombres, sino servirlos; no deseaba seguir Su propio camino, sino el de Dios; no deseaba exaltarse a Sí mismo, sino renunciar a toda Su gloria.

Una y otra vez el N.T. se muestra seguro de que es solamente el que se humilla el que será exaltado (Mateo 23:12; Lucas 14:11; 18:14).

MATEO 23:12 (DHH) (Dios Habla Hoy) 12Porque el que a sí mismo se engrandece, será humillado; y el que se humilla, será engrandecido.

Si la humildad, la obediencia y la autorrenuncia fueron las características supremas de la vida de Jesús, también deben ser las señales características del cristiano.

El egoísmo, el buscar para uno mismo y alardear de lo propio destruyen la semejanza con Él y la relación con nuestros semejantes.

                   La impresión que nos hace el relato de la entrada triunfal, es que Él estaba llevando a cabo planes que había preparado de antemano. Envió a sus discípulos «a la aldea» para recoger la asna y su asnillo. Mateo menciona Betfagué solamente; pero Marcos menciona también a Betania (Mr 11:1).

Sin duda se trataba de Betania. Jesús ya había hecho los preparativos para que Le prepararan una asna y su asnillo, porque debe de haber tenido muchos amigos en Betania; y la frase: «El Maestro los necesita» parece haber sido una contraseña convenida para que los amos de los animales supieran que había llegado la hora convenida por Jesús.

Jesús entró cabalgando en Jerusalén. El hecho de que el asno no se había usado nunca antes es especialmente apropiado para el santo propósito. La becerra roja que se usaba en ceremonias de purificación debía ser un animal «sobre el cual no se había puesto yugo» (Números 19:2; Deuteronomio 21:3); la carreta en el que se llevaba el arca del Señor había de ser una que no se hubiera usado antes para ningún otro propósito (1 Samuel 3:7).

La especial santidad de la ocasión se subrayaba por el hecho de que en el asna no había cabalgado antes ninguna persona.

Era costumbre oriental que un rey o un gran personaje montase sobre una bestia adornada con tapices y mantos lujosos, y que también se tendiesen alfombras sobre el camino. En el caso del Señor, y siguiendo tal modalidad, algunos pusieron sus mantos sobre ambas cabalgaduras, y el Señor se sentó sobre el pollino según la profecía de:

ZACARIAS 9:9 9Alégrate mucho,  hija de Sion;  da voces de júbilo,  hija de Jerusalén;  he aquí tu rey vendrá a ti,  justo y salvador,  humilde,  y cabalgando sobre un asno,  sobre un pollino hijo de asna.

    La entrada triunfal de Cristo en mi vida provoca:

2. ADORAR SU NOMBRE

MATEO 21:8-9 (BLA) (Biblia Latinoamericana) 8Había muchísima gente; extendían sus mantos en el camino, o bien cortaban ramas de árboles, con las que cubrían el suelo. 9Y el gentío que iba delante de Jesús, así como los que le seguían, empezaron a gritar: "¡Hosanna al hijo de David! ¡Bendito sea el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en lo más alto de los cielos!"

La multitud recibió a Jesús como Rey. Extendieron sus túnicas a Su paso. Eso había sido lo que habían hecho los amigos de Jehú cuando le proclamaron rey:

2 REYES 9:13 13Entonces cada uno tomó apresuradamente su manto,  y lo puso debajo de Jehú en un trono alto,  y tocaron corneta,  y dijeron: Jehú es rey.

Arrancaron ramas de los árboles y ondearon ramas de palmera.

Recibieron a Jesús con el saludo que se daba a los peregrinos que venían a la fiesta:

SALMOS 118:26  26 Bendito el que viene en el nombre de Jehová;  Desde la casa de Jehová os bendecimos.

Gritaban: «¡Hosanna!» Debemos tratar de comprender lo que esto quería decir. Hosanna quiere decir salva ahora, y era la llamada de auxilio que un pueblo en angustia dirigía a su rey o a su Dios. Es realmente una cita de:

SALMOS 118:25 25Oh Jehová,  sálvanos  ahora,  te ruego;  Te ruego,  oh Jehová,  que nos hagas prosperar ahora.

La frase «¡Hosanna en las alturas!» debe de querer decir: «¡Que hasta los ángeles en lo más alto de las alturas del Cielo griten a nuestro Dios: “¡Salva ahora!”».

                   La palabra hosanna  esencialmente es un grito de un pueblo pidiendo liberación y ayuda en el día de su angustia; es el clamor del pueblo oprimido a su Salvador y Rey.

El término fue usado en esta ocasión con fervor religioso y sentido profético para dar la bienvenida a Cristo.

Se destaca que había una “multitud”, evidencia de cuán pública fue esta última manifestación del Señor, y cuán notoria se hizo mediante los clamores y las alabanzas. El júbilo se expresaba hasta tal grado, que “toda la ciudad se conmovió”.

ISAÍAS 25:1(NVI) 1Señor, tú eres mi Dios; te exaltaré y alabaré tu nombre porque has hecho maravillas. Desde tiempos antiguos tus planes son fieles y seguros.

Adorar a Dios es postrarse ante Él. ¿Sabías que la palabra “adoración” no se encuentra en la Biblia (por lo menos, en la versión Reina-Valera de 1960)? pero, sí aparece la palabra “adorar”, unas 150 veces.

La idea principal es la de postrarse ante Dios. La verdadera adoración consiste en postrarse ante Dios (no necesariamente físicamente, pero sí en el corazón).

Adorar a Dios es responder a todo lo que es Él con todo lo que somos nosotros. Es responder a todo lo que es Dios con todo lo que somos nosotros, responder a todo su ser con todo nuestro ser.

Cuando adoramos, no estamos haciendo algo en un vacío; estamos respondiendo a algo. ¿A qué?, a Dios, a todo lo que nos enseña su Palabra acerca de Él. Y hacemos eso con todo lo que somos y con todo lo que tenemos. Eso es adoración.

 

Adoración debe ser agradar a Dios y darle gloria. La adoración verdadera no es egocéntrica, sino teocéntrica. En el centro del escenario no estoy yo; está Dios. La idea no es que nosotros lo pasemos bien; la idea es agradarle al Señor y darle gloria.

La adoración verdadera no debería ser una cuestión de nuestros gustos; lo único que realmente importa es que le guste al Señor, que le agrade y le dé gloria a Él.

En el centro de nuestra adoración deben estar la persona y la obra del Señor Jesucristo.

La adoración antes de Cristo apuntaba a su (futura) venida; y la adoración después de Cristo mira hacia atrás, hacia su encarnación, su muerte y su resurrección. La persona y la obra del Señor Jesucristo deberían ocupar un lugar central en nuestra adoración.

El apóstol Pablo habla de nuestro “culto racional” en términos de nuestras vidas, no de lo que hacemos en la iglesia:

ROMANOS 12:1 (CST) (Castellano Antiguo) 1Así pues, hermanos míos, con el pensamiento puesto en la inagotable misericordia de Dios, os ruego que le presentéis vuestro cuerpo como un sacrificio vivo y santo, entregado por entero a su servicio. Esta será vuestra más auténtica manera de rendirle culto.

Lo que hacemos en la iglesia no es más que la punta del iceberg de la verdadera adoración, la pequeña parte que más se ve; pero si no hay nada debajo de eso, si no somos adoradores en todo tiempo, no hemos permitido la entrada triunfal de Jesucristo en nuestra vida.

 

 

    La entrada triunfal de Cristo en mi vida provoca:

3. SEGURIDAD DE SABER QUIEN ES EL.

MATEO 21:10-11(PDT) (Palabra de Dios para Todos) 10Cuando Jesús entró a Jerusalén, toda la ciudad se alborotó. Unos preguntaban: -¿Quién es este hombre?  11  Muchos de los que lo seguían respondían: -Este es Jesús, el profeta de Nazaret de la provincia de Galilea.

                   La población de Jerusalén, se asombró, y toda la ciudad se conmovió, no con entusiasmo, sino con preocupación: ¿Quién es éste? Para ellos Jesús era un campesino desconocido, algo mejor que un extranjero, proveniente de la remota provincia norteña.

Pero las multitudes respondieron aseverando el reclamo de “su” profeta, de Nazaret de Galilea. Con esto vemos la polarización de las actitudes hacia Jesús que durante la semana siguiente contaría con algunos apoyando a Jesús (21:46) mientras que otros gritaban pidiendo su crucifixión.

¿Y nosotros estámos segurso de quien es Jesús de Nazaret?

FILIPENSES 2:11 (BL95)(Biblia Latinoamericana 1995)  11y toda lengua proclame que Cristo Jesús es el Señor, para gloria de Dios Padre.

Este es uno de los versículos más importantes en todo el Nuevo Testamento. En él leemos que el propósito de Dios es que un día toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor.

Estas cuatro palabras fueron el primer credo de la Iglesia Cristiana. Ser cristiano era confesar que Jesucristo es el Señor:

ROMANOS 10:9 9que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor,  y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos,  serás salvo.

Era un credo sencillo, pero lo abarcaba todo. Si podemos decirlo, quiere decir que para nosotros Jesucristo es único, y estamos dispuestos a obedecerle como a ningún otro.

Para nosotros su entrada triunfal en nuestro corazón como nuestro salvador personal, Jesucristo es:

Jesucristo es Dios. Jesús no fue un simple hombre. Aunque nació y creció como cualquiera de nosotros, él siempre tuvo dos naturalezas, la humana y la divina.

JUAN 1:1 1En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.

JUAN 1:14 14Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.

A partir de ésta escritura sabemos que Jesús es Dios, pero que también es hombre.

Teniendo la plenitud de la naturaleza divina, también tenía la plenitud de la naturaleza humana.

Jesucristo es el Hijo de Dios.

JUAN 3:18  18El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

Esto no le resta divinidad a Jesús. Decir que es el Hijo de Dios no quiere decir que no sea Dios mismo, sino una personalidad diferente al Padre.

COLOSENSES 2:9  9Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,

Lo que implica para nosotros esta verdad es que nosotros también seremos llamados hijos de Dios.

JUAN 1:12  12Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

ROMANOS 8:17  17Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

Es decir, el ser hechos hijos de Dios, nos hace partícipes, junto con Cristo, de Su gloria después de esta vida terrenal.

Jesucristo es nuestro Sumo Sacerdote. El Sumo Sacerdote entraba una vez al año al lugar santísimo del templo a ofrecer sacrificios por los pecados del pueblo y por los de él y su familia.

Según la carta a los Hebreos 9:2-7, Jesús fue Sumo Sacerdote y el sacrificio al mismo tiempo. Mientras que los sumos sacerdotes, antes de que él viniera, solo hacían la representación de la limpieza de los pecados llevando consigo el sacrificio, Jesús, siendo él mismo el sacrificio se presentó delante de Dios con los pecados de la humanidad.

El sacrificio de Cristo, el Cordero de Dios, es suficiente para quitar el pecado del mundo.

Jesucristo es nuestro Redentor. Redimir significa conseguir la libertad de una persona o sacarla de la esclavitud mediante el pago de un precio.

COLOSENSES 1:13-14   13El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, 14 en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.

El pagó un precio de muerte, para que nosotros podamos ser libres del pecado.

Al no tener presente esta verdad en nuestra vida, muchas veces como cristianos nos llenamos de culpas y remordimientos por cosas que hicimos que Dios ya nos perdonó.

Cada vez que nos arrepentimos de corazón, humillados ante él, él es fiel y justo para perdonarnos. Fiel porque siempre cumple su Palabra y Justo porque nuestros pecados son imputados a la sangre de Jesús. No es que no paguemos por nuestros pecados, es que alguien ya pagó ese precio y fue nuestro Señor Jesucristo.

 

Jesucristo es nuestro Rey.

En la profecía de ISAIAS 61:1-2  se cumplen todos los oficios de Cristo y él mismo dice que ese día se cumple esa profecía. Es por eso que también decía, el reino de los cielos se ha acercado, porque el Rey había venido.

Jesús, también llamado hijo de David, era el cumplimiento de ésta promesa hecha por Dios al más grandioso rey de Israel. Es por eso que los evangelistas se esforzaron en demostrar que Jesús era descendiente directo de David y por lo tanto podía reclamar el trono. Lucas 1:31-33.

El reinado de Jesús se ejerce en aquellos que han rendido su ser voluntariamente a él, que tributan sus vidas y siguen sus caminos, esos son los que forman parte de su reino.

 

CONCLUSIÓN:

Todo lo que hemos estudiado de Jesús carece de valor si solamente lo conocemos con el intelecto. Estas verdades no pueden verse más que con los ojos de la fe. Es comprobar por cuenta propia todo lo que Jesús es lo que le da sentido a la vida. La invitación es entonces a que, por medio de la fe, podamos conocer a Jesús como nuestro Dios, como nuestro Salvador y como nuestro Rey.

    La entrada triunfal de Cristo en mi vida provoca:

1. OBEDIENCIA A SU PALABRA

2. ADORAR SU NOMBRE

3. SEGURIDAD DE SABER QUIEN ES EL.

 

LA PALABRA DE DIOS DA VIDA

DOMINGO 29 MARZO 2020

 

PROVERBIOS 4:20-23

20Hijo mío,  está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones. 21No se aparten de tus ojos; Guárdalas en medio de tu corazón; 22Porque son vida a los que las hallan, Y medicina a todo su cuerpo. 23Sobre toda cosa guardada,  guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.

 

INTRODUCCION:

Salomón continúa suplicando a su hijo que preste atención a su instrucción en sabiduría. En versículos como este tendríamos que oír la voz del Señor hablándonos a nosotros. Es por nuestro propio bien que debemos hacer nuestras las enseñanzas de la Sabiduría, y atesorarlas en nuestro corazón.

 

    La estrategia para recibir vida por medio de su Palabra es:

1. Respetar y apreciar a Dios por lo que Él es.

PROVERBIOS 4:20 (PDT) (Palabra de Dios para Todos)  20Hijo mío, presta atención a lo que te digo y escucha atentamente mis palabras.

Salomón dirige su enseñanza a la persona interior de su hijo. San Pablo habla de:

EFESIOS 3:16 16para que os dé,  conforme a las riquezas de su gloria,  el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu;

 “ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu”. Esa clase de consejo es de suma importancia, porque prepara al creyente para tomar sus propias decisiones.

El pasaje comienza haciendo una referencia a las palabras y razones dadas por el padre (4:20–21). El hijo debe estar atento, prestar su oído y ojos a ellas y guardarlas en medio de su corazón (4:20–21). En seguida, el autor incluye su estímulo acostumbrado mencionando sus beneficios. “Porque son vida a los que los hallan, y medicina a todo su cuerpo” (4:22).

Los dichos de la sabiduría deben ser nuestras normas de conducta; por eso hemos de inclinar el oído a ellas (v. 20); escucharlas con sumisión y prestarles diligente atención, sin perderlas de vista.

JOSUE 1:8 (BLA) (La Biblia latinoamericana) 8Releerás constantemente este libro de la Ley. Lo meditarás día y noche para que actúes en todo según lo que allí está escrito: de ese modo llevarás a cabo tus proyectos y tendrás éxito.

Hemos de guardarlas en nuestro interior como se guarda un tesoro que se teme perder.

La razón por la que hemos de estimar así las palabras de la sabiduría es que ellas serán para nosotros alimento y medicina (v. 22), como el árbol de la vida (Ap. 22:3).

Así como nuestra vida espiritual comenzó mediante la Palabra:

1 PEDRO 1:23 23siendo renacidos,  no de simiente corruptible,  sino de incorruptible,  por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.

Así también se ha de conservar y mantener por medio de la Palabra.

En la Palabra de Dios hay un remedio adecuado y completo para todas las enfermedades espirituales y aun para muchas enfermedades físicas.

HEBREOS 4:16 16Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

El desafío a acercarnos con confianza al trono de la gracia se basa especialmente en la enseñanza de que Jesús puede sentir compasión de nuestras debilidades.

Está a la diestra del Padre como gobernante celestial cuyo trono o dominio se caracteriza por la gracia.

Reverenciar y temer al Dios todopoderoso en agradecimiento.

El antiguo pacto provee un limitado acceso a Dios por medio del sistema de sacrificios en el tabernáculo o el templo. Pero la obra de Jesús como sumo sacerdote introduce una “mejor esperanza”, por la cual “nos acercamos a Dios”

HEBREOS 7:19  (CST) (castellano Antiguo) 19porque jamás la ley hizo perfecto a nadie; pero ahora contamos con la mejor esperanza, que es Cristo, por medio de quien ya podemos acercarnos a Dios.

El llegar a Dios por medio de Jesús significa recibir por la fe la salvación que él pone a nuestra disposición:

HEBREOS 7:25 25por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios,  viviendo siempre para interceder por ellos.

Acercarnos continuamente (que es el sentido literal del tiempo presente de proserchometha aquí y en 10:22) significará el expresar la relación con Dios directamente por medio del nuevo pacto, en oración, buscando misericordia para las fallas pasadas y gracia para el oportuno socorro “en la hora de necesidad”.

Esta aproximación a Dios buscando socorro para correr la carrera cristiana debe ser con confianza (gr. meta parresia, ver 3:6; 10:19) a pesar del más franco reconocimiento de nuestros pecados.[1]

 

 

    La estrategia para recibir vida por medio de su Palabra es:

2. Confiar en Dios y su Palabra.

PROVERBIOS 4:21 (BAD) (Biblia al Día) 21No pierdas de vista mis palabras; guárdalas muy dentro de tu corazón.

Permitir que su Palabra nos hable personalmente. Estar dispuestos a obedecerlo.

JOSUE 23:14  14Y he aquí que yo estoy para entrar hoy por el camino de toda la tierra;  reconoced,  pues,  con todo vuestro corazón y con toda vuestra alma,  que no ha faltado una palabra de todas las buenas palabras que Jehová vuestro Dios había dicho de vosotros;  todas os han acontecido,  no ha faltado ninguna de ellas.

La comunión cristiana debe tener como una de sus características el estudio de la Palabra de Dios. De allí debe proceder nuestro ánimo. Desde este punto de vista la Escritura nos provee de dos cosas:

1) Nos informa de la relación que Dios ha tenido con una nación, un informe que es la demostración de que siempre es mejor estar en buena relación con Dios y sufrir, que estar a bien con los hombres y evitarse problemas. Los sucesos de la historia de Israel demuestran que al final les va bien a los buenos y mal a los malos. La Biblia demuestra que el camino de Dios no es siempre fácil, pero sí que a fin de cuentas es lo que hace que la vida tenga buenos resultados en el tiempo y en la eternidad.

2) Nos comunica las grandes y preciosas promesas de Dios. Se dice que Alexander White solía decir un versículo cuando se marchaba de una visita pastoral; y añadía: «Póntelo debajo de la lengua y chúpalo como un caramelo». Estas son las promesas de un Dios que nunca falta a Su Palabra.

De estas maneras la Biblia comunica al que la estudia consuelo en la aflicción y ánimo en la lucha.[2]

El conocimiento de las Escrituras influye en nuestra actitud hacia el presente y el futuro. Cuanto más sepamos de lo que Dios hizo en el pasado, mayor será la confianza que tengamos acerca de lo que hará en los días venideros.

Debiéramos leer la Biblia con diligencia para incrementar nuestra confianza en el hecho de que la voluntad de Dios es lo mejor para nosotros.

 

 

    La estrategia para recibir vida por medio de su Palabra es:

3. Actuar en la dirección de Dios.

PROVERBIOS 4:22 (LPD) (Libro del Pueblo de Dios)  22porque son vida para los que las encuentran y salud para todo ser viviente.

Nuevamente el padre ideal exhorta al hijo que oiga sus consejos, que son vida (4:20–22).

La religión de la sabiduría no es una observancia de los preceptos externos, sino que es del corazón, pues éste debe ser guardado, porque de él mana la vida (4:23).

Guardando el corazón, se guardará la boca y los labios de hablar mal, los ojos de no mirar lo recto, y los pies en los caminos ordenados, derechos en el camino correcto (4:24–27).[3]

Lo que principalmente insisten las Escrituras es el elevarnos hacía la esperanza de la vida eterna y hacernos pensar continuamente en ella, induciéndonos a ello por la paciencia y confirmándola por sus consolaciones.

En verdad estamos mejor preparados para soportar las adversidades cuando Dios las endulza y, por así decirlo, las suaviza por medio de algún consuelo. Porque la paciencia de los creyentes se asemeja a la dulzura por la cual nos sujetamos voluntariamente a la voluntad de Dios, porque el sabor de su bondad y de su amor paternal nos hacen todas las cosas agradables. Esta paciencia nutre y sostiene la esperanza para que ésta no desfallezca.

Dios es el autor de la paciencia y de la consolación, pues por medio de su Espíritu hace correr en nuestros corazones una y otra; sin embargo, para hacer tal cosa emplea su Palabra como instrumento.

En efecto, el Apóstol Pablo nos dice que en la Palabra de Dios está la verdadera paciencia y el verdadero consuelo, porque ella inspira y siembra en nuestros corazones su doctrina. San Pablo, se vuelve hacia la oración, porque sabe muy bien que será inútil tratar del deber personal si Dios no trabaja dentro del corazón por medio de su Espíritu, para confirmar cuanto ha sido enseñado por medios humanos.[4]

 

 

    La estrategia para recibir vida por medio de su Palabra es:

4. Experimentar lo que Dios hace con nuestra obediencia.

PROVERBIOS 4:23 (NBLH) (Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy) 23Con toda diligencia guarda tu corazón, Porque de él brotan los manantiales de la vida.

Nuestro corazón, nuestros sentimientos de amor y deseos, dictan en gran manera cómo vivimos debido a que siempre encontramos el tiempo para hacer lo que disfrutamos.

Salomón nos dice que tengamos cuidado con nuestros afectos, que nos aseguremos y concentremos en esos deseos que nos mantendrán en el buen camino.

Estemos seguros de que nuestros afectos nos lleven hacia la dirección correcta. Pongamos límites a nuestros deseos: no vayamos detrás de todo lo que veamos. Miremos hacia adelante, mantengamos sus ojos fijos en la meta, no nos desviemos en lo que nos puede conducir a pecar.

Ya lo dijo Moisés en las bendiciones que resultan de obedecer al Dios altísimo:

DEUTERONOMIO 28:1 1Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios,  para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy,  también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra.

                   Y los versículos 2 al 14 describen lo que Dios hace con nuestra obediencia:

a)     Se promete que la providencia de Dios les hará prosperar en todos sus quehaceres y menesteres.

b)     Estarían a salvo en cualquier parte, ya fuese en la ciudad o en el campo (v. 3).

c)     Quedarían protegidas sus personas, y saldría bien el quehacer en que estuviesen ocupados (v. 6).

d)     Sus familias aumentarían en número y en bienestar (v. 4).

e)     Tendrían abundancia de todos los bienes de esta vida. Dependemos de Dios y de sus bendiciones, no sólo para la cosecha anual del trigo en el campo, sino también para el pan de cada día y la cesta de cada día; por eso, se nos enseña a orar por ello cada día.

f)      Tendrían éxito en todos sus quehaceres, pues Dios tomaría a su cargo las empresas de ellos y bendeciría toda obra de sus manos (v. 12).

g)     Tendrían mucho honor entre sus vecinos (v. 1). Su religión y la bendición de Dios sobre ellos, harían que todos sus enemigos les temiesen, y que los ejércitos más numerosos y mejor pertrechados huyesen acobardados delante de ellos (v. 7)

Se les promete igualmente que la gracia de Dios los había de confirmar por pueblo santo (v. 9), es decir, separado para Jehová y, por consiguiente, inviolable. El establecimiento de su devoción será también el establecimiento de su reputación y seguridad[5]

 

 

 

CONCLUSIÓN:

 

La estrategia para recibir vida por medio de su Palabra es:

1. Respetar y apreciar a Dios por lo que Él es.

2. Confiar en Dios y su Palabra.

3. Actuar en la dirección de Dios.

4. Experimentar lo que Dios hace con nuestra obediencia.

 


[1]Carson, D.A. ; France, R.T. ; Motyer, J.A. ; Wenham, G.J.: Nuevo Comentario Bı́blico : Siglo Veintiuno. electronic ed.

[2]Barclay, William: Comentario Al Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2006, S. 600

[3]Gillis, Carroll: El Antiguo Testamento: Un Comentario Sobre Su Historia Y Literatura, Tomos I-V. El Paso, TX : Casa Bautista De Publicaciones, 1991, S. 5:386-387

[4]Calvino, Juan: Comentario a La Epístola a Los Romanos. Grand Rapids, MI : Libros Desafío, 2005, S. 367

[5]Henry, Matthew ; Lacueva, Francisco: Comentario Bı́blico De Matthew Henry. 08224 TERRASSA (Barcelona) : Editorial CLIE, 1999, S. 197

LAS PRUEBAS SACAN LO MEJOR DE NOSOTROS

DOMINGO 15 DE MARZO 2020

 

ROMANOS 5:3-5

3Y no sólo esto,  sino que también nos gloriamos en las tribulaciones,  sabiendo que la tribulación produce paciencia; 4y la paciencia,  prueba;  y la prueba,  esperanza; 5y la esperanza no avergüenza;  porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

 

INTRODUCCION:

                   Nótese que no dice «a pesar de las tribulaciones», sino «en las tribulaciones». Pablo era realista y sabía que la vida cristiana no es un camino de rosas, pero también sabía, por experiencia propia, que aun las espinas pueden traer buenos resultados, especialmente cuando uno se ha pinchado al preparar un ramillete de rosas para el Señor.

 

    Las pruebas me ayudan a:

1. PERSEVERAR PACIENTEMENTE.

ROMANOS 5:3 (BLS)  3Pero también nos alegra tener que sufrir, porque sabemos que así aprenderemos a soportar el sufrimiento.

«Sabiendo que la tribulación produce paciencia» (Gr. Hupomoné, la constancia en permanecer bajo el peso de circunstancias adversas). Así como el acero se endurece y templa en el fuego, así también el creyente se robustece y templa mediante la tribulación.

Por eso es materia de gozo, ya que la paciencia nos hace mayor bien que el daño que la tribulación puede hacernos. Es de notar que la tribulación produce, de suyo, impaciencia; pero, cuando es santificada por la gracia, produce paciencia.

¿Qué es Tribulación?:

La tribulación es la aflicción, pena o congoja que padece quien ha pasado o está pasando por un evento desafortunado.

La tribulación puede hacer referencia a un sufrimiento interior, relacionado con el dolor producido por una conmoción o por una gran angustia.

Es estrujar o machacar, y el sufijo de medio o instrumento “bulum”. El tribulum, es antiguamente una especie de tablón de madera con hojas de pedernal (mas tardíamente de hierro o acero) incrustada, que se arrastra por un campo una vez segado el cereal, para romper los tallos de las espigas y separar estas de la paja. De esta palabra viene “Trillo” y del verbo “Tribulare” nuestro verbo trillar.

También existe “triturare”, que sería ya machacar el grano y da nuestra palabra “triturar”.

El principal cereal cultivado destinado a ser trillado  y luego triturado, se llama por eso en latín “triticum”, que da nuestra palabra “trigo”.

Cuando alguien está completamente machacado, es decir cargado de tribulaciones, se dice que esta atribulado.

La palabra tribulación tiene el significado inmediato de “presión”. En el lenguaje moderno quiere decir “estrés”. Da idea del bombardeo a que estamos sometidos por el mundo que nos rodea. Nos vemos obligados a hacer una cantidad de cosas, a hacerlas en un tiempo reducido, bajo las miradas y el control de otros que están prontos a señalar nuestros errores. No es extraño que la resistencia interior se va minando por el esfuerzo físico, emocional y psicológico que todo eso implica. ¿Podemos regocijarnos en tales situaciones? No sólo podemos sino que debemos hacerlo.

Pero debemos asegurarnos de que nuestras tribulaciones no son resultado de nuestras actitudes incorrectas, ambiciones desmedidas, falta de descanso en Dios o nuestra negativa a limitar nuestra vida y nuestra actividad a las cosas previstas por El.

1 PEDRO 4:12-16 (DHH) 12Queridos hermanos, no se extrañen de verse sometidos al fuego de la prueba, como si fuera algo extraordinario. 13Al contrario, alégrense de tener parte en los sufrimientos de Cristo, para que también se llenen de alegría cuando su gloria se manifieste. 14Dichosos ustedes, si alguien los insulta por causa de Cristo, porque el glorioso Espíritu de Dios está continuamente sobre ustedes. 15Si alguno de ustedes sufre, que no sea por asesino, ladrón o criminal, ni por meterse en asuntos ajenos. 16Pero si sufre por ser cristiano, no debe avergonzarse, sino alabar a Dios por llevar ese nombre.

Esa clase de tribulaciones que debemos afrontar porque estamos decididos a vivir como cristianos, son las que Dios permite para nuestro bien.

Hay una segunda idea escondida en la palabra tribulación. Tiene que ver con una herramienta de trabajo de los agricultores, llamada tribulum. Esta herramienta era un palo con algunos clavos en su extremo, que se utilizaba para golpear las gavillas del cereal cosechado, a fin de producir la separación de la paja y el grano. Sin esos golpes, sin el uso del tribulum, sin esa tribulación, el grano quedaría encerrado sin posibilidad de ser utilizado.

Con otra figura tomada también de la agricultura, el Señor Jesús le ejemplificó a Pedro que iba a tener problemas. Le anticipó:

LUCAS 22:31-32 31Dijo también el Señor:  Simón,  Simón,  he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; 32  pero yo he rogado por ti,  que tu fe no falte;  y tú,  una vez vuelto,  confirma a tus hermanos.

 “Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte” . El Señor podía haber pedido que Pedro fuera librado de ser sacudido en la zaranda. En ese caso hubiera evitado las presiones de la tribulación.

Pero en el designio de Dios la acción propuesta por Satanás, en lugar de producirle un mal a Pedro, le iba a producir una bendición. Al ser sacudido en la zaranda (objeto que se utilizaba también para separar la paja del trigo), su vida iba a ser purificada. Eso es lo que realmente sucedió durante el proceso en que negó al Señor tres veces, pero que culminó con su plena restauración por la intercesión del Señor: “Y tú, una vez vuelto [convertido, reanimado, separado de lo inservible que hay en tu vida], confirma a tus hermanos” (Lc. 22:32). Sin esa tribulación permitida expresamente por el Señor, Pedro no hubiera podido actuar y ser utilizado como lo fue en Pentecostés y todo lo que siguió (Hechos). Tampoco hubiera podido escribir las dos animadoras cartas con que consoló a los judíos que padecían la tribulación de vivir como refugiados, por haber sido dispersados por la persecución que los llevó a distintos territorios. Las cartas de Pedro han servido ya durante 20 siglos a los creyentes necesitados de ánimo espiritual. ¡Y todo fue por aquel zarandeo que el Señor en su sabiduría no le evitó!

Por todo lo que hemos considerado y otras razones más, es evidente que la tribulación de esta clase llega a ser fuente de gozo porque es una tribulación que purifica al cristiano, lo separa de lo que interfiere en su utilidad, y lo capacita para ser de ayuda y de bendición a otros.

¡Cuántas veces, en nuestra ignorancia, le pedimos al Señor que nos libre de esta clase de tribulaciones que El ha previsto para nuestro crecimiento espiritual! Podemos tener regocijo literal y real si en las tribulaciones miramos hacia adelante sin preguntar ¿por qué? sino más bien ¿para qué, Señor, permites esto en mi vida?.

Dios permite la tribulación para facilitar y activar la producción de la paciencia en nosotros. 

Por medio de las tribulaciones, Dios, que es “el Dios de la paciencia” está produciendo paciencia en nuestra vida:

ROMANOS 15:5 5Pero el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros un mismo sentir según Cristo Jesús,

HEBREOS 10:36 36porque os es necesaria la paciencia,  para que habiendo hecho la voluntad de Dios,  obtengáis la promesa.

Cuando recordamos que la paciencia forma parte del múltiple fruto del Espíritu Santo actuando en nosotros:

GALATAS 5:22 22Mas el fruto del Espíritu es amor,  gozo,  paz,  paciencia,  benignidad,  bondad,  fe,

Podemos regocijarnos en las tribulaciones. También nos da alegría saber que Dios mismo permite las tribulaciones y las controla en la medida justa y necesaria para que produzcan en nosotros crecimiento en paciencia que nos conforme más a la imagen de Jesucristo, según el eterno propósito de Dios:

ROMANOS 8:28 28Y sabemos que a los que aman a Dios,  todas las cosas les ayudan a bien,  esto es,  a los que conforme a su propósito son llamados.

 

 

    Las pruebas me ayudan a:

2. SER APROBADO POR DIOS.

ROMANOS 5:4 (DHH)  y esta firmeza nos permite salir aprobados, y el salir aprobados nos llena de esperanza.

«Y el carácter probado (produce) esperanza» . El apóstol ha comenzado gloriándose en la esperanza (v. 2b) y nos trae de nuevo a la esperanza.

La nueva producción que se obtiene utilizando la paciencia es la prueba.

Y se refiere a la prueba del carácter, o dicho de otro modo, cómo llegar a tener un carácter maduro y estable.

El carácter es probado en los momentos de dificultad y crisis. Si soportamos las presiones de la tribulación con la paciencia que la misma tribulación ha producido, nuestro carácter será probado y finalmente aprobado.

Cristo es el mejor ejemplo de uno que fue “probado”:

HEBREOS 2:18 (BL95)  El mismo ha sido probado por medio del sufrimiento, por eso es capaz de ayudar a aquellos que son puestos a prueba.

 

Cristo es el mejor ejemplo de uno que fue “probado” y aprobado:

HECHOS 2:22 22Varones israelitas,  oíd estas palabras: Jesús nazareno,  varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas,  prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él,  como vosotros mismos sabéis;

Dios quiere mostrar al mundo visible y también al invisible, lo que está haciendo en nosotros como resultado de la justificación que cubre no solamente el pasado sino también el presente y el futuro.

 Los ángeles miran lo que Dios está haciendo en su iglesia y quedan asombrados

1 PEDRO 1:12 (BL95)  12Estaban preparando lo que mantiene a los ángeles en suspenso, y que ahora les ha sido anunciado a ustedes por sus evangelizadores, al mismo tiempo que el Espíritu Santo les era enviado desde el cielo. Y les fue revelado que todo esto sería, no para ellos, sino para ustedes.

¿Se estarán asombrando porque nosotros nos regocijamos en las tribulaciones, porque observan la paciencia producida en nosotros, y por el perfeccionamiento de nuestro carácter cristiano?

¿O tal vez se asombran porque dejamos pasar de largo estas posibles bendiciones, tratando de desentendernos de las tribulaciones y de sus efectos productivos y correctivos?

¿Se asombrarán de ver que a menudo, en lugar de desarrollarnos como cristianos, quedamos estancados en las cosas rudimentarias que tienen que ver solamente con el comienzo de la vida, pero no con su desarrollo pleno:

HEBREOS 6:1 (BLS)  Por eso, sigamos aprendiendo más y más, hasta que lleguemos a ser cristianos maduros. Dejemos de ocuparnos de las primeras enseñanzas que se nos dieron acerca de Cristo, y ya no sigamos hablando de cosas simples. Dejemos de hacer lo malo, sigamos a Cristo, y dejemos de pecar para no morir. Sabemos que debemos confiar en Dios,

 

 

    Las pruebas me ayudan a:

3. SUPERAR CUALQUIER CIRCUNSTANCIA.

ROMANOS 5:5 (CST)  5Y la esperanza no defrauda, sino que ayuda a superar cualquier circunstancia adversa, sabiendo que Dios nos ha llenado con el don del Espíritu Santo y que, por medio de él, ha derramado su amor en nuestro corazón.

«Y la esperanza no avergüenza», esto es, no nos deja confundidos, decepcionados, como lo hacen las ilusiones perdidas  por haber puesto la esperanza donde no había base sólida para fundarla.

En un mundo que niega o pone en duda las cosas que no se ven, tenemos la tendencia de avergonzarnos de decir que basamos toda nuestra confianza precisamente en las cosas invisibles, las que son eternas:

2 CORINTIOS 4:18 18no mirando nosotros las cosas que se ven,  sino las que no se ven;  pues las cosas que se ven son temporales,  pero las que no se ven son eternas.

Cuando le hablamos a un mundo que no tiene esperanza, del regocijo que tenemos en la esperanza de la gloria de Dios, nos echan una mirada de sospecha. Ellos piensan: ¿estarán en su sano juicio estas personas? A Pablo lo consideraron loco (Hch. 26:24; 2 Co. 5:13; 11:1, 16, 23).

Pablo mismo reconoce que la predicación de la cruz es locura para los que se pierden

(1 Co. 1:18, 21; 2:14).

Pablo es consciente de las luchas que los creyentes aún enfrentan en este mundo. Pero estas luchas, lejos de amenazar nuestra paz y nuestra seguridad en él, nos brindan mayor seguridad de ellas, porque las tribulaciones son utilizadas por Dios para producir en nosotros perseverancia, la capacidad de soportar.

La perseverancia produce carácter probado (dokime), la fortaleza que viene únicamente como resultado de someterse a una prueba intensa, y el carácter probado, a su vez, produce esperanza.

Porque Dios obra de esa manera en nuestras vidas, y porque debiéramos anhelar tan desesperadamente esta clase de carácter y esperanza, debiéramos gloriarnos en las tribulaciones.

La esperanza cristiana esta colocada sobre el fundamento inconmovible del amor de Dios por nosotros en Cristo.

El Espíritu Santo capacita al creyente para percibir desde su ser interior que Dios ha derramado abundantemente su amor en nuestros corazones.

Sumada a esta comprensión interna está la demostración histórica y objetiva de ese amor de Dios por nosotros en la cruz de Cristo.

El Calvario mostró al mundo un amor que trasciende lejos al amor que es típico entre los seres humanos, un amor según el cual sólo por el bueno uno estaría dispuesto a morir.

Cristo murió por nosotros. Dios no esperó que diéramos el primer paso para volver a él, sino que intervino en un acto de pura gracia, proveyendo un camino para nuestro regreso.[1]

 

 

CONCLUSIÓN:

 

    Las pruebas me ayudan a:

1. PERSEVERAR PACIENTEMENTE.

2. SER APROBADO POR DIOS.

3. SUPERAR CUALQUIER CIRCUNSTANCIA.

 


[1]Carson, D.A. ; France, R.T. ; Motyer, J.A. ; Wenham, G.J.: Nuevo Comentario Bı́blico : Siglo Veintiuno. electronic ed. Miami : Sociedades Bı́blicas Unidas, 2000, c1999, S. Ro 5.1-11

LA DISCIPLINA DEL CONTENTAMIENTO.

DOMINGO 8 DE MARZO 2020

FILIPENSES 4:11-13

11No lo digo porque tenga escasez,  pues he aprendido a contentarme,  cualquiera que sea mi situación.

12Sé vivir humildemente,  y sé tener abundancia;  en todo y por todo estoy enseñado,  así para estar saciado como para tener hambre,  así para tener abundancia como para padecer necesidad.

13Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

 

INTRODUCCION:

Lo que Pablo nos enseña es que aprendió (disciplina) a vivir bajo cualquier circunstancia.

Las ofrendas de los filipenses lo habían alegrado y animado, pero Pablo no estaba dependiendo de ellas ni, al escribir esto, estaba solicitando más ayuda.

Podría decir honestamente que había aprendido la disciplina del contentamiento con las circunstancias externas, si tenía poco o mucho.

Sabía que su Señor no faltaría en darle todo lo que fuera necesario y fortalecerlo para enfrentar cualquier situación.

La palabra traducida contentarme (del gr. autarkés) significa “suficiente en sí mismo”.

Era considerado por los estoicos como una alta virtud el poder desprenderse de las circunstancias externas y el tener recursos en uno mismo para enfrentar cualquier situación.

Pablo aplica la palabra en el sentido de ser independiente de las circunstancias, pero sus recursos eran totalmente suficientes, como él dijo, en Cristo que me fortalece, el viviente Señor Jesús.

El secreto (o la disciplina) del vivir de Pablo era del contentamiento, puesto que el conocer a Cristo y ser llamado para servirle, constituían las “inescrutables riquezas” (Ef. 3:8).

 

 

1. EL CONTENTAMIENTO ES UNA DISCIPLINA

FILIPENSES 4:11 (BLS)  No lo digo porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho con lo que tengo.

¿En dónde estaba Pablo cuando escribe esto? Según la datación tradicional, la epístola habría sido escrita alrededor del año 60 a 62 d. C., desde la prisión en Roma, la denominada «primera prisión». Se sabe que fue redactada en prisión porque así lo señala la misma carta, al hacer referencia a sus «prisiones» o «cadenas» (Filipenses 1:7; Filipenses 1:12-17) y al «pretorio» (Filipenses 1:13).

¿Qué es la disciplina? El autor dela carta a los hebreos dice:

HEBREOS 12:11(BAD)  11Ciertamente, ninguna disciplina, en el momento de recibirla, parece agradable, sino más bien penosa; sin embargo, después produce una cosecha de justicia y paz para quienes han sido entrenados por ella.

Disciplina – Diccionario bíblico: Hispano-Americano de la Misión

Término usado en la tradición cristiana básicamente en tres sentidos.

(1) La forma de vida prescrita por la iglesia e incorporada en varias regulaciones y reglas de carácter obligatorio o que se espera el creyente viva y cumpla. Estas reglas de vida, de aplicación individual y colectiva, tienen el propósito de guardar a los cristianos dentro de un estilo de vida espiritual y moralmente sano.

(2) Todas aquellas formas de ascetismo y mortificación que están asociadas con la tradición monástica. (3) En la vida de la iglesia, el ejercicio de la disciplina tiene que ver con la exhortación y ayuda que ésta brinda a cada cristiano, a fin de que modele su vida conforme a las pautas espirituales y morales establecidas.

Esta disciplina es reconocida como una de las marcas de la verdadera iglesia.

Así entendida, la disciplina es una actividad de las iglesias cristianas, bajo el control directo de la congregación, para preservar la conformidad en doctrina y práctica, y para fomentar el bienestar espiritual de los miembros individual y colectivamente.

Por tal motivo en el verso 11 vemos que al manejar toda la cuestión de las finanzas, es encantador ver la delicadeza y cortesía que Pablo emplea. No quiere que piensen que está quejándose de ninguna carencia de fondos. Más bien, querría que supiesen que es totalmente independiente de estas circunstancias terrenales.

Había aprendido (disciplina) a contentarse, fuese cual fuese su condición financiera.

El contentamiento es en verdad cosa mayor que las riquezas, porque «si el contentamiento no produce riquezas, consigue el mismo objetivo al eliminar el deseo hacia las mismas».

«Es un feliz contentamiento cuando el creyente aprende a llevar una cabeza erguida con un estómago vacío, una mirada recta con un bolsillo vacío, un corazón feliz con un salario no pagado, el gozo en Dios cuando los hombres son infieles».[1]

Podemos responder a la disciplina de diversas formas: (1) aceptarla con resignación; (2) aceptarla con compasión de sí mismo, pensando que en realidad no lo necesitamos; (3) resentirnos y ofendernos con Dios por eso; o (4) aceptarla con gratitud, como la actitud apropiada hacia un Padre amoroso.

 

 

2. LO IMPORTANTE NO ES CUANTO TIENES SINO COMO LO UTILIZAS.

FILIPENSES 4:12  (BAD)  12Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez.

¿Y cómo había aprendido el apóstol esta lección? Sencillamente de esta manera: estaba confiado en que estaba en la voluntad de Dios. Sabía que, estuviese donde estuviese, o se encontrase en la circunstancia que fuese, estaba ahí por disposición divina. Si tenía hambre, era porque Dios quería que tuviese hambre. Si estaba saciado, era porque así lo había planeado su Señor. Ocupado con fidelidad en el servicio de su Rey, podía decir: «Sí, Padre, porque así fue de tu agrado».[2]

Pablo estaba contento porque pudo ver la vida desde la perspectiva de Dios. Se concentró en lo que se suponía que debía hacer, no en lo que sintió que debía tener.

Tenía sus prioridades definidas y estaba agradecido por cada cosa que Dios le había dado. Pablo se había despegado de las cosas no esenciales a fin de poder concentrarse en lo eterno.

Casi siempre el deseo de más o mejores posesiones es en realidad un anhelo vehemente de llenar un espacio vacío en nuestras vidas.

¿A qué se siente atraído cuando siente un vacío interior? ¿Cómo puede hallar verdadera satisfacción? La respuesta radica en su perspectiva, en sus prioridades y en su fuente de poder.[3]

Lo valioso no es el dinero sino la clase de vida que decides tener.

Hay gente que tiene y vive como si no tuviera. (Tacaño). La tacañería no es un atributo exclusivo de personajes creados por la literatura, el cine o la televisión. En el mundo real, por desgracia, también han abundado los poseedores de grandes fortunas decididos a aumentarlas sin descanso a fuerza de no gastar ni un céntimo.

John Elwes. Tenía una fortuna superior a los 28 millones de dólares actuales, pero vivía como un hombre pobre, en una casa en ruinas. ..

No debemos ser tampoco malos mayordomos de nuestra economía.

** Lo significativo no es lo que te falta sino lo que haces con lo que tienes. Dicho en otras palabras trabaja con lo que tienes, pero, trabaja.

 

 

3. LA CUESTION NO ES LA VIDA QUE TE DAN OTROS, SINO LA CLASE DE VIDA QUE  

    TE DAS A TI MISMO.

FILIPENSES 4:13(BNTV)  Biblia Nueva Traducción Viviente

13Pues todo lo puedo hacer por medio de Cristo, quien me da las fuerzas.

Cuando el Apóstol Pablo dijo que todo lo podía, se refería a todo aquello que fuese la voluntad de Dios para él. Había aprendido que los mandamientos del Señor son las capacitaciones del Señor. Sabía que Dios nunca lo llamaría a llevar a cabo alguna tarea sin darle la necesaria gracia.

Así pues, Pablo dice que bajo todas las circunstancias, tanto generales como particulares, ha aprendido la disciplina del contentamiento. La fuente que explica esta suficiencia espiritual, o sea, la Persona que le enseñó y continuamente le enseña esta disciplina, está indicada en las palabras: Todo lo puedo en aquel que me fortalece. ¡Maravilloso testimonio, en verdad! Todo cuanto sea necesario, Pablo lo puede hacer, al estar en Cristo:

FILIPENSES 3:9  9y ser hallado en él,  no teniendo mi propia justicia,  que es por la ley,  sino la que es por la fe de Cristo,  la justicia que es de Dios por la fe;

Por la presencia del Espíritu de Cristo que mora en él, y por la acción de dicho Espíritu mediante la fe, en vital unión e íntima comunión con su Señor y Salvador.

La gracia de Cristo le basta y Su potencia habita en él (2 Co. 12:9). Este maravilloso Ayudador está a su lado (2 Ti. 4:17) para ser su gran Fortalecedor (1 Ti. 1:12). El Señor es para Pablo fuente de sabiduría, de ánimo y de vigor, que lo fortalece en todas sus necesidades, por lo cual él puede decir: [4]

2 CORINTIOS 12:10 10Por lo cual,  por amor a Cristo me gozo en las debilidades,  en afrentas,  en necesidades,  en persecuciones,  en angustias;  porque cuando soy débil,  entonces soy fuerte

Hay gente que vive de lo que le dicen los demás. Es una decisión personal como quieres vivir. (no culpes la influencia delos demás).

La felicidad no es directamente proporcional al dinero que se tiene. Hay gente rica que vive infeliz y gente muy pobre que viven muy felices con lo que tienen.

 

4. EL CONTENTAMIENTO ES UNA ACTITUC.

FILIPENSES 4:13 (CST)  En cualquier caso, con la ayuda de Cristo, que me da fortaleza y poder, estoy preparado para hacer lo que sea necesario.

Como dijo el poeta Ramón: Y es que en el mundo traidor nada hay verdad ni mentira: todo es según el color del cristal con que se mira.

(Esta frase viene de unos versos de Ramón de Campoamor (1817-1901)

Depende de mi actitud si el frio es una bendición o un fastidio, el frio es lo que yo decido que sea para mi, sea frio, trabajo, escuela, iglesia, familia, amistades, con todo lo que pasa en la vida.

El contentamiento es una actitud del corazón del alma, una posición de la mente.

Una importante aclaración este principio del contentamiento no tiene nada que ver con lo que algunos llaman el pensamiento positivo; ni con la ley de la atracción

En ocasiones, podemos caer en la trampa de usar un falso optimismo para no afrontar la realidad.

El pensamiento positivo puede ser una disposición mental muy beneficiosa si somos realistas con el entorno que nos rodea y la situación en la que nos encontramos. A fin de cuentas, muchos de los problemas con los que solemos lidiar en el día a día son más ficticios y fabricados por nosotros mismos que reales.

Sin embargo, el pensamiento positivo puede convertirse en una trampa que nos invita a evitar afrontar los problemas con los que nos encontramos en nuestro día a día.

 La trampa del pensamiento positivo, “Cuando tenemos problemas, mirar hacia otro lado puede hacernos sentir mejor al principio, pero no a la larga. Ser emocionalmente inteligente va a permitirnos estar conectados con la realidad y nuestras emociones, lo que a la larga será mejor que evitar los problemas que puedan aparecer en nuestra vida”.

Debemos enfrentar las situaciones delicadas, no basta con ponerles una sonrisa y esperar que se solucionen solas.

La ley de atracción: Esta corriente de pensamiento se centra en el poder de la mente y la ley de atracción, principio universal que sostiene que los pensamientos pueden influenciar los acontecimientos, porque todos tenemos la capacidad de atraer con la mente todo lo que nos ocurre y todo lo que queremos.

Si Pablo tenia pensamientos positivos entonces porque estaba en la cárcel?? Acaso los atrajo con su mente??  Claro que no, fue el resultado de sus decisiones servir y no negar a Su Señor.

Como dicen los Noe-carismaticos: “declaro, decreto y sello con concreto”, entonces a Pablo le falto declararlo, decretarlo y sellarlo con concreto.

El contentamiento no es una varita mágica que cambia las cosas, no, el contentamiento es una actitud que cambia nuestra vida que nos permite enfrentar las cosas y cambiarlas con esfuerzo,

El contentamiento no es una energía en el universo,  es una disciplina en nuestro corazón,  así que reneguemos menos y trabajemos más.  Integremos a nuestra vida la actitud del contentamiento.

 

CONCLUSIÓN:

La vida puede permitirnos diferentes tipos de circunstancias buenas y malas muchas de las cuales

No las provocamos nosotros pero podemos enfrentarlas todas con el gozo de saber que tiene un propósito de parte de Dios.

 

Lo invito a que reciba a Cristo en su corazón y lo viva en su vida todos los días.

 

 

 

 


[1]MacDonald, William: Comentario Bíblico De William MacDonald: Antiguo Testamento Y Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2004, S. 900

[2]MacDonald, William: Comentario Bíblico De William MacDonald: Antiguo Testamento Y Nuevo Testamento.

[3] Biblia Del Diario Vivir. electronic ed. Nashville : Editorial Caribe, 2000, c1996, S. Flp 4.13

[4]Hendriksen, William: Comentario Al Nuevo Testamento: Filipenses. Grand Rapids, MI : Libros Desafío, 2006, S. 230

LA FAMILIA QUE AGRADA A DIOS

DOMINGO 1 DE MARZO 2020

 

ECLESIASTES 12:13-14

13 El fin de todo el discurso oído es este:  Teme a Dios,  y guarda sus mandamientos;  porque esto es el todo del hombre. 14Porque Dios traerá toda obra a juicio,  juntamente con toda cosa encubierta,  sea buena o sea mala.

 

INTRODUCCION:

La gran investigación que Salomón emprendió en este libro es sobre cuál es la dicha de los hijos de los hombres, por la que se afanan debajo del cielo todos los días de su vida (Ecle. 2:3); es decir, en qué consiste la verdadera felicidad y por qué medios se consigue.

Lo ha encontrado por medio del descubrimiento muy antiguo que hizo Dios al hombre (Job. 28:28): Que la piedad sincera es el único camino que lleva a la dicha verdadera.

1. ¿Qué es la verdadera religión?. Si dejamos a un lado todas las materias discutibles, ser religioso es temer a Dios y guardar sus mandamientos.

(A) La raíz de la piedad es el temor de Dios que reina en el corazón: un respeto a su majestuosa santidad, una deferencia a su soberana autoridad y un temor profundo a su terrible ira.

(B) El fruto de la piedad se echa de ver en la observancia de los mandamientos de Dios. Es decir, con eso cumple el hombre todo su deber y en eso está toda su dicha.

Las consecuencias (V 14) de haber cumplido o de no haber cumplido con ese requisito que es el objetivo total de la vida del hombre en este mundo se echan de ver cuando consideramos la cuenta que cada uno ha de rendir en breve a Dios de toda obra hecha en esta vida, juntamente con toda cosa secreta (sólo conocida de Dios) sea buena o sea mala. Vemos, pues, cuán diligentes debemos ser en caminar en los caminos de Dios, para que podamos rendir con gozo nuestra cuenta.[1]

                   Lo que busco es mostrar los fundamentos para una familia que agrada a Dios.  La familia que agrada a Dios, teme, obedece y cumple su deber.

 

 

     La familia que agrada a Dios debe:

1. TEMER A DIOS

ECLESIASTES 12:13(PDT) (Palabra de Dios para Todos)  Ahora bien, ¿qué enseñanza se puede sacar de este libro cuando todo ya está dicho? Que lo mejor que un ser humano puede hacer es tener temor de Dios y obedecer sus mandatos.

La base de toda sabiduría verdadera es el temor de Dios.

PROVERBIOS 1:7 7El principio de la sabiduría es el temor de Jehová;  Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.

La frase aparece, con ligeras variantes, en Job 28:28; Salmos 111:10; Proverbios 9:10 y Eclesiastés 12:15, por donde vemos que «conocimiento» y «sabiduría» son, a este respecto, sinónimos, aunque «conocimiento» expresa una experiencia íntima, personal y práctica, no meramente intelectual, propia de la «sabiduría» que es de lo alto (Stg. 3:12), equivalente al «saber de salvación» de:

2 TIMOTEO 3:15 15y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras,  las cuales te pueden hacer sabio para la salvación

La frase «temor de Jehová» ocurre más de 155 veces en la Biblia y, como ya sabemos, significa respeto o reverencia, que incluye acatamiento u obediencia. Así pues, el verdadero sabio comienza por respetar y obedecer a Dios.[2]

¿Por qué se debe temer a Dios?   Por lo que él es para nosotros (Dt. 4:6, 15, 24, 10,12)

DEUTERONOMIO 4:6 6Guardadlos,  pues,  y ponedlos por obra;  porque esta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia ante los ojos de los pueblos,  los cuales oirán todos estos estatutos,  y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido,  nación grande es esta.

La gente piadosa se preocupa por mantener una actitud adecuada y disciplinada en sus relaciones con los demás. Moisés a lo largo del Libro de Deuteronomio nos recomienda:

a)     Cuídate del orgullo cuando seas bendecido por Dios.

b)     Conoce que la prosperidad a menudo da lugar a la arrogancia, y hace que olvidemos que el Señor es la fuente de todas las bendiciones.

c)     Examina regularmente tus actitudes a la luz de la Palabra de Dios.

d)     Somete a prueba todo ministerio por medio de la Palabra de Dios.

e)     Rechaza cualquier ministerio que no esté a la altura de la Palabra de Dios.

f)      Prestar atención a cómo disciplinas a tus hijos. Los hijos rebeldes avergüenzan a sus padres y no honran al Señor.

¿Qué significa temer a Jehová? 

Albert N. Martin, escritor y pastor dice que El temor de Dios es el alma de la piedad.  Sin ese temor, la piedad es solo religiosidad. El mismo escritor dice: “El temor del Señor es la parte principal del conocimiento”, no se está refiriendo al temor del terror y del pánico, sino al temor de la veneración, del sobrecogimiento y de la reverencia.

El temor de Dios es el reconocimiento de la persona y de la presencia misma del Dios santo por lo cual le adoramos y hacemos todo para congraciarnos con él y darlo a conocer por medio de nuestras vidas.

Estar desprovisto del temor de Dios es carecer de la religión bíblica. No importa cuántos conocimientos tengamos de la Biblia; no importa cuántas promesas afirmemos creer; si no sabemos lo que representa el temor de Dios en nuestro corazón y en nuestra vida, no conocemos lo principal de la religión bíblica de una forma experimental.

Dado que Jesucristo es la suma y la sustancia de la religión bíblica, y que el Espíritu que le fue dado y que Él mismo envió, es el Espíritu del temor de Dios, carecer de ese temor de Dios significa no tener el Espíritu de Cristo.

ROMANOS 8:9 9Mas vosotros no vivís según la carne,  sino según el Espíritu,  si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros.  Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo,  no es de él.

Necesitamos examinar las Escrituras y clamar a Dios diciendo: “Señor, enséñame lo que es tener temor de ti, porque veo que si carezco de él, no tengo un religión que sea verdaderamente salvífica”. [3]

Solo la familia que ha hecho a Jesús como el Señor de sus vidas, y del hogar es la que agrada a Dios.  No es suficiente con ser buena gente, piadosos, religiosos; es necesario tener una relación personal con Dios a través de Jesucristo.

 

 

     La familia que agrada a Dios debe:

2. OBEDECER A DIOS

ECLESIASTES 12:13 NBV (Nueva Biblia Viva) 13Y esta es mi conclusión definitiva: teme a Dios y obedece sus mandamientos, porque esto es lo más importante para todo hombre y mujer.

En Eclesiastés, Salomón nos muestra que debemos disfrutar de la vida, pero que esto no nos exime de obedecer los mandamientos de Dios. Debemos buscar el propósito y el significado de la vida, pero no se pueden encontrar en los logros humanos.

Debemos reconocer la maldad, necedad e injusticia en la vida, y aun así mantener una actitud positiva y una fe sólida en Dios.

Para vivir bien, necesitamos: (1) reconocer que el esfuerzo humano separado de Dios es vanidad, (2) colocar a Dios en primer lugar ahora y siempre, (3) recibir todo lo bueno como un regalo de Dios, (4) darse cuenta que Dios juzgará tanto lo malo como lo bueno y (5) saber que Dios juzgará la calidad de vida de toda persona.

Resulta muy extraño que la gente se pase la vida entera luchando por alcanzar el verdadero gozo que Dios nos da como regalo.[4]

                   Obedecer a Dios es obedecer su Palabra. Los cristianos del primer siglo tenían un lugar predilecto para las Escrituras, daban a las Escrituras un valor moral, espiritual y educacional para sus vidas, lo más importante, habían tomado la decisión de regirse o someterse a ella en todo.

Juan escribió:

JUAN 5:39 (BLA)  39 Ustedes escudriñan las Escrituras pensando que encontrarán en ellas la vida eterna, y justamente ellas dan testimonio de mí.

2 TIMOTEO 3:16-17 (BLS) 16Todo lo que está escrito en la Biblia es el mensaje de Dios, y es útil para enseñar a la gente, para ayudarla y corregirla, y para mostrarle cómo debe vivir. 17De ese modo, los servidores de Dios estarán completamente entrenados y preparados para hacer el bien.

El reto es, no solo conocer a Dios por  medio de la Biblia sino obedecerlo por medio de una relación estrecha.   Un cristiano, un matrimonio, y una familia consagrada y esforzada no solo por conocer a Dios sino por obedecerlo se rigen por lo que la Biblia dice, cumple  su rol ante la sociedad lo cual resulta en iglesias saludables e influyentes.

Como la iglesia primitiva necesitamos de la lectura de la Palabra de Dios  escucharla,  obedecerla y enseñarla (Hch.2:41-42, 4:4, 13,19-20,29-32, 5:42).

El que creía en Jesús, de inmediato transmitía a otro su experiencia (Hech.11:19-23, 18:5).  Es lo que hizo Saulo, el endemoniado gadareno, la mujer samaritana, y   la iglesia que no dejaba de predicar (Hch. 13:5, 7,12) y defender lo que creían, porque estaban seguros que era la verdad (Hech.18:4,28).   Estaban dispuestos no solo a sufrir sino hasta morir antes que negar su fe (Hch. 14:19-23).

El resultado de vivir la fe en Dios es la obediencia total.- A Dios se obedece porque se cree HEBREOS 11:1 (BLS)  Confiar en Dios es estar totalmente seguro de que uno va a recibir lo que espera. Es estar convencido de que algo existe, aun cuando no podamos verlo.

Por ejemplo, Abraham obedeció sin pedir detalles y explicación, porque le creyó a Dios. 

Someter la vida a la Palabra es obedecer  incondicionalmente aun cuando  no lo entendemos. Es caminar en fidelidad aun cuando se tenga dificultad y  es vivir creyendo que lo que Dios dejó escrito en su Palabra es su perfecta voluntad. (Sal. 128:1b, 4b- Pro. 3:1-9).

SALMOS 128:1 1Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová,  Que anda en sus caminos.

Lo que Dios desea es que cada uno obedezca lo que la Biblia ordena y la obedezca incondicionalmente.

 

 

     La familia que agrada a Dios debe:

1. CUMPLIR SU DEBER

ECLESIASTES 12:14 (DHH)  Dios habrá de pedirnos cuentas de todos nuestros actos, sean buenos o malos, y aunque los hayamos hecho en secreto.

La esencia del éxito en la vida cristiana es la renovación de nuestra mente para que podamos comprobar cuál sea la voluntad de Dios, es decir, reconocer y poner en práctica la voluntad de Dios para cada situación que enfrentemos.

Dios no nos ha dado a los creyentes en Cristo un complejo conjunto de reglas para guiarnos. Nos ha dado su Espíritu quien está trabajando para cambiar nuestros corazones y nuestras mentes desde adentro, para que nuestra obediencia a Dios sea natural y espontánea (ver 7:6; 8:5–9; Jer. 31:31–34; 2 Cor. 3:6, 7; Ef. 4:22–24).[5]

Nos apremia a ser humildes en el ejercicio de nuestros dones. Nunca deberíamos tener ideas exageradas de nuestra propia importancia. Tampoco deberíamos tener envidia de los demás. Más bien, deberíamos darnos cuenta de que cada persona es singular y de que todos tenemos una importante función que llevar a cabo para nuestro Señor. Deberíamos sentirnos felices en el lugar que Dios repartió a cada uno en el Cuerpo, y deberíamos tratar de ejercitar nuestros dones con toda la energía que Dios suple.

La gracia de Dios otorga diferentes dones a diferentes personas. Y Dios da la fuerza o capacidad necesarias para emplear aquellos dones que tenemos. De modo que somos responsables para emplear como buenos administradores estas capacidades recibidas de parte de Dios.[6]

El verdadero culto es ofrecerle a Dios nuestra vida cotidiana; no algo que hay que hacer en la iglesia, sino algo que ve todo el mundo, porque somos el templo del Dios vivo. Uno puede que diga: «Voy a la iglesia a dar culto a Dios»; pero debería también decir: «Voy a todas partes, a dar culto a Dios». Esto quiere decir, hacer lo que se espera de nosotros lo mejor posible, ¡como que es!—para la gloria de Dios.

Cuando Cristo entra en la vida de un hombre, éste es un nuevo hombre; tiene una mentalidad diferente, porque tiene la mente de Cristo.

Cuando Cristo llega a ser el centro de nuestra vida es cuando cumplimos con nuestro deber y  podemos presentarle a Dios el culto verdadero, que consiste en ofrecerle cada momento y cada acción.[7]

 

CONCLUSIÓN:

            Solo cuando cada miembro de la familia teme a Dios, se apega a la palabra y cumple las funciones que le corresponde, entonces estaremos dejando un legado inolvidable a la próxima generación. 

El reto hoy es, conocer a Dios por  medio de la Biblia y obedecerlo por medio de una relación estrecha.

 

     La familia que agrada a Dios debe:

1. TEMER A DIOS

2. OBEDECER A DIOS

1. CUMPLIR SU DEBER

 

 


[1]Henry, Matthew ; Lacueva, Francisco: Comentario Bı́blico De Matthew Henry. 08224 TERRASSA (Barcelona) : Editorial CLIE, 1999, S. 719

[2]Henry, Matthew ; Lacueva, Francisco: Comentario Bı́blico De Matthew Henry. 08224 TERRASSA (Barcelona) : Editorial CLIE, 1999, S. 664

[3] Albert N. Martin, “El Temor olvidado”, Publicaciones Aquila. 2016.

[4]Biblia Del Diario Vivir. electronic ed. Nashville : Editorial Caribe, 2000, c1996, S. Ec 12.14

 

[5]Carson, D.A. ; France, R.T. ; Motyer, J.A. ; Wenham, G.J.: Nuevo Comentario Bı́blico : Siglo Veintiuno. electronic ed. Miami : Sociedades Bı́blicas Unidas, 2000, c1999, S. Ro 12.1-2

[6]MacDonald, William: Comentario Bíblico De William MacDonald: Antiguo Testamento Y Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2004, S. 779

[7]Barclay, William: Comentario Al Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2006, S. 592

JESÚS NOS LLAMA  HA VENCER EL MUNDO.

DOMINGO 16 DE FEBRERO 2020

JUAN 16:31-33

31Jesús les respondió: ¿Ahora creéis? 32He aquí la hora viene, y ha venido ya, en que seréis esparcidos cada uno por su lado, y me dejaréis solo; mas no estoy solo, porque el Padre está conmigo. 33Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

 

INTRODUCION:

Jesús era realista. Les dijo que, a pesar de su fe, se acercaba la hora en que Le abandonarían. Aquí tenemos algo que es tal vez lo más extraordinario de Jesús. Sabía lo vacilantes que eran Sus hombres, y sus fracasos; sabía que Le fallarían en el momento en que más los necesitara; pero, sin embargo, los amaba; y, lo que es todavía más maravilloso: ¡todavía confiaba en ellos! Conocía a las personas en su peor momento, pero seguía amándolas y confiando en ellas.

Es perfectamente posible el perdonar a una persona y, al mismo tiempo, dejar bien sentado que nunca más nos fiaremos de ella. Pero Jesús dijo: «Sé que, en vuestra debilidad, me desertaréis; pero todavía estoy convencido de que seréis conquistadores».

Jamás se habían combinado así el perdón y la confianza. ¡Qué lección tenemos aquí! Jesús nos enseña a perdonar, y a confiar en la persona que nos ha fallado.[1]

Jesucristo nos está llamando a vencer el mundo, que hagamos la diferencia en nuestras relaciones con el mundo, que lo alumbremos con la luz del evangelio y sazonemos con la sal que proviene solo de Jesucristo.

 

     Jesús nos está llamando a vencer el mundo con su:

I.- PALABRA DE PERDÓN.  

JUAN 16:31-32 (BLS) 31Entonces Jesús les respondió: ¿Así que ahora creen? 32  Pronto, muy pronto, todos ustedes huirán, cada uno por su lado, y me dejarán solo. Pero no estaré solo, porque Dios mi Padre está conmigo.

El perdón de nuestro pecado es la mayor necesidad de la humanidad.

La cuestión de nuestro pecado es la primera necesidad que debe arreglarse.

La humanidad en la actualidad está dispuesta a hacer cualquier gasto o cualquier esfuerzo por obtener la salud del cuerpo; pero dejan a un lado lo que es más importante, la salud del alma.

La obra de perdonar pecado es prerrogativa (facultad o derecho) de Dios solamente, y al hacerlo Jesús, no una, sino muchas veces durante su ministerio, da una prueba patente que Él es Dios.

El Señor está pronto para perdonar.

MIQUEAS 7:18 (PDT) (Palabra de Dios para Todos) 18No hay Dios como tú que perdona las malas acciones y pasa por alto la rebeldía del resto de su pueblo. No estará siempre enojado porque le gusta demostrar su fiel amor.

El profeta Isaías dice:

 ISAÍAS 55:7  Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.

Aquí hay una oferta grandiosa de perdón y paz, y de toda felicidad. No será en vano buscar a Dios; ahora su palabra nos está llamando y su Espíritu lucha con nosotros.

No sólo debe haber un cambio del camino, sino un cambio de la mente. Debemos cambiar nuestros juicios sobre las personas y las cosas.

No es suficiente romper y dejar las malas costumbres, sino tenemos que luchar contra los malos pensamientos. Arrepentirse es volver a nuestro Señor, contra el cual nos rebelamos.

Si lo hacemos así, Dios se multiplicará para perdonar como nosotros nos hemos multiplicado para ofender. Pero que nadie juegue con esta abundante misericordia ni la use como ocasión para pecar.

El pensamiento de los hombres acerca del pecado, de Cristo y de la santidad, sobre este mundo y el otro, difiere bastante de los de Dios; pero en nada difieren más que en materia de perdón.

Nosotros perdonamos y no podemos olvidar; cuando perdona el pecado Dios no lo recuerda más.

El Señor nos perdona para que andemos en novedad de vida.

Nos salva de nuestros pecados para que podamos vivir para Dios y testificar en nuestra vida santa de Su poder salvador.

Recordemos el milagro realizado en Capernaum con el paralitico que llevaron sus amigos.

Para probar que él tenía en verdad el poder para perdonar los pecados, Jesús hizo un milagro en el cuerpo del paralítico.  Le dijo:

MARCOS 2:9-12 9¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu lecho y anda? 10Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): 11A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. 12Entonces él se levantó en seguida, y tomando su lecho, salió delante de todos, de manera que todos se asombraron, y glorificaron a Dios, diciendo: Nunca hemos visto tal cosa.

La curación de las enfermedades era figura del perdón del pecado, porque el pecado es la enfermedad del alma; cuando es perdonado, es sanada. Cuando vemos lo que Cristo hace al sanar almas debemos reconocer que nunca vimos algo igual.

La mayoría de los hombres se piensan íntegros; no sienten necesidad de un médico, por tanto desprecian o rechazan a Cristo y su evangelio.

Pero el pecador humilde y convicto, que desespera de toda ayuda, excepto del Salvador, mostrará su fe recurriendo a Él sin demora.

Habiendo recibido primero el perdón de sus pecados, y entonces, la salud del cuerpo.

 

 

     Jesús nos está llamando a vencer el mundo con su:

II.- PALABRA DE CONFIANZA.

JUAN 16:33 (CST)  33Os he dicho todas estas cosas para que en mí encontréis vuestra paz. Siempre tendréis en el mundo pruebas que os afligirán, pero confiad en mí, porque yo he vencido al mundo.

En momentos de nuestras vidas quisiéramos que alguien nos solucionara todo lo que está mal a nuestro alrededor y que de un momentito a otro todo cambien en una forma inmediata.

Cuál era el motivo de su fe de los discípulos: La omnisciencia de Jesús, de la que estaban seguros con la convicción que la fe presta, como dice:

2 CORINTIOS 5:1 1Porque sabemos que si nuestra morada terrestre,  este tabernáculo,  se deshiciere,  tenemos de Dios un edificio,  una casa no hecha de manos,  eterna,  en los cielos.

Quienes mejor conocemos a Cristo son los que le conocemos por propia experiencia personal; los que podemos decir del poder de Cristo: [2]  

COLOSENSES 1:29 (BL95)  Este es mi trabajo, al que me entrego con la energía que viene de Cristo y que obra poderosamente en mí.

                   Otro ejemplo de confianza lo vemos en el ciego Bartimeo. Es impactante lo que podemos ver en estos pasajes donde Jesús le dice al ciego ¿Qué quieres que te haga? Y en un momento todo el plano de su vida cambio, de una vida de oscuridad por la ceguera, a una vida de perfecta claridad y restauración.

MARCOS 10: 51-52 51Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista. 52Y Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino.

Eso es lo que viene haciendo Jesús en nuestras vidas y muchas veces se nos ha olvidado y hoy Dios está diciendo ¿Qué quieres que te haga?

MARCOS 10:49 49Entonces Jesús, deteniéndose, mandó llamarle; y llamaron al ciego, diciéndole: Ten confianza; levántate, te llama.

                   Jesucristo te llama y te dice ahora “Ten confianza, levantate, el maestro te llama” Jesús te está llamando, entrégale tu carga, ríndete ante su presencia, adóralo, recíbelo, amalo y predícalo.

 

     Jesús nos está llamando a vencer el mundo con su:

III.- PALABRA DE PODER.

JUAN 16:33  Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Cuando nuestra fe se siente fuerte, ferviente nuestro amor y claras nuestras evidencias, no por eso podemos concluir que todos los días serán iguales.

Cuanto más convencidos nos hallamos de pisar terreno firme, tanto más hemos de temer que podamos caer:

1 CORINTIOS 10:12  12Así que,  el que piensa estar firme,  mire que no caiga.

La paz en Cristo es la única paz verdadera, los creyentes la tienen en Él solamente. A través de Él tenemos paz con Dios y, así en Él tenemos paz en nuestra mente.

Debemos animarnos porque Cristo ha vencido al mundo ante nosotros, pero mientras pensemos que resistimos, cuidemos de no caer.

No sabemos cómo debemos actuar y entramos en tentación: estemos alertas y orando sin cesar para que no seamos dejados solos.

Los discípulos no deberían ni sorprenderse ni desalentarse si el mundo les aborrece.

El mundo ha aborrecido al Señor, y aborrecerá a todos los que se asemejen a Él.

Los hombres del mundo aman a los que viven como ellos.

Los cristianos, con sus vidas santas, los condenan, y por eso el mundo los aborrece.

En lugar de separarnos del amor de Cristo, estas cosas sólo consiguen acercarnos más a Él. No sólo somos vencedores, sino más que vencedores.

No se trata sólo de que triunfemos sobre estas formidables fuerzas, sino que al hacerlo damos gloria a Dios, bendición a otros y bien para nosotros mismos.

Hacemos esclavos de nuestros enemigos y peldaños con nuestros obstáculos.

Pero todo esto no lo conseguimos por medio de nuestra propia fortaleza, sino sólo por medio de aquel que nos amó.

Sólo el poder de Cristo puede sacar dulzura de la amargura, fortaleza de la debilidad, triunfo de en medio de la tragedia y bendición del quebrantamiento de corazón.

1 JUAN 5:4-5   4 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 5 ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

 

CONCLUSIÓN:

En cualesquiera que sean las circunstancias o necesidades de la vida, el Señor Jesús está cerca, para infundirnos confianza, animo.

Él promete perdón al pecador arrepentido; muestra piedad al que sufre y es azotado; Ofrece paz al creyente atribulado; y poder al siervo aborrecido y abnegado.

 

     Jesús nos está llamando a vencer el mundo con su:

I.- LA PALABRA DE PERDÓN.  

II.- LA PALABRA DE CONFIANZA. 

III.- LA PALABRA DE PODER.

 


[1]Barclay, William: Comentario Al Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2006, S. 472

[2]Henry, Matthew ; Lacueva, Francisco: Comentario Bı́blico De Matthew Henry. 08224 TERRASSA (Barcelona) : Editorial CLIE, 1999, S. 1459

LA RECONCILIACIÓN

VIERNES 7 DE FEBRERO

Hno. Rogelio Gonzalez

 

TEXTO: Génesis 33:1-5, 10, 16

 

Alzando Jacob sus ojos, miró, y he aquí venía Esaú, y los cuatrocientos hombres con él; entonces repartió él los niños entre Lea y Raquel y las dos sierva. Y puso a las siervas y sus niños delante, luego a Lea y sus niños, y a Raquel y a José los últimos. Y él pasó delante de ellos y se inclinó a tierra siete veces, hasta que llegó a su hermano. Pero Esaú corrió a su encuentro y le abrazó, y se echó sobre su cuello, y le besó; y lloraron.

 

10.  Y dijo Jacob: No, yo te ruego; si he hallado ahora gracia en tus ojos, acepta mi presente, porque he visto tu rostro, como si hubiera visto el rostro de Dios, pues que con tanto favor me has recibido.

 

16. Así volvió Esaú aquel día por su camino a Seir.

 

 

PROPOSITO GENERAL: Ético o Moral

 

INTRODUCCION: (Perícopa).

 

En el relato vemos el momento en que Jacob fue al encuentro de su hermano, después de haber servido a su tío Laban y huyendo de él fue que se propuso ir a verlo, buscar esa reconciliación.

 

¿Por qué buscó reconciliarse con su hermano? (Génesis 27:41 NTV Desde ese momento, Esaú odió a Jacob, porque su padre le había dado la bendición a él. Entonces Esaú comenzó a tramar; “´pronto haré duelo por la muerte de mi padre y después mataré a mi hermano Jacob”)

 

Jacob le había robado la bendición que le correspondía por ser el primogénito, pero recordemos que el mismo Esaú fue quien rechazo tal bendición (Génesis 25:32 RV1960 Entonces dijo Esaú: He aquí yo me voy a morir; ¿para qué, pues, me servirá la primogenitura?

 

Y en el verso 34, la última parte dice: “Así menospreció Esaú la primogenitura”

 

ASUNTO: Reconciliación

 

PALABRA CLAVE: Perdón

 

TEMA ESPECÍFICO: Palabra clave + Asunto = Perdón + Reconciliación = El perdón, un paso hacia la reconciliación

 

INTERROGANTE SERMONIARIA: ¿Cuándo?

 

ORACION DE TRANSICION: Respuesta a la interrogante podre perdonar si

 

 

1.    Podre perdonar si: Reconozco mi lazo sanguíneo

 

Ser hermanos no es ser iguales

 

Hablemos un poco de biología; ¿Qué es el lazo sanguíneo? El lazo sanguíneo o consanguinidad es la relación de sangre entre dos personas y se puede diferenciar en:

 

•       Línea directa. Aquella que es constituida por ser la que viene o desciende de una persona a otra (abuelos, padres, hijos, nietos)

 

•       Línea colateral. Aquella que no desciende pero proceden de un tronco común (hermanos, tíos, primos)

 

En lo natural, tenemos un lazo proveniente de nuestros progenitores, principalmente de nuestra madre


El tener un lazo sanguíneo no significa que mi hermano (a) sea como yo, dentro de nuestros cuerpos existe el GENOTIPO que se refiere a la información genética que posee un organismo en particular, y junto con factores ambientales que actúan sobre el ADN, determinan las características del organismo.

 

Volviendo al relato (Génesis 25:24-26). Jacob y Esaú nacieron el mismo día, hermanos y muy diferentes, RV1960 menciona que eran gemelos, pero en otras versiones dice que eran mellizos, uno era rubio y velludo y cuando salió Jacob, estaba agarrado del talón, su nombre en sí, significa: que toma por el talón,

 

SUPLANTADOR.

 

Ambos crecieron y uno se dedicó a la caza, mientras el otro era tranquilo y habitaba en las tiendas.

 

¿Esto como aplicaría en nosotros?, ¿que nos une? Nos une la sangre de Cristo (Juan 1:12-13 RV1960 - Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.) Efesios 1:5 RV1960 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad

 

Somos adoptados como hijos de Dios por medio de Cristo Jesús,

 

¿Por qué era tan importante la primogenitura?

 

Deuteronomio 21:15-17 NTV – Supongamos que un hombre tiene dos esposas y solamente ama a una de ellas, pero ambas le han dado hijos varones. Y supongamos que el primer varón lo haya tenido con la mujer que no ama. Cuando el hombre divida su herencia, no dará la mayor parte al hijo menor (el que tuvo con la esposa que ama) como si fuera el primer hijo varón. Deberá reconocer los derechos del hijo mayor (el que tuvo con la esposa que no ama) al darle la parte doble que le corresponde. Ese hijo es el primer fruto del vigor de su padre, y a él le corresponden los derechos del primer hijo.

 

2° Reyes 2:9-10 RV1960 – Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes

 

que yo sea quitado de ti. Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí. Él le dijo:

 

Cosa difícil has pedido. Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así, más si no, no.

 

Cuando Eliseo pidió doble porción, reconocía a Elías como su padre espiritual y le pidió que le reconociera como su heredero espiritual, la doble porción, como leímos en Deuteronomio, le correspondía al primogénito.

 

Los consejos que dañan

 

¿Qué fue lo que hizo que Esaú aborreciera a su hermano? Robarle su bendición, como se mencionó al principio, ¡él mismo la vendió! y Dios mismo habló a Rebeca su madre lo que acontecería, (Génesis 25:22-23 RV1960 Y los hijos luchaban dentro de ella; y dijo: Si es así, ¿para qué vivo yo? Y fue a consultar a Jehová; y le respondió Jehová: Dos naciones hay en tu seno, Y dos pueblos serán divididos desde tus entrañas; El un pueblo será más fuerte que el otro pueblo, Y el mayor servirá al menor)

 

Esta profecía del Señor habló de las futuras naciones de Israel y Edom

 

Génesis 27:5-10. Y Rebeca estaba oyendo, cuando hablaba Isaac a Esaú su hijo; y se fue Esaú al campo para buscar la caza que había de traer. Entonces Rebeca habló a Jacob su hijo, diciendo: He aquí yo he oído a tu padre que hablaba con Esaú tu hermano, diciendo: Tráeme caza y hazme un guisado, para que coma, y te


bendiga en presencia de Jehová antes que yo muera. Ahora, pues, hijo mío, obedece a mi voz en lo que te mando. Ve ahora al ganado, y tráeme de allí dos buenos cabritos de las cabras, y haré de ellos viandas para tu padre, como a él le gusta; y tú las llevarás a tu padre, y comerá, para que él te bendiga antes de su muerte

 

Jacob siguió el consejo de Rebeca, su madre, e hijo tal cual le pidió y entrando con Isaac, su padre, ¡le mintió! (Génesis 27:20 RV1960 Entonces Isaac dijo a su hijo: ¿Cómo es que la hallaste tan pronto, hijo mío? Y él respondió: Porque Jehová tu Dios hizo que la encontrase delante de mi)

 

Y no solo le mintió, sino que afirmo su mentira Verso 24: Y dijo: ¿Eres tú mi hijo Esaú? Y Jacob respondió: Yo soy.

 

Observamos que al obedecer un mal consejo, también podemos ser partícipes del pecado, nuestro consejo siempre debe de ser conforme a la palabra y voluntad de Dios, no mezclarlo con nuestros sentimientos: “Yo pienso que, yo creo que”

 

Cuántas veces hemos creado un conflicto por escuchar un mal consejo, tan mal consejo ha sido que terminamos peleados con nuestros hermanos, con nuestros padres, con nuestra familia

 

Esto mismo pasa en la iglesia, escuchamos y tergiversamos lo que escuchamos.

 

Evitando el conflicto

 

El conflicto entre Jacob y Esaú trascendió hasta sus descendientes, en Génesis 25:23 El un pueblo será más fuerte que el otro pueblo, Y el mayor servirá al menor)

 

Pero veamos un poco más el comienzo de este conflicto.

 

En la bendición de Isaac a Jacob, dijo: (Génesis 27:29) Sírvante pueblos, y naciones se inclinen a ti; sé señor de tus hermanos y se inclinen ante ti los hijos de tu madre. Malditos los que te maldijeren y benditos los que te bendijeren.

 

Cuando Esaú volvió de la caza y llego con Isaac, ambos se dieron cuenta que fueron engañados por Jacob, Isaac le dijo que le había puesto por señor suyo y le había dado todo.

 

Esaú lloro y rogo por una bendición, entonces su padre le respondió en el verso 39 y 40: Entonces Isaac su padre habló y le dijo: He aquí, será tu habitación en grosuras de la tierra, y del rocío de los cielos de arriba, y por tu espada vivirás, y a tu hermano servirás y sucederá cuando te fortalezcas, que descargaras su yugo de tu cerviz.

 

Ahora, hablando de Israel y Edom.

 

Tal como fue dicho por Dios, ambas naciones estuvieron en conflicto, cuando Israel salió de Egipto, en el camino a tierra de Canaán pasarían por territorio de Edom, Israel mando embajadores para solicitar permiso de pasar, pero el rey de Edom se negó y salió con ejército para evitar que pasaran por allí. Números 20

 

El rey Saúl declaro la guerra contra sus enemigos en derredor, entre ellos Edom (1° Samuel 14:47)

 

Y podemos encontrar muchas más peleas entre Israel y Edom, ¿Cuál fue el final de la historia?


El libro del profeta Abdías habla del final de Edom, como consecuencia de la violencia cometida o de sus actos violentos contra su hermano Israel (Abdías verso 10 RV1960 – Por la injuria a tu hermano Jacob te cubrirá vergüenza, y serás cortado para siempre), este pueblo apoyo a Babilonia cuando el rey Nabucodonosor ataco a Israel y ocuparon una parte del territorio de ellos.

 

Podemos leer en los textos de los profetas, que el Señor ya había escrito el final de Edom visto en el libro de Abdías.

 

Lamentaciones 4:21 RV1960 – Gózate y alégrate, hija de Edom, la que habitas en tierra de Uz; aun hasta ti llegará la copa, te embriagaras y vomitaras.

 

El pleito entre hermanos puede llegar a trascender generaciones, ¿debería ser así?

 

Hebreos 12:14-17 RV1960 – Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados; no sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura. Porque ya sabéis que aun después, deseando heredar la bendición, fue desechado, y no hubo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la procuro con lágrimas.

 

Mat 5:39 BLS Pero ahora yo les digo: “No traten de vengarse de quien les hace daño. Si alguien les da una bofetada en la mejilla derecha, pídanle que les pegue también en la izquierda.

 

Estemos en paz los unos con los otros. Solo así podremos evitar el conflicto, entre hermanos carnales y hermanos espirituales.

 

2. Podre perdonar si: Reconozco que los pleitos se resuelven

 

La inocencia del niño

 

Viene a la mente la imagen de aquellos niños que juegan y juegan, de repente discuten por un juguete o por alguna otra situación, pero al poco tiempo los vez jugando otra vez.

 

En la web, podemos encontrar muchos temas relacionados con la inocencia de un niño, y dentro de lo que leí, quiero compartir los siguientes puntos:

 

Un niño tiene un corazón sincero, cuando hace algo malo, tratará de esconderse.

 

Un niño es crédulo, todo lo que le contemos, lo creerá porque confía en uno.

 

Tienen una gran capacidad para aprender, por eso hay que enseñarles la palabra de Dios

 

La inocencia de un niño no refleja ignorancia, ingenuidad o falta de madurez, refleja la sorpresa, la ilusión, la imaginación, su limpia y maravillosa manera de ver las cosas.

 

¿Cuál es el punto de lo anterior? Recordar que un niño es moldeable, lo que le enseñes, eso va a ser.

 

El conflicto entre hermanos es consecuencia de haber olvidado que de niños, el problema era de un ratito, no pasaba el día sin que otra vez ambos estuvieran jugando.

 

Seamos como los niños, amorosos los unos con los otros, con ese amor puro.


Marcos 10:15 RV60a De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él.

 

1° Pedro 1:22 RV60a Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro

 

1Pe 2:1 NTV NTV Por lo tanto, desháganse de toda mala conducta. Acaben con todo engaño, hipocresía, celos y toda clase de comentarios hirientes.

 

El conflicto que mata

 

¿Por qué es tan importante dejar atrás o hacer a un lado el conflicto?

 

Porque Dios no ve con agrado tu ofrenda (entiéndase todo aquello que hacemos para agradar a Dios)

 

Mateo 5:21-26 RV1960. Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás;(M) y cualquiera que matare será culpable de juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel. De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante.

 

Filipenses 2:3-4 RV1960 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.

 

Oye hermano, pero no nunca me he peleado con mi hermano…

 

¿Y que tal tu lengua? En el libro de Santiago 3, habla de como la lengua puede dañar a los demás, en el verso 2, todos ofendemos de muchas veces, una de esas veces es con la lengua, ¿alguna vez has insultado a alguien? Tal vez nos hicieron algo y en esa molestia soltamos una palabra inadecuada, pero el varón que no ofende en palabra es varón perfecto, porque podrá refrenar todo el cuerpo.

 

Seamos sincero con nosotros mismos, hemos ofendido alguna vez.

 

No hay problema sin solución

 

¿Que debemos de hacer cuando tenemos un conflicto?

 

Cristo nos ha dado la respuesta

 

Mateo 18:15-22 RV1960 Por tanto, si tu hermano peca contra ti, vé y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano. De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo. Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. Entonces se le acercó Pedro


y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.

 

Esto nos habla claramente la forma en que debemos actuar.

 

Confronta a solas, sino entiende, con testigos, si no quiere entender, que no quede de mi el tratar de solucionar el problema.

 

Practiquemos el perdón, porque Cristo nos ha perdonado.

 

3. Podre perdonar si: Reconozco que el perdón salva

 

El ejemplo de Cristo

 

¿Que es el perdón? (griego afesis) bíblicamente denota despido o liberación y en doce ocasiones le sigue la frase “de pecados”, junto sería “liberación o despido de pecados”

 

Con lo anterior, el perdón, para nosotros como cristianos, sería el ser liberados de la carga que implicaba el pecado, y esto solo fue posible por Cristo Jesús.

 

Lucas 4:18 RV60a El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos;

 

Cristo es nuestro ejemplo a seguir, de eso no debe de haber duda.

 

En los evangelios, no recuerdo otra cita que demuestre como Jesús perdonó a aquel que le ofendió, sino es en su arresto.

 

Leemos en Isaías 53 como es que padecería, y leemos en los evangelios como es que lo golpearon, Mateo 26:67 RV60a Entonces le escupieron en el rostro, y le dieron de puñetazos, y otros le abofeteaban.

 

De su boca no salió condenación alguna, ¿y que dijo antes de entregar el alma? Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen.

 

Hallando gracia

 

¿Que es la Gracia? Es recibir lo que no merecemos

 

¿Merecemos el perdón de Dios? Podremos decir que no.

 

¿ Merecemos su gracia? Aún así la recibimos

 

Mateo 10:8 RV60a Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.

 

Dentro de la misión de los 12 fue el dar lo que había recibido, en la misma forma, hemos recibido de gracia muchas cosas y dentro de eso está el perdón de nuestros pecados, de nuestras rebeliones. Hemos hallado gracia a los ojos del Altísimo.


Hebreos 13:9 NTV Así que, no se dejen cautivar por ideas nuevas y extrañas. Su fortaleza espiritual proviene de la gracia de Dios y no depende de reglas sobre los alimentos, que de nada sirven a quienes las siguen.

 

PDT dice Es bueno fortalecerse con el generoso amor de Dios

 

BLS dice Es mejor que nos dé fuerzas el amor de Dios.

 

En su contexto inmediato, el escritor a los hebreos habla de los deberes de un cristiano, y llama la atención que ante todo, estemos firmes en el amor de Dios.

 

El abrazo que sana

 

Génesis 33:1-5 Alzando Jacob sus ojos, miró, y he aquí venía Esaú, y los cuatrocientos hombres con él; entonces repartió él los niños entre Lea y Raquel y las dos sierva. Y puso a las siervas y sus niños delante, luego a Lea y sus niños, y a Raquel y a José los últimos. Y él pasó delante de ellos y se inclinó a tierra siete veces, hasta que llegó a su hermano. Pero Esaú corrió a su encuentro y le abrazó, y se echó sobre su cuello, y le besó; y lloraron.

 

La reconciliación nos llena de gozo, así como Cristo nos ha reconciliado con el Padre.

 

2° Corintios 5:18 RV60a Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación;

 

Cuando el apóstol Pablo menciona “y todo esto proviene de Dios”, hace referencia a los versos anteriores, que conociendo a Dios, tenemos la responsabilidad de persuadir a los hombres y buscar que ellos se reconcilian con Dios.

 

¡Pero no puedo ni siquiera perdonar a mi hermano!

 

Leía en un blog como en un programa nocturno en EUA, el entrevistado contaba su historia de su padecimiento de cáncer y como lo estaba sobrellevando, todo relajado e incluso hacían reír a la audiencia.

 

De ese blog extraigo lo siguiente:

 

Un abrazo, es una muestra de afecto, cariño y amor que resucita la esperanza y le recuerda al que enfrenta una tormenta de la vida, que hay que seguir luchando con la fe y la esperanza de que hay luz al final del camino

 

(https://cristianos.com/la-importancia-de-un-abrazo/)

 

Como leímos en Mateo, busca la reconciliación, has tu parte, si él no quiere perdonar, tu perdónalo, Hebreos 12:14 NTV Esfuércense por vivir en paz con todos y procuren llevar una vida santa, porque los que no son santos no verán al Señor.

 

Esforzarnos, no sólo con unos, no sólo con los que me caen bien, ¿con quienes? Con todos

 

CONCLUSION:

 

a)    Recapitulación:

 

Con el presente discurso podemos decir que perdonarnos a nuestro hermano si: reconocemos nuestro lazo sanguíneo, reconozco que los pleitos se resuelven, reconozco que el perdón salva.


b)   Aplicación:

 

Somos cristianos y nuestro debes es dar de gracia lo que hemos recibido de gracia practiquemos el perdón a tiempo y fuera de tiempo, pidamos perdón a los que hemos ofendido, perdonemos a los que nos han ofendido.

 

c)    Invitación:

 

Reflexionemos y pidamos perdón a nuestro Dios, el nos oye y nos perdona, pero quiere escucharnos, quiere que salga no solo de nuestros labios, sino de nuestro corazón.

DIOS ES AMOR

DOMINGO 9 DE FEBRERO 2020

 

1 JUAN 4:7-21          

7 Amados,  amémonos unos a otros;  porque el amor es de Dios.  Todo aquel que ama,  es nacido de Dios,  y conoce a Dios. 8El que no ama,  no ha conocido a Dios;  porque Dios es amor.

 

INTRODUCCION:

La exhortación de amémonos unos a otros se ve reforzada por la afirmación de que el amor es de Dios. El amor del cual escribe Juan no es un logro humano; es de origen divino.

Si alguien ama en este sentido, demuestra que es nacido de Dios, y conoce a Dios.

La razón por la cual ocurre esto constituye una de las grandes afirmaciones de la Biblia: Dios es amor.

Dios ama, no porque encuentra objetos merecedores de su amor, sino porque el amar es su naturaleza.

Su amor por nosotros no depende de lo que somos sino de lo que es él.

Nos ama porque él es amor. La clase de amor del cual escribe Juan no existe en todos lados ni como un logro humano. Sabemos de su existencia porque se mostró en la ocasión en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo.

Su propósito al enviar a su Hijo fue para darnos vida. La vida, en toda la extensión de la palabra, viene por él solamente. [1]

 

 

    El amor de Dios nos dice que Jesús es:

1. EL QUE TRAE LA VIDA.

1 JUAN 4:9 9En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros,  en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo,  para que vivamos por él.

Dios Le envió para que pudiéramos tener la vida por medio de Él.

Hay una diferencia entre la existencia y la vida. Todas las criaturas tienen existencia, pero no todas tienen vida.

Y lo mismo se puede decir de las personas. La misma ansiedad con que los hombres buscan el placer prueba que hay algo que falta en sus vidas.

Un famoso doctor dijo una vez que la humanidad llegaría a encontrar la cura del cáncer más rápidamente que la cura del aburrimiento.

Jesús le da a la persona una razón para vivir; le da fuerza para vivir, y le da paz para vivir. Vivir con Cristo convierte la mera existencia en plenitud de vida.

JUAN 10:28 28y yo les doy vida eterna;  y no perecerán jamás,  ni nadie las arrebatará de mi mano.

Cristo da vida eterna a Sus ovejas. Esto significa una vida que permanecerá para siempre.

Es una vida que tiene la capacidad de gozar de las cosas de Dios aquí en la tierra, y una vida que será igualmente apropiada para nuestro hogar celestial.

¿Significa esto que una persona puede ser salvada y luego vivir como mejor le parezca? ¿Puede ser salvada y luego proseguir con los placeres pecaminosos del mundo? No, ya no desea hacer estas cosas. Quiere seguir al Pastor.

No vivimos la vida cristiana para llegar a ser cristianos ni para retener nuestra salvación. Vivimos una vida cristiana porque somos cristianos.

Deseamos vivir una vida santa no por temor a perder nuestra salvación, sino por gratitud a Aquel que murió por nosotros.

Nadie puede arrebatar a un creyente de la mano de Cristo. Su mano es omnipotente. Creó el mundo, y ahora mismo lo está sustentando. No hay poder que pueda arrebatar a una oveja de Su sujeción.[2]

 

    El amor de Dios nos dice que Jesús es:

 2. EL RESTAURADOR DE LA RELACIÓN PERDIDA CON DIOS.

1 JUAN 4:10 10En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios,  sino en que él nos amó a nosotros,  y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

Dios Le envió para que fuera el sacrificio expiatorio por el pecado.

1 JUAN 2:2 (BAD)  2 Él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados, y no sólo por los nuestros sino por los de todo el mundo.

Lo cual significa que no se trata solamente de quitar la culpabilidad por el pecado, ya que expiación (gr. hilasmos) significa anular la ira.

Hay una ira divina contra toda forma de pecado:

ROMANOS 1:18 (BLS)  Pero hay gente malvada que no deja que otros conozcan la verdad acerca de Dios. Y Dios, que vive en el cielo, está muy enojado con ellos.

Y el perdonar no significa ignorar esta ira contra toda forma de pecado. Una manera de ver la obra salvadora de Cristo es mirarla como propiciación (acción agradable hecha a Dios con la que

se le pretende mover a piedad o misericordia).

Cristo forjó una provisión amplia; su propiciación es eficaz para los pecados … de todo el mundo.

Tanto el Padre como el Hijo consideran al pecado como algo serio y en su obra expiatoria Jesús está haciendo la voluntad del Padre (Heb. 10:7).[3]

Cuando una persona peca, su relación con Dios se interrumpe; y el sacrificio era la expresión del arrepentimiento, diseñado para restaurar la relación perdida. Jesús, por Su vida y muerte, hizo posible que el hombre entrara en una nueva relación de paz y de amistad con Dios. Hizo un puente a través de la terrible sima que había abierto el pecado entre Dios y el hombre.

 

 

 

    El amor de Dios nos dice que Jesús es:

 3. EL SALVADOR DEL MUNDO

1 JUAN 4:14 14Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo,  el Salvador del mundo.

La humanidad necesita ser salvada de sí misma; de los hábitos que habían llegado a ser sus cadenas; de sus tentaciones; de sus temores y ansiedades; de sus locuras y errores. En cada uno de los casos Jesús ofrece salvación a la humanidad; Él aporta lo que nos permite enfrentarnos con el tiempo y encarar la eternidad. [4]

HECHOS 4:12 12Y en ningún otro hay salvación;  porque no hay otro nombre bajo el cielo,  dado a los hombres,  en que podamos ser salvos.

 “En ningún otro hay salvación”. En este versículo, Pedro apela a su audiencia inmediata pero al mismo tiempo se dirige a todo el pueblo que busca salvación. Se dirige a hombres eruditos e influyentes del Sanedrín, cuyo trabajo consiste en mostrar al pueblo de Israel el camino de la salvación. Lo que hacían diciéndoles que realicen obras que quizás les alcanzaría la salvación.

Pedro, en cambio, predica que la salvación se puede obtener única y exclusivamente a través del nombre de Jesucristo.

La salvación que él predica comprende no sólo la sanidad física sino también la espiritual.  La evidencia de la salvación física está ahí, a la vista, en la persona del hombre que había sido un paralítico. Pero ellos deben entender que el bienestar espiritual incluye el perdón de los pecados y una relación restaurada con Dios.

Nadie en el grupo ante Pedro es capaz de señalar a una persona que pueda conceder la salvación, porque cada uno necesita de ella. Por lo tanto, deben darse cuenta que pueden llegar a tener paz con Dios solamente a través de Jesucristo.

El nombre Jesús revela la misión de Salvador, porque el nombre significa “él salvará a su pueblo de sus pecados”

MATEO 1:21 21Y dará a luz un hijo,  y llamarás su nombre JESÚS,  porque él salvará a su pueblo de sus pecados.

Es decir, él sana al pueblo físicamente de los efectos del pecado, pero más que eso, quita el pecado mismo de tal manera que las personas pueden enfrentar el juicio de Dios como si nunca hubieran pecado.

Jesús los hace espiritualmente completos al restaurarles en una verdadera relación con Dios el Padre. Jesús dice:

JUAN 14:6 6 Jesús le dijo: Yo soy el camino,  y la verdad,  y la vida;  nadie viene al Padre,  sino por mí.

Sólo Jesús tiene la capacidad de proveer la remisión por los pecados.

HECHOS 10:43 43De éste dan testimonio todos los profetas,  que todos los que en él creyeren,  recibirán perdón de pecados por su nombre.

En ninguna parte del mundo podría el hombre encontrar otro nombre (es decir, a otra una persona) que ofrezca la salvación que Jesús provee. Otras religiones aparte del cristianismo fallan porque ofrecen salvación por medio de las obras y no por gracia.

El nombre Jesús ha sido dado a los hombres por el propio Dios para mostrar que la salvación tiene su origen precisamente en él.

Hechos 4:12 al final del versículo en el griego es específico, es categórico. Dice: “en que debamos ser salvos”.

La palabra debamos revela una divina necesidad establecida por Dios de acuerdo a su plan y decreto, para salvarnos a través de la persona y obra de Jesucristo.

Además, esta palabra significa que el hombre está bajo obligación moral de responder al llamado de creer en Jesucristo y así ganar la salvación. El hombre  no tiene ninguna posibilidad de alcanzar la salvación sino a través del Hijo de Dios.[5]

 

 

    El amor de Dios nos dice que Jesús es:

 4. EL HIJO DE DIOS

1 JUAN 4:15 15Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios,  Dios permanece en él,  y él en Dios.

La bendición de que Dios mismo habite en uno es el privilegio de todos aquellos que confiesan que Jesús es el Hijo de Dios. Aquí, de nuevo, no es la confesión de un mero asentimiento intelectual, sino una confesión que involucra la entrega de la persona al Señor Jesucristo.

No hay relación más estrecha posible que la de que alguien permanezca en Dios y que tenga a Dios morando en él.[6]

Cuando miramos esta frase “Jesús es el Hijo de Dios” desde un punto de vista bíblico, pronto nos damos cuenta de que Juan nos está haciendo notar la verdad teológica allí presente.

La palabra Jesús resume toda la historia de Jesús desde su nacimiento hasta su ascensión y sentado a la diestra de Dios.

El término Hijo de Dios tiene sus raíces en aquellas profecías del Antiguo Testamento (por ejemplo, 2 S. 7:14; Sal. 2:7) que se cumplieron cuando vino Jesús (Heb. 1:5).

La confesión Jesús es el Hijo de Dios expresa su humanidad y divinidad.[7]

 

CONCLUSIÓN:

    El amor de Dios nos dice que Jesús es:

1. EL QUE TRAE LA VIDA.   2. EL RESTAURADOR DE LA RELACIÓN PERDIDA CON DIOS.     3. EL SALVADOR DEL MUNDO         4. EL HIJO DE DIOS

 


[1]Carson, D.A. ; France, R.T. ; Motyer, J.A. ; Wenham, G.J.: Nuevo Comentario Bı́blico : Siglo Veintiuno. electronic ed. Miami : Sociedades Bı́blicas Unidas, 2000, c1999, S. 1 Jn 4.7-9

[2]MacDonald, William: Comentario Bíblico De William MacDonald: Antiguo Testamento Y Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2004, S. 684

[3]Carson, D.A. ; France, R.T. ; Motyer, J.A. ; Wenham, G.J.: Nuevo Comentario Bı́blico : Siglo Veintiuno. electronic ed. Miami : Sociedades Bı́blicas Unidas, 2000, c1999, S. 1 Jn 2.2

[4]Barclay, William: Comentario Al Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2006, S. 1058

[5]Kistemaker, Simon J.: Comentario Al Nuevo Testamento: Hechos. Grand Rapids, MI : Libros Desafío, 2007, S. 166

[6]MacDonald, William: Comentario Bíblico De William MacDonald: Antiguo Testamento Y Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2004, S. 1067

[7]Kistemaker, Simon J: Comentario Al Nuevo Testamento: Santiago Y 1-3 Juan. Grand Rapids, MI : Libros Desafío, 2007, S. 385

LA LEALTAD NO DEPENDE DE LAS CIRCUNSTANCIAS

DOMINGO 2 FEBRERO 2020

TITO 2:9-10

9Exhorta a los siervos a que se sujeten a sus amos,  que agraden en todo,  que no sean respondones;

10no defraudando,  sino mostrándose fieles en todo,  para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador.

 

 INTRODUCCION:

                   A veces pensamos que fidelidad y lealtad son sinónimos, pero no es así, aunque el significado de ambas palabras se complementan para ayudarnos en nuestra relación con otros.

Fidelidad es la virtud de dar cumplimiento a una promesa. Al ser una virtud, significa que está en nuestro interior y que es posible aprenderla. Sin embargo, la fidelidad está sujeta a un contexto. Cuando firmamos un contrato de trabajo, podríamos ser fieles a las condiciones establecidas, pero al variar la circunstancia, podría terminar. Damos lo que está pactado en la medida que recibimos. Entonces, somos fieles porque respetamos el contrato, pero no somos leales.

Porque la lealtad implica fidelidad a pesar de cualquier circunstancia. Por eso, una pareja que ha jurado ser fiel en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad, está prometiendo lealtad mutua.

Cuando somos leales cumplimos lo que prometimos en medio de cualquier situación, positiva o negativa. Hasta un perro es fiel, pero si lo tratas mal, dejará de serlo porque no sabe ser leal, su fidelidad depende de la circunstancia.

Debemos ser misericordiosos y compasivos con las personas a quienes hemos prometido lealtad, porque solo de esa forma, las relaciones se consolidan y logramos pasar al siguiente nivel.

Dios es fiel y leal, ya que siendo pecadores permite que nos acerquemos y tengamos una estrecha relación con Él. Pero llegar a ser Sus amigos de verdad, más allá del interés de un milagro o de apoyo, depende de nuestro interés por cultivar esa relación fuerte, sin obstáculos.

Inténtemoslo, Él es misericordioso y compasivo para aceptarnos tal como somos.

 

¿Qué es la lealtad?

1. HONOR, FIDELIDAD Y GRATITUD

TITO 2:9-10 CST 9Insta a los esclavos a sujetarse a sus amos y tratar de complacerlos; aconséjales que no sean respondones, 10y que no roben, sino que se hagan merecedores de toda confianza. De esa manera serán un precioso modelo de la enseñanza recibida de Dios nuestro Salvador.

Lealtad se entiende por: “Firmeza en los afectos y en las ideas que lleva a no engañar ni traicionar a los demás. Comportamiento de una persona o animal que guarda la máxima fidelidad, que no engaña”. “La lealtad es una virtud que se desarrolla en la conciencia, y que implica cumplir con un compromiso aun frente a circunstancias cambiantes o adversas”.

Se dice que la lealtad tiene tres ingredientes:

Ø  el honor (cualidad moral que nos lleva al más severo cumplimiento de los deberes morales, respecto al prójimo y a uno mismo),

Ø  la fidelidad (lo que se refiere a cumplir con los compromisos adquiridos), y

Ø  la gratitud (lo que se refiere a corresponder y devolver lo recibido).

Ø  LEALTAD, “es la virtud que exige honor, fidelidad y gratitud”.

OSEAS 2:19-20 19Y te desposaré conmigo para siempre;  te desposaré conmigo en justicia,  juicio,  benignidad y misericordia. 20Y te desposaré conmigo en fidelidad (lealtad),  y conocerás a Jehová.

Lamentablemente el pueblo no cumplió y fue desleal permitiendo el pecado y la idolatría, algo que delante de Dios es considerado como traición, ocasionando el colapso total del pueblo de Israel.

La lealtad es un atributo de Dios y por eso Él la demanda a su pueblo, porque Él es leal.

La Iglesia, como pueblo de Dios, debemos considerar esta realidad y entender que es una obligación para todos los cristianos. La lealtad, es lo que identifica al cristiano como hijo de Dios.

La lealtad es una virtud que es necesario recuperar para que la iglesia del Señor pueda enfrentar los desafíos de los días en que vive.

Desde el comienzo hasta el final de las Sagradas Escrituras se puede observar la lealtad. Iniciando por la lealtad de Dios a su palabra y promesas, como también la lealtad de muchos hombres y mujeres al llamado de Dios.

La lealtad a Dios es lo que condujo a los héroes bíblicos a combatir problemas dificiles y a no mirar atrás. La lealtad es lo que permite arrebatarle triunfos importantes a los tiempos adversos.

La lealtad permite que el espíritu del hombre logre lo que piensa que es imposible.

La lealtad jamás promete recompensa alguna. Una vida que se basa en la lealtad se fundamenta y construye sobre una roca fuerte e inamovible.

Hoy en día, el hombre se ha olvidado de ser leal. No se sabe cómo ser digno de confianza ni como confiar en alguien más. Muchos no conocen el significado valioso que hay en esta expresión. Esto ha llevado a la humanidad a alejarse de su Creador, pecando y traicionándole con su proceder.

La lealtad no resulta a causa de un sentimiento afectivo, sino que es el resultado de una deliberación mental para elegir lo que es correcto. Cuando se encubre las faltas de una persona, sea un amigo, familiar etc., eso lo convierte en cómplice, algo muy diferente a la lealtad.

Como hijos de Dios no se puede caminar igual que el mundo. Las Sagradas Escrituras enseñan que el creyente debe ser luz para el mundo.

No se puede pretender ser leal a Dios y comportarse desleal con el prójimo. Se debe aprender a ser leal a Dios y al hermano. La Iglesia debe ser un buen ejemplo para el mundo de lo que significa ser leal. El creyente debe dejar evidencia de la lealtad para con Dios, su Palabra, sus mandatos y su voluntad.

 

 

    Etapas que identifican a una persona desleal.

2. LA INDEPENDENCIA.

TITO 2:9-10 LPD 9Que los esclavos obedezcan en todo a sus dueños y procuren agradarlos, tratando de no contradecirlos. Que no los defrauden, 10sino que les demuestren absoluta fidelidad, para hacer honor en todo a la doctrina de Dios, nuestro Salvador.

Cuando una persona que pertenece a un grupo, ministerio o empresa desarrolla una actitud independiente, de alguna manera se convierte en autónoma dentro de la organización.  

Las normas de la organización ya no la controlan. Esta persona es aun parte de la iglesia, pero hace lo que quiere a pesar de tener instrucciones contrarias.

Por EJ: “El pastor puede decir, vamos a ayunar el viernes”, pero la persona con un espíritu de independencia puede pensar “Yo ya decidí ayunar el miércoles.

Hay que tener cuidado los que tenemos liderazgo, los que tenemos cargos de no caer en el  espíritu independiente. Porque cuando el pastor convoca reuniones, tales independientes decidan ir solo a las que ellos les convengan o le parezcan mejor. Una persona de este tipo solo obedece las instrucciones que él o ella considere importante.

En la obra de Dios todo lo que se hace, se hace para Dios, y lo que se mande hacer  hay que hacerse, porque es importante. Cuando se da unas instrucciones son para obedecerlas, siempre y cuando las instrucciones no contengan pecado. (Sean en la iglesia, trabajo o la casa).

Porque todos somos parte de un equipo de trabajo en cualquiera que sea nuestra área social, somos un solo cuerpo y nos necesitamos:

1CORINTIOS 12:12 12Porque así como el cuerpo es uno,  y tiene muchos miembros,  pero todos los miembros del cuerpo,  siendo muchos,  son un solo cuerpo,  así también Cristo.

“Si perteneces a una organización no eres independiente de dicha organización, por lo tanto no puedes hacer lo que tú crees que es correcto. Y debes sujetarse a las autoridades superiores, de lo contrario la rebeldía aparecerá en tu vida para tu propia condenación eterna. 

El Señor tiene preparado un camino de bendición, no es hombre para mentir, pero está en nosotros que se cumpla al demostrarle lealtad. Sin embargo, si fallamos, Su infinito amor está dispuesto a rescatarnos, siempre que vea nuestro sincero deseo por estar a Su lado

 

    Etapas que identifican a una persona desleal.

3. LA PASIVIDAD.

Pasividad significa apatía, indiferencia, actitud y cualidad de una persona que deja que los demás hagan las cosas que le corresponde ella. Después de haber sido ofendidas por una cosa u otra las personas se vuelven pasivas. Cuando una persona está en la parte pasiva del proceso de deslealtad no se involucra mucho. Se sienta y mira indiferente, sin involucrarse.

Las personas pasivas pudieron haber sido lastimadas en el pasado reciente, y dicen cosas como: “Ya no quiero más problemas en esta iglesia; mejor me mantengo al margen”.

Se puede ver que Dios quiere que nos integremos en el trabajo de su obra, solo espera que algo que hagamos poco o mucho, lo hagamos con amor como dice:

1Corintios 16: 14 “Todas vuestras cosas sean hechas con amor”.

Jeremías  nos enseña que es una maldición mantenerse pasivo cuando tienes algo que hacer y aportar.

JEREMIAS 48:10 (BLA)  Maldito el que ejecuta con flojera el trabajo que Yavé le ha encomendado. ¡Maldito el que tiene su espada limpia de sangre!

La pasividad es peligrosa porque mueve al que la posee rápidamente a la etapa crítica de la deslealtad. Para que alguien se convierta en un censurador debe ser pasivo. Tal persona pasiva tiene todo el tiempo suficiente para escudriñar y despreciar a la iglesia y a sus obreros. ¿A caso no sabes que las personas pasivas ven las fallas en los demás con más facilidad?

El problema no es este lugar, ni otro lugar, no es esta iglesia ni otra iglesia, eres tú que no quieres aceptar la benignidad de Dios que te guía al arrepentimiento, como dice:

 

 

ROMANOS 2: 4-5 (BAD) 4¿No ves que desprecias las riquezas de la bondad de Dios, de su tolerancia y de su paciencia, al no reconocer que su bondad quiere llevarte al arrepentimiento? 5Pero por tu obstinación y por tu corazón empedernido sigues acumulando castigo contra ti mismo para el día de la ira, cuando Dios revelará su justo juicio.

David sabía de fidelidad y lealtad al Señor. Lo demostró muchas veces, incluso ante al pecado que cometió, ya que confiaba en Su misericordia y justicia, y sabía que todo lo bueno viene del Padre.

Por eso, David nos enseñó que para consolidar nuestra relación con Dios y escucharlo, debemos ser humildes y rendirnos a Su deseo de salvarnos.

 

 

    Etapas que identifican a una persona desleal.

4. LAS CRÍTICAS.

Una persona desleal no es pasiva por siempre, sino que avanza a la siguiente etapa en la cual se vuelve una persona que todo el tiempo censura. Esta es la etapa de notar y magnificar las faltas. En la iglesia encuentra, faltas en la predicación de la palabra y en el orden que sigue el servicio. Analiza el edificio todas las deficiencias a su alrededor.

Por ejemplo, María censuro a Moisés. Había seguido el liderazgo de Moisés desde Egipto, pero comenzó a ver faltas y su aspecto humano. También hablo de sus problemas maritales.

NUMEROS 12:1 (DHH)  María y Aarón empezaron a hablar mal de Moisés, porque este se había casado con una mujer etíope.

                   Si ves algo con los ojos críticos, solamente veras imperfecciones. Y el que ve de esa forma nunca se ve así mismo, y eso lo hace ser desleal desmedidamente, ya que vera imperfecciones en todo el mundo y nunca ve las suyas.

El problema no es que vea las imperfecciones de los de más, porque quizás no las haya, el problema es la imperfección de no verse así mismo.

Ahora si alguien ve con ojos de amor, vera algo bueno y con esperanza para el futuro.

Si quieres una mejor relación con Dios debes servirlo, amarlo y obedecerlo. Implica vivir lejos del pecado, aborrecer lo malo y cumplir Sus mandatos para ser dignos de la bendición que nos tiene prometida

 

   

Etapas que identifican a una persona desleal.

5. LA POLITICA.

TITO 2:9-10 (BLS) 9A los miembros de la iglesia que aún son esclavos, diles que obedezcan siempre a sus amos, y que sean amables y no discutan nada. 10  No deben robar, sino ser totalmente honestos, para que todos vean lo hermosa que es la enseñanza acerca de Dios nuestro salvador.

Cuando una persona se vuelve política trata de involucrar a otros en sus ideas y filosofías. Ya que los políticos operan bajo el poder de la opinión pública, muchos de ellos no pueden decirla verdad porque quiere complacer al pueblo. Lo que más le preocupa es lo que la gente dice y piensa.

Cuando una persona se está volviendo desleal trata de involucrar a otras personas en sus ideas equivocadas. Quieren ganar seguidores y hacer creer a la gente que ha identificado un problema real que debe ser atendido.

La Biblia nos dice que Absalón se sentaba a las puertas de la ciudad, y cuando las personas venían a ver al rey, él les preguntaba si tenían algún problema, las escuchaba atentamente y simpatizaba con ellas, Absalón fue muy empático muy desmesurado.

Absalón le decía a la gente: “Es una pena que el rey no tenga tiempo para ti hoy”. Absalón se lamentaba y le decía a la gente: “Desafortunadamente el rey ni siquiera se ha molestado en delegar a alguien para atender a tus problemas”. 2 Samuel 15:2-5.

Cuando alguien está en la etapa de político quiere involucrar a otros en su línea de pensamientos desleales.

La gente desleal tiene una manera insidiosa de discutir las deficiencias de sus líderes. De hecho no discute nada del mensaje, ni de la buena conducta de los lideres, ni de las buenas obras, o logros, solamente las deficiencias.

Ninguna relación puede fundamentarse sobre la mentira, mucho menos la relación con Dios porque Él nos conoce, pero quiere que voluntariamente le abramos nuestro corazón, sin reservas.

No tengas miedo, atrévete, haz el compromiso, porque Él te respaldará al ver que realmente lo amas a pesar de todo. Entrégale tu vida para que inicie esa íntima relación. Dale gracias porque Su fiel amor sobrepasa toda circunstancia, y lo encuentras a tu lado en medio de la alegría y también en medio de la angustia.

 

CONCLUSIÓN:

La lealtad es un asunto serio y real, la lealtad no toma vacaciones, ni vacila, sino que debe ser vivida y practicada, solamente así se podrá vencer los ataques del enemigo y se avanzará con la frente en alto. Sin lealtad nunca entenderá como vivir de verdad y ser útil.

La Iglesia del Señor necesita líderes y miembros fieles, que estén dispuestos a predicar y defender la verdad del Evangelio. Que estemos decididos a mantenernos firmes en nuestras convicciones espirituales. Hombres y mujeres que estén dispuestos a ser leales a Dios, a Su Palabra y a Su Obra. Que no importando el lugar, los peligros, las necesidades o los enemigos que se tengan que enfrentar, puedan sostener firme la bandera del verdadero y único Evangelio de Jesucristo.

 

 

 

 

 

 

 

 

¡NO DEJES EL PRIMER AMOR!

Sermon de la Hna. Sonya Garza

Alumna del Instituto ALBA

Texto básico: Apocalipsis 2:1-7

Propósito General: Consagración

Propósito específico: Que mis oyentes reconozcan la necesidad de volver al primero amor.

Tema general: Primer amor.

Tema específico: ¿Por qué has dejado tu primer amor?

Proposición: Todo creyente debe volver a su primer amor

P.C. Situaciones.

Oración de transición: Veamos cuales son algunas situaciones que pueden alejarnos del primero amor

Introducción

 Efeso: ciudad de lidia, en la costa accidental de Asia menor. Poseía el célebre templo de la diosa Diana, que representaba una diosa madre cuyo torso estaba cubierto de pechos.

La iglesia de Efeso tenía una lucha constante con las falsas doctrinas y falsos maestros, esta ciudad estaba entenebrecida por el culto a la diosa Diana. Pablo en una ocasión se encontró en una situación adversa a causa de la idolatría hacia esa diosa (hechos 19:23-41).

Sin embargo Pablo les enseña que deben permanecer y no dejarse envolver por todo aquello que pudiera hacerles equivocarse, de aquello que pudiese dañar su fe y la convicción de su salvación. Entonces Pablo les enseña de como resistir teniendo la armadura de Dios que sin duda da una pauta para enseñarles que la lucha que ellos estaban librando no era con el ser humano sino con las huestes espirituales que están en los aires, contra los gobernadores del siglo (efesios 6:12).

Así como en el tiempo de la iglesia de Efeso, en la actualidad nuestra iglesia vive ciertamente tiempos peligrosos y enfrentamos un tiempo de apostasía, en donde si bien conocemos aquello que es malo pero no queremos reprenderlo, sino que en ocasiones aquello que era malo hoy se ha convertido en bueno, aquello que no debíamos hacer hoy es permitido vivirlo, si vivir en una mediocridad espiritual, vivir un evangelio y una vida cristiana a medias, en donde lo que yo hago es bueno y nadie puede decirme que estoy mal, porque el corazón se ha llenado de envidia, enojo, codicia, vanagloria, amargura, orgullo, soberbia,, y si alguien me dice estoy mal no lo acepto y rechazo aquello que según a mi ver no era para mí.

Si hemos dejado filtrar las costumbres del mundo queremos no pagar el precio de un verdadero evangelio, queremos no batallar, no sufrir un evangelio autentico. El diablo ha convertido nuestra vida en una vida mediocre y en un evangelio por encima en el que solo busco lo mío, en donde el protagonista soy yo y no Jesús.

Ahora Juan escribe en Apocalipsis en la iglesia de Efeso y le dice aquello que han hecho bueno pero también aquello que dejaron de hacer.

 

Divisiones principales:

I.             ¿Cómo era la situación de Efeso?

 

a)    Hacía obras por amor de su nombre

b)    Perseveraba

c)    Reprendía a los malos

d)    Olvidó su primer amor

 

II.           ¿Qué sucede cuando dejamos el primer amor?

 

a)   Decadencia Espiritual.

Cuando hemos dejado de poner a Dios en nuestro centro, cuando creemos que todo va machando bien y que no necesitamos la guía de Dios, cuando creo ser suficiente y olvido la razón de mi existir, olvidamos alimentar el espíritu que nos fue dado, trabajamos para Dios y servimos en su obra pero nuestro corazón está lejos de él. Olvidamos buscar el rostro de Dios día a día, nos olvidamos que lo primero es mantener nuestra relación con Dios y claro la decadencia espiritual llega a nuestra vida, y venimos a la iglesia, solo por venir no aprovechamos el tiempo de estar en la casa de Dios, todo te parece mal, solo tú tienes la razón, pierdes la sensibilidad del Espíritu Santo y no dejamos que él hable al corazón, llenamos nuestro corazón de amargura y enojo, si damos lugar al diablo.

Cuando Efesios 4:30-31 nos dice que todas esas cosas contristan al Espíritu Santo todo lo que está en el corazón que daña y no edifica debe salir.
Jeremías 2:13 me has dejado a mi fuente de agua viva y has buscado para ti cisternas rotas.

b)   No trabajamos por amor

Cuando hemos desviado la mirada de lo que es verdadero, cuando hemos pedido el motivo por el cual fuimos creados, no trabajamos por amor buscamos un reconocimiento propio, buscamos ser elogiados y llevarnos el crédito, trabajamos porque lo tengo que hacer y debo cumplir debo hacerlo porque es mi responsabilidad.

Cuando Colosenses 3:23-24 nos dice que debemos todo hacerlo como para el Señor, si todo lo que hacemos es para gloria de su nombre y no para agradar al hombre y no para obtener un elogio.

c)   No llamo pecado a lo malo

Sin duda alguna cuando hemos dejado nuestro primer amor, ya no llamamos pecado a lo que es malo, no existe esa convicción y comenzamos a olvidar guardar nuestra vida en santidad, olvidamos guardar nuestra vida de no cometer pecado, nos olvidamos que el enemigo busca hacernos caer para después burlarse, para después acusarnos y avergonzarnos.

Cuando en 1ª Pedro 5:8-9 nos dice que debemos velar para poder resistir al diablo en los tiempos difíciles, si en Efesios 5:15-16 aprovechando bien el tiempo porque los días son malos.

 

III.          ¿Por qué dejamos de lado a Dios?

 

a)   Soy tibio

Cuando el corazón del creyente se encuentra en confusión y cuando ha dejado que todo aquello no agradable a Dios entre y trabaje, viene una frialdad espiritual la cual hace que haya una decadencia en la cual no discierne que se está alejando de Dios, que todo lo que hace lo tiene  separado de él, vive creyendo que está bien y que todo va de maravilla, sin embargo su vida es reflejo que ya no hay esa comunión con Dios.

b)   Los problemas que acontecen en tu vida

En muchas ocasiones los problemas y las diferentes circunstancias que nos rodean como creyentes hacen que nuestro corazón se aleje de Dios, pues en alguna de ellas queremos culpar a Dios de lo que pasa sin detenernos a buscarle para encontrar esa ayuda que se necesita.

En medio de cualquier adversidad o problema el creyente debe buscar y aferrarse más a la palabra que es la que podrá dar esa respuesta que necesita.

c)   Por falta de comunicación con Dios

Nos alejamos de Dios porque hemos dejado de sentir esa pasión por estar en su presencia, ese anhelo por buscarlo en intimidad, en oración en comunión. Dejamos de lado tener esa relación directa con él y nos vamos llenando de todo menos de su presencia, y cuando menos lo pensamos y creemos ya nos encontramos tan lejos de Dios que no nos damos cuenta que el ya no es quien guía nuestra vida y acciones sino nuestro propio pensar.

 

Conclusión

 

Podemos ver que hay muchas situaciones, acontecimientos que pueden alejarnos de nuestro primer amor, y lo que a veces sucede es que es algo paulatino no nos percatamos que poco a poco va sucediendo, pero después de ver como Efeso permitió que eso sucediera nos enseña que nosotros debemos buscar volver aquello que hemos dejado de hacer.

El creyente puede volver a ese primer amor, buscando de su presencia, orando, leyendo su palabra, y pedir la guía al Espíritu Santo para que todas sus acciones sean guiadas por él.

 

¡VIVIR EN SANTIDAD!

Hna. Sonya Garza

Alumna del Instituto Biblico ALBA

Texto básico: Daniel 1:8

Propósito General: Consagración

Propósito específico: que mis oyentes comprendan la importancia de vivir en santidad.

Tema general: Santidad.

Tema específico: Guarda tu corazón.

Proposición: Todo creyente puede vivir en santidad.

P.C. Características.

Oración de transición: Las características de como el creyente debe vivir en santidad según la vida de Daniel.

Introducción:

·         Frase introductoria: Vive en santidad

·         Parte esbozada:

1.    Santidad: separado, puesto aparte, consagrado.

2.    Viviendo en otra región: el libro de Daniel relata el cautiverio de él y sus cuatro amigos que data en el siglo VI a. C., los cuales fueron llevados a Babilonia, una nación que era pecadora y además idolatra, adoraban a otros dioses era grande la atadura espiritual de esta nación, y ellos negaron ser arrastrados por las corrientes paganas y permanecían fieles lo cual les trajo consigo vivir un drama.

·         Explicación:

Vivir en santidad en ocasiones pareciera ser difícil para cada uno de los que somos creyentes, tenemos en mente que significa la perfección, sin embargo, sabemos que no existe el ser humano que sea perfecto, sino que cada día los creyentes debemos buscar esforzarnos por vivir consagrados a Dios, separados para Dios.

Daniel a pesar de que estuvo en lugar el cual no era su casa, donde no creían en el Dios que él conocía, a pesar de que buscaban matarle por servirle a Dios, él siempre se propuso no fallarle a Dios.

Por ello debemos tomar en cuenta que si se puede vivir separado para Dios aun y cuando a nuestro alrededor las cosas no sean favorables se puede vivir en santidad.

Jóvenes que eran rectos, de linaje real de Israel marcaron una diferencia en medio de la adversidad y de lo que parecería un caos, pudieron permanecer y Dios le sostuvo.

Divisiones principales:

I.             Guardando su cuerpo (Daniel 1:8)

a.   No se contaminó con la comida y el vino del rey:

No importaba la orden que se les había dado de que comieran lo que el rey estaba ordenando Daniel busco la forma de guardarse y no comer esa comida que le estaba imponiendo, sino que pidió se les permitiera comer algo diferente para estar dedicado a Dios.

b.   Aplicación en nuestro tiempo: 2ª Corintios 7:1. Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu.

Aun y cuando podemos no tener talvez una comida que rechazar, si debemos cuidar nuestro cuerpo, ojos, manos y lugares en los que podemos encontrarnos, cada día debemos buscar estar separados de las cosas que nos harán fallarle a Dios, el tiempo en el que vivimos pareciera ser difícil guardar nuestra vida en santidad para Dios, es como si todos nos atrajera, pero en nuestro corazón debe haber una convicción verdadera del sacrificio que Dios hizo por cada uno de nosotros.

c.   Propuso en su corazón no contaminarse.

En medio de un tiempo difícil en el cual pudo haberse rendido, Daniel estaba firme y permanecía en el Dios que había creído.

 

II.           Guardando un testimonio (Daniel 6:4)

a.   Era fiel

Cuando nos encontramos fuera de nuestro hogar, en algún lugar en donde probablemente casi nadie por no decir que nadie nos conoce podríamos pensar y decir aquí nadie me dirá que estoy mal, sin embargo, Daniel aun estando en otra región era fiel en su forma de actuar, y los demás le veían y sabían que él era fiel en lo que hacía.

No solo alrededor de los que conocían quien era él, sino que en medio de una nación pecadora pudo dar testimonio que era un hombre diferente.

b.   No tenía vicio

A pesar de estar rodeado de un pueblo pagano que tenía otras costumbres, Daniel no tuvo algún vicio que la personas vieran en él, trataban de encontrarle algo para acusarlo, pero él guardaba su testimonio, era tan fácil decir me haré como ellos así tal vez podría guardar su vida fácilmente para que no le matasen o le encarcelaran. Su vida no se enrolo en la vida que se le presentaba en la ciudad de Babilonia.

c.   No tenía faltas

Guardar un testimonio podría decir que es difícil pero aun Daniel tenía una situación más compleja, pero no tenía cosa alguna que pudieran señalarle los que le veían, estaba dentro del palacio formando del grupo de sabios y aun en ese lugar mantuvo su postura de guardar su vida. Pudo trabajar en el palacio por la vida que llevaba de fidelidad que aun los que lo llevaron cautivos vieron que él era un hombre de confiar.

 

Aplicación: 1ª de Pedro 1:13-16. Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado; como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.

d.   Propuso en su corazón no contaminarse

Guardar su vida, en ocasiones le pudo traer problemas, pero Dios siempre le sostuvo.

 

 

 

 

 

III.          Cuidaba su relación con Dios (Daniel 6:10)

a.   Constante en la oración

La oración es una parte de vitalidad para todo creyente, a través de ella podremos mantener una comunicación con Dios y entonces poder ser fortalecidos, obtener la gracia y sabiduría, Daniel entendía que si no oraba las cosas podían parecer aún más complicada, no se lamentaba de la situación que vivía, o se excusaba en ello para poder decir tengo motivos para no hacerlo, puedo ver un Daniel que tal vez decía aún hay más motivos para no alejarme de Dios y estar conectado a él.

b.   Agradecido ante Dios

Cuando se acercaba a Dios no era para reclamar, quejarse o reprochar, sino agradecer, se acercaba a Dios en acción de gracias, y no importaba lo que pudiera pasarle, aun y con el edicto que se había hecho en aquel momento Daniel se detuvo en arrodillarse y dar gracias a Dios, se mantuvo fiel a Dios y seguía buscando cada día, sabiendo que Dios no le dejaría jamás.

c.   Propuso en su corazón no contaminarse.

Daniel podía entender que en medio de cualquier situación el debería de permanecer fiel ante Dios.

Conclusión: De acuerdo a la vida de Daniel podemos entonces ver que guardar nuestra vida recta delante de Dios es posible, no existe excusa alguna para no hacerlo, este joven se enfrentó ante grandes retos en los cuales pudo haber desistido y decir no seguiré más guardando mi vida para Dios, estoy lejos aquí no habrá problema si hago tal o cual acción, pero él conocía al Dios que servía y entonces propuso en su corazón no contaminarse, guardar su cuerpo, su testimonio y su relación con Dios.
Es importante tener un compromiso con el Señor, no fallarle y si lo hacemos conocemos que él es fiel y justo para perdonarnos 1ª Juan 1:9, confesemos nuestro pecado y él nos perdonara.
Así como Daniel nosotros también podemos guardar y consagrar nuestra vida para Dios. Dile al Señor como decía el Salmista David en Salmos 139:23,24. Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno.

La ciudad de Efeso y sus características.

Hna. Yaroslava Rivera Garza

Alumna Instituto Biblico ALBA

 

2.     Base bíblica: Apocalipsis 2:1-7.

 

3.     Asunto o tema general: Efeso.

 

4.     Palabra clave: Características.

 

5.     Tema específico del Sermón: Las características de Efeso.

 

6.     Introducción:

 

En los capítulos dos y tres de Apocalipsis se mencionan siete iglesias ubicadas en Asia Menor. La descripción que se hace de ellas contiene su organización eclesiástica, su liturgia, trasfondo espiritual y su relación con Dios.

 

Las iglesias que se mencionan en estos dos capítulos representan distintas épocas de la iglesia en la tierra, desde el tiempo apostólico hasta el traslado de la iglesia al cielo. Había en aquel tiempo otras iglesias ya establecidas en la provincia, pero estas siete, Jesús vio las condiciones y etapas por las que pasaría la iglesia y por esta declaración descriptiva nos da a conocer la historia espiritual y religiosa de la cristiandad.

 

Los capítulos dos y tres contienen una importante profundidad en profecía y literatura.

 

Hoy vamos a hablar del mensaje a la iglesia de Efeso y del mensaje a la iglesia de hoy.

 

Para entender este mensaje del libro de Apocalipsis Capitulo 2:1-7 de lo que Dios le dio a Juan para que escriba y le comunique al ángel de la iglesia de Efeso tenemos que ver el trasfondo histórico.

El nombre de “Efeso” significa deseada o primer amor.

Efeso fue la ciudad más importante en Asia Menor. Estaba situada en la costa oriental del mar Egeo.

Los barcos más grandes del mundo llegaban a Efeso. También, los caminos más transitados terminaban en esta ciudad.

La calle principal de Efeso estaba hecha de mármol. La calle terminaba en la orilla del mar. Había tiendas de negocios a lo largo de la calle principal.

El carácter de sus habitantes de Efeso eran fervorosos porque ellos tenían una cultura muy rica, había un centro cultural.


Todas las personas que se establecían en Efeso el propósito que tenían era crecer en conocimiento porque ahí estaban las mejores universidades para prepararse. Era una ciudad muy rica, muy orgullosa. Tenían una arquitectura hermosa y su cultura era Mundial, era un lugar muy especial.

Era una ciudad que tenía un deseo ardiente por la idolatría. La Biblia dice en Hechos 19:1-5. Cuando llega Pablo a esta ciudad de Efeso se encontró con unos discípulos de Juan y los bautizó en el nombre de Jesús.

Más adelante la biblia dice en Hechos 19:27 que en Efeso había un templo pagano el templo de la diosa griega Artemisa. Fue cuatro veces más grande que el Partenón en Atenas. En el imperio Romano se le llamo el Templo de la diosa Diana.

El Templo de la diosa Diana era maravilloso, muy lujoso, era una de las siete maravillas del mundo antiguo.

Si hablamos de las siete maravillas del mundo antiguo una de esas siete maravillas eran Los Mártires Colgantes de Babilonia, el faro de Alejandría que eran una biblioteca muy grande, la estatua de Zeus en el Monte Olimpo, etc.

Pero el Templo de la diosa Diana era la cuna de la religiosidad, la gente la adoraba como la diosa de la luna, y también la vinculaban en los alumbramientos de bebés.

La gente viajaba a Efeso desde todas partes del Imperio Romano. Ahí se hincaban ante el ídolo de Artemisa. En Efeso inducían al pueblo al pecado. En toda la tierra, no había ningún otro templo tan grande como este.

El Aposto Pablo hablaba con denuedo la palabra, persuadiendo acerca del reino de Dios. Hechos 19:8.

…hacia Dios milagros extraordinarios por mano de Pablo,… Hechos 19:11.

Y esto fue notorio a todos lo que habitaban en Efeso, así judíos como griegos, y tuvieron temor todos ellos, y era magnificado el nombre del Señor Jesús. Hechos 19:17-18.

Asimismo muchos de los que habían practicado la magia trajeron los libros y los quemaron delante de todos; y hecha la cuenta de su precio, hallaron que era cincuenta mil piezas de plata.

Así crecía y prevalecía poderosamente la palabra del Señor. Hechos 19:20-21.

La ciudad de Efeso ya no estaba teniendo las mismas ganancias un platero llamado Demetrio le dijo a los artificies veis y oís que este Pablo, no solamente en Efeso, sino en casi toda Asia, ha apartado a muchas gentes con persuasión, diciendo que no son dioses los que se hacen con las manos. Hechos 19: 24-26.

Y no solamente hay peligro de que este nuestro negocio venga a desacreditarse, sino también que el templo de la gran diosa Diana sea estimado en nada, y comience a ser destruida la majestad y comience a ser destruida la majestad de aquella a quien venera toda Asia, y el mundo entero. Hechos 19:27.

Cuando oyeron estas cosas se llenaron de ira, y gritaron, diciendo: ¡Grande es Diana de los efesios! Hechos 19:28.

Ahí en Efeso nació una Iglesia con mucho amor. El Apóstol Pablo estuvo en Efeso tres años.

 

Pero como había dicho antes Efeso fue una ciudad muy grande, poderosa, orgullosa por todo lo que tenían, pero hoy en día NO hay nada de lo que era antes, TODO quedo en ruinas.

Que testifica esto que la iglesia de Efeso no fue obediente a la advertencia que Dios le hizo, NO se arrepintió.

La Biblia dice Ap. 2:5: Recuerda, por tanto, de donde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.

El mensaje a Efeso que el Apóstol Juan escribe en el libro de Apocalipsis Capitulo 2:1-7 dice: Escribe al ángel de la iglesia en Efeso V.I.

 

¿Quién es el ángel de la iglesia?

El ángel es el ministro, el pastor, el anciano, etc. (esos pasotes para el Señor son ángeles del cielo). La palabra ángel significa mensajero o enunciado.

Cristo escogió a hombres y los envió a estos ángeles con un mensaje del Señor. ¿Quién es el que te dicta esta carta?

El que tiene las siete estrellas en su diestra (es Jesucristo el que tiene las siete estrellas).

 

I. Virtudes (elogios).

A)   Yo conozco tus obras. Ap. 2:2

Dios tiene en mente las buenas obras, él no tiene en mente las malas obras, dios no es como el hombre que se acuerda de todo lo malo que hacen las personas, pero no se acuerdan de las cosas buenas que han hecho loas personas.

Dios dice: “el amor cubre multitud de pecados”.

B) Yo conozco tu arduo trabajo. Ap. 2:2.

La iglesias de Efeso trabajaba mucho hasta agotarse, todo lo que hacia de hecho o palabra lo hacía para la Honra y Gloria del Señor.

La iglesia de Efeso trabajaba para ganar nuevas almas para la Gloria de Dios, trabajaba en la obra misionera, para sostener la obra, para sostener al Apóstol Pablo tenían un trabajo de conservación ayudaban a los nuevos cristianos para crecer espiritualmente, eran servidores (maestros que profundizaban en la palabra de Dios, tenían sabiduría) tenían sana voluntad para servir al Señor por ejemplo: Priscila y Aquila doctrinaron ha Apolos, no lo dejaron hasta que le fue revelada la palabra del Señor.

Efeso era una iglesia caritativa hacia obra social para apoyar en las situación familiar, iban a donde estaba el enfermo, ayudaban al débil, visitaban al oprimido todo lo hacían para la Gloria y Honra del Señor Jesucristo.

En la iglesia de Efeso NO habían sángranos (son unos animalitos que se van comiendo las raíces, el corazón de las plantes).

No había personas ociosas. Había hijos de Dios que buscaban el bienestar de la iglesia del Señor.

C)   Yo conozco tu paciencia; (otra virtud extraordinaria de la iglesia de Efeso).

 

La paciencia ayuda a sobrellevar las persecuciones, la deshonra, la injusticia. La prueba, las debilidades de otros.

Efeso era una iglesia que tenia paciencia, la paciencia del Señor.

D)   Y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no los que son, y los has hallado mentirosos.

A estas personas los de la iglesia de Efeso los expulsaban del cuerpo de Cristo.

No tenían paciencia para con el pecado.

La iglesia de Efeso no desmayaba, no era conforme trabajaba arduamente.

Pero tienes esto que aborreces las obras de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco. Ap. 2:6.

Todo sentimiento es de Dios, odio a lo malo (es una virtud), el amor es una virtud (amor al Señor Jesucristo).

Los nicolaítas se creían la Coca-Cola, eran sabios, solo ellos sabían la palabra, solo ellos la sabían explicar, ellos se la sabían de todas a todas, enseñaban la fornicación, decían que eran sabios por gracia, la iglesia de Efeso les hacían ver la maldad que había en su corazón.

Dios me dijo a la iglesia: “el servicio es bueno" (ayunar, orar, cantar alabanzas, los devocionales, las vigilias, la obra misionera, la evangelización, la enseñanza, etc.).

 

 

II. Represiones: pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. Ap. 2:4.

a)     Debemos amarlo más a él que sobre todas las cosas. La caída de la Iglesia.

Un día le dijo el Señor a Pedro: “¿Pedro me amas?”

La iglesia había caído era porque había dejado de amar al Señor Jesús.

Matrimonios, esposo o esposa.

¡Qué difícil sería si nos dicen: “ante la ley estamos casados, te voy a atender (a darte de comer, lavar ropa, planchar tu ropa, etc.) Voy a ver a nuestros hijos, voy a tener intimidad contigo, pero NO te amo, ¡yo amo a otro”!

B)          ¿De qué sirve? Lo que importa es que te amen con todo el corazón.

¿Qué sentiría el Señor, si nosotros le decimos: “yo voy a ir a la iglesia todos los días de cultos, voy a compartir enseñanza a los niños, voy a hacer visitas a los enfermos, voy a compartir alimentos a los menesterosos, pero NO te amo como al principio?

El Señor le contestaría: “primero tienes que amarme sobre todas las cosas, está lejos de Dios tu corazón, deja de estar haciendo, lo más importante es la comunión conmigo, acuérdate de Martha y María, las hermanas de Lázaro. ¿Por qué se molestaba Martha?, ¿Quién escogió la mejor parte?

¿Martha o María?, por amor a mí vas a hacer lo que debes de hacer sin que nadie te lo mande o te lo pida, lo vas a hacer por amor a mí, acuérdate que dice en: Mt. 10: 37-38. El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí.

En 1era Corintios 16:22. El que no amaré a el Señor Jesucristo, sea anatema.

 

EL SEÑOR VIENE.

Iglesia hay que amar al Señor con todo el corazón, con toda nuestra vida.

C)          El dejar el primer amor es pecado.

Cada día debo vivir el amor que el señor me mostro, yo quiero amarte más, yo quiero servirle más, yo quiero conocerle más, nunca dejar de amarlo.

En 1era Corintios 8:1. En cuanto a lo sacrificado a los ídolos, sabemos que todos tenemos conocimiento. El conocimiento envanece, pero el amor edifica.

El mundo dice: “necesitas conocimiento para edificarte, quieres ser más eficaz necesitas conocimiento… el conocimiento envanece, pero el conocimiento edifica". 1era Co. 8:1.

 

III.  Soluciones:

A)   Recuerda, por tanto, de donde has caído (mira a donde has caído Dios no nos deja tirarados). Yo le sirvió al Señor, yo leo la Biblia, yo oro por los enfermos, yo soy maestra de niños…

B)   Arrepiéntete. Ap. 2:5. Dios nos dice: “ya no oras, ya no ayunas, ya no lees la Biblia, ya no haces devocional en la casa”.

C)   Y has las primeras obras. Ap. 2:5. Dios nos dice: “más oración, más intimidad conmigo, más conocimiento de la palabra del Señor, un corazón contricto y humillado, una llenura del Espíritu Santo, más consagración, sed santos porque yo soy Santo, esto se consigue con una intimidad con el Señor”.

 

 

Conclusión.

A)   Recapitulación

a.  Virtudes (elogios).

A)   Yo conozco tus obras.

B)   Yo conozco tu arduo trabajo.

C)   Yo conozco tu paciencia.

II. Reprensiones.

A)   Has dejado tu primer amor.

B)   ¿De qué sirve?

C)   El dejar el primer amor es pecado b. Soluciones.

A)  Recuerda de donde has caído.

B)  Arrepiéntete.

C)  Has las primeras obras.

B)   Aplicación.

Hoy en nuestros días hay creyentes que hemos dejado el primer amor con el cual anduvimos al principio de nuestras conversiones, debemos poner un alto, frenar, arrepentirnos y pedirle perdón a Dios y volver a nuestro primer amor.

 

La Biblia dice en Ap. 2:7. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.

C) Invitación al altar.

Iglesia venid luego, dice Jehová, y estemos a cuentas: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca llana. Si quisiereis y oyereis, comeréis el bien de la tierra. Is.1:18-19.

LA IGLESIA DE LAODICEA
Sermón del Hno. Francisco Javier Alvarez
Alumno del Instituto Bíblico ALBA



I. FONDO HISTÓRICO:

1.      Estaba a unos 65 Kilómetros al sur este de Filadelfia y también a unos 65 Kilómetros al este de Efesio.

2.      Fue fundada por Antioco II. (261-246 A. D. Cristo) quien le puso el nombre de su esposa Laodicea, que significa “JUSTICIA O JUICIO DEL PUEBLO”.

3.      Fue un gran centro comercial y administrativo, sacudida por constantes terremotos durante los años.60-61. De nuestra era, no acepto ninguna ayuda monetaria orgullosa de sus riquezas, aunque se le concedió exoneración de impuesto, a fin de ayudar a sus habitantes a reconstruir la ciudad.

4.      Tres notas destacaban el Laodicea.

1.      Las fructuosas operaciones bancarias y las numerosas transacciones comerciales de donde procedía su orgullo.

2.      Las florecientes industrias de tejidos especialmente en fina lana negra y sus famosas alfombras.

3.      Era sede de una prestigiosa, escuela de medicina, sobre todo de oculista.

5.      La iglesia fue establecida probablemente por Epafras de Coloca. Col.4:12-13, 15-16. En la ciudad había teatros, estadios y gimnasios.

II. LA DESCRIPCIÓN DE CRISTO Y OBRA DE LA IGLESIA DE LAODICEA. APOCALIPSIS 3:14-16.

1.      “ESCRIBE AL ÁNGEL” Se refiere a los ancianos o evangelista de la iglesia local.

2.      “LA DESCRIPCIÓN DE CRISTO. V.14. COMO:

1.      “AMEN” Así sea, Cristo es la confirmación, la seguridad ósea la garantía podemos confiar en lo que él dice. Se deriva del verbo “AMAN” sustentar como soporte que da firmeza y seguridad.

1.      II Cor. 1:19-20 Que Cristo es él si y el amén de Dios, porque en el se hacen definitivamente firmes las promesas divinas.

2.      Cristo es, pues el garante de la verdad divina en su lealtad de único mediador entre Dios y los hombres. I Tim. 2:5, Por lo que resulta el soporte firme, inconmovible, en una ciudad sacudida tantas veces por los terremotos, y cuya iglesia se halla lejos de la firmeza que el Señor tiene derecho a esperar de ella.

2.      “EL TESTIGO FIEL, Y VERDADERO” En contraste con ellos, declaraba la verdad, Cristo dice las cosas tal como son, en otras palabras infinitamente sincero.

3.      “EL PRINCIPIO DE LA CREACIÓN DE DIOS” No significa que Cristo fue la primer persona creada, como creen los Testigos de Jehová. Sí no.

1.      La palabra principio en el original no es “PROTOS”. Primero, Si no “ARCHE” Principio o soberano como en Apocalipsis 1:5, y es la misma palabra Griega.

2.      ¿En que sentido es Cristo el principio? Dos pueden ser las soluciones:

1.      Como Juan.1:3, Col.1:16, puede significar que Cristo es aquel por medio de quien Dios creo todas las cosas.

2.      También podrían significar como Col. 1:15, Apoc. 1:5, que Cristo es el jefe o soberano de toda la creación.

3.      Cristo es el principio de la creación en el sentido de estar sobre la Creación, él tiene toda “AUTORIDAD”, por que el principio todo. Heb. 1:2-4.

3.      LA CENSURA. V.15. “YO CONOZCO TUS OBRAS”

Otra vez vemos la “OMNICIENCIA” de Cristo, él lo sabe todo, todas nuestras obras están desnudas a él.

1.      “QUE NI ERES FRIO, NI CALIENTE, OJALAS FUERAS FRÍO O CALIENTE” Dios desea que hagamos una decisión por él, la indecisión en cuanto a nuestra devoción y sumisión a él, es “REPUGNANTE” a Cristo.

1.      El frío representa el estado del inconverso.

2.      El caliente, el estado de fervor en la conversión, sus obras no representaron a ninguno de los dos estados.

3.      El Señor prefiere o la una cosa, o la otra, por que los calientes no necesitan conversión, y los tibios pueden convertirse, pero los tibios representan un caso imposible, es como tener unos pies en el mundo y otro con Cristo.

4.      El tibio es sin propósito. Ec. 9:10, Mat. 7:13-14, 13:45-46.

4.      El estado de esta iglesia es comparado por el Señor a algo muy expresivo para los habitantes de Laodicea de Colosos y de Hierapolís.

1.      Por unas cañerías de las que aun se conservan resto, venían a Laodicea las aguas termales que poco a poco se iban entibiando a su paso bajo el terreno hasta llegar a las termas del el baño de la ciudad, cruzándose a veces con el agua fresca potable que procedía de los manantiales próximos a la ciudad.

2.      Nada mas mareaste que el agua termal fuertemente mineral, tibia.

1.      El agua termal, entibiada por el terreno o por la mezcla con el agua potable, resultaba demasiado fría para el baño.

2.      Demasiado tibia, nauseabunda para beberla.

3.      Lo mismo pasaba con la iglesia de Laodicea, no se mencionan herejes, contiendas, ni inmoralidades, pero lo peor. Orgullo, materialismo, auto-suficiente.

5.      “TE VOMITARE, TÉ ESCUPIRÉ DE MI BOCA” V.16. Por ser tibio, el Señor los iba a vomitar, escupir, significa rechazar con tremenda repugnancia.

1.      Debemos de tener cuidado ser de dos cara, estar divididos en dos.

1.      En el local somos Santos, pero fuera de él, mundanos, tales creyentes no pueden ser agradables a Dios, Santiago habla del hombre de doble ánimo, Sant. 1:6-8, 2:1-4, 3:9-10.

6.      “POR QUE DICES SOY RICO, ME HE ENRIQUECIDO Y DE NADA TENGO NECESIDAD” V.17. Ellos confiaban en sus propios recursos, no sentían la necesidad de la ayuda divina.

1.      Pensaban ser Autosuficientes, estos nos hace pensar del peligro de las riquezas, hacen que no reconozcamos nuestra necesidad de Dios.

1.      Como el proverbista. Prov. 30:7-9.

2.      Las riquezas destruyen la influencia de la palabra de Dios en nuestra vida. Mat. 13:22.

3.      Nuestra confianza en las riquezas pueden destruir el deseo de servir a Dios. Mat. 19:16-22

4.      Las riquezas pueden llevar al cristiano a toda clase de maldad. I Tim. 6:9-10.

2.      “Y NO SABES QUE ERES UN MISERABLE, DIGNO DE LASTIMA” Como en I Cor. 15:19.

1.      “POBRES” Espiritualmente, no como la iglesia de Esmirna. Apoc. 2:9, que era rica en lo espiritual.

2.      “CIEGO” Un estado espiritual lamentable, Mat. 15:14, Lucas 6:39.

3.      “DESNUDO” Aunque era ciudad famosa por su industria de lana negra, por lo que podían cubrirse con costosas y bonitas vestiduras, el Señor les hace ver que están desnudos espiritualmente, dejando al descubierto su vergüenza. Apoc. 16:15.

7.      Al llegar aquí debemos preguntarnos a nosotros mismos.

1.      ¿Cuales son mis riquezas?

2.      ¿Dónde está mi tesoro?

3.      ¿Me creo autosuficiente?

III. EL CONSEJO DEL SEÑOR. APOCALIPSIS 3:18-20.

1.      “TE ACONSEJO QUE DE MÍ COMPRES” V.18. Es el buen consejo de un Padre amoroso y tierno, la palabra comprar significa seguir, ellos debían de comprar.

1.      “ORO REFINADO POR FUEGO, PARA QUE SE HICIERAN RICOS” Osea lo verdadero. Lucas 16:11, que es la herencia incorruptible, incontaminada, inmarcesible. I Ped. 1:4. O los tesoros en el cielo. Mat. 6:20, el oro de la pureza santa, refinado con fuego de la prueba. 1 Ped. 1:7.

2.      “VESTIDURAS BLANCAS PARA QUE TE VISTAS Y NO SE MANIFIESTE LA VERGÜENZA DE TU DESNUDES”. Debido a sus vidas mundanas tenían necesidad de ropa blanca ósea las acciones justas de los santos. Apoc. 19:8, para cubrir sus vidas de pecado.

3.      “COLIRIO PARA UNGUIR TUS OJOS PARA QUE PUEDAS VER” Vista espiritual, II Cor. 4:3-6, Ef. 4:17-19, Col. 2:2-3. La buena vista espiritual viene a consecuencia de prestar atención a la palabra de Dios porque es por ella que uno puede verse como Dios lo ve. Sant. 1:23-24.

2.      “YO REPRENDO Y DISCIPLINO A TODOS LOS QUE AMO” V.19. El amor reprende y castiga, para el bien del amado. Prov. 13:22, Heb. 12:5-11.

1.      “SÉ PUES CELOSO” Hirviendo, animado esto esta en contraste con ser tibio en ves de ser tibios, deben de hervir en sus entusiasmos.

1.      Como Cristo. Juan 2:17.

2.      Como los corintios. II Cor. 7:11, 9:2.

3.      Debemos de ser celosos de buenas obras. Tito.2:14.

2.      “ARREPIÉNTETE” Estos cristianos estaban en peligro espiritual, ya no eran agradables a Dios, él les iba a rechazar completamente (vomitar de mi boca) tenían que cambiar de actitud. A no ser tibios, sino caliente, a no ser arrogantes, ni creerse autosuficiente, no necesitar ayuda, tenían que cambiar su manera de pensar.

3.      EL VERSÍCULO. 20 Nos invita a la comunión con Cristo, ellos habían perdido la comunión con Cristo, necesitaban volver a esa comunión.

1.      Este texto nos enseña que se puede perder la comunión con Cristo. II Juan 9.

2.      La puerta es el corazón, Cristo va entrar en él, si nosotros lo dejamos entrar, Cristo no entra a la fuerza.

3.      La tibieza espiritual del corazón rompe la comunión con Cristo.

4.      Que tierno es Cristo, en vez de estar nosotros preocupado por la comunión con él, él esta preocupado a que busquemos la comunión con él.

4.      “AL VENCEDOR” V.21 AL victorioso, al caliente.

1.      “LE CONCEDERE SENTARSE CONMIGO EN MI TRONO” Dios entroniza al vencedor.

1.      Esto es lo que deseaban los hijos de zebedeo, aunque pensaban en un trono material, ellos deseaban ese privilegio. Mat. 20:20-23.

2.      Este privilegio lo tendrán los vencedores.

2.      “COMO YO VENCÍ Y ME SENTÉ CON MI PADRE EN SU TRONO” Así como él venció, y esta sentado en el trono de su Padre. Juan.16:33, Tome asiento. Heb. 1:3 donde esta Cristo ahora. Col. 3:1.

1.      Nosotros podemos vencer. I Juan 5:4.

5.      “EL QUE TIENE OÍDO, OIGA LO QUE EL ESPÍRITU DICE A LAS IGLESIAS”. V. 22. Es una exhortación individual y para toda iglesia en toda época.

CONCLUSIÓN:

1.      Cada uno de estos siete mensajes comienza y termina de manera semejante, cada uno de ellos es el mensaje de Cristo y del Espíritu Santo al Ángel (anciano o evangelista de la iglesia) cada uno de ellos tiene un mensaje especial apropiado a la condición de cada iglesia.

2.      En cada caso, la persona que vence tiene una promesa de bendición.

3.      Seamos fieles, Examinémonos en cual de estas siete iglesias nos entramos, imitemos las buenas cualidades de cada una de las iglesias y desechemos las malas.

4.      Somos como la iglesia de:

-      Éfeso. Que dejo su primer amor.

-      Esmirna. Que Dios no encontró falla alguna.

-      Pérgamo. Que tenía la doctrina de Balan , que ponía tropiezo a los siervos de Dios, y la de los Nicolaítas.

-      Tiatira. Que toleraba a Jezabel que seducía a los siervos de Dios a la idolatría y inmoralidad.

-      Sardís. Que tenía nombre de estar vivo y estaba muerta espiritualmente.

-      Filadelfia. Que Dios no encontró ninguna falla en ella.

-      Laodicea. Que era tibia, tenía unos pies en el mundo, y el otro con Cristo.

5.      ¿En cuál de ellas estamos?, Esperando en Dios que estemos como la segunda y la seis. Que Dios no halló fallas en ellas. Que Dios nos ayude a salir triunfante.

DIOS PROTEGE EN MEDIO DE LA PRUEBA A LOS QUE EN EL CONFÍAN

Sermón del Hno. Francisco Javier Alvarez Sanchez

Alumno del Instituto Bíblico ALBA


Daniel 3:12-30

 

Introducción:

Daniel y sus compañeros fueron un ejemplo de dedicación y entrega. Ellos determinaron servir a Dios, sin importarles las consecuencias, nunca cedieron a la tentación y presión de una sociedad mundana, porque tenían un propósito en la vida.

Daniel sirvió setenta años en una tierra extraña que era hostil a Dios, y a la vez mm o comprometió su fe. Él fue sincero y persistente en la oración sin interés de su propia gloria

 

I. LAS PRUEBAS SON UNA OPORTUNIDAD PARA CRECER (Daniel 2:48-49; 3:1-6).

a) Ellos estaban bien, cómodos, bendecidos, en lugares de privilegio… pero un día se le ocurrió al rey Nabucodonosor hacer una estatua de oro, y establecer el culto a ella, todos al escuchar la música debían postrarse y adorar ésta imagen.  Enseñan algunos que pudo haber sido una réplica del propio Nabucodonosor o de Bel, que era su ídolo o dios-demonio principal.

 

b) Los jóvenes estaban en Babilonia, muy lejos de Israel, podían pensar: “nadie se va a enterar”. Eran jóvenes, y podían pensar: “a veces esas cosas las hacen los jóvenes. Eran pocos, y podían pensar: “no va ser tan mal testimonio” después de todo no se iban a embriagar. El líder, Daniel no estaba (Posiblemente estaba fuera en sus labores de administración). Pudieron pensar: “sí no lo hacemos, vamos a perder los privilegios” o pudieron tomarlo en broma y decir “no seamos tan religiosos”.

 

c) Debemos ver las pruebas como una oportunidad para crecer en fidelidad al Señor, en fe, en perseverancia. Una prueba bien asimilada, es una circunstancia que nos empuja al siguiente nivel que Dios nos tiene preparado. Respecto a la prueba te invito a leer: "Dios Está Por Encima De Las Circunstancias".

 

II. LA FE Y LA VIDA DE ADORACIÓN SERÁN PROBADAS (Daniel 3:14-23).

1.      Nabucodonosor: “que Nebo o Nabu proteja o defienda las fronteras”. Nebo o Nabu, era uno de los dioses del panteón babilónico, dios de la ciencia, del aprendizaje y las artes.

2.      Los nombres hebreos de los tres jóvenes indican la confianza en Su Dios, pues sus nombres traducían: “Jehová ha favorecido”, “el Señor ha ayudado” y “el que es lo que Dios es”, y esa fe asumida por ellos, esa firmeza y convicción en Dios sería probada.

Vemos entonces que el horno aumentó su calor siete veces más: nos enseña que la prueba tiene momentos extremos, como el desierto: de día altísimas temperaturas y en la noche puede estar bajo cero.

Podemos destacar varias actitudes fundamentales que debemos tener en tiempos de prueba: principios claros y firmes, confianza en Dios, perseverancia, fidelidad (vrs. 17-18), valentía (vrs. 19-20). Ellos debían elegir entre sus principios cristianos y lo que Babilonia les ofrecía, eran cristianos y jóvenes comprometidos, fieles, firmes, eran luz en medio de las tinieblas de Babilonia. No se dejaban llevar por las mayorías, o por invitaciones...

 

III. DIOS SE MANIFIESTA EN EL MOMENTO PRECISO (Dan. 3:24-25).

Los jóvenes no pensaron: “Dios se está demorando”, “pero ¿por qué Dios permite esto? Somos sus hijos, y hemos sido fieles”, no cuestionaron a Dios, permanecieron firmes en su fe, así tuvieran que dar su vida, no dejaban de creer en Dios, no eran personas circunstanciales, eran personas de fe, de día o de noche creían en Dios, en verano o en invierno creían en Dios. Sabían que Dios actuaría a su favor y por eso los rescató del horno de fuego.

El primer sorprendido fue el rey mismo ¿Cómo los vio, Nabucodonosor? El texto dice lo que el rey vio:  

1. Cuatro varones: así que no estaban solos… El cuarto “es semejante a hijo de los dioses” lo dice el rey desde su contexto religioso (idolatra), la N.V.I. “¡y el cuarto tiene la apariencia de un dios!, realmente era una Cristofania (una manifestación de Cristo antes de Belén). Cristo estaba allí, y nunca la creación o las criaturas, tendrán más poder que su Creador, él tiene todo bajo su dominio.   

2. Sueltos: no hay cadenas, ni lazos, ni ataduras, ni maldiciones que nuestro Dios no pueda romper, porque él es Dios Todopoderoso.

3. Se pasean: estaban de paseo, estaban siendo consolados en medio de la tribulación, el término hebreo es jalák y traduce además: andar, caminar, (pero el objetivo del enemigo era hacerlos sufrir, pero Dios nos hace gozar).

4. En medio del fuego: en medio de la dificultad, en medio de los enemigos, en medio de la prueba, el calor era impresionante, mortal, pero la presencia de Dios transforma las circunstancias adversas, pues ellos se paseaban.

5. Sin sufrir ningún daño: nos muestra la cobertura de Dios en todo tiempo, por eso dice el Señor: “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. Porque yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador”. Is. 43:2-3a.

 

IV. ANTE TU FIDELIDAD Y PERSEVERANCIA LOS ENEMIGOS DE DIOS SON AVERGONZADOS (Dan. 3:26-27).
Momentos atrás había dicho el rey: “qué Dios será aquel que os libre de mis manos?”, pero ahora les dice: “siervos de Dios altísimo”, Los enemigos vinieron a ver porque no podían creer lo que sus ojos veían, eso era sobrenatural, es que nuestro Dios es sobrenatural.


Sus ropas estaban intactas y ni olor a fuego tenían… imagínate como los miraban y olían… ante sus ojos Dios hizo un milagro, sé fiel, persevera, y Dios hará un milagro en ti y delante de tus  enemigos. Es la recompensa para los fieles y valientes, que no doblan sus rodillas ante baal, ni ante el mundo, que sólo doblan sus rodillas ante su Dios y salvador: Jesucristo nuestro Señor.

 

V. DIOS ES GLORIFICADO Y TU ERES RECOMPENSADO (Dan. 3:28-30).

La boca de Nabucodonosor glorifica a Dios, por ser el rey decreta que el Dios de los israelitas sea respetado, reconociendo que no hay otro Dios que pueda librar como éste, y engrandeció a éstos jóvenes en Babilonia, la palabra “engrandecer” del hebreo “tselákj”, que traduce también: prosperar, avanzar, empujar, triunfar. Éstos jóvenes provocaron la alabanza para Dios, y Dios los bendijo, Dios los recompensó.

    

Conclusión: 

La razón de nuestra vida es glorificar a Dios, es perseverar en medio de la adversidad para cumplir con el propósito de Dios, y cuando eres hallado fiel él te recompensa, porque él es bueno. Dios rescató a los jóvenes del horno de fuego. Y por el testimonio de ellos Nabucodonosor reconoció la grandeza de Dios, un gran ejemplo para ponerlo en práctica nosotros como creyentes.

Daniel el gran hombre amado

Sermón de Ruben de León Viveros

Alumno del Instituto Bíblico ALBA

 

Daniel 1:1-9

 

Introducción

 

Durante el exilio de Israel por parte de Babilonia aproximadamente en el año 605 a.C., algunos jóvenes de la realeza de Israel fueron llevados en cautiverio para servir al rey de Babilonia debido a su conocimiento y sabiduría. Entre ellos iba Daniel un joven adolescente fiel a Jehová y que evitó contaminarse con enseñanzas y comidas que no eran de Dios.

 

Gracias a esa fidelidad, Dios lo honró poniéndolo en puestos altos y honorables. Pero todo esto se logró gracias a que Daniel oraba mucho a Dios, tenía mucha comunión con Dios.

 

Aquí se destacan algunas cualidades de Daniel.

 

I.- Sus tres nombres

 

1.- Nombre hebreo: Daniel, significado “Dios es mi juez”.

 

Desde que nació tuvo un nombre que ya antes se había usado, un hijo del rey David así se llamaba (1 Cr 3:1) llamado también Quileab (2 Sam 3:3).

Entre las costumbres hebreas era común incluir el nombre de Dios para el nombre del niño y en las niñas se tomaban de objetos bellos de la naturaleza.

 

Tal vez para muchos de nosotros no signifique nada nuestro nombre y por eso no le damos la importancia debida por desconocer el significado.

 

Actualmente nuestro nombre va formado por apellidos de nuestros padres, pero el nombre principal lo tenemos por moda, herencia, promesa, porque se oye bonito (aunque no sepamos como se escribe) o por el calendario.

 

Daniel valoraba ese nombre y cuidaba su nombre por lo que representaba, sólo de conocer el significado ya era de suma importancia en su vida. Y nosotros valoramos nuestro nombre?

 

2.- Nombre caldeo: Beltsasar (Dn 1:6,7), significado “príncipe de Bel”. Daniel tiene un significado hermoso “Dios es mi juez”, pero los babilonios usaban nombres mundanos e idólatras para poner nombres, en este caso Bel era un ídolo. Los babilonios no sólo habían puesto cautivo al pueblo de Israel, si no que querían borrar todo lo relacionado a Jehová y entre esto estaban los nombres personales. A nosotros nos pasa lo mismo, nuestros padres nos ponen un nombre, pero en ocasiones nos identifican con otro, o peor aún, nos ponen un apodo y somos mas conocidos por el apodo, que hasta nosotros mismos nos identificamos con él sobrenombre.

 

Daniel amaba tanto su nombre y por lo visto nunca dejó de usarlo, que hasta el rey

 

Darío lo llamaba por su nombre hebreo.

 

¿Como te identificas tú?


3.- Nombre celestial: Varón muy amado (Dn 9:23; 10:11,19).​Tal vez nuestro nombre no importa para ti o para mi, ni el apodo ni nuestro pasado importa. Pero cuando llegamos a los pies de Cristo, nuestro nombre tiene sentido, nuestro apodo se hace a un lado y somos nuevas personas.

 

Daniel oró mucho, se postró, se arrodilló, lloró ante Dios y Dios le llamó varón amado.

 

Podemos nosotros ser llamados de muchas formas, pero debemos tener en importancia el nombre que Dios nos ponga.

 

¿Cómo nos conocen, como actuamos, como nos comportamos?

 

Como hijos de Dios, como cristianos o como parte del mundo.

 

II.- Sus tres comportamientos

1.- En la vida privada: Firme en propósito (Dn 1:8).

 

Cuando Daniel fue cautivo, se hizo el firme propósito de no contaminarse, él sabía que muchos de los alimentos o la mayoría estaban ofrecidos a ídolos. Regularmente era la carne y el vino que emborrachaba lo que se ofrecía a los ídolos, pero las frutas y verduras no las ofrecían (es muy posible que creyeran que solo la carne daba fuerzas y nutría).

 

Daniel aprovechó eso para solicitar frutas y verduras, y así, se mantuvo sano y mejor que los babilonios.

 

Nosotros a veces decimos que nos apartamos del mundo, pero en ocasiones nos ofrecen algo o participamos en actos que no son agradables a Dios y ya nos contaminamos.

 

Debemos tener la firmeza y convicción de Daniel para mantener la santidad.

 

2.- En la vida pública: Sin falta en la práctica (Dn 6:4).

 

Daniel en la vida pública siempre mantuvo un buen y fiel testimonio de Dios, una persona fiel en todo y sin vicios. Los gobernadores y sátrapas tuvieron que idear una mentira distorsionando la verdad para acusarle de algo, lo acusaban de hacer lo más importante en la vida: Orar a Dios. Daniel aún así no se hizo para atrás, no se ocultó de que lo vieran.

 

Nosotros debemos cuidar nuestro testimonio y predicar del Dios vivo, aunque nos levanten falsos, Pablo decía ...no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree…”Rom 1:16.

 

¿Estamos dispuestos a morir por Cristo?

 

3.- En la vida de oración: Ferviente en la oración (Dn 9:3).

 

Daniel era un hombre de oración, se postraba, se arrodillaba y oraba tres veces al día. Cuando hablamos del profeta Daniel, lo primero que nos llega a la mente es: el que oraba tres veces al día.

 

Por la oración Dios le revela el sueño de Nabucodonosor, por medio de la oración Dios le daba la sabiduría para interpretar los sueños, Dios mandaba cerrar las fauces de los leones, Dios respondía las oraciones, lo protegía de sus enemigos y le revelaba los futuros acontecimientos.

 

Daniel un hombre de ayuno, oración y ruego.

 

¿Hacemos algo de lo que hacía Daniel?


III.- Sus tres cualidades destacadas

 

1.- Su fidelidad como santo (Dn 1).

 

Daniel a pesar de estar en otra ciudad, ser prisionero en una ciudad con un rey poderoso, no dudó en seguir siendo fiel a Jehová. Sabía los riesgos que podría sufrir si se negaba a comer lo que el rey Nabucodonosor ordenaba y sin embargo prefería morir que contaminarse.

 

Nosotros debemos apartarnos de lo que nos pueda contaminar el alma, hay algo importante aquí, no se apartó de las personas mundanas o idólatras, simplemente convivió sin mancharse, soportó burlas, desprecios e incluso amenazas y castigos

de muerte, pero él prefería la corona incorruptible (Todoaquel que lucha, de

 

todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible,

pero nosotros, una incorruptible.1 Cor 9:25) a una muerte eterna tan solo por

algo pasajero de este mundo.

 

¿Cual corona queremos ganar?

 

2.- Su intrepidez como sabio (Dn 2:14,15).

 

Como saber hablar sin ofender o causar daño, Daniel tenía esta virtud, muchos estaban a punto de morir y también él, pero hablar prudentemente con la seguridad que Dios da hizo que le dieran la oportunidad de interpretar un sueño que nadie conocía. Confiar en Dios es la clave, no se asustó, no entró en pánico, todo lo puso en manos de Dios y esperó la respuesta.

 

Cuantas veces por algo insignificante nos asustamos y/o entramos en pánico y no pensamos o actuamos mal, a veces un problema nosotros lo hacemos grande y lo peor es que nos cuesta trabajo dejarlo todo en manos de Dios.

 

Nos puede pasar una prueba, si, pero es necesario orar y clamar a Dios para que nos guíe acertadamente y nos de una salida, no debemos entrar en desesperación. “Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor” Sal 40:1.

 

3.- Su integridad como gobernante (Dn 6).

 

A pesar de estar en un país idólatra, Daniel se apegó mucho a los mandamientos de Dios.

 

Cuando el rey Darío lo puso como gobernador de los sátrapas, su integridad y tal vez el empeño extra que ponía en el trabajo que hacía, hizo que el rey fijara sus ojos en él para que gobernara sobre todo el reino. Daniel fue el segundo solo abajo del rey.

 

Dios nos exalta cuando nos apegamos a su Palabra, leerla es bueno, pero practicarla es mejor.

 

A pesar de las circunstancias que nos rodeen, la integridad ante Dios es lo más importante en la vida del creyente. Como estamos delante de Dios?.

 

¿Podemos ser llamados personas amadas de Dios?


Conclusión

 

Daniel nos muestra la importancia de ser fiel sin importar las circunstancias peligrosas en que nos encontremos.

 

Su justicia y su pureza lo salvó de sus enemigos, siempre magnificó la sabiduría y el poder de Jehová como Dios de todas las naciones. Él fue un ejemplo de agradecimiento a Dios y mantuvo una completa comunión con Dios, aún enmedio de las aflicciones.

 

Fue un hombre de fe, valor y oración, pero sobretodo de un hombre de oración, un hombre amado por Dios.

NUESTRA CONFIANZA EN DIOS

Hna. Keren Viera Luna.

Alumna Instituto Biblico ALBA

Daniel 3:28-30

Entonces Nabucodonosor dijo: Bendito sea el Dios de ellos, de Sadrac, Mesac y Abed-nego, que envió su ángel y libró a sus siervos que confiaron en él, y que no cumplieron el edicto del rey, y entregaron sus cuerpos antes que servir y adorar a otro dios que su Dios.  Por lo tanto, decreto que todo pueblo, nación o lengua que dijere blasfemia contra el Dios de Sadrac, Mesac y Abed-nego, sea descuartizado, y su casa convertida en muladar; por cuanto no hay dios que pueda librar como éste. Entonces el rey engrandeció a Sadrac, Mesac y Abed-nego en la provincia de Babilonia.

 

Introducción:

El rey Nabucodonosor hizo una estatua de oro en Babilonia, en la cultura de esta ciudad era común rendir culto a estatuas, Nabucodonosor quería usar esta imagen la cual era gigante porque media 27 metros de altura y 2.5 metros de ancho, para centralizar la región de su reino y unificar la nación y consolidar su poder. Mando llamar a toda la gente posible para que vinieran a postrarse ante esta estatua y a adorarla.

Que, al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música, os postréis y adoréis la estatua de oro que el rey Nabucodonosor ha levantado; (Daniel 3:5)

El castigo a quien se negara a esto sería echado a un horno de fuego ardiendo, este horno no era usado para cocinar ni como una chimenea si no que era un enorme horno industrial que probablemente se usaba para hornear ladrilloso para fundir metales. Sus temperaturas eran tan altas que al estar dentro morías incluso al acercarse. Entonces obviamente la gente de Nabucodonosor temió y se inclinó ante la estatua.

Pero hubo 3 jóvenes quienes decidieron no hacerlo, la biblia los describe así:

Muchachos en quienes no hubiese tacha alguna, de buen parecer, enseñados en toda sabiduría, sabios en ciencia y de buen entendimiento, e idóneos para estar en el palacio del rey; y que les enseñase las letras y la lengua de los caldeos. (Daniel 1:4)

Y el rey habló con ellos, y no fueron hallados entre todos ellos otros como Daniel, Ananías, Misael y Azarías; así, pues, estuvieron delante del rey. (Daniel 1:19)

¿Por qué no simplemente estos 3 muchachos se inclinaron ante la estatua y luego se arrepintieron y confesaron que no lo habían hecho de corazón?

·        Ellos decidieron no adorar a otro Dios

·        No traicionaron sus convicciones

·        Fueron fieles a Dios

·        Confiaron que Dios los libraría del castigo

La confianza es la esperanza firme que una persona tiene en que algo suceda, sea o funcione de una forma determinada, o en que otra persona actúe como ella desea, pero hay cosas que tienen que pasar para poder depositar nuestra absoluta confianza en Dios y en lo que él puede hacer.

 

1.      Desafíos

Cuando alguien se identifica públicamente con Dios o pone su fe primero antes que todas las cosas, destaca entre la gente y esto puede traer consecuencias dolorosas o situaciones complicadas para esa persona, en el caso de estos jóvenes ellos fueron desafiados a negar su fe y adorar a otros dioses y al no hacerlo sufrieron consecuencias.

·        Seremos puestos a prueba

Somos puestos a prueba cuando nos desafían a hacer algo que va en contra de nuestras convicciones, Sadrac, Mesac y Abed-nego fueron desafiados al obligarlos a postrarse ante la estatua, es aquí donde podemos decir que su confianza fue puesta a prueba, porque estaban siendo obligados a hacer algo que iba en contra de lo que ellos creían, como creyentes constantemente somos desafiados a negar nuestras creencias o a ocultarlas, pasamos por situaciones que nos hacen tener que decidir entre Dios o nuestro beneficio, y pareciera mas atractivo caer que resistirse a ser doblegado, pues como humanos y personas carnales buscamos siempre el beneficio propio, pero solo aquellos que como los 3 muchachos sean rectos y fieles podrán pasar la prueba de la confianza del Señor.

Los que confían en Jehová son como el monte de Sion, Que no se mueve, sino que permanece para siempre. (Salmo 125:1)

Si confiamos en Dios seremos firmes como los montes que no se pueden mover de su lugar y permaneceremos.

·        Seremos acusados

 Por esto en aquel tiempo algunos varones caldeos vinieron y acusaron maliciosamente a los judíos. (Daniel 3:8)

Hay unos varones judíos, los cuales pusiste sobre los negocios de la provincia de Babilonia: Sadrac, Mesac y Abed-nego; estos varones, oh rey, no te han respetado; no adoran tus dioses, ni adoran la estatua de oro que has levantado. (Daniel 3:12)

Ellos fueron acusados por los varones caldeos de una manera maliciosa con el rey Nabucodonosor, siempre habrá alguien que nos acuse, seamos culpables o no, siempre habrá personas que no están satisfechas con lo que hacemos o dejamos de hacer y nos acusaran ante alguna autoridad o ante la sociedad para hacernos quedar mal o para obligarnos a ser tratados de una manera diferente o castigados.

¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. (Romanos 8:33)

·        Seremos confrontados

Habló Nabucodonosor y les dijo: ¿Es verdad, Sadrac, Mesac y Abed-nego, que vosotros no honráis a mi dios, ni adoráis la estatua de oro que he levantado? (Daniel 3:14)

Cuando Nabucodonosor supo que los jóvenes no se inclinaban ante su estatua fue a confrontarlos, para obligarlos a que se inclinaran a su estatua, ellos no se dejaron intimidar por el y reaccionaron de una manera sabia. Como cristianos en muchas situaciones seremos confrontados de esta manera, cuando no vamos de acuerdo con todo el mundo en las cosas que hace. En lo personal me gusta la respuesta de Sadrac, Mesac y Abed-nego e aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. (Daniel 3:17). ellos estaban confiando realmente en Dios, sin importar que el rey los hubiera confrontado, de cierta manera estaban siendo exhibidos y obligados a hacer lo que él quería que hicieran, pero ellos se mantuvieron fieles.

 

2.      Procesos

Los procesos que Dios nos hace atravesar siempre son para hacernos depender mas de él, para depositar nuestra confianza absoluta en su poder, y para revelarnos su propósito en nuestras vidas.

A veces tenemos que pasar procesos que nos enseñan como actuar en diferentes situaciones, que nos mantienen de pie y que nos hacen fuertes en cada cosa que se presente, lo que deriva de ellos es una preparación para nuestro futuro.

En el proceso

·        Somos condenados

Cualquiera que no se inclinara a la estatua del rey era condenado a muerte, estos jóvenes estaban siendo condenados injustamente, por el capricho de un rey que era soberbio y sobrepasaba su autoridad. (Daniel 3:21) por no obedecer al rey se hicieron merecedores a un castigo de muerte, estaríamos dispuestos a dar la vida por nuestro Dios? Ciertamente hay momentos en donde tenemos que decidir entre el mundo o Cristo, hay personas que han tenido que decidir entre revelarse y morir o aceptar la mentira y vivir, ¿en qué clase de personas estamos? Somos de esos cristianos que diariamente niegan su fe para sobrevivir al mundo o cristianos que día a día deciden morir a sí mismos para proclamar a Cristo y hacerlo notar en sus vidas, estos jóvenes se desvivían por reflejar a Dios en ellos, eran tan diferentes a los demás que no les importo poder perder la vida por amor a su Dios. Habrá ocasiones en que seremos condenados injustamente lo único que tenemos que hacer es serle fieles a Dios en todo momento.

·        Somos pasados por el fuego

Literalmente los jóvenes fueron pasados por el fuego (Daniel 23), fueron arrojados al horno de fuego que fue calentado 7 veces mas que lo normal, así que cualquiera que se acercaba moría, los que los habían lanzado murieron.

Cuando somos pasados por el fuego(literalmente), estamos siendo probados, nuestra fe está siendo probada. En el fuego nos hacemos quebrantables y Dios puede trabajar con nuestro carácter hasta moldearlo a través del “proceso de fundimiento”. En la prueba estamos más susceptibles y dispuestos a escuchar a Dios hablar a nuestras vidas y aferrarnos a ÉL y se activa nuestra Fe. Detrás de cada prueba Dios tiene un propósito establecido que obrará a bien, aunque en el momento en que estamos metidos en el horno no lo podamos entender. Cuando somos pasados por el fuego, Dios no nos deja solos, Dios se mete con nosotros al horno y permanece a nuestro lado hasta el final del proceso. Nunca nos hará pasar por situaciones que no podamos enfrentar, y así como el oro no es sometido a un exceso en la temperatura, Dios sabe perfectamente el grado de calor que podemos soportar. Una vez, que salimos del horno salimos libres de impurezas

1Pedro 1:7- “para que sometida a prueba vuestra FE, mucho más preciosa que el oro, el cual, aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, Gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo

·        Somos sorprendidos

Y él dijo: He aquí yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses. (Daniel 3:25) Nabucodonosor fue sorprendido por el ángel de Dios que estaban con los 3 muchachos, se espanto al ver 4 personas y no 3 en el horno,  aún en momentos de dificultad Dios nos sorprende, el muestra que esta con nosotros  en los momentos mas complicados y cuando pensamos que estamos solos, es tan increíble que como lo vio Nabucodonosor, otras personas vean a Dios con nosotros,  incluso cuando nosotros mismos no lo podemos ver, pero nuestra persistencia y fe en las dificultades nos hace reflejar a Cristo en nosotros.

 

3.      Resultados

Los resultados de confiar plenamente en Dios:

·        Nuestra fidelidad es recompensada

Sabemos que si somos fieles Dios estará con nosotros, el nunca se apartara de nuestras vidas, cada momento y cada situación lo podremos ver obrando por nosotros, la recompensa a la fidelidad de los 3 muchachos es que el ángel de Jehová estuvo con ellos cuando fueron echados al horno y los libró de la muerte.

¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? (Romanos 8:31)

·        Seremos victoriosos

Dios nos da la victoria en cada situación difícil, aparte de estar con nosotros nos libra de todo mal que pueda asecharnos, Dios les dio la victoria a Sadrac, Mesac y Abed-nego, ellos salieron con vida del horno de fuego.

Somos mas que vencedores por medio de Cristo, o sea que hay un medio solamente por el cual podemos vencer.

Entonces Nabucodonosor se acercó a la puerta del horno de fuego ardiendo, y dijo: Sadrac, Mesac y Abed-nego, siervos del Dios Altísimo, salid y venid. Entonces Sadrac, Mesac y Abed-nego salieron de en medio del fuego. (Daniel 3:26)

·        Dios es glorificado

Entonces Nabucodonosor dijo: Bendito sea el Dios de ellos, de Sadrac, Mesac y Abed-nego, que envió su ángel y libró a sus siervos que confiaron en él, y que no cumplieron el edicto del rey, y entregaron sus cuerpos antes que servir y adorar a otro dios que su Dios. Por lo tanto, decreto que todo pueblo, nación o lengua que dijere blasfemia contra el Dios de Sadrac, Mesac y Abed-nego, sea descuartizado, y su casa convertida en muladar; por cuanto no hay dios que pueda librar como éste. (Daniel 3:28-29)

Nabucodonosor reconoció que Dios no era igual que sus ídolos, reconoció su poder y que no había ningún otro que pudiera los pudiera librar, tanto que decreto respeto hacia Dios y castigo a quien blasfemara contra él.  

Mediante nuestros procesos, Dios es glorificado, porque son los momentos donde la muestra su poder y su gloria ante los incrédulos y los inconversos, puede ser que nuestra prueba sea un medio para que otros vean a Cristo y se conviertan a él. Y esto siempre será mas importante que todo, que el reciba la gloria y la honra siempre

·        Somos reconocidos

Entonces el rey engrandeció a Sadrac, Mesac y Abed-nego en la provincia de Babilonia. (Daniel 3:30)

Cuando nuestra vida esta dedicada a Cristo y obedecemos su palabra y somos fieles, Dios nos reconoce, el nos pone en lugares que no imaginamos,  nos relaciona con personas que son importantes y aún estas personas pueden reconocer nuestro valor y mostrárselo a los demás, cuando Nabucodonosor vio el poder de Dios engrandeció a los jóvenes, sin duda Dios les dio el resultado de su fidelidad y de su amor hacia él, a veces este momento de ser reconocidos y respetados tarda un poco pero sin duda llegara, nuestro proceso es la preparación para cuando esto llegue, seamos pacientes que Dios siempre es fiel.

 

Conclusión:

Como Sadrac, Mesac y Abed-nego, fueron desafiados siendo puestos a prueba y acusados injustamente fueron pasados por un proceso y al final tuvieron la victoria porque confiaron en Dios, así nosotros pasaremos por el fuego, pero no seremos quemados, pues el ángel de Jehová nos protegerá de todo mal. Debemos estar firmes y no dudar de lo que Dios puede hacer con nosotros, podemos ser ejemplos ante las personas, como los amigos de Daniel y podemos alcanzar recompensas que solo Dios sabe dar. Mantengámonos fieles y siempre defendiendo nuestras convicciones de lo que otros nos quieran obligar a hacer o nos quieran imponer que sea contrario a lo que hemos creído, que podamos amar tanto a Cristo que al momento de la acusación no dudemos ni titubeemos de su poder. Y que en el proceso seamos hallados sin falta para poder vencer.

 .

LAS COLUMNAS DE LA IGLESIA

Hna. Keren Asenet Viera Luna

Alumna del Instituto Biblico ALBA

APOCALIPSIS 3:12

Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo.

 

Introducción:

Este pasaje bíblico es una promesa maravillosa hecha a la iglesia de Filadelfia.

Filadelfia fue fundada por ciudadanos de Pergamo en una zona fronteriza de Asia menor, los ciudadanos protegieron la región introdujeron la cultura y el idioma griego. una ciudad en lo que hoy es Turquía. Esta región experimenta muchos terremotos. Los pilares, o columnas fueron construidas para soportar los edificios. Estas columnas podían soportar terremotos; eran inamovibles, Turquía es un país intercontinental, porque está situado entre Asia menor y Europa, es un lugar lleno de culturas es un país democrático, secular y constitucional, la religión que ahora predomina ahí es el islam en un casi 90%, seguido del musulmán con un 10%, hay muy pocos creyentes de la fe cristiana.

*Retomando el mensaje que Dios hizo a las iglesias Y solo como mención las otras 6 iglesias vemos cual era el mensaje para ellas y como filadelfia sobresalió entre todas (a pesar de que la mayoría fueron juzgadas, para todas Dios tenia una promesa)

·        Éfeso: era perseverante, pero perdió su primer amor y el señor les llama a arrepentirse y a volverse y acordarse de su primer amor.

·        Esmirna: fue una iglesia que sufrió persecución y pobreza también Dios no tuvo que señalarle nada, pero la llama a no tener miedo y a ser fiel.

·        Pergamo: permaneció leal, pero toleraba el pecado, la transigencia y es llamada a arrepentirse (unión de la iglesia con el estado)

·        Tiatira: amor fe servicio perseverancia, pero Dios señalaba la inmoralidad (Jezabel) (falsas enseñanzas) la llama a arrepentirse de su pecado de inmoralidad

·        Sardis: es una iglesia eficaz pero muy superficial una iglesia que parecía estar viva, pero en realidad estaba muerta. El Señor los llama a despertar ya a arrepentirse.

·        Laodicea: esta iglesia no tiene ningún elogio de parte de Dios la reprensión es que es una iglesia tibia y Dios la llama a ser diligente y a arrepentirse (ricos económicamente, pero pobres espiritualmente) (ciegos) (excluyeron a Cristo de la iglesia)

A diferencia de los mensajes a las demás iglesias en el Apocalipsis a la iglesia de Filadelfia Dios no tuvo nada que demandarle, pues se mantuvo fiel. Filadelfia quiere decir amor fraternal, lo cual habla de que era una iglesia de evangelización y misionera, esta es la verdadera iglesia dentro de la iglesia nominal, o sea es una iglesia ejemplo para la nuestra actualidad, el Señor elogiaba a esta iglesia por ser obedientes a la palabra de Dios y por su fidelidad y devoción a su nombre. Y la recompensa es la que leímos al inicio el pasaje de este mensaje al que venciere yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí” (Apocalipsis 3:12)

El mensaje a filadelfia inicia así (Ap. 3:7)

Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre:

 

1.      Cualidades de las columnas de la Iglesia

Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque, aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre. (Ap. 3:8)

·        Soportan el peso

Una columna (misma palabra en latín, derivada de columen, "sostén", "soporte" es un elemento arquitectónico vertical y que normalmente tiene funciones estructurales. encargados de transmitir todas las cargas de la estructura a la cimentación; es decir, son uno de los elementos más importantes para el soporte de la estructura, por lo que su construcción requiere especial cuidado.

Es curioso como el ángel escribe “aunque tienes poca fuerza” tal vez la iglesia había pasado por mucho sin embargo su manera de soportar era que obedecía la palabra y no negó nunca al Señor, y eso es lo que hacen las columnas de la iglesia soportar, soportar las adversidades, soportan los problemas, soportan las enfermedades, soportan cualquier situación, habla de una fuerza física que tal vez era poca, pero tenía una fuerza espiritual aún más fuerte.

Sin las adversidades no aprenderíamos a ser vencedores, a sobreponernos, a luchar y ganar.  En medio de ellas la fe en Dios es fortalecida y somos impulsados a acercarnos más a Dios. A demás tenemos la promesa de que Dios estará con nosotros y nos ayudará en todo momento.

Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. Porque yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador (Isaías 43:2-3)

·        Siempre se encuentran en su lugar (no se mueven)

Una columna siempre se mantiene firme, siempre se encuentra en el mismo lugar, no se mueve, sus cimientos la mantienen donde fue puesta, como cristianos debemos permanecer siempre firmes, en el mismo lugar donde fuimos plantados pues nuestro cimiento es Cristo y nuestras convicciones. El es la roca en la cual estamos firmes.

Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano. (1 Corintios 15:58)

Si soportan todo el peso de las adversidades obviamente no se mueven a pesar de lo que enfrenten las columnas permanecen.

has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre.”

La forma en la que vamos a permanecer firmes es guardando la palabra de Dios, obedeciéndola como lo hacia la iglesia de filadelfia no negando a nuestro Dios y teniendo claras nuestras convicciones. Así vamos a estar siempre en el mismo lugar, nada nos hará querer movernos ni irnos a otro lugar, ni abandonar el evangelio. Si las columnas se mueven o se caen los cimientos quedan y de esos cimientos nacen nuevas columnas que soporten aun mas el peso sobre ellas.

“Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.” (1 Corintios 3:11)

“Él es la Roca, cuya obra es perfecta, Porque todos sus caminos son rectitud; Dios de verdad, y sin ninguna iniquidad en él; Es justo y recto.” (Deuteronomio 32:4)

¿Si el es nuestra roca, quien nos va a mover? Nada ni nadie.

·        Son necesarias

Sin columnas no habría edificios, no se mantendrían firmes las construcciones, sin columnas que soporten y se mantengan firmes no hay iglesia, somos una parte del templo de Dios. Una columna que también puede fortalecer, sostener, y apoyar a los demás. Te vuelves una herramienta útil para Dios. Tu fidelidad en las pruebas y tentaciones te forman para ser una columna que cada vez es más fuerte.

 

2.      Responsabilidades de las Columnas de la Iglesia

Como columnas tenemos responsabilidades para cuando Cristo vuelva por su iglesia nos de la recompensa de estar con el.

·        Guardar la palabra, Ser pacientes, Perseverar

“Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia,”

Ya hemos visto que la iglesia de filadelfia era una iglesia que guardaba la palabra de Dios, es necesario guardar la palabra, “En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti.” (salmo 119:11) si lo hacemos dejamos de pecar contra Dios, el guardarla es memorizarla, meditarla, y orar para que Dios nos revele a través de ella, la Palabra de Dios cambia, limpia y purifica nuestras vidas y nuestros corazones. Es viva, quiere decir que lo que dice en ella es real, es eficaz que lo que leemos hace efecto ante nuestras necesidades, y mas cortante que espada de dos filos quiere decir que es clara y discierne los pensamientos y las intenciones de nuestro corazón, es útil para enseñarnos, para redargüirnos y corregirnos y para instruirnos, además es nuestra norma de fe y conducta, es la guía de todo cristiano para caminar con Cristo.

Filadelfia también era una iglesia paciente, la paciencia es la Capacidad de sufrir y tolerar desgracias y adversidades o cosas molestas u ofensivas, con fortaleza, sin quejarse ni rebelarse. A pesar de las adversidades la iglesia se mantenía obediente y perseverante. Debemos de ser una iglesia paciente.

·        Aférrate a lo que tienes

“retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.”

Esto es mantener con fuerza y convicción una idea, opinión o posición. La iglesia debía de aferrarse a lo que Dios les había dado, a sus promesas, en la actualidad Dios nos ha dado muchas promesas, nos ha dado a manos llenas y no solo de manera material si no espiritual también, sabemos que las cosas que no vemos son a las que tenemos que aferrarnos

no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas. (2Corintios 4:18).

Aquello que no podemos ver, es lo que es eterno, es lo que nos debe tener firmes esperando la mayor promesa que Cristo regresara por su iglesia.

·        Vencer,

“Al que venciere”

no es tan simple como ganar una victoria, y luego convertirse en un pilar.: «Al que venciere, yo lo haré columna.» Esto es un proceso. Es al que venciere, venciere y una vez más venciere. Es una vida victoriosa.

Es impresionante todo lo que se le promete al que venciere; al que persevere hasta el fin, al que guarde las obras y la Palabra de Jesús incluso hasta la muerte.

¿Al que venciere qué?

·        El pecado (aparta)

·        La tentación (nos estanca)

·        Las pruebas (nos hacen retroceder)

“Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.” (Romanos 8:37) somos mas que vencedores por medio de Cristo, él es el que nos dará la victoria a todo esto, queda en nosotros ser constantes, mantenernos en santidad buscándole para que nos de constantemente la victoria a cada situación que enfrentemos.

 

3.      Recompensas de las columnas de la iglesia

 

·        Guardare de la hora de la prueba

Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. (Apocalipsis 3:10)

Algunos creen que “te guardare de la hora de la prueba” significa que vendrá un tiempo de gran tribulación del que serán librados los creyentes. Otros creen que esto se refiere a tiempos de gran aflicción en general, los sufrimientos de la iglesia a través de los siglos. Este versículo no dice cuándo o por cuanto tiempo sufrirán los cristianos. Hoy en día muchos cristianos están sufriendo, podemos decir que hemos sufrido pero la palabra del señor nos dice que el nos guardara de la hora de las pruebas, y cuando los cristianos sufren Cristo promete proteger sus almas

y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá. Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas. (lucas 21:17-19) (al mantenerse firmes ganaran su alma)

cuando venga la prueba veremos la promesa de Dios cumpliéndose, aun mas si permanecemos y vencemos hasta que el venga veremos que el nos librara de la tribulación.

·        Las Coronas

Aunque solo se menciona, “para que ninguno tome tu corona” sabemos que las coronas son promesas y recompensas de Dios para aquellos que vencieren.

La Corona Incorruptible es también conocida como la Corona Imperecedera, a la que se hace referencia en 1 Corintios 9:25 (abnegación y perseverancia).

La Corona de la Justicia se menciona en 2 Timoteo 4:8,1​ y se prometió a los que aman y anticipan la segunda venida de Cristo.

Se hace referencia a la Corona de la Vida en Santiago 1:12 y Apocalipsis 2:10 y se otorga a "los que perseveran habiendo resistido las pruebas"

La Corona de la Gloria se menciona en 1 Pedro 5:4 y se concede a los clérigos cristianos que "sirven al rebaño con amor desinteresado

La Corona del Regocijo o de la Exultación.1​ está referenciada en 1 Tesalonicenses 2:19 y Filipenses 4:1 y se da a las personas que se dedican a la evangelización de los que están fuera de la Iglesia cristiana.

·        Columna en el templo de Dios

Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí;

Habrá una iglesia fuerte, firme y que soporta las adversidades, será una iglesia estable, que permanece fiel. además de que el día que el venga seremos columnas en su templo y nunca saldremos de ahí.

·        escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios

Al escribir sobre ti el nombre de Dios, el nombre de la nueva Jerusalén, y su propio nuevo nombre, ¡Jesús te reclama como suyo! Es un signo de pertenencia. Cuando has luchado contra el pecado, soportado, y vencido, del mismo modo que Él lo hizo cuando fue de carne y hueso como nosotros aquí en el mundo, entonces perteneces a Jesús y su Padre.

 

CONCLUSIÓN

Me atrevo a decir que los que estamos ahora en este lugar somos columnas de esta iglesia, usted es una columna porque ha permanecido a pesar de todo lo que esta iglesia ha pasado, se ha mantenido firme y fiel a Dios. No se ha dejado mover, o derrumbar simplemente ha estado de pie, soportando el peso que conlleva seguir a Cristo donde el lo planto, tal vez no tenemos mucha fuerza ya, pero lo que nos hará continuar será guardar la palabra y reconocer al Señor en todo lo que hagamos, como todo cristiano tenemos responsabilidades debemos de vencer para recibir esta promesa de continuar siendo columnas en el templo de nuestro Dios.

Cristo viene pronto, seamos como la iglesia de filadelfia que fue fiel, y guardo la palabra de Dios, y no negó su nombre, que no fue hallada en ella cosa que reprochar departe de Dios, que no hubo falta en ella, iglesia Dios nos llama a aferrarnos a lo que ya nos ha dado a mantenernos fieles y permanecer firmes y a perseverar en la fe, una de las grandes promesas de Dios sobre su segunda venida es esta:

Cielo nuevo y tierra nueva

Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.  Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.  Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. (Apocalipsis 21:1-5)

 

LA PALABRA DE DIOS VIVA Y EFICAZ

DOMINGO 5 ENERO 2020

 

HEBREOS 4:12

12Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

 

INTRODUCCIÓN:

Este versículo contiene una solemne advertencia de que la incredulidad nunca pasa inadvertida. Es descubierta primero por la palabra de Dios. (El término empleado aquí para palabra es logos, la conocida palabra empleada por Juan en el prólogo de su Evangelio. Sin embargo, este versículo no se refiere al Verbo Viviente, Jesús, sino a la palabra escrita, la Biblia.)

Esta palabra de Dios es:

Viva —constante y activamente viva.

Eficaz —dadora de poder.

Afiladamás cortante que una espada de dos filos.

Divisorapenetra hasta la división del alma y del espíritu, las dos partes invisibles e inmateriales del hombre—. Divide las coyunturas y los tuétanos, donde las coyunturas permiten los movimientos externos, y los tuétanos son la vida oculta pero vital de los huesos.

Perspicaz —discriminante y juzgadora con respecto a los pensamientos y a las intenciones del corazón—. Es la palabra la que nos juzga a nosotros, y no nosotros los que juzgamos a la palabra.[1]

La Palabra de Dios no es simplemente la colección de palabras suyas, un medio de comunicar ideas; es viviente, cambia la vida y es dinámica al obrar en nosotros. Con la agudeza del bisturí de un cirujano, revela lo que somos y lo que no somos. Penetra la médula de nuestra moral y vida espiritual. Discierne lo que está dentro de nosotros, tanto lo bueno como lo malo. No solo debemos oír la Palabra sino que también debemos permitir que moldee nuestra vida[2]

 

      La Palabra de Dios en la vida del creyente es:

1. VIVA Y PODEROSA.

HEBREOS 4:12 (DHH)  12Porque la palabra de Dios tiene vida y poder. Es más cortante que cualquier espada de dos filos, y penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta lo más íntimo de la persona; y somete a juicio los pensamientos y las intenciones del corazón.

El escritor le recuerda al lector que la Palabra de Dios no puede ser tomada a la ligera; lo cierto es que si el lector no desea escuchar, se enfrenta nada menos que con Dios mismo:

HEBREOS 10:31 31¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!

HEBREOS12:29 29porque nuestro Dios es fuego consumidor.

La Biblia no es una colección de escritos religiosos de la antigüedad, sino un libro que habla a toda la gente en todas partes en casi todos los idiomas del mundo.

La Biblia demanda una respuesta, puesto que Dios no tolera ni la indiferencia ni la desobediencia.

En su interpretación del v. 12a, algunos eruditos aseveran que la frase Palabra de Dios se refiere a Jesús.   Esta opinión es difícil de sostener, aunque exista una referencia tal en Ap. 19:13 (donde se llama Palabra de Dios al jinete del caballo blanco).

La frase Palabra de Dios aparece al menos treinta y nueve veces en el Nuevo Testamento y es usada casi exclusivamente para designar a la Palabra de Dios escrita o hablada antes que al Hijo de Dios.

En los versículos de introducción a la epístola a los hebreos el escritor expresa claramente que Dios habló a los antepasados en la antigüedad, y que en el presente nos habló por medio de su Hijo (Heb. 1:1–2). En Hebreos Jesús es llamado Hijo de Dios, pero nunca Palabra de Dios.

HEBREOS 1:1-2 1Dios,  habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 2en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo,  a quien constituyó heredero de todo,  y por quien asimismo hizo el universo;

En el original griego, el participio viva (=viviente) ocupa el primer lugar en la oración, por lo que recibe todo el énfasis. Este participio describe la primera característica de la Palabra hablada y escrita de Dios: ¡esa Palabra es viva! Por ejemplo, Esteban, al recitar la historia de Israel en el desierto, dice que Moisés recibió en el Monte Sinaí “palabras vivas”

HECHOS 7:38 38Este es aquel Moisés que estuvo en la congregación en el desierto con el ángel que le hablaba en el monte Sinaí,  y con nuestros padres,  y que recibió palabras de vida que darnos;

Y Pedro dice a los destinatarios de su primera epístola que ellos “han nacido de nuevo… por medio de la Palabra viva y permanente de Dios”

1 PEDRO 1:23 23siendo renacidos,  no de simiente corruptible,  sino de incorruptible,  por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.

(B) La segunda característica es que la Palabra de Dios es activa. Es decir, es efectiva y poderosa. (El original griego utiliza una palabra de la cual nosotros hemos derivado la palabra energía.) La Palabra de Dios es, entonces, energizante en su efecto.

Nadie puede escaparse de esa Palabra viva y activa. Así como la Palabra hablada de Dios originó su hermosa creación, del mismo modo su Palabra recrea al hombre muerto en transgresiones y pecados:

EFESIOS 2:1–5 1Y él os dio vida a vosotros,  cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,

2en los cuales anduvisteis en otro tiempo,  siguiendo la corriente de este mundo,  conforme al príncipe de la potestad del aire,  el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne,  haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos,  y éramos por naturaleza hijos de ira,  lo mismo que los demás. 4Pero Dios,  que es rico en misericordia,  por su gran amor con que nos amó, 5aun estando nosotros muertos en pecados,  nos dio vida juntamente con Cristo  (por gracia sois salvos),

Así como en el desierto algunos israelitas rehusaron escuchar la Palabra de Dios mientras que otros demostraron obediencia, del mismo modo vemos hoy que “el mensaje de la cruz es necedad para aquellos que perecen, pero para nosotros que estamos siendo salvados es el poder de Dios”

1 CORINTIOS 1:18 18Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden;  pero a los que se salvan,  esto es,  a nosotros,  es poder de Dios.

La Biblia no es letra muerta, como si fuese alguna ley que ya no se pone en vigor. Aquellas personas que escogen pasar por alto el mensaje de la Escritura experimentarán no solamente el poder de la Palabra de Dios sino también su aguzado filo.

 

      La Palabra de Dios en la vida del creyente es:

2. PENETRANTE.

HEBREOS 4:12 (BL95) 12 En efecto, la palabra de Dios es viva y eficaz, más penetrante que espada de doble filo, y penetra hasta donde se dividen el alma y el espíritu, los huesos y los tuétanos, haciendo un discernimiento de los deseos y los pensamientos más íntimos.

En el mundo antiguo, la espada de dos filos era el arma más cortante que había en cualquier arsenal. Y en el v. 12b, el escritor de hebreos compara la Palabra de Dios con dicha arma.

En un pasaje similar [Ap. 1:16] leemos acerca de la “espada aguda de dos filos” que salía de la boca de Jesús, tal como lo viera Juan en la isla de Patmos.

APOCALIPSIS 1:16 16Tenía en su diestra siete estrellas;  de su boca salía una espada aguda de dos filos;  y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza.

El simbolismo transmite el mensaje de que el juicio de Dios es severo, justo y tremendo. Dios tiene el poder final e inapelable sobre sus criaturas; aquellos que rehúsan escuchar su Palabra enfrentarán juicio y muerte, en tanto que aquellos que obedecen entrarán en el reposo de Dios y tendrán vida eterna.

Nadie tomemos la Palabra de Dios hablada o escrita como cosa común; nadie la pasemos por alto; nadie nos opongamos a ella caprichosamente.

Esa Palabra corta y divide, así como el bisturí del cirujano descubre los nervios más delicados del cuerpo humano.

Sin embargo, la Palabra de Dios también da protección. Pablo, en su epístola a los efesios, identifica a la Palabra con la espada del Espíritu—es decir, con parte de la armadura espiritual del cristiano:

EFESIOS 6:17 17 Y tomad el yelmo de la salvación,  y la espada del Espíritu,  que es la palabra de Dios;

 

 

      La Palabra de Dios en la vida del creyente es:

3. JUICIO.

HEBREOS 4:12 (CST)  12Porque la palabra de Dios es viva y poderosa, más cortante que cualquier espada de doble filo; penetra hasta dividir el alma y el espíritu, las coyunturas y las médulas, y enjuicia nuestros más íntimos pensamientos y propósitos.

El escritor de Hebreos no está enseñando aquí la doctrina de que el hombre consiste de cuerpo, alma y espíritu:

1 TESALONICENSES 5:23 23Y el mismo Dios de paz os santifique por completo;  y todo vuestro ser,  espíritu,  alma y cuerpo,  sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Por supuesto, podemos establecer una distinción entre alma y espíritu si decimos que el alma tiene que ver con la existencia física del hombre; y el espíritu, con Dios.

Pero el escritor no establece distinciones en este versículo. El habla en términos de lo que no se hace y, en cierto sentido, no puede hacerse.

¿Quién es capaz de dividir alma y espíritu o coyunturas y médula? ¿Y qué juez puede conocer los pensamientos y actitudes del corazón? El escritor recurre al simbolismo para decir que lo que el hombre habitualmente no puede dividir, la Palabra de Dios lo separa completamente. Nada queda sin ser tocado por la Escritura, ya que se dirige a cada aspecto de la vida del hombre.

La Palabra sigue dividiendo la existencia espiritual del hombre y aun su ser físico. Hasta lo más recóndito del cuerpo y del alma—incluyendo pensamientos y actitudes—enfrentan el aguzado filo de la cantadora espada de Dios.

Si bien los pensamientos del hombre permanecen ocultos del ojo inquisidor de su prójimo, la Palabra de Dios los descubre.

La Palabra de Dios es llamada discernidora de los pensamientos e intenciones del hombre. En el salterio dice David:

SALMOS 139:1-3 1Oh Jehová,  tú me has examinado y conocido. 2Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; Has entendido desde lejos mis pensamientos. 3Has escudriñado mi andar y mi reposo,

 Y todos mis caminos te son conocidos.

Y Jesús dice estas palabras:

JUAN 12:47-48 47Al que oye mis palabras,  y no las guarda,  yo no le juzgo;  porque no he venido a juzgar al mundo,  sino a salvar al mundo. 48El que me rechaza,  y no recibe mis palabras,  tiene quien le juzgue;  la palabra que he hablado,  ella le juzgará en el día postrero.

El Señor, por medio de su Palabra revela los motivos ocultos que hay en el corazón del hombre.

En su epístola el escritor enfatiza el hecho de que Dios habla al hombre.

La Palabra no es un documento escrito de siglos pasados. Es viva y actual; es poderosa y efectiva; y es completa e inalterado.

Escrita en tiempos y culturas de los cuales estamos muy lejos, la Palabra de Dios de todos modos toca al hombre hoy en día. Dios se dirige al hombre en la totalidad de su existencia, y el hombre es incapaz de escapar al impacto de la Palabra de Dios.[3]

 

 

CONCLUSIÓN.

La palabra de Dios fue revelada perfectamente en la obra y ministerio de Cristo, la Palabra encarnada. La Palabra de Dios hoy en día es la palabra escrita que fue verbalmente inspirada, y escrita en los 66 libros de las Escrituras. La palabra de Dios juzga hasta la profundidad de la parte inmaterial del hombre; penetrando a tal grado, que puede discernir los pensamientos y motivaciones del corazón.[4]

La Palabra de Dios en la vida del creyente es:

1. VIVA Y PODEROSA.   2. PENETRANTE.    3. JUICIO.


[1]MacDonald, William: Comentario Bíblico De William MacDonald: Antiguo Testamento Y Nuevo Testamento. Viladecavalls (Barcelona), España : Editorial CLIE, 2004, S. 993

[2] Biblia Del Diario Vivir. electronic ed. Nashville : Editorial Caribe, 2000, c1996, S. He 4.12

[3]Kistemaker, Simon J.: Comentario Al Nuevo Testamento: Hebreos. Grand Rapids, MI : Libros Desafío, 1991, S. 142

[4]Hernández, Eduardo A. ; Lockman Foundation (La Habra, CA): Biblia De Estudio : LBLA. La Habra, CA : Editorial Funacion, Casa Editoral para La Fundacion Biblica Lockman, 2003, S. He 4.12